Ape­ruit illis

Car­ta apos­tó­li­ca en for­ma de mo­tu pro­prio con la que el Pon­tí­fi­ce ins­ti­tu­ye el Do­ming

La Razón (Madrid) - L Osservatore - - L’OSSERVATOR­E ROMANO -

El Pa­pa ha ins­ti­tui­do el “Do­min­go de la Pa­la­bra de Dios”, desean­do que es­te «ha­ga cre­cer en el pue­blo de Dios la fa­mi­lia­ri­dad re­li­gio­sa y asi­dua con la Sa­gra­da Escritura». Con la car­ta apos­tó­li­ca en for­ma de mo­tu pro­prio «Ape­ruit illis», pu­bli­ca­da el 30 de sep­tiem­bre, día de la me­mo­ria li­túr­gi­ca de san Je­ró­ni­mo, Fran­cis­co es­ta­ble­ce «es­té de­di­ca­do a la ce­le­bra­ción, re­fle­xión y di­vul­ga­ción de la Pa­la­bra de Dios».

1. «Les abrió el en­ten­di­mien­to pa­ra com­pren­der las Es­cri­tu­ras» (Lc 24, 45). Es uno de los úl­ti­mos ges­tos rea­li­za­dos por el Se­ñor re­su­ci­ta­do, an­tes de su As­cen­sión. Se les apa­re­ce a los dis­cí­pu­los mien­tras es­tán reuni­dos, par­te el pan con ellos y abre sus men­tes pa­ra com­pren­der la Sa­gra­da Escritura. A aque­llos hom­bres asus­ta­dos y de­cep­cio­na­dos les re­ve­la el sen­ti­do del mis­te­rio pas­cual: que se­gún el plan eterno del Pa­dre, Je­sús te­nía que su­frir y re­su­ci­tar de en­tre los muer­tos pa­ra con­ce­der la con­ver­sión y el per­dón de los pe­ca­dos (cf. Lc 24, 26.46-47); y pro­me­te el Es­pí­ri­tu San­to que les da­rá la fuer­za pa­ra ser tes­ti­gos de es­te mis­te­rio de sal­va­ción (cf. Lc 24, 49).

La re­la­ción en­tre el Re­su­ci­ta­do, la co­mu­ni­dad de cre­yen­tes y la Sa­gra­da Escritura es in­ten­sa­men­te vi­tal pa­ra nues­tra iden­ti­dad. Si el Se­ñor no nos in­tro­du­ce es im­po­si­ble com­pren­der en pro­fun­di­dad la Sa­gra­da Escritura, pe­ro lo con­tra­rio tam­bién es cier­to: sin la Sa­gra­da Escritura, los acon­te­ci­mien­tos de la mi­sión de Je­sús y de su Igle­sia en el mun­do per­ma­ne­cen in­des­ci­fra­bles. San Je­ró­ni­mo es­cri­bió con ver­dad: «La ig­no­ran­cia de las Es­cri­tu­ras es ig­no­ran­cia de Cris­to» (In Is., Pró­lo­go: PL 24, 17).

2. Tras la con­clu­sión del Ju­bi­leo ex­tra­or­di­na­rio de la mi­se­ri­cor­dia, pe­dí que se pen­sa­ra en «un do­min­go com­ple­ta­men­te de­di­ca­do a la Pa­la­bra de Dios, pa­ra com­pren­der la ri­que­za inago­ta­ble que pro­vie­ne de ese diá­lo­go cons­tan­te de Dios con su pue­blo» (Car­ta ap. Mi­se­ri­cor­dia et mi­se­ra, 7). De­di­car con­cre­ta­men­te un do­min­go del Año li­túr­gi­co a la Pa­la­bra de Dios nos per­mi­te, so­bre to­do, ha­cer que la Igle­sia re­vi­va el ges­to del Re­su­ci­ta­do que abre tam­bién pa­ra no­so­tros el te­so­ro de su Pa­la­bra pa­ra que po­da­mos anun­ciar por to­do el mun­do es­ta ri­que­za inago­ta­ble. En es­te sen­ti­do, me vie­nen a la me­mo­ria las en­se­ñan­zas de san Efrén: «¿Quién es ca­paz, Se­ñor, de pe­ne­trar con su men­te una so­la de tus fra­ses? Co­mo el se­dien­to que be­be de la fuen­te, mu­cho más es lo que de­ja­mos que lo que to­ma­mos. Por­que la pa­la­bra del Se­ñor pre­sen­ta muy di­ver­sos as­pec­tos, se­gún la di­ver­sa ca­pa­ci­dad de los que la es­tu­dian. El Se­ñor pin­tó con mul­ti­pli­ci­dad de co­lo­res su pa­la­bra, pa­ra que to­do el que la es­tu­die pue­da ver en ella lo que más le plaz­ca. Es­con­dió en su pa­la­bra va­rie­dad de te­so­ros, pa­ra que ca­da uno de no­so­tros pu­die­ra en­ri­que­cer­se en cual­quie­ra de los pun­tos en que con­cen­trar su re­fle­xión» (Co­men­ta­rios so­bre el Dia­té­sa­ron, 1, 18).

Por tan­to, con es­ta Car­ta ten­go la in­ten­ción de res­pon­der a las nu­me­ro­sas pe­ti­cio­nes que me han lle­ga­do del pue­blo de Dios, pa­ra que en to­da la Igle­sia se pue­da ce­le­brar con un mis­mo pro­pó­si­to el Do­min­go de la Pa­la­bra de Dios. Aho­ra se ha con­ver­ti­do en una práctica co­mún vi­vir mo­men­tos en los que la co­mu­ni­dad cris­tia­na se cen­tra en el gran va­lor que la Pa­la­bra de Dios ocu­pa en su exis­ten­cia co­ti­dia­na. En las di­fe­ren­tes Igle­sias lo­ca­les hay una gran can­ti­dad de ini­cia­ti­vas que ha­cen ca­da vez más ac­ce­si­ble la Sa­gra­da Escritura a los cre­yen­tes, pa­ra que se sien­tan agra­de­ci­dos por un don tan gran­de, con el com­pro­mi­so de vi­vir­lo ca­da día y la res­pon­sa­bi­li­dad de tes­ti­mo­niar­lo con cohe­ren­cia.

El Con­ci­lio Ecu­mé­ni­co Vaticano II dio un gran im­pul­so al re­des­cu­bri­mien­to de la Pa­la­bra de Dios con la Cons­ti­tu­ción dog­má­ti­ca Dei Ver­bum. En aque­llas pá­gi­nas, que siem­pre me­re­cen ser me­di­ta­das y vi­vi­das, emer­ge cla­ra­men­te la na­tu­ra­le­za de la Sa­gra­da Escritura, su trans­mi­sión de ge­ne­ra­ción en ge­ne­ra­ción (cap. II), su ins­pi­ra­ción di­vi­na (cap. III) que abar­ca el An­ti­guo y el Nue­vo Tes­ta­men­to (ca­pí­tu­los IV­yV)y su im­por­tan­cia pa­ra la vi­da de la Igle­sia (cap. VI). Pa­ra au­men­tar esa en­se­ñan­za, Be­ne­dic­to XVI con­vo­có en el año 2008 una Asam­blea del Sí­no­do de los Obis­pos so­bre el te­ma “La Pa­la­bra de Dios en la vi­da y mi­sión de la Igle­sia”, pu­bli­can­do a con­ti­nua­ción la Ex­hor­ta­ción apos­tó­li­ca Ver­bum Do­mi­ni, que cons­ti­tu­ye una en­se­ñan­za fun­da­men­tal pa­ra nues­tras co­mu­ni­da­des1. En es­te Do­cu­men­to en par­ti­cu­lar se pro­fun­di­za el ca­rác­ter per­for­ma­ti­vo de la Pa­la­bra de Dios, es­pe­cial­men­te cuan­do su ca­rác­ter es­pe­cí­fi­ca­men­te sa­cra­men­tal emer­ge en la ac­ción li­túr­gi­ca2.

Por tan­to, es bueno que nun­ca fal­te en la vi­da de nues­tro pue­blo es­ta re­la­ción de­ci­si­va con la Pa­la­bra vi­va que el Se­ñor nun­ca se can­sa de di­ri­gir a su Es­po­sa, pa­ra que pue­da cre­cer en el amor y en el tes­ti­mo­nio de fe.

3. Así pues, es­ta­blez­co que el III Do­min­go del Tiem­po Or­di­na­rio es­té de­di­ca­do a la ce­le­bra­ción, re­fle­xión y di­vul­ga­ción de la Pa­la­bra de Dios. Es­te Do­min­go de la Pa­la­bra de Dios se co­lo­ca­rá en un mo­men­to opor­tuno de ese pe­rio­do del año, en el que es­ta­mos in­vi­ta­dos a for­ta­le­cer los la­zos con los ju­díos y a re­zar por la uni­dad de los cris­tia­nos. No se tra­ta de una me­ra coin­ci­den­cia tem­po­ral: ce­le­brar el Do­min­go de la Pa­la­bra de Dios ex­pre­sa un va­lor ecu­mé­ni­co, por­que la Sa­gra­da Escritura in­di­ca a los que se po­nen en ac­ti­tud de es­cu­cha el ca­mino a se­guir pa­ra lle­gar a una au­tén­ti­ca y só­li­da uni­dad.

Las co­mu­ni­da­des en­con­tra­rán el mo­do de vi­vir es­te Do­min­go co­mo un día so­lem­ne. En cual­quier ca­so, se­rá im­por­tan­te que en la ce­le­bra­ción eu­ca­rís­ti­ca se en­tro­ni­ce el tex­to sa­gra­do, a fin de ha­cer evi­den­te a la asam­blea el va­lor nor­ma­ti­vo que tie­ne la Pa­la­bra de Dios. En es­te do­min­go, de ma­ne­ra es­pe­cial, se­rá útil des­ta­car su pro­cla­ma­ción y adap­tar la ho­mi­lía pa­ra po­ner de re­lie­ve el ser­vi­cio que se ha­ce a la Pa­la­bra del Se­ñor. En es­te do­min­go, los obis­pos po­drán ce­le­brar el ri­to del Lec­to­ra­do o con­fiar un mi­nis­te­rio si­mi­lar pa­ra re­cor­dar la im­por­tan­cia de la pro­cla­ma­ción de la Pa­la­bra de Dios en la li­tur­gia. En efec­to, es fun­da­men­tal que no fal­te nin­gún es­fuer­zo pa­ra que al­gu­nos fie­les se pre­pa­ren con una for­ma­ción ade­cua­da a ser ver­da­de­ros anun­cia­do­res de la Pa­la­bra, co­mo su­ce­de de ma­ne­ra ya ha­bi­tual pa­ra los acó­li­tos o los mi­nis­tros ex­tra­or­di­na­rios de la Co­mu­nión. Asi­mis­mo, los pá­rro­cos po­drán en­con­trar el mo­do de en­tre­gar la Bi­blia, o uno de sus li­bros, a to­da la asam­blea, pa­ra re­sal­tar la im­por­tan­cia de se­guir en la vi­da dia­ria la lec­tu­ra, la pro­fun­di­za­ción y la ora­ción con la Sa­gra­da Escritura, con una par­ti­cu­lar con­si­de­ra­ción a la lec­tio di­vi­na.

4. El re­gre­so del pue­blo de Is­rael a su pa­tria, des­pués del exi­lio en Ba­bi­lo­nia, es­tu­vo mar­ca­do de ma­ne­ra sig­ni­fi­ca­ti­va por la lec­tu­ra del li­bro de la Ley. La Bi­blia nos ofre­ce una des­crip­ción con­mo­ve­do­ra de ese mo­men­to en el li­bro de Nehe­mías. El pue­blo es­ta­ba reuni­do en Je­ru­sa­lén en la pla­za de la Puer­ta del Agua, es­cu­chan­do la Ley. Aquel pue­blo ha­bía si­do dis­per­sa­do con la de­por­ta­ción, pe­ro aho­ra se en­cuen­tra reuni­do al­re­de­dor de la Sa­gra­da Escritura co­mo si fue­ra «un so­lo hom­bre» (Ne 8, 1). Cuan­do se leía el li­bro sa­gra­do, el pue­blo «es­cu­cha­ba con aten­ción» (Ne 8, 3), sa­bien­do que po­dían en­con­trar en aque­llas pa­la­bras el sig­ni­fi­ca­do de los acon­te­ci­mien­tos vi­vi­dos. La reac­ción al anun­cio de aque­llas pa­la­bras fue la emoción y las lá­gri­mas: «[Los le­vi­tas] le­ye­ron el li­bro de la ley de Dios con cla­ri­dad y ex­pli­can­do su sen­ti­do, de mo­do que en­ten­die­ran la lec­tu­ra. En­ton­ces el go­ber­na­dor Nehe­mías, el sa­cer­do­te y es­cri­ba Es­dras, y los le­vi­tas que ins­truían al pue­blo di­je­ron a to­da la asam­blea: “Es­te día es­tá con­sa­gra­do al Se­ñor, vuestro Dios. No es­téis tristes ni llo­réis” (y es que to­do el pue­blo llo­ra­ba al es­cu­char las pa­la­bras de la ley). […] “¡No os pon­gáis tristes; el go­zo del Se­ñor es vuestra fuer­za!”» (Ne 8, 8-10).

Es­tas pa­la­bras con­tie­nen una gran en­se­ñan­za. La Bi­blia no pue­de ser só­lo pa­tri­mo­nio de al­gu­nos, y mu­cho me­nos una co­lec­ción de li­bros pa­ra unos po­cos pri­vi­le­gia­dos. Per­te­ne­ce, en pri­mer lu­gar, al pue­blo con­vo­ca­do pa­ra es­cu­char­la y re­co­no­cer­se en esa Pa­la­bra. A me­nu­do se dan ten­den­cias que in­ten­tan mo­no­po­li­zar el tex­to sa­gra­do re­le­gán­do­lo a cier­tos círcu­los o gru­pos es­co­gi­dos. No pue­de ser así. La Bi­blia es el li­bro del pue­blo del Se­ñor que al es­cu­char­lo pa­sa de la dis­per­sión y la di­vi­sión a la uni­dad. La Pa­la­bra de Dios une a los cre­yen­tes y los con­vier­te en un so­lo pue­blo.

5. En es­ta uni­dad, ge­ne­ra­da con la es­cu­cha, los Pas­to­res son los pri­me­ros que tie­nen la gran res­pon­sa­bi­li­dad de ex­pli­car y per­mi­tir que to­dos en­tien­dan la Sa­gra­da Escritura. Pues­to que es el li­bro del pue Es blo, los que tie­nen la vo­ca­ción de ser mi­nis­tros de la Pa­la­bra de­ben sen­tir con fuer­za la ne­ce­si­dad de ha­cer­la ac­ce­si­ble a su co­mu­ni­dad.

La ho­mi­lía, en par­ti­cu­lar, tie­ne una fun­ción muy pe­cu­liar, por­que po­see «un ca­rác­ter cua­si sa­cra­men­tal» (Ex­hort. ap. Evan­ge­lii gau­dium, 142). Ayu­dar a pro­fun­di­zar en la Pa­la­bra de Dios, con un len­gua­je sen­ci­llo y ade­cua­do pa­ra el que es­cu­cha, le per­mi­te al sa­cer­do­te mos­trar tam­bién la «be­lle­za de las imá­ge­nes que el Se­ñor uti­li­za­ba pa­ra es­ti­mu­lar a la práctica del bien» (ibíd.). Es­ta es una opor­tu­ni­dad pas­to­ral que hay que apro­ve­char.

De he­cho, pa­ra mu­chos de nues­tros fie­les es­ta es la úni­ca opor­tu­ni­dad que tie­nen pa­ra cap­tar la be­lle­za de la Pa­la­bra de Dios y ver­la re­la­cio­na­da con su vi­da co­ti­dia­na. Por lo tan­to, es ne­ce­sa­rio de­di­car el tiem­po apro­pia­do pa­ra la pre­pa­ra­ción de la ho­mi­lía. No se pue­de im­pro­vi­sar el co­men­ta­rio de las lec­tu­ras sa­gra­das. A los pre­di­ca­do­res se nos pi­de más bien el es­fuer­zo de no alar­gar­nos des­me­di­da­men­te con ho­mi­lías pe­dan­tes o te­mas ex­tra­ños. Cuan­do uno se de­tie­ne a me­di­tar y re­zar so­bre el tex­to sa­gra­do, en­ton­ces se pue­de ha­blar con el co­ra­zón pa­ra al­can­zar los co­ra­zo­nes de las per­so­nas que es­cu­chan, ex­pre­san­do lo esen­cial con vis­tas a que se com­pren­da y dé fru­to. Que nun­ca nos can­se­mos de de­di­car tiem­po y ora­ción a la Sa­gra­da Escritura, pa­ra que sea aco­gi­da «no co­mo pa­la­bra hu­ma­na, sino, cual es en ver­dad, co­mo Pa­la­bra de Dios» (1 Ts 2, 13).

La ho­mi­lía, en par­ti­cu­lar, tie­ne una fun­ción muy pe­cu­liar, por­que po­see «un ca­rác­ter cua­si sa­cra­men­tal» (Ex­hort. ap. Evan­ge­lii gau­dium, 142). Ayu­dar a pro­fun­di­zar en la Pa­la­bra de Dios, con un len­gua­je sen­ci­llo y ade­cua­do pa­ra el que es­cu­cha, le per­mi­te al sa­cer­do­te mos­trar tam­bién la «be­lle­za de las imá­ge­nes que el Se­ñor uti­li­za­ba pa­ra es­ti­mu­lar a la práctica del bien» (ibíd.). Es­ta es una opor­tu­ni­dad pas­to­ral que hay que apro­ve­char. De he­cho, pa­ra mu­chos de nues­tros fie­les es­ta es la úni­ca opor­tu­ni­dad que tie­nen pa­ra cap­tar la be­lle­za de la Pa­la­bra de Dios y ver­la re­la­cio­na­da con su vi­da co­ti­dia­na

bueno que tam­bién los ca­te­quis­tas, por el mi­nis­te­rio que rea­li­zan de ayu­dar a cre­cer en la fe, sien­tan la ur­gen­cia de re­no­var­se a tra­vés de la fa­mi­lia­ri­dad y el es­tu­dio de la Sa­gra­da Escritura, pa­ra fa­vo­re­cer un ver­da­de­ro diá­lo­go en­tre quie­nes los es­cu­chan y la Pa­la­bra de Dios.

6. An­tes de re­unir­se con los dis­cí­pu­los, que es­ta­ban en­ce­rra­dos en ca­sa, y de abrir­les el en­ten­di­mien­to pa­ra com­pren­der las Es­cri­tu­ras (cf. Lc 24, 44-45), el Re­su­ci­ta­do se apa­re­ce a dos de ellos en el ca­mino que lle­va de Je­ru­sa­lén a Emaús (cf. Lc 24, 13-35). La na­rra­ción del evan­ge­lis­ta Lu­cas in­di­ca que es el mis­mo día de la Re­su­rrec­ción, es de­cir el do­min­go. Aque­llos dos dis­cí­pu­los dis­cu­ten so­bre los úl­ti­mos acon­te­ci­mien­tos de la pa­sión y muer­te de Je­sús. Su ca­mino es­tá mar­ca­do por la tris­te­za y la de­silu­sión a cau­sa del trá­gi­co fi­nal de Je­sús. Es­pe­ra­ban que Él fue­ra el Me­sías li­ber­ta­dor, y se en­cuen­tran an­te el es­cán­da­lo del Cru­ci­fi­ca­do. Con dis­cre­ción, el mis­mo Re­su­ci­ta­do se acer­ca y ca­mi­na con los dis­cí­pu­los, pe­ro ellos no lo re­co­no­cen (cf. v. 16). A lo lar­go del ca­mino, el Se­ñor los in­te­rro­ga, dán­do­se cuen­ta de que no han com­pren­di­do el sen­ti­do de su pa­sión y su muer­te; los lla­ma «ne­cios y tor­pes» (v. 25) y «co­men­zan­do por Moi­sés y si­guien­do por to­dos los pro­fe­tas, les ex­pli­có lo que se re­fe­ría a Él en to­das las Es­cri­tu­ras» (v. 27). Cris­to es el pri­mer exe­ge­ta. No só­lo las Es­cri­tu­ras an­ti­guas an­ti­ci­pa­ron lo que Él iba a rea­li­zar, sino que Él mis­mo qui­so ser fiel a esa Pa­la­bra pa­ra evi­den­ciar la úni­ca his­to­ria de sal­va­ción que al­can­za su ple­ni­tud en Cris­to.

7. La Bi­blia, por tan­to, en cuan­to Sa­gra­da Escritura, ha­bla de Cris­to y lo anun­cia co­mo el que de­be so­por­tar los su­fri­mien­tos pa­ra en­trar en la glo­ria (cf. v. 26). No só­lo una par­te, sino to­da la Escritura ha­bla de Él. Su muer­te y re­su­rrec­ción son in­des­ci­fra­bles sin ella. Por es­to una de las con­fe­sio­nes de fe más an­ti­guas po­ne de re­lie­ve que Cris­to «mu­rió por nues­tros pe­ca­dos se­gún las Es­cri­tu­ras; y que fue se­pul­ta­do y que re­su­ci­tó al ter­cer día, se­gún las Es­cri­tu­ras; y que se apareció a Ce­fas» (1 Co 15, 3-5). Pues­to que las Es­cri­tu­ras ha­blan de Cris­to, nos ayu­dan a creer que su muer­te y re­su­rrec­ción no per­te­ne­cen a la mi­to­lo­gía, sino a la his­to­ria y se en­cuen­tran en el cen­tro de la fe de sus dis­cí­pu­los.

Es pro­fun­do el víncu­lo en­tre la Sa­gra­da Escritura y la fe de los cre­yen­tes. Por­que la fe pro­vie­ne de la es­cu­cha y la es­cu­cha es­tá cen­tra­da en la pa­la­bra de Cris­to (cf. Rm 10, 17), la in­vi­ta­ción que sur­ge es la ur­gen­cia y la im­por­tan­cia que los cre­yen­tes tie­nen que dar a la es­cu­cha de la Pa­la­bra del Se­ñor tan­to en la ac­ción li­túr­gi­ca co­mo en la ora­ción y la re­fle­xión per­so­nal.

8. El “via­je” del Re­su­ci­ta­do con los dis­cí­pu­los de Emaús con­clu­ye con la ce­na. El mis­te­rio­so Vian­dan­te acep­ta la in­sis­ten­te pe­ti­ción que le di­ri­gen aque­llos dos: «Qué­da­te con no­so­tros, por­que atar­de­ce y el día va de caí­da» (Lc 24, 29). Se sien­tan a la me­sa, Je­sús to­ma el pan, pro­nun­cia la ben­di­ción, lo par­te y se lo ofre­ce a ellos. En ese mo­men­to sus ojos se abren y lo re­co­no­cen (cf. v. 31).

Es­ta es­ce­na nos ha­ce com­pren­der el in­se­pa­ra­ble víncu­lo en­tre la Sa­gra­da Escritura y la Eu­ca­ris­tía. El Con­ci­lio Vaticano II nos en­se­ña: «la Igle­sia ha ve­ne­ra­do siem­pre la Sa­gra­da Escritura, co­mo lo ha he­cho con el Cuer­po de Cris­to, pues, so­bre to­do en la sa­gra­da li­tur­gia, nun­ca ha ce­sa­do de to­mar y re­par­tir a sus fie­les el pan de vi­da que ofre­ce la me­sa de la Pa­la­bra de Dios y del Cuer­po de Cris­to» (Const. dogm. Dei Ver­bum, 21).

El con­tac­to fre­cuen­te con la Sa­gra­da Escritura y la ce­le­bra­ción de la Eu­ca­ris­tía ha­ce po­si­ble el re­co­no­ci­mien­to en­tre las per­so­nas que se per­te­ne­cen. Co­mo cris­tia­nos so­mos un so­lo pue­blo que ca­mi­na en la his­to­ria, for­ta­le­ci­do por la pre­sen­cia del Se­ñor en me­dio de no­so­tros que nos ha­bla y nos nu­tre. El día de­di­ca­do a la Bi­blia no ha de ser “una vez al año”, sino una vez pa­ra to­do el año, por­que nos ur­ge la

ne­ce­si­dad de te­ner fa­mi­lia­ri­dad e in­ti­mi­dad con la Sa­gra­da Escritura y con el Re­su­ci­ta­do, que no ce­sa de par­tir la Pa­la­bra y el Pan en la co­mu­ni­dad de los cre­yen­tes. Pa­ra es­to ne­ce­si­ta­mos en­ta­blar un cons­tan­te tra­to de fa­mi­lia­ri­dad con la Sa­gra­da Escritura, si no el co­ra­zón que­da frío y los ojos per­ma­ne­cen ce­rra­dos, afec­ta­dos co­mo es­ta­mos por in­nu­me­ra­bles for­mas de ce­gue­ra.

La Sa­gra­da Escritura y los Sa­cra­men­tos no se pue­den se­pa­rar. Cuan­do los Sa­cra­men­tos son in­tro­du­ci­dos e ilu­mi­na­dos por la Pa­la­bra, se ma­ni­fies­tan más cla­ra­men­te co­mo la me­ta de un ca­mino en el que Cris­to mis­mo abre la men­te y el co­ra­zón al re­co­no­ci­mien­to de su ac­ción sal­va­do­ra. Es ne­ce­sa­rio, en es­te con­tex­to, no ol­vi­dar la en­se­ñan­za del li­bro del Apo­ca­lip­sis, cuan­do di­ce que el Se­ñor es­tá a la puer­ta y lla­ma. Si al­guno es­cu­cha su voz y le abre, Él en­tra pa­ra ce­nar jun­tos (cf. 3, 20). Je­su­cris­to lla­ma a nues­tra puer­ta a tra­vés de la Sa­gra­da Escritura; si es­cu­cha­mos y abri­mos la puer­ta de la men­te y del co­ra­zón, en­ton­ces en­tra en nues­tra vi­da y se que­da con no­so­tros.

9. En la Se­gun­da Car­ta a Ti­mo­teo, que cons­ti­tu­ye de al­gún mo­do su tes­ta­men­to es­pi­ri­tual, san Pa­blo re­co­mien­da a su fiel co­la­bo­ra­dor que lea cons­tan­te­men­te la Sa­gra­da Escritura. El Após­tol es­tá con­ven­ci­do de que «to­da Escritura es inspirada por Dios es tam­bién útil pa­ra en­se­ñar, pa­ra ar­güir, pa­ra co­rre­gir, pa­ra edu­car» (3, 16). Es­ta re­co­men­da­ción de Pa­blo a Ti­mo­teo cons­ti­tu­ye una ba­se so­bre la que la Cons­ti­tu­ción con­ci­liar Dei Ver­bum tra­ta el gran te­ma de la ins­pi­ra­ción de la Sa­gra­da Escritura, un fun­da­men­to del que emer­gen en par­ti­cu­lar la fi­na­li­dad sal­ví­fi­ca, la di­men­sión es­pi­ri­tual y el prin­ci­pio de la en­car­na­ción de la Sa­gra­da Escritura.

Al evo­car so­bre to­do la re­co­men­da­ción de Pa­blo a Ti­mo­teo, la Dei Ver­bum sub­ra­ya que «los li­bros de la Escritura en­se­ñan fir­me­men­te, con fi­de­li­dad y sin error, la ver­dad que Dios qui­so con­sig­nar en las sa­gra­das le­tras pa­ra nues­tra sal­va­ción» (n. 11). Pues­to que las mis­mas ins­tru­yen en vis­ta a la sal­va­ción por la fe en Cris­to (cf. 2 Tm 3, 15), las ver­da­des con­te­ni­das en ellas sir­ven pa­ra nues­tra sal­va­ción. La Bi­blia no es una co­lec­ción de li­bros de his­to­ria, ni de cró­ni­cas, sino que es­tá to­tal­men­te di­ri­gi­da a la sal­va­ción in­te­gral de la per­so­na. El in­ne­ga­ble fun­da­men­to his­tó­ri­co de los li­bros con­te­ni­dos en el tex­to sa­gra­do no de­be ha­cer­nos ol­vi­dar es­ta fi­na­li­dad pri­mor­dial: nues­tra sal­va­ción. To­do es­tá di­ri­gi­do a es­ta fi­na­li­dad ins­cri­ta en la na­tu­ra­le­za mis­ma de la Bi­blia, que es­tá com­pues­ta co­mo his­to­ria de sal­va­ción en la que Dios ha­bla y ac­túa pa­ra ir al en­cuen­tro de to­dos los hom­bres y sal­var­los del mal y de la muer­te.

Pa­ra al­can­zar esa fi­na­li­dad sal­ví­fi­ca, la Sa­gra­da Escritura ba­jo la ac­ción del Es­pí­ri­tu San­to trans­for­ma en Pa­la­bra de Dios la pa­la­bra de los hom­bres es­cri­ta de ma­ne­ra hu­ma­na (cf. Const. dogm. Dei Ver­bum, 12). El pa­pel del Es­pí­ri­tu San­to en la Sa­gra­da Escritura es fun­da­men­tal. Sin su ac­ción, el ries­go de per­ma­ne­cer en­ce­rra­dos en el me­ro tex­to es­cri­to es­ta­ría siem­pre pre­sen­te, fa­ci­li­tan­do una in­ter­pre­ta­ción fun­da­men­ta­lis­ta, de la que es ne­ce­sa­rio ale­jar­se pa­ra no trai­cio­nar el ca­rác­ter ins­pi­ra­do, di­ná­mi­co y es­pi­ri­tual que el tex­to sa­gra­do po­see. Co­mo re­cuer­da el Após­tol: «La le­tra ma­ta, mien­tras que el Es­pí­ri­tu da vi­da» (2 Co 3, 6). El Es­pí­ri­tu San­to, por tan­to, trans­for­ma la Sa­gra­da Escritura en Pa­la­bra vi­va de Dios, vi­vi­da y trans­mi­ti­da en la fe de su pue­blo san­to.

10. La ac­ción del Es­pí­ri­tu San­to no se re­fie­re só­lo a la for­ma­ción de la Sa­gra­da Escritura, sino que ac­túa tam­bién en aque­llos que se po­nen a la es­cu­cha de la Pa­la­bra de Dios. Es im­por­tan­te la afir­ma­ción de los Pa­dres con­ci­lia­res, se­gún la cual la Sa­gra­da Escritura «se ha de leer e in­ter­pre­tar con el mis­mo Es­pí­ri­tu con que fue es­cri­ta» (Const. dogm. Dei Ver­bum, 12). Con Je­su­cris­to la re­ve­la­ción de Dios al­can­za su cul­mi­na­ción y su ple­ni­tud; aun así, el Es­pí­ri­tu San­to con­ti­núa su ac­ción. De he­cho, se­ría re­duc­ti­vo li­mi­tar la ac­ción del Es­pí­ri­tu San­to só­lo a la na­tu­ra­le­za di­vi­na­men­te inspirada de la Sa­gra­da Escritura y a sus dis­tin­tos au­to­res. Por tan­to, es ne­ce­sa­rio te­ner fe en la ac­ción del Es­pí­ri­tu San­to que si­gue rea­li­zan­do una pe­cu­liar for­ma de ins­pi­ra­ción cuan­do la Igle­sia en­se­ña la Sa­gra­da Escritura, cuan­do el Ma­gis­te­rio la in­ter­pre­ta au­tén­ti­ca­men­te (cf. ibíd., 10) y cuan­do ca­da cre­yen­te ha­ce de ella su pro­pia nor­ma es­pi­ri­tual. En es­te sen­ti­do po­de­mos com­pren­der las pa­la­bras de Je­sús cuan­do, a los dis­cí­pu­los que le con­fir­man ha­ber en­ten­di­do el sig­ni­fi­ca­do de sus pa­rá­bo­las, les di­ce: «Pues bien, un es­cri­ba que se ha he­cho dis­cí­pu­lo del reino de los cie­los es co­mo un pa­dre de fa­mi­lia que va sa­can­do de su te­so­ro lo nue­vo y lo an­ti­guo» (Mt 13, 52).

11. La Dei Ver­bum afir­ma, ade­más, que «la Pa­la­bra de Dios, ex­pre­sa­da en len­guas humanas, se ha­ce se­me­jan­te al len­gua­je hu­mano, co­mo la Pa­la­bra del eterno Pa­dre, asu­mien­do nues­tra dé­bil con­di­ción hu­ma­na, se hi­zo se­me­jan­te a los hom­bres» (n. 13). Es co­mo de­cir que la En­car­na­ción del Ver­bo de Dios da for­ma y sen­ti­do a la re­la­ción en­tre la Pa­la­bra de Dios y el len­gua­je hu­mano, con sus con­di­cio­nes his­tó­ri­cas y cul­tu­ra­les. En es­te acon­te­ci­mien­to to­ma for­ma la Tra­di­ción, que tam­bién es Pa­la­bra de Dios (cf. ibíd., 9). A me­nu­do se co­rre el ries­go de se­pa­rar la Sa­gra­da Escritura de la Tra­di­ción, sin com­pren­der que jun­tas for­man la úni­ca fuen­te de la Re­ve­la­ción. El ca­rác­ter es­cri­to de la pri­me­ra no le qui­ta na­da a su ser ple­na­men­te pa­la­bra vi­va; así co­mo la Tra­di­ción vi­va de la Igle­sia, que la trans­mi­te cons An­ti­guo tan­te­men­te de ge­ne­ra­ción en ge­ne­ra­ción a lo lar­go de los si­glos, tie­ne el li­bro sa­gra­do co­mo «re­gla su­pre­ma de la fe» (ibíd., 21). Por otra par­te, an­tes de con­ver­tir­se en tex­to es­cri­to, la Sa­gra­da Escritura se trans­mi­tió oral­men­te y se man­tu­vo vi­va por la fe de un pue­blo que la re­co­no­cía co­mo su his­to­ria y su prin­ci­pio de iden­ti­dad en me­dio de mu­chos otros pue­blos. Por con­si­guien­te, la fe bí­bli­ca se ba­sa en la Pa­la­bra vi­va, no en un li­bro.

12. Cuan­do la Sa­gra­da Escritura se lee con el mis­mo Es­pí­ri­tu que fue es­cri­ta, per­ma­ne­ce siem­pre nue­va. El Tes­ta­men­to no es nun­ca vie­jo en cuan­to que es par­te del Nue­vo, por­que to­do es trans­for­ma­do por el único Es­pí­ri­tu que lo ins­pi­ra. To­do el tex­to sa­gra­do tie­ne una fun­ción pro­fé­ti­ca: no se re­fie­re al fu­tu­ro, sino al pre­sen­te de aque­llos que se nu­tren de es­ta Pa­la­bra. Je­sús mis­mo lo afir­ma cla­ra­men­te al co­mien­zo de su mi­nis­te­rio: «Hoy se ha cum­pli­do es­ta Escritura que aca­báis de oír» (Lc 4, 21). Quien se ali­men­ta de la Pa­la­bra de Dios to­dos los días se con­vier­te, co­mo Je­sús, en con­tem­po­rá­neo de las per­so­nas que en­cuen­tra; no tie­ne ten­ta­ción de caer en nos­tal­gias es­té­ri­les por el pa­sa­do, ni en uto­pías des­en­car­na­das ha­cia el fu­tu­ro.

La Sa­gra­da Escritura rea­li­za su ac­ción pro­fé­ti­ca so­bre to­do en quien la es­cu­cha. Cau­sa dul­zu­ra y amar­gu­ra. Vie­nen a la men­te las pa­la­bras del pro­fe­ta Eze­quiel cuan­do, in­vi­ta­do por el Se­ñor a co­mer­se el li­bro, ma­ni­fies­ta: «Me su­po en la bo­ca dul­ce co­mo la miel» (3, 3). Tam­bién el evan­ge­lis­ta Juan en la is­la de Pat­mos evo­ca la mis­ma ex­pe­rien­cia de Eze­quiel de co­mer el li­bro, pe­ro agre­ga al­go más es­pe­cí­fi­co: «En mi bo­ca sa­bía dul­ce co­mo la miel, pe­ro, cuan­do lo co­mí, mi vien­tre se lle­nó de amar­gor» (Ap 10, 10).

La dul­zu­ra de la Pa­la­bra de Dios nos im­pul­sa a com­par­tir­la con quie­nes en­con­tra­mos en nues­tra vi­da pa­ra ma­ni­fes­tar la cer­te­za de la es­pe­ran­za que con­tie­ne (cf. 1 P 3, 15-16). Por su par­te, la amar­gu­ra se per­ci­be fre­cuen­te­men­te cuan­do com­pro­ba­mos cuán di­fí­cil es pa­ra no­so­tros vi­vir­la de ma­ne­ra cohe­ren­te, o cuan­do ex­pe­ri­men­ta­mos su re­cha­zo por­que no se con­si­de­ra vá­li­da pa­ra dar sen­ti­do a la vi­da. Por tan­to, es ne­ce­sa­rio no acos­tum­brar­se nun­ca a la Pa­la­bra de Dios, sino nu­trir­se de ella pa­ra des­cu­brir y vi­vir en pro­fun­di­dad nues­tra re­la­ción con Dios y con nues­tros her­ma­nos.

13. Otra in­ter­pe­la­ción que pro­ce­de de la Sa­gra­da Escritura se re­fie­re a la ca­ri­dad. La Pa­la­bra de Dios nos se­ña­la cons­tan­te­men­te el amor mi­se­ri­cor­dio­so del Pa­dre que pi­de a sus hi­jos que vi­van en la ca­ri­dad. La vi­da de Je­sús es la ex­pre­sión ple­na y per­fec­ta de es­te amor di­vino que no se que­da con na­da pa­ra sí mis­mo, sino que se ofre­ce a to­dos in­con­di­cio­nal­men­te. En la pa­rá­bo­la del po­bre Lá­za­ro en­con­tra­mos una in­di­ca­ción va­lio­sa. Cuan­do Lá­za­ro y el ri­co mue­ren, es­te úl­ti­mo, al ver al po­bre en el seno de Abrahán, pi­de ser en­via­do a sus her­ma­nos pa­ra acon­se­jar­les que vi­van el amor al pró­ji­mo, pa­ra evi­tar que ellos tam­bién su­fran sus pro­pios tor­men­tos. La res­pues­ta de Abrahán es agu­da: «Tie­nen a Moi­sés y a los pro­fe­tas: que los es­cu­chen»

(Lc 16, 29). Es­cu­char la Sa­gra­da Escritura pa­ra prac­ti­car la mi­se­ri­cor­dia: es­te es un gran desafío pa­ra nues­tras vi­das. La Pa­la­bra de Dios es ca­paz de abrir nues­tros ojos pa­ra per­mi­tir­nos sa­lir del in­di­vi­dua­lis­mo que con­du­ce a la as­fi­xia y la es­te­ri­li­dad, a la vez que nos ma­ni­fies­ta el ca­mino del com­par­tir y de la so­li­da­ri­dad.

14. Uno de los epi­so­dios más sig­ni­fi­ca­ti­vos de la re­la­ción en­tre Je­sús y los dis­cí­pu­los es el re­la­to de la Trans­fi­gu­ra­ción. Je­sús sube a la mon­ta­ña pa­ra re­zar con Pe­dro, San­tia­go y Juan. Los evan­ge­lis­tas re­cuer­dan que, mien­tras el ros­tro y la ro­pa de Je­sús res­plan­de­cían, dos hom­bres con­ver­sa­ban con Él: Moi­sés y Elías, que en­car­nan la Ley y los Pro­fe­tas, es de­cir, la Sa­gra­da Escritura. La reac­ción de Pe­dro an­te esa vi­sión es­tá lle­na de un asom­bro go­zo­so: «Maes­tro, ¡qué bueno es que es­te­mos aquí! Ha­re­mos tres tien­das: una pa­ra ti, otra pa­ra Moi­sés y otra pa­ra Elías» (Lc 9, 33). En aquel mo­men­to una nu­be los cu­brió con su som­bra y los dis­cí­pu­los se lle­na­ron de te­mor.

La Trans­fi­gu­ra­ción ha­ce re­fe­ren­cia a la fies­ta de las Tien­das, cuan­do Es­dras y Nehe­mías leían el tex­to sa

gra­do al pue­blo, des­pués de su re­gre­so del exi­lio. Al mis­mo tiem­po, an­ti­ci­pa la glo­ria de Je­sús en pre­pa­ra­ción pa­ra el es­cán­da­lo de la pa­sión, glo­ria di­vi­na que es alu­di­da por la nu­be que en­vuel­ve a los dis­cí­pu­los, sím­bo­lo de la pre­sen­cia del Se­ñor. Es­ta Trans­fi­gu­ra­ción es si­mi­lar a la de la Sa­gra­da Escritura, que se tras­cien­de a sí mis­ma cuan­do ali­men­ta la vi­da de los cre­yen­tes. Co­mo re­cuer­da la Ver­bum Do­mi­ni: «Pa­ra res­ta­ble­cer la ar­ti­cu­la­ción en­tre los di­fe­ren­tes sen­ti­dos es­cri­tu­rís­ti­cos es de­ci­si­vo com­pren­der el pa­so de la le­tra al es­pí­ri­tu. No se tra­ta de un pa­so au­to­má­ti­co y es­pon­tá­neo; se ne­ce­si­ta más bien tras­cen­der la le­tra» (n. 38).

15. En el ca­mino de es­cu­cha de la Pa­la­bra de Dios, nos acom­pa­ña la Ma­dre del Se­ñor, re­co­no­ci­da co­mo bie­na­ven­tu­ra­da por­que cre­yó en el cum­pli­mien­to de lo que el Se­ñor le ha­bía di­cho (cf. Lc 1, 45). La bie­na­ven­tu­ran­za de Ma­ría pre­ce­de a to­das las bie­na­ven­tu­ran­zas pro­nun­cia­das por Je­sús pa­ra los po­bres, los afli­gi­dos, los man­sos, los pa­ci­fi­ca­do­res y los per­se­gui­dos, por­que es la con­di­ción ne­ce­sa­ria pa­ra cual­quier otra bie­na­ven­tu­ran­za. Nin­gún po­bre es bie­na­ven­tu­ra­do por­que es po­bre; lo se­rá si, co­mo Ma­ría, cree en el cum­pli­mien­to de la Pa­la­bra de Dios. Lo re­cuer­da un gran dis­cí­pu­lo y maes­tro de la Sa­gra­da Escritura, san Agus­tín: «En­tre la mul­ti­tud cier­tas per­so­nas di­je­ron ad­mi­ra­das: “Fe­liz el vien­tre que te lle­vó”; y Él: “Más bien, fe­li­ces quie­nes oyen y cus­to­dian la Pa­la­bra de Dios”. Es­to equi­va­le a de­cir: tam­bién mi ma­dre, a quien ha­béis ca­li­fi­ca­do de fe­liz, es fe­liz pre­ci­sa­men­te por­que cus­to­dia la Pa­la­bra de Dios; no por­que en ella la Pa­la­bra se hi­zo car­ne y ha­bi­tó en­tre no­so­tros, sino por­que cus­to­dia la Pa­la­bra mis­ma de Dios me­dian­te la que ha si­do he­cha y que en ella se hi­zo car­ne» (Tra­ta­dos so­bre el evan­ge­lio de Juan, 10, 3).

Que el do­min­go de­di­ca­do a la Pa­la­bra ha­ga cre­cer en el pue­blo de Dios la fa­mi­lia­ri­dad re­li­gio­sa y asi­dua con la Sa­gra­da Escritura, co­mo el au­tor sa­gra­do lo en­se­ña­ba ya en tiem­pos an­ti­guos: es­ta Pa­la­bra «es­tá muy cer­ca de ti: en tu co­ra­zón y en tu bo­ca, pa­ra que la cum­plas» (Dt 30, 14).

Da­do en Ro­ma, en San Juan de Le­trán, el 30 de sep­tiem­bre de 2019. Me­mo­ria li­túr­gi­ca de San Je­ró­ni­mo en el ini­cio del 1600 aniver­sa­rio de la muer­te.

1 Cf. AAS 102 (2010), 692-787. 2 «La sa­cra­men­ta­li­dad de la Pa­la­bra se pue­de en­ten­der en ana­lo­gía con la pre­sen­cia real de Cris­to ba­jo las es­pe­cies del pan y del vino con­sa­gra­dos. Al acer­car­nos al al­tar y par­ti­ci­par en el ban­que­te eu­ca­rís­ti­co, real­men­te co­mul­ga­mos el cuer­po y la san­gre de Cris­to. La pro­cla­ma­ción de la Pa­la­bra de Dios en la ce­le­bra­ción com­por­ta re­co­no­cer que es Cris­to mis­mo quien es­tá pre­sen­te y se di­ri­ge a no­so­tros pa­ra ser re­ci­bi­do» (Ex­hort. ap. Ver­bum Do­mi­ni, 56).

CAR­TA APOS­TÓ­LI­CA EN FOR­MA DE «MO­TU PRO­PRIO» DEL SAN­TO PA­DRE FRAN­CIS­CO APE­RUIT ILLIS CON LA QUE SE INS­TI­TU­YE EL D OMINGO DE LA PA­LA­BRA DE DIOS

Pa­pi­ro Bod­mer: pá­gi­na del pa­so del Evan­ge­lio de Lu­cas a Juan

Moi­sés con las Ta­blas de la Ley. Gra­ba­do de Do­ré, si­glo XIX

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.