La se­ma­na del Pa­pa

La Razón (Madrid) - L Osservatore - - L’OSSERVATOR­E ROMANO -

Igle­sias orien­ta­les

ElEl pa­pa re­ci­bió el día 19 de sep­tiem­bre a la So­cie­dad por el De­re­cho de las Igle­sias Orien­ta­les, com­pues­ta por pro­fe­so­res y ex­per­tos de di­fe­ren­tes Igle­sias, Orien­ta­les ca­tó­li­cas, Or­to­do­xas y Or­to­do­xas orien­ta­les que se en­con­tra­ban en Ro­ma con mo­ti­vo de la ce­le­bra­ción del 50 aniver­sa­rio de la so­cie­dad, fun­da­da en es­ta ciu­dad en 1969, po­co des­pués del Con­ci­lio Va­ti­cano II. En su dis­cur­so, Fran­cis­co se­ña­ló que «el de­re­cho ca­nó­ni­co es esen­cial pa­ra el diá­lo­go ecu­mé­ni­co». Y apun­tó: «Mu­chos de los diá­lo­gos teo­ló­gi­cos que la Igle­sia Ca­tó­li­ca lle­va a ca­bo, par­ti­cu­lar­men­te con la Igle­sia Or­to­do­xa y las Igle­sias Or­to­do­xas orien­ta­les, son de na­tu­ra­le­za ecle­sio­ló­gi­ca. Por lo tan­to, tam­bién tie­nen una di­men­sión ca­nó­ni­ca, en cuan­to que la ecle­sio­lo­gía se ex­pre­sa en las ins­ti­tu­cio­nes y en el de­re­cho de las Igle­sias». Y pu­so un ejem­plo: el de la si­no­da­li­dad. «La si­no­da­li­dad, tra­du­ci­da en de­ter­mi­na­das ins­ti­tu­cio­nes y pro­ce­di­mien­tos de la Igle­sia, mues­tra bien la di­men­sión ecu­mé­ni­ca del de­re­cho ca­nó­ni­co». Fran­cis­co se­ña­ló que, por una par­te, es­tá la po­si­bi­li­dad de apren­der de la ex­pe­rien­cia si­no­dal de otras tra­di­cio­nes, «es­pe­cial­men­te las de las Igle­sias orien­ta­les» (cf. Ex­hor­ta­ción Apos­tó­li­ca Evan­ge­lii Gau­dium, 246). Y, por otra par­te, «es­tá cla­ro que la ma­ne­ra en que la Igle­sia Ca­tó­li­ca vi­ve la si­no­da­li­dad es im­por­tan­te pa­ra sus re­la­cio­nes con otros cris­tia­nos. Es un desafío ecu­mé­ni­co».

A los mé­di­cos

Fran­cis­coF­ran­cis­co re­ci­bió el día 20 de sep­tiem­bre a los miem­bros de la Fe­de­ra­ción Ita­lia­na de los Co­le­gios de Ci­ru­ja­nos y Odon­tó­lo­gos y an­te ellos reite­ró que la eu­ta­na­sia y el sui­ci­dio asis­ti­do no son «una ex­pre­sión de la li­ber­tad de la per­so­na», sino que se em­plean pa­ra «des­car­tar» a los que su­fren o por «fal­sa com­pa­sión» an­te la pe­ti­ción de ayu­da pa­ra «an­ti­ci­par su muer­te». «Co­mo di­ce la Nue­va Car­ta de los Agen­tes Sa­ni­ta­rios: “No exis­te el de­re­cho de dis­po­ner ar­bi­tra­ria­men­te de la pro­pia vi­da, por lo que nin­gún mé­di­co pue­de con­ver­tir­se en tu­tor eje­cu­ti­vo de un de­re­cho inexis­ten­te”», se­ña­ló el Pon­tí­fi­ce. Fran­cis­co tam­bién in­di­có que «an­te cual­quier cam­bio en la me­di­ci­na y en la so­cie­dad» que iden­ti­fi­quen los sa­ni­ta­rios es im­por­tan­te «que el mé­di­co no pier­da de vis­ta la sin­gu­la­ri­dad de ca­da pa­cien­te, con su dig­ni­dad y su fra­gi­li­dad». Y sub­ra­yó: «Un hom­bre o una mu­jer de­be acom­pa­ñar­se con con­cien­cia, in­te­li­gen­cia y co­ra­zón, es­pe­cial­men­te en las si­tua­cio­nes más gra­ves». El Pa­pa re­cor­dó que «la me­di­ci­na, por de­fi­ni­ción, es un ser­vi­cio a la vi­da hu­ma­na, y co­mo tal im­pli­ca una re­fe­ren­cia esen­cial e in­dis­pen­sa­ble a la per­so­na en su in­te­gri­dad es­pi­ri­tual y ma­te­rial, en su di­men­sión in­di­vi­dual y so­cial: la me­di­ci­na es­tá al ser­vi­cio del hom­bre, de to­do el hom­bre, de ca­da hom­bre».

So­bre los Car­me­li­tas

To­daTo­da per­so­na que ama a Dios «de­be bus­car­lo en los po­bres». Lo re­cor­dó el Pa­pa Fran­cis­co al Ca­pí­tu­lo Ge­ne­ral de los Car­me­li­tas que re­ci­bió el 21 de sep­tiem­bre en la Sa­la del Con­sis­to­rio. Tam­bién les acon­se­jó no de­jar de ser maes­tros de ora­ción y acom­pa­ñar a los de­más con ter­nu­ra y com­pa­sión. El Ca­pí­tu­lo Ge­ne­ral de la Or­den de los her­ma­nos de la Bea­ta Vir­gen Ma­ría del Mon­te Car­me­lo (Car­me­li­tas) se lle­vó a ca­bo con el le­ma: “Us­te­des son mis tes­ti­gos; de una ge­ne­ra­ción a la otra: lla­ma­dos a ser fie­les a nues­tro ca­ris­ma car­me­li­ta”.

El Pon­tí­fi­ce acon­se­jó a los car­me­li­tas tres lí­neas de ac­ción prio­ri­ta­rias en su ca­mino: la pri­me­ra es la de la fi­de­li­dad y con­tem­pla­ción. Fran­cis­co se­ña­ló que la Igle­sia apre­cia al Car­me­lo y se­ña­ló que es «una es­cue­la de con­tem­pla­ción» gra­cias a su «ri­ca tra­di­ción es­pi­ri­tual». Y aña­dió: «Co­mo lo ates­ti­gua la ri­ca tra­di­ción es­pi­ri­tual, vues­tra mi­sión es fe­cun­da en la me­di­da en la que es­tá ra­di­ca­da en la re­la­ción per­so­nal con Dios».

La se­gun­da lí­nea que pro­pu­so Fran­cis­co es la del acom­pa­ña­mien­to y ora­ción. Y aler­tó so­bre la ti­bie­za, «que pue­de in­si­nuar­se en la vi­da con­sa­gra­da cuan­do los con­se­jos evan­gé­li­cos se con­vier­ten en so­lo una ru­ti­na y el amor de Je­sús ya no es el cen­tro de la vi­da» y la mun­da­ni­dad, «que es la ten­ta­ción más pe­li­gro­sa pa­ra la Igle­sia». Y aña­dió; «Nues­tro mun­do tie­ne sed de Dios y vo­so­tros, car­me­li­tas, maes­tros de ora­ción, po­déis ayu­dar a mu­chos a sa­lir del rui­do, de la pri­sa y de la ari­dez es­pi­ri­tual. Por su­pues­to que no se tra­ta de en­se­ñar a la gen­te a acu­mu­lar ora­cio­nes, sino de ser hom­bres y mu­je­res de fe».

La ter­ce­ra lí­nea pro­pues­ta por el Pon­tí­fi­ce es la de la Ter­nu­ra y com­pa­sión, por lo que Fran­cis­co des­ta­có la im­por­tan­cia de que la per­so­na con­tem­pla­ti­va ten­ga un co­ra­zón com­pa­si­vo, por­que «cuan­do el amor se de­bi­li­ta, to­do pier­de sa­bor».

A la pren­sa ca­tó­li­ca ita­lia­na

LaLa Unión Ca­tó­li­ca de la Pren­sa Ita­lia­na (UCSI) ce­le­bra el 60 aniver­sa­rio de su na­ci­mien­to y por es­te mo­ti­vo el Pa­pa re­ci­bió en au­dien­cia, el día 23 de sep­tiem­bre, a los miem­bros que for­man es­te or­ga­nis­mo. Fran­cis­co les ani­mó a lle­var a ca­bo su mi­sión co­mo aso­cia­ción pro­fe­sio­nal y ecle­sial ins­pi­ra­da en el ser­vi­cio de las per­so­nas, del Evan­ge­lio y del Ma­gis­te­rio de la Igle­sia «yen­do siem­pre a la lin­fa de las raí­ces que os vie­ron na­cer: la fe, la pa­sión por la his­to­ria de los hom­bres y el cui­da­do de las di­men­sio­nes an­tro­po­ló­gi­cas y éti­cas de la co­mu­ni­ca­ción»

Tam­bién los ex­hor­tó «a ser la voz de la con­cien­cia de un pe­rio­dis­mo ca­paz de dis­tin­guir el bien del mal, las op­cio­nes hu­ma­nas de las in­hu­ma­nas». Por­que «hoy hay una mes­co­lan­za que no se dis­tin­gue, y vo­so­tros te­néis que ayu­dar pa­ra que no sea así». Y aña­dió: «No ten­gáis mie­do de tras­to­car el or­den de las no­ti­cias, de dar voz a los que no la tie­nen; de con­tar la “bue­na no­ti­cia” que ge­ne­ra la amis­tad so­cial: no de con­tar cuen­tos, sino bue­nas no­ti­cias reales; de cons­truir co­mu­ni­da­des de pen­sa­mien­to y de vi­da ca­pa­ces de leer los sig­nos de los tiem­pos».

El Pa­pa tam­bién se­ña­ló que «la co­mu­ni­ca­ción ne­ce­si­ta pa­la­bras reales en me­dio de tan­tas pa­la­bras va­cías». Y agre­gó: «en es­to te­néis una gran res­pon­sa­bi­li­dad: vues­tras pa­la­bras cuen­tan la his­to­ria del mun­do y le dan for­ma, vues­tras his­to­rias pue­den ge­ne­rar es­pa­cios de li­ber­tad o es­cla­vi­tud, de res­pon­sa­bi­li­dad o de de­pen­den­cia del po­der».

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.