La mi­ra­da de las víc­ti­mas

El Pa­pa alien­ta el com­pro­mi­so de las her­ma­nas de Ta­lit­ha Kum en la lu­cha con­tra la tra­ta

La Razón (Madrid) - L Osservatore - - L’OSSERVATOR­E ROMANO -

«No ter­mi­néis nun­ca el día sin pen­sar en la mi­ra­da de una de las víc­ti­mas que ha­béis co­no­ci­do: se­rá una her­mo­sa ora­ción». Es el con­se­jo es­pi­ri­tual su­ge­ri­do por el Pa­pa a las her­ma­nas par­ti­ci­pan­tes en la asam­blea ge­ne­ral de Ta­lit­ha Kum, la red mun­dial que coor­di­na el com­pro­mi­so de los ins­ti­tu­tos re­li­gio­sos en la lu­cha con­tra la tra­ta de per­so­nas. El Pon­tí­fi­ce las re­ci­bió en au­dien­cia el jue­ves por la ma­ña­na, 26 de sep­tiem­bre, en la Sa­la del Con­sis­to­rio.

Que­ri­das her­ma­nas:

Me ale­gra re­ci­bi­ros hoy con oca­sión de vuestra pri­me­ra Asam­blea Ge­ne­ral. Doy las gra­cias a Sor Kaf­ka y Sor Bot­ta­ni por su pre­sen­ta­ción. Ta­lit­ha Kum na­ció en 2001 de una in­tui­ción mi­sio­ne­ra de la Unión In­ter­na­cio­nal de las Su­pe­rio­ras Ge­ne­ra­les, y hoy se pre­sen­ta co­mo una red mun­dial que coor­di­na los es­fuer­zos de los ins­ti­tu­tos de vi­da con­sa­gra­da com­pro­me­ti­dos en la lu­cha con­tra la tra­ta de per­so­nas. En ape­nas diez años lo­gró coor­di­nar 52 re­des de re­li­gio­sas pre­sen­tes en más de 90 paí­ses de to­dos los con­ti­nen­tes. Las ci­fras de vuestro ser­vi­cio ha­blan por sí so­las: dos mil ope­ra­do­res, más de quin­ce mil víc­ti­mas de la tra­ta asis­ti­das y más de dos­cien­tas mil per­so­nas a las que se lle­ga a tra­vés de ac­ti­vi­da­des de pre­ven­ción y de sen­si­bi­li­za­ción.

Os fe­li­ci­to por la im­por­tan­te la­bor que es­táis rea­li­zan­do en es­te ám­bi­to tan com­ple­jo y tan dra­má­ti­co. Una la­bor que une la mi­sión y la co­la­bo­ra­ción en­tre los ins­ti­tu­tos. Ha­béis ele­gi­do es­tar en pri­me­ra lí­nea. Por eso, me­re­cen gra­ti­tud las nu­me­ro­sas con­gre­ga­cio­nes que han tra­ba­ja­do y tra­ba­jan co­mo “van­guar­dias” de la ac­ción mi­sio­ne­ra de la Igle­sia con­tra el fla­ge­lo de la tra­ta de per­so­nas (cf. Dis­cur­so a los par­ti­ci­pan­tes en la Con­fe­ren­cia so­bre la Tra­ta de Per­so­nas, 11 de abril de 2019). Y tam­bién tra­ba­jar jun­tos: es un ejem­plo. Es un ejem­plo pa­ra to­da la Igle­sia, tam­bién pa­ra no­so­tros: hom­bres, sa­cer­do­tes, obis­pos… Es un ejem­plo ¡Se­guid así! Es­ta pri­me­ra asam­blea vuestra tie­ne co­mo ob­je­ti­vo prin­ci­pal la eva­lua­ción del ca­mino re­co­rri­do y la iden­ti­fi­ca­ción de las prio­ri­da­des mi­sio­ne­ras pa­ra los pró­xi­mos cin­co años. En las dis­tin­tas se­sio­nes de tra­ba­jo ha­béis de­ci­di­do cen­tra­ros en dos cues­tio­nes prin­ci­pa­les re­la­cio­na­das con el fe­nó­meno de la tra­ta de se­res hu­ma­nos. Por un la­do, las gran­des di­fe­ren­cias que to­da­vía mar­can la con­di­ción de la mu­jer en el mun­do, de­ri­va­das prin­ci­pal­men­te de fac­to­res so­cio­cul­tu­ra­les. Por otro la­do, los lí­mi­tes del mo­de­lo de desa­rro­llo neo­li­be­ral, que con su vi­sión in­di­vi­dua­lis­ta co­rre el ries­go de pri­var de res­pon­sa­bi­li­dad al Es­ta­do. Se tra­ta, in­du­da­ble­men­te, de desafíos com­ple­jos y ur­gen­tes, que re­quie­ren res­pues­tas ade­cua­das y efi­ca­ces. Sé que en vuestra asam­blea os ha­béis com­pro­me­ti­do a iden­ti­fi­car pro­pues­tas de so­lu­cio­nes, des­ta­can­do los re­cur­sos ne­ce­sa­rios pa­ra po­ner­las en práctica. Apre­cio es­te tra­ba­jo de pla­ni­fi­ca­ción pas­to­ral con vis­tas a pro­por­cio­nar una asis­ten­cia más cua­li­fi­ca­da y pro­ve­cho­sa a las Igle­sias lo­ca­les. Aun­que im­por­tan­tes, es­tos no son los úni­cos desafíos a los que nos en­fren­ta­mos. La Sec­ción de Mi­gran­tes y Re­fu­gia­dos del Di­cas­te­rio pa­ra el Ser­vi­cio del Desa­rro­llo Hu­mano In­te­gral ha pu­bli­ca­do re­cien­te­men­te las “Orien­ta­cio­nes pas­to­ra­les so­bre la tra­ta de per­so­nas”, un do­cu­men­to que ex­pli­ca la com­ple­ji­dad de los desafíos ac­tua­les y ofre­ce in­di­ca­cio­nes cla­ras pa­ra to­dos los agen­tes pas­to­ra­les que deseen com­pro­me­ter­se en es­te ám­bi­to. Quie­ro re­no­var mi alien­to a to­dos los ins­ti­tu­tos fe­me­ni­nos de vi­da con­sa­gra­da que han dis­pues­to y sos­te­ni­do el com­pro­mi­so de sus mon­jas en la lu­cha con­tra la tra­ta y en la asis­ten­cia a las víc­ti­mas. A la vez que os in­vi­to a dar con­ti­nui­dad a es­te com­pro­mi­so, ha­go un lla­ma­mien­to a otras con­gre­ga­cio­nes re­li­gio­sas, tan­to mas­cu­li­nas co­mo fe­me­ni­nas, pa­ra que se ad­hie­ran a es­ta obra mi­sio­ne­ra, po­nien­do a dis­po­si­ción per­so­nal y re­cur­sos pa­ra que se pue­da lle­gar a to­dos los lu­ga­res. Tam­bién es­pe­ro que au­men­te el nú­me­ro de fun­da­cio­nes y be­ne­fac­to­res que ase­gu­ren su apo­yo ge­ne­ro­so y de­sin­te­re­sa­do a vuestras ac­ti­vi­da­des. Con res­pec­to a es­ta in­vi­ta­ción a otras con­gre­ga­cio­nes re­li­gio­sas, me re­fie­ro a los pro­ble­mas que mu­chas con­gre­ga­cio­nes tie­nen, y qui­zás al­gu­nas, tan­to fe­me­ni­nas co­mo mas­cu­li­nas, po­drán de­ci­ros: «Te­ne­mos tan­tos pro­ble­mas que re­sol­ver in­ter­na­men­te, que no po­de­mos...». De­cid­les que el Pa­pa ha di­cho que los pro­ble­mas “in­ter­nos” se re­suel­ven sa­lien­do a la ca­lle, así en­tra ai­re fres­co.

Te­nien­do en cuen­ta la mag­ni­tud de los desafíos que plan­tea la tra­ta, es ne­ce­sa­rio pro­mo­ver un com­pro­mi­so si­nér­gi­co por par­te de las di­ver­sas reali­da­des ecle­sia­les. Si por una par­te la res­pon­sa­bi­li­dad pas­to­ral se con­fía esen­cial­men­te a las Igle­sias lo­ca­les y a los Or­di­na­rios, es desea­ble tam­bién que és­tos úl­ti­mos pue­dan par­ti­ci­par en la pla­ni­fi­ca­ción y en la ac­ción pas­to­ral de las con­gre­ga­cio­nes re­li­gio­sas fe­me­ni­nas y mas­cu­li­nas y de las or­ga­ni­za­cio­nes ca­tó­li­cas pre­sen­tes en su te­rri­to­rio, a fin de que la obra de la Igle­sia sea más opor­tu­na y efi­caz. En la lu­cha con­tra la tra­ta, las con­gre­ga­cio­nes re­li­gio­sas es­tán lle­van­do a ca­bo de ma­ne­ra ejem­plar su ta­rea de ani­ma­ción ca­ris­má­ti­ca de las Igle­sias lo­ca­les. Vuestras re­fle­xio­nes e ini­cia­ti­vas pas­to­ra­les han alla­na­do el ca­mino pa­ra una res­pues­ta ecle­sial ur­gen­te y efi­caz. Sin em­bar­go, quie­ro reite­rar que «El ca­mino de la vi­da con­sa­gra­da, tan­to mas­cu­li­na co­mo fe­me­ni­na, es el ca­mino de la in­ser­ción ecle­sial». (Dis­cur­so en­tre­ga­do a la 21ª Asam­blea Ple­na­ria de la UISG, 10 de ma­yo de 2019). Es el ca­mino que el ha he­cho Es­pí­ri­tu San­to: Él es el Au­tor del “des­or­den” en la Igle­sia, con tan­tos ca­ris­mas, y al mis­mo tiem­po es el Au­tor de la ar­mo­nía en la Igle­sia. Un ca­mino de ri­que­za. Y es­to es es­tar en la Igle­sia, con los do­nes del Es­pí­ri­tu San­to: es la li­ber­tad del Es­pí­ri­tu. Y si al­guno de vo­so­tros tie­ne al­gu­na du­da, to­mad los He­chos de los Após­to­les y ved qué crea­ti­vi­dad tie­ne el Es­pí­ri­tu, cuan­do los cre­yen­tes tie­nen el va­lor de sa­lir de la Si­na­go­ga, de sa­lir fue­ra. Fue­ra de la Igle­sia —de es­ta Igle­sia— y en pa­ra­le­lo con la Igle­sia lo­cal, las co­sas no fun­cio­nan. Que­ri­das her­ma­nas, os ben­di­go y en­co­mien­do a la Vir­gen Ma­ría vues­tros bue­nos pro­pó­si­tos pa­ra el fu­tu­ro y os ase­gu­ro mi re­cuer­do en la ora­ción. Y vo­so­tras tam­bién, no os ol­vi­déis de re­zar por mí por­que lo ne­ce­si­to.

Y me per­mi­to un con­se­jo fi­nal. No ter­mi­néis nun­ca el día sin pen­sar en la mi­ra­da de una de las víc­ti­mas que ha­béis co­no­ci­do: se­rá una her­mo­sa ora­ción. Gra­cias.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.