El an­te­ce­den­te ar­gen­tino de “Ape­ruit illis”

La Razón (Madrid) - L Osservatore - - L’OSSERVATOR­E ROMANO - MAR­CE­LO FI­GUE­ROA

ElEl re­cien­te mo­tu pro­prio “Ape­ruit illis” del San­to Pa­dre que ins­ti­tu­ye el III Do­min­go del Tiem­po Or­di­na­rio co­mo el “Do­min­go de la Pa­la­bra de Dios”, trae a la me­mo­ria una ini­cia­ti­va ecu­mé­ni­ca que es­tá cum­plien­do quin­ce años en Ar­gen­ti­na. En aquel año 2004 la mis­ma fue im­pul­sa­da por el en­ton­ces Car­de­nal Jor­ge M. Ber­go­glio y quien sus­cri­be, co­mo di­rec­tor de la So­cie­dad Bí­bli­ca Ar­gen­ti­na. El re­sul­ta­do fue un do­cu­men­to que ins­ti­tu­yó el Do­min­go Bi­bli­co Na­cio­nal y que jus­ta­men­te se ce­le­bró una vez más, el cuar­to do­min­go de sep­tiem­bre. Aquel tex­to so­lem­ne cu­yo con­te­ni­do fue con­se­sua­do por los re­fe­ren­tes de las Igle­sias Ca­tó­li­cas, pro­tes­tan­tes, evan­gé­li­cas y or­to­do­xas bus­ca­ba fi­jar un día pa­ra que la Bi­blia se cons­ti­tu­ya en un lu­gar y un es­pa­cio ecu­mé­ni­co ce­le­bra­ti­vo.

Aquel es­cri­to del año 2004 con­te­nía en­tre sus ar­gu­men­tos los si­guien­tes: “El mes de se­tiem­bre en nues­tro país, la Igle­sia Ca­tó­li­ca Ro­ma­na, la Igle­sia Or­to­do­xa, la Igle­sia Evan­gé­li­ca y otras con­fe­sio­nes cris­tia­nas ce­le­bran el Mes de la Bi­blia. La pri­me­ra de ellas, por el re­cor­da­to­rio de San Je­ró­ni­mo, quien fue­ra en vi­da el tra­duc­tor de la Vul­ga­ta, o Bi­blia al idio­ma la­tín, la se­gun­da, re­cal­can­do que en idio­ma grie­go se es­cri­bie­ron los San­tos Evan­ge­lios y los de­más li­bros del Nue­vo Tes­ta­men­to, mien­tras que las igle­sias pro­tes­tan­tes con­me­mo­ran­do el ad­ve­ni­mien­to de la tra­duc­ción es­pa­ño­la Rei­na–Va­le­ra”. Jus­ta­men­te, es­te año se cum­plie­ron 450 años de la Bi­blia de Ca­si­do­ro de Rei­na tra­du­ci­da en 1569, a con­ten­ci­mien­to que dia­lo­ga es­pe­cial­men­te con el ci­ta­do en el mo­tu po­prio que re­cuer­da al “30 de sep­tiem­bre, en la me­mo­ria li­túr­gi­ca de san Je­ró­ni­mo en el ini­cio del 1600 aniver­sa­rio de su muer­te.”

En “Ape­ruit illis”, el Pa­pa Fran­cis­co re­sal­ta el lu­gar ecu­mé­ni­co de la Bi­blia al ci­tar la opor­tun­diad de es­tar “in­vi­ta­dos a for­ta­le­cer los la­zos con los ju­díos y a re­zar por la uni­dad de los cris­tia­nos”. Tam­bién sub­ra­ya que “no se tra­ta de una me­ra coin­ci­den­cia tem­po­ral: ce­le­brar el Do­min­go de la Pa­la­bra de Dios”, sino que “ex­pre­sa un va­lor ecu­mé­ni­co, por­que la Sa­gra­da Escritura in­di­ca a los que se po­nen en ac­ti­tud de es­cu­cha el ca­mino a se­guir pa­ra lle­gar a una au­tén­ti­ca y só­li­da uni­dad”. En aquel mo­men­to es­cri­bía­mos jun­to al Car­de­nal Ber­go­glio en aquel his­tó­ri­co do­cu­men­to ar­gen­tino que “la ins­tau­ra­ción del Día Na­cio­nal de la Bi­blia da­ría la opor­tu­ni­dad a los di­fe­ren­tes cre­dos, den­tro del cre­cien­te y fe­cun­do ám­bi­to euc­mé­ni­co ar­gen­tino, de re­sal­tar la im­por­tan­cia que es­te li­bro tie­ne co­mo ba­se del diá­lo­go en­tre las di­ver­sas con­fe­sio­nes”.

Fi­nal­men­te, en es­tos tiem­pos si­no­da­les de la Ama­zo­nía, con las re­fe­ren­cias y pro­pues­tas en el Ins­tur­men­tum la­bo­ris ha­cia las tra­duc­cio­nes bí­bli­cas a los pue­blos abo­rí­ge­nes, se cons­ti­tu­ye es­pe­cial­men­te per­ti­nen­te, pro­fé­ti­co y ac­tual otro pa­sa­je de aquel do­cu­men­to ar­gen­tino que ex­pre­sa­ba: “Que la Bi­blia es pa­ra mu­chos gru­pos abo­rí­ge­nes de nues­tro país el único li­bro tra­du­ci­do a su idio­ma ma­terno, y en mu­chos ca­sos el vehícu­lo por el cual len­guas ágra­fas ad­qui­rie­ren la po­si­bi­li­dad de te­ner len­gua­je es­cri­to y por con­si­guien­te con­ser­var su pro­pia cul­tu­ra. La ins­tau­ra­ción del “Día Na­cio­nal de la Bi­blia” per­mi­ti­ría una ma­yor in­te­gra­ción de las cul­tu­ras in­dí­ge­nas y abri­ría una po­si­bi­li­dad de diá­lo­go con es­tos gru­pos en mu­chos ca­sos mar­gi­na­dos y ol­vi­da­dos.”

Por ello, en Ar­gen­ti­na, es­te re­cien­te mo­tu pro­prio del San­to Pa­dre no so­lo se­rá re­ci­bi­do con ale­gría y acom­pa­ña­mien­to ecu­mé­ni­co, sino que trae­rá a la me­mo­ria, el per­ma­nen­te y cohe­ren­te im­pul­so que el en­ton­ces obis­po Ber­go­glio y aho­ra Pa­pa Fran­cis­co hi­zo pa­ra que la pa­la­bra de Dios sea ce­le­bra­da co­mo un punto de en­cuen­tro ecu­mé­ni­co.

Moi­sés de Mi­guel Án­gel Buo­na­rro­ti, Tum­ba (1505-1545) de Ju­lio II, San Pie­tro in Vin­co­li (Ro­ma)

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.