Asis­ten­cia sa­ni­ta­ria tam­bién pa­ra los más po­bres

A la or­ga­ni­za­ción “SO­MOS - Com­mu­nity ca­re” de Nue­va York

La Razón (Madrid) - L Osservatore - - L’OSSERVATOR­E ROMANO - Que­ri­dos her­ma­nos y her­ma­nas:

Pu­bli­ca­mos a con­ti­nua­ción, el dis­cur­so pro­nun­cia­do en es­pa­ñol por el Pa­pa du­ran­te la au­dien­cia del vier­nes 20 de sep­tiem­bre, en el Au­la Pa­blo VI a los participan­tes del con­gre­so de la or­ga­ni­za­ción “SO­MOS Com­mu­nity Ca­re” de Nue­va York, que tra­tó so­bre el te­ma de la fa­mi­lia in­mi­gran­te y sus exi­gen­cias sa­ni­ta­rias. Es­ta or­ga­ni­za­ción es una red de mé­di­cos co­mu­ni­ta­rios que se de­di­ca a la asis­ten­cia y a la aten­ción sa­ni­ta­ria de per­so­nas que vi­ven al mar­gen de la so­cie­dad y en si­tua­cio­nes de po­bre­za.

Le­sLes doy la bien­ve­ni­da a to­dos us­te­des que par­ti­ci­pan en el Sim­po­sio so­bre el te­ma: «La fa­mi­lia in­mi­gran­te y sus exi­gen­cias sa­ni­ta­rias», or­ga­ni­za­do por SO­MOS Com­mu­nity Ca­re. Un te­ma que lle­vo es­pe­cial­men­te en el co­ra­zón y que in­ter­pe­la a nues­tra con­cien­cia.

Des­de ha­ce va­rios años, en la ciu­dad de Nue­va York us­te­des se de­di­can a la asis­ten­cia y a la aten­ción sa­ni­ta­ria de aque­llos que vi­ven al mar­gen de la so­cie­dad, en si­tua­cio­nes de po­bre­za y ca­res­tía. De ese mo­do di­fun­den la cul­tu­ra del en­cuen­tro, «don­de na­die es des­car­ta­do ni ad­je­ti­va­do; sino don­de to­dos son bus­ca­dos, por­que son ne­ce­sa­rios, pa­ra re­fle­jar el Ros­tro del Se­ñor» (Ho­mi­lía, Bu­ca­rest, 31 ma­yo 2019). Su or­ga­ni­za­ción se dis­tin­gue por la re­la­ción de em­pa­tía y de con­fian­za que con­si­gue ins­tau­rar con los en­fer­mos y sus fa­mi­lias, com­par­tien­do su vi­da y acer­cán­do­se a su cul­tu­ra y len­gua, con el fin de fa­vo­re­cer la re­la­ción hu­ma­na.

Es de ala­bar el com­pro­mi­so per­so­nal que tie­nen con aque­llos que asis­ten. Se tra­ta de una ac­ti­tud que de­be ser alen­ta­da en una so­cie­dad que tien­de a desa­rro­llar den­tro de sí «un mar­ca­do in­di­vi­dua­lis­mo que, com­bi­na­do con la men­ta­li­dad uti­li­ta­ris­ta […] pro­du­ce la “glo­ba­li­za­ción de la in­di­fe­ren­cia”. […] por es­ta sen­da, ca­da su­je­to que no res­pon­de a los cá­no­nes del bie­nes­tar fí­si­co, men­tal y so­cial, co­rre el ries­go de ser mar­gi­na­do y ex­clui­do» (Men­sa­je pa­ra la Jor­na­da Mun­dial del Mi­gran­te y del Re­fu­gia­do 2019). Su com­pro­mi­so co­ti­diano se di­ri­ge a con­tras­tar esa cul­tu­ra del des­car­te que do­mi­na en mu­chos es­ce­na­rios so­cia­les. Al ha­cer eso, son pro­ta­go­nis­tas de un cui­da­do glo­bal de la per­so­na que po­ne a dis­po­si­ción con ge­ne­ro­si­dad y al­truis­mo, un ser­vi­cio in­te­gral de mé­di­cos y agen­tes so­cio-sa­ni­ta­rios, quie­nes ga­ran­ti­zan pres­ta­cio­nes de me­di­ci­na pre­ven­ti­va, de te­ra­pias y de reha­bi­li­ta­ción. Es­ta so­li­da­ri­dad con los en­fer­mos es un ver­da­de­ro te­so­ro, y es un signo dis­tin­ti­vo del cui­da­do y la asis­ten­cia sa­ni­ta­ria au­tén­ti­ca, que po­nen en el cen­tro la per­so­na y sus ne­ce­si­da­des.

Hoy, la asis­ten­cia sa­ni­ta­ria es­tá re­co­no­ci­da co­mo un de­re­cho hu­mano, uni­ver­sal y co­mo una di­men­sión esen­cial del de­sa­rro­llo hu­mano in­te­gral. Aun así, en el mun­do si­gue sien­do to­da­vía un de­re­cho ga­ran­ti­za­do a po­cos y ve­da­do a mu­chos. Y se de­be in­di­car que, con fre­cuen­cia, allí don­de es­tá ga­ran­ti­za­da la asis­ten­cia al en­fer­mo, la mis­ma es­tá do­mi­na­da por el tec­ni­cis­mo, que ter­mi­na por pre­va­le­cer so­bre la per­so­na, des­na­tu­ra­li­zan­do el sen­ti­do úl­ti­mo del cui­da­do. Pe­ro —no de­be­mos ol­vi­dar­lo— es «ex­pre­sión de un com­pro­mi­so pro­fun­da­men­te hu­mano y cris­tiano, asu­mi­do y desa­rro­lla­do co­mo ac­ti­vi­dad no só­lo téc­ni­ca sino de de­di­ca­ción to­tal e in­con­di­cio­nal y de amor al pró­ji­mo» (Nue­va Car­ta de los Agen­tes Sa­ni­ta­rios). Aun cuan­do no to­das las in­ter­ven­cio­nes mé­di­cas pro­du­cen la cu­ra­ción fí­si­ca, la asis­ten­cia sa­ni­ta­ria pres­ta­da con un co­ra­zón hu­mano ten­drá siem­pre la ca­pa­ci­dad de be­ne­fi­ciar la vi­da, en el es­pí­ri­tu y en el cuer­po.

Por eso, el com­pro­mi­so de ca­da ope­ra­dor sa­ni­ta­rio jun­to al en­fer­mo en­cuen­tra su ex­pre­sión más ma­du­ra y tam­bién más efi­caz cuan­to es­tá ani­ma­do por el amor. Y, a par­tir de ges­tos co­ti­dia­nos, es­te es­ti­lo ha­ce que la cul­tu­ra del cui­da­do flo­rez­ca co­mo ele­men­to esen­cial del bien co­mún.

Que­ri­dos her­ma­nos y her­ma­nas: los ex­hor­to a se­guir con su im­por­tan­te mi­sión al ser­vi­cio de la fra­gi­li­dad hu­ma­na y los con­fío a la Bie­na­ven­tu­ra­da Vir­gen Ma­ría, Con­sue­lo de los afli­gi­dos.

Les ase­gu­ro mi ora­ción y mi ben­di­ción; y, por fa­vor, no se ol­vi­den de re­zar tam­bién por mí. Y pi­do a Dios que nos cui­de, que nos pro­te­ja y nos ben­di­ga a to­dos. Amén.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.