El mar­ti­rio de la fi­de­li­dad co­ti­dia­na

El Pa­pa de­fi­ne la ca­lum­nia co­mo un cán­cer dia­bó­li­co que ma­ta

La Razón (Madrid) - L Osservatore - - L’OSSERVATOR­E ROMANO - Que­ri­dos her­ma­nos y her­ma­nas, ¡bue­nos días!

Atra­vé­sA­tra­vés del li­bro de los He­chos de los Após­to­les, se­gui­mos un ca­mino: el ca­mino del Evan­ge­lio en el mun­do. San Lu­cas, con gran rea­lis­mo, mues­tra tan­to la fe­cun­di­dad de es­te via­je co­mo la apa­ri­ción de al­gu­nos pro­ble­mas en la co­mu­ni­dad cris­tia­na. Des­de el prin­ci­pio siem­pre ha ha­bi­do pro­ble­mas. ¿Có­mo po­de­mos ar­mo­ni­zar las di­fe­ren­cias que co­exis­ten den­tro de la co­mu­ni­dad sin que se pro­duz­can con­tras­tes y di­vi­sio­nes?

La co­mu­ni­dad no aco­gía só­la­men­te a ju­díos, sino tam­bién a grie­gos; es de­cir, per­so­nas pro­ve­nien­tes de la diás­po­ra, no he­breos, con cul­tu­ra y sen­si­bi­li­dad pro­pias y con otra re­li­gión. No­so­tros, hoy, les lla­ma­mos “pa­ga­nos”. Y a és­tos se les aco­gía. Es­ta coha­bi­ta­ción ge­ne­ra equi­li­brios frá­gi­les y pre­ca­rios; y an­te las di­fi­cul­ta­des sur­gen “di­sen­sio­nes”, ¿y cuál es la peor di­sen­sión que des­tru­ye a una co­mu­ni­dad? El mur­mu­llo, las que­jas: los grie­gos se que­ja­ban por la fal­ta de aten­ción de la co­mu­ni­dad ha­cia sus viu­das.

Los Após­to­les ini­cian un pro­ce­so de dis­cer­ni­mien­to que con­sis­te en con­si­de­rar bien las di­fi­cul­ta­des y bus­car jun­tos so­lu­cio­nes. En­cuen­tran la ma­ne­ra de di­vi­dir las di­ver­sas ta­reas pa­ra un cre­ci­mien­to se­reno de to­do el cuer­po ecle­sial y evi­tar des­cui­dar tan­to la “ca­rre­ra” del Evan­ge­lio co­mo el cui­da­do de los miem­bros más po­bres.

Los Após­to­les son ca­da vez más cons­cien­tes de que su vo­ca­ción prin­ci­pal es la ora­ción y la pre­di­ca­ción de la Pa­la­bra de Dios: re­zar y anun­ciar el Evan­ge­lio; y re­suel­ven la cues­tión es­ta­ble­cien­do un nú­cleo de «sie­te hom­bres, de bue­na fa­ma, lle­nos de Es­pí­ri­tu y de sa­bi­du­ría» (He­chos 6, 3), que, des­pués de ha­ber re­ci­bi­do la im­po­si­ción de ma­nos, se ocu­pa­rán del ser­vi­cio de las me­sas. Son diá­co­nos crea­dos pa­ra es­to, pa­ra el ser­vi­cio. El diá­cono en la Igle­sia no es un sa­cer­do­te de se­gun­das, es al­go di­fe­ren­te; no es­tá pa­ra el al­tar, sino pa­ra el ser­vi­cio. Es el guar­dián del ser­vi­cio en la Igle­sia. Cuan­do a un diá­cono le gus­ta de­ma­sia­do ir al al­tar, se equi­vo­ca. Ése no es su ca­mino. Es­ta ar­mo­nía en­tre el ser­vi­cio a la Pa­la­bra y el ser­vi­cio a la ca­ri­dad re­pre­sen­ta la le­va­du­ra que ha­ce cre­cer el cuer­po ecle­sial.

Y los Após­to­les crean sie­te diá­co­nos, y en­tre los sie­te “diá­co­nos” des­ta­can en par­ti­cu­lar Es­te­ban y Fe­li­pe. Es­te­ban evan­ge­li­za con fuer­za y pa­rre­sía, pe­ro su pa­la­bra en­cuen­tra la re­sis­ten­cia más obs­ti­na­da. No en­con­tran­do otra ma­ne­ra de ha­cer que desis­ta, ¿qué ha­cen sus opo­nen­tes? Eli­gen la so­lu­ción más mez­qui­na pa­ra ani­qui­lar a un ser hu­mano: es de­cir, la ca­lum­nia o el fal­so tes­ti­mo­nio. Y sa­be­mos que la ca­lum­nia siem­pre ma­ta. Es­te “cán­cer dia­bó­li­co”, na­ci­do del de­seo de des­truir la repu­tación de una per­so­na, ata­ca tam­bién al res­to del cuer­po ecle­sial y lo da­ña gra­ve­men­te cuan­do, por in­tere­ses mez­qui­nos o pa­ra en­cu­brir sus pro­pios de­fec­tos, al­gu­nos se unen pa­ra di­fa­mar a al­guien.

Con­du­ci­do al sa­ne­drín y acu­sa­do por falsos tes­ti­gos —lo mis­mo ha­bían he­cho con Je­sús y lo mis­mo ha­rán con to­dos los már­ti­res me­dian­te falsos tes­ti­gos y ca­lum­nias— Es­te­ban pro­cla­ma una re­in­ter­pre­ta­ción de la his­to­ria sa­gra­da cen­tra­da en Cris­to, pa­ra de­fen­der­se.

Y la Pas­cua de Re­su­rrec­ción de Je­sús muer­to y re­su­ci­ta­do es la cla­ve de to­da la his­to­ria de la alian­za. An­te es­ta su­per­abun­dan­cia de do­nes di­vi­nos, Es­te­ban de­nun­cia con va­len­tía la hi­po­cre­sía con que fue­ron tra­ta­dos los pro­fe­tas y el mis­mo Cris­to. Y les re­cuer­da la his­to­ria di­cien­do: «¿A qué pro­fe­ta no per­si­guie­ron vues­tros pa­dres? Ellos ma­ta­ron a los que anun­cia­ban de an­te­mano la ve­ni­da del Jus­to, de aquél a quien vo­so­tros aho­ra ha­béis trai­cio­na­do y ase­si­na­do»

(He­chos 7, 52). No usa me­dias pa­la­bras, pe­ro ha­bla cla­ro, di­ce la ver­dad.

Es­to pro­vo­ca la reac­ción vio­len­ta de los oyen­tes, y Es­te­ban es con­de­na­do a muer­te, con­de­na­do a la­pi­da­ción. Pe­ro ma­ni­fies­ta el ver­da­de­ro “te­ji­do” del dis­cí­pu­lo de Cris­to. No bus­ca es­ca­pa­to­rias, no ape­la a per­so­na­li­da­des que pue­dan sal­var­lo, sino que vuel­ve a po­ner su vi­da en las ma­nos del Se­ñor y la ora­ción de Es­te­ban es her­mo­sa en ese mo­men­to: «Se­ñor Je­sús, re­ci­be mi es­pí­ri­tu» (He­chos 7, 59) —y mue­re co­mo un hi­jo de Dios per­do­nan­do: «Se­ñor, no les ten­gas en cuen­ta es­te pe­ca­do» (He­chos 7, 60).

Es­tas pa­la­bras de Es­te­ban nos en­se­ñan que no son los her­mo­sos dis­cur­sos los que re­ve­lan nues­tra iden­ti­dad co­mo hi­jos de Dios, sino que só­lo el aban­dono de la pro­pia vi­da en las ma­nos del Pa­dre y el per­dón a los que nos ofen­den nos ha­cen ver la ca­li­dad de nues­tra fe.

Hoy hay más már­ti­res que al prin­ci­pio de la vi­da de la Igle­sia, y hay már­ti­res en to­das par­tes. La Igle­sia de hoy es ri­ca en már­ti­res, es­tá re­ga­da con su san­gre que «de los cris­tia­nos es se­mi­lla» (Ter­tu­liano, Apo­lo­ge­ti­cus, 50, 13) y ase­gu­ra cre­ci­mien­to y fe­cun­di­dad al Pue­blo de Dios.

Los már­ti­res no son “san­ti­tos”, sino hom­bres y mu­je­res de car­ne y hue­sos que —co­mo di­ce el Apo­ca­lip­sis— «han la­va­do sus ves­ti­du­ras y las han blan­quea­do con la san­gre del cor­de­ro» (7, 14). Ellos son los ven­ce­do­res ver­da­de­ros.

Pi­da­mos tam­bién no­so­tros al Se­ñor que, mi­ran­do a los már­ti­res de ayer y de hoy, apren­da­mos a vi­vir una vi­da ple­na, aco­gien­do el mar­ti­rio de la fi­de­li­dad co­ti­dia­na en el Evan­ge­lio y en Cris­to. Sa­lu­do cor­dial­men­te a los pe­re­gri­nos de len­gua es­pa­ño­la ve­ni­dos de Es­pa­ña y La­ti­noa­mé­ri­ca. Sa­lu­do a los miem­bros de Re­no­va pre­sen­tes en Ro­ma du­ran­te es­ta se­ma­na pa­ra pre­sen­tar sus tra­ba­jos en los Di­cas­te­rios.

Pi­da­mos de for­ma cons­tan­te la fuer­za del Es­pí­ri­tu San­to pa­ra po­der dar la vi­da co­ti­dia­na­men­te, tes­ti­mo­nian­do has­ta el fi­nal el amor de Dios con ple­na li­ber­tad y sin mie­do, co­mo lo han he­cho tan­tos már­ti­res en la his­to­ria y lo si­guen ha­cien­do tan­tos her­ma­nos nues­tros to­da­vía hoy.

Que el Se­ñor los ben­di­ga.

So­bre el ejem­plo de los «már­ti­res de ayer y de hoy», el cris­tiano es­tá lla­ma­do «a vi­vir una vi­da ple­na, aco­gien­do el mar­ti­rio de la fi­de­li­dad co­ti­dia­na del Evan­ge­lio y de la con­for­ma­ción a Cris­to». Lo di­jo el Pa­pa el miér­co­les 25 de sep­tiem­bre, con­ti­nuan­do en la au­dien­cia ge­ne­ral en la pla­za de San Pe­dro el ci­clo de ca­te­que­sis de­di­ca­das a los He­chos de los Após­to­les.

Que el ejem­plo de ca­ri­dad de san Vi­cen­te de Paúl, cu­ya me­mo­ria li­túr­gi­ca se ce­le­bra el 27 de sep­tiem­bre, «nos con­duz­ca a to­dos no­so­tros a un ale­gre y de­sin­te­re­sa­do ser­vi­cio a los más ne­ce­si­ta­dos y os abra al de­ber de la hos­pi­ta­li­dad y al don de la vi­da». Es la in­vi­ta­ción di­ri­gi­da por el Pa­pa a los fie­les al fi­na­li­zar la au­dien­cia ge­ne­ral.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.