Na­die es­tá ex­clui­do de la mi­sión

Las Vís­pe­ras en la ba­sí­li­ca va­ti­ca­na por la aper­tu­ra del Mes ex­tra­orid­na­rio

La Razón (Madrid) - L Osservatore - - L’OSSERVATOR­E ROMANO -

«Na­die es­tá ex­clui­do de la mi­sión de la Igle­sia». Lo re­afir­mó el Pa­pa Fran­cis­co en la ho­mi­lía de las Vís­pe­ras ce­le­bra­das en la ba­sí­li­ca va­ti­ca­na el mar­tes por la tar­de, 1 de oc­tu­bre, me­mo­ria li­túr­gi­ca de san­ta Te­re­sa del Ni­ño Je­sús, con oca­sión de la aper­tu­ra del Mes mi­sio­ne­ro ex­tra­or­di­na­rio.

EnEn la pa­rá­bo­la que he­mos es­cu­cha­do, el Se­ñor se pre­sen­ta co­mo un hom­bre que, an­tes de par­tir, lla­ma a sus sier­vos pa­ra en­car­gar­les sus bie­nes (cf. Mt 25, 14). Dios nos ha con­fia­do sus bie­nes más gran­des: nues­tra vi­da, la de los de­más, a ca­da uno mu­chos do­nes dis­tin­tos. Y es­tos do­nes, es­tos talentos, no re­pre­sen­tan al­go pa­ra guar­dar en una ca­ja fuer­te, re­pre­sen­ta una lla­ma­da: el Se­ñor nos lla­ma a ha­cer fruc­ti­fi­car los talentos con au­da­cia y crea­ti­vi­dad. Dios nos pre­gun­ta­rá si he­mos he­cho al­go, arries­gan­do, qui­zá per­dien­do el pres­ti­gio. Es­te Mes mi­sio­ne­ro ex­tra­or­di­na­rio quie­re ser una sa­cu­di­da que nos im­pul­se a ser ac­ti­vos en el bien. No no­ta­rios de la fe y guar­dia­nes de la gra­cia, sino mi­sio­ne­ros. Se ha­ce uno mi­sio­ne­ro vi­vien­do co­mo tes­ti­go: tes­ti­mo­nian­do con nues­tra vi­da que co­no­ce­mos a Je­sús. Es la vi­da la que ha­bla. Tes­ti­go es la pa­la­bra clave, una pa­la­bra que tie­ne la mis­ma raíz de sig­ni­fi­ca­do que mártir. Y los már­ti­res son los pri­me­ros tes­ti­gos de la fe: no con pa­la­bras, sino con la vi­da. Sa­ben que la fe no es pro­pa­gan­da o pro­se­li­tis­mo, es un res­pe­tuo­so don de vi­da. Vi­ven trans­mi­tien­do paz y ale­gría, aman­do a to­dos, in­clu­so a los enemi­gos, por amor a Je­sús. No­so­tros, que he­mos des­cu­bier­to que so­mos hi­jos del Pa­dre ce­les­tial, ¿có­mo po­de­mos ca­llar la ale­gría de ser ama­dos, la cer­te­za de ser siem­pre va­lio­sos a los ojos de Dios? Es el anun­cio que tan­ta gen­te es­pe­ra. Y esa es nues­tra res­pon­sa­bi­li­dad. Pre­gun­té­mo­nos en es­te mes: ¿có­mo es mi tes­ti­mo­nio?

Al fi­nal de la pa­rá­bo­la el Se­ñor lla­ma «bueno y fiel» al que ha si­do em­pren­de­dor; en cam­bio, «mal­va­do y hol­ga­zán» al sier­vo que ha es­ta­do a la de­fen­si­va (cf. vv. 21.23.26). ¿Por qué Dios es tan se­ve­ro con el sier­vo que tu­vo mie­do? ¿Qué mal ha he­cho? Su mal es no ha­ber he­cho el bien, ha pe­ca­do de omi­sión. San Al­ber­to Hur­ta­do de­cía: «Es­tá bien no ha­cer el mal. Pe­ro es ma­lo no ha­cer el bien». Es­te es el pe­ca­do de omi­sión. Y es­te pue­de ser el pe­ca­do de to­da una vi­da, por­que la he­mos re­ci­bi­do no pa­ra en­te­rrar­la, sino pa­ra po­ner­la en no pa­ra con­ser­var­la, sino pa­ra dar­la. Quien es­tá con Je­sús sa­be que se tie­ne lo que se da, se po­see lo que se en­tre­ga; y el se­cre­to pa­ra po­seer la vi­da es en­tre­gar­la. Vi­vir de omi­sio­nes es re­ne­gar de nues­tra vo­ca­ción: la omi­sión es con­tra­ria a la mi­sión. Pe­ca­mos de omi­sión, es de­cir, con­tra la mi­sión, cuan­do, en vez de trans­mi­tir la ale­gría, nos ce­rra­mos en un tris­te vic­ti­mis­mo, pen­san­do que nin­guno nos ama y nos com­pren­de. Pe­ca­mos con­tra la mi­sión cuan­do ce­de­mos a la re­sig­na­ción: “No pue­do, no soy ca­paz”. ¿Pe­ro có­mo? ¿Dios te ha da­do unos talentos y tú te crees tan po­bre que no pue­des en­ri­que­cer a na­die? Pe­ca­mos con­tra la mi­sión cuan­do, que­jum­bro­sos, se­gui­mos di­cien­do que to­do va mal, en el mun­do y en la Igle­sia. Pe­ca­mos con­tra la mi­sión cuan­do so­mos es­cla­vos de los mie­dos que in­mo­vi­li­zan y nos de­ja­mos pa­ra­li­zar del “siem­pre se ha he­cho así”. Y pe­ca­mos con­tra la mi­sión cuan­do vi­vi­mos la vi­da co­mo un pe­so y no co­mo un don; cuan­do en el cen­tro es­ta­mos no­so­tros con nues­tros pro­ble­mas, y no nues­tros her­ma­nos y her­ma­nas que es­pe­ran ser ama­dos. «Dios ama al que da con ale­gría» (2 Co 9, 7). Ama una Igle­sia en sa­li­da. Pe­ro de­be­mos de es­tar aten­tos: si no es­tá en sa­li­da no es Igle­sia. La Igle­sia es pa­ra el ca­mino, la Igle­sia ca­mi­na. Una Igle­sia en sa­li­da, mi­sio­ne­ra, es una Igle­sia que no pier­de el tiem­po en llo­rar por las co­sas que no fun­cio­nan, por los fie­les que ya no tie­ne, por los va­lo­res de an­ta­ño que ya no es­tán. Una Igle­sia que no bus­ca oa­sis pro­te­gi­dos pa­ra es­tar tran­qui­la; sino que só­lo desea ser sal de la tie­rra y fer­men­to pa­ra el mun­do. Es­ta Igle­sia sa­be que es­ta es su fuer­za, la mis­ma de Je­sús: no la re­le­van­cia so­cial o ins­ti­tu­cio­nal, sino el amor hu­mil­de y gra­tui­to. Hoy en­tra­mos en el oc­tu­bre mi­sio­ne­ro acom­pa­ña­dos por tres “sier­vos” que han da­do mu­cho fru­to. Nos mues­tra el ca­mino san­ta Te­re­sa del Ni­ño Je­sús, que hi­zo de la ora­ción el com­bus­ti­ble de la ac­ción mi­sio­ne­ra en el mun­do. Es­te es tam­bién el mes del Ro­sa­rio: ¿Cuán­to re­za­mos por la pro­pa­ga­ción del Evan­ge­lio, pa­ra con­ver­tir­nos de la omi­sión a la mi­sión? Lue­go es­tá san Fran­cis­co Ja­vier, uno de en­tre los gran­des mi­sio­ne­ros de la Igle­sia. Tam­bién él nos re­mue­ve: ¿Sa­li­mos de nues­tros ca­pa­ra­zo­nes, so­mos ca­pa­ces de de­jar nues­tras co­mo­di­da­des por el Evan­ge­lio? Y es­tá la ve­ne­ra­ble Pau­li­na Ja­ri­cot, una tra­ba­ja­do­ra que sos­tu­vo las mi­sio­nes con su la­bor co­ti­dia­na: con el di­ne­ro que apor­ta­ba de su sa­la­rio, es­jue­go; tu­vo en los ini­cios de las Obras Mi­sio­na­les Pon­ti­fi­cias. Y no­so­tros, ¿ha­ce­mos que ca­da día sea un don pa­ra su­pe­rar la frac­tu­ra en­tre el Evan­ge­lio y la vi­da? Por fa­vor, no vi­va­mos una fe “de sa­cris­tía”. Nos acom­pa­ñan una re­li­gio­sa, un sa­cer­do­te y una lai­ca. Nos di­cen que na­die es­tá ex­clui­do de la mi­sión de la Igle­sia. Sí, en es­te mes el Se­ñor te lla­ma tam­bién a ti. Te lla­ma a ti, pa­dre y ma­dre de fa­mi­lia; a ti, jo­ven que sue­ñas co­sas gran­des; a ti, que tra­ba­jas en una fá­bri­ca, en un ne­go­cio, en un ban­co, en un res­tau­ran­te; a ti, que es­tás sin tra­ba­jo; a ti, que es­tás en la ca­ma de un hos­pi­tal… El Se­ñor te pi­de que te en­tre­gues allí don­de es­tás, así co­mo es­tás, con quien es­tá a tu la­do; que no vi­vas pa­si­va­men­te la vi­da, sino que la en­tre­gues; que no te com­pa­dez­cas a ti mis­mo, sino que te de­jes in­ter­pe­lar por las lá­gri­mas del que su­fre. Áni­mo, el Se­ñor es­pe­ra mu­cho de ti. Es­pe­ra tam­bién que al­guien ten­ga la va­len­tía de par­tir, de ir allí don­de se ne­ce­si­ta más es­pe­ran­za y dig­ni­dad, allí don­de tan­ta gen­te vi­ve to­da­vía sin la ale­gría del Evan­ge­lio. “¿Pe­ro ten­go que ir so­lo?”. No, es­to no fun­cio­na. Si te­ne­mos en la men­te el ha­cer la mi­sión con or­ga­ni­za­cio­nes em­pre­sa­ria­les, con pla­nes de tra­ba­jo, no fun­cio­na.

El pro­ta­go­nis­ta de la mi­sión es el Es­pí­ri­tu San­to. Es el pro­ta­go­nis­ta de la mi­sión. Tú vas con el Es­pí­ri­tu San­to. Ve, el Se­ñor no te de­ja­rá so­lo; dan­do tes­ti­mo­nio, des­cu­bri­rás que el Es­pí­ri­tu San­to lle­gó an­tes de ti pa­ra pre­pa­rar­te el ca­mino. Áni­mo, her­ma­nos y her­ma­nas; áni­mo, Ma­dre Igle­sia: ¡Vuel­ve a en­con­trar tu fe­cun­di­dad en la ale­gría de la mi­sión!

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.