Por la evan­ge­li­za­ción y por una eco­lo­gía in­te­gral

El Pon­tí­fi­ce in­vi­ta a re­zar por el sí­no­do

La Razón (Madrid) - L Osservatore - - L’OSSERVATOR­E ROMANO -

Con una fe hu­mil­de, ge­nui­na, pu­ra, nos po­de­mos po­ner los unos al ser­vi­cio de los otros sin pre­ten­sio­nes de ser agra­de­ci­dos, sin reivin­di­ca­cio­nes. Lo su­gi­rió el Pa­pa Fran­cis­co du­ran­te el re­zo del Án­ge­lus, a me­dio­día del do­min­go 6 de oc­tu­bre, con los pe­re­gri­nos pre­sen­tes en la pla­za San Pe­dro.

Que­ri­dos her­ma­nos y her­ma­nas, ¡bue­nos días!

ElEl Evan­ge­lio de hoy (cf. Lu­cas 17, 5-10) pre­sen­ta el te­ma de la fe, in­tro­du­ci­do con la de­man­da de los dis­cí­pu­los: «Au­mén­ta­nos la fe» (v. 5). Una her­mo­sa ora­ción, que de­be­ría­mos re­zar tan­to du­ran­te el día: «¡Se­ñor, au­mén­ta­me la fe!». Je­sús res­pon­de con dos imá­ge­nes: el grano de mos­ta­za y el sier­vo dis­po­ni­ble. «Si tu­vie­rais fe co­mo un grano de mos­ta­za, ha­bríais di­cho a es­te si­có­mo­ro: “Arrán­ca­te y plán­ta­te en el mar”, y os ha­bría obe­de­ci­do» (v. 6). La mo­re­ra es un ár­bol fuer­te, bien arrai­ga­do en la tie­rra y re­sis­ten­te a los vien­tos. Je­sús, por tan­to, quie­re ha­cer com­pren­der que la fe, aun­que sea pe­que­ña, pue­de te­ner la fuer­za pa­ra arran­car in­clu­so una mo­re­ra; y lue­go tras­plan­tar­la al mar, lo cual es al­go aún más im­pro­ba­ble: pe­ro na­da es im­po­si­ble pa­ra los que tie­nen fe, por­que no se apo­yan en sus pro­pias fuer­zas, sino en Dios, que lo pue­de to­do. La fe com­pa­ra­ble al grano de mos­ta­za es una fe que no es or­gu­llo­sa ni se­gu­ra de sí mis­ma, ¡no pre­ten­de ser un gran cre­yen­te ha­cien­do el ri­dícu­lo en al­gu­nas oca­sio­nes! Es una fe que en su hu­mil­dad sien­te una gran ne­ce­si­dad de Dios y, en la pe­que­ñez, se aban­do­na con ple­na con­fian­za a Él. Es la fe la que nos da la ca­pa­ci­dad de mi­rar con es­pe­ran­za los al­ti­ba­jos de la vi­da, la que nos ayu­da a acep­tar in­clu­so las de­rro­tas y los su­fri­mien­tos, sa­bien­do que el mal no tie­ne nun­ca, no ten­drá nun­ca la úl­ti­ma pa­la­bra. ¿Có­mo po­de­mos en­ten­der si real­men­te te­ne­mos fe, es de­cir, si nues­tra fe, aun­que mi­nús­cu­la, es ge­nui­na, pu­ra y di­rec­ta? Je­sús nos lo ex­pli­ca in­di­can­do cuál es la me­di­da de la fe: el ser­vi­cio. Y lo ha­ce con una pa­rá­bo­la que a pri­me­ra vis­ta es un po­co des­con­cer­tan­te, por­que pre­sen­ta la fi­gu­ra de un amo do­mi­nan­te e in­di­fe­ren­te. Pe­ro ese mis­mo com­por­ta­mien­to del amo po­ne de re­lie­ve el ver­da­de­ro cen­tro de la pa­rá­bo­la, es de­cir, la ac­ti­tud de dis­po­ni­bi­li­dad del sier­vo. Je­sús quie­re de­cir que así es un hom­bre de fe en su re­la­ción con Dios: se rin­de com­ple­ta­men­te a su vo­lun­tad, sin cálcu­los ni pre­ten­sio­nes. Es­ta ac­ti­tud ha­cia Dios se re­fle­ja tam­bién en el mo­do en que nos com­por­ta­mos en co­mu­ni­dad: se re­fle­ja en la ale­gría de es­tar al ser­vi­cio de los de­más, en­con­tran­do ya en es­to nues­tra pro­pia re­com­pen­sa y no en los pre­mios y las ga­nan­cias que de ello se pue­den de­ri­var. Es­to es lo que Je­sús en­se­ña al fi­nal de es­ta lec­tu­ra: «Cuan­do ha­yáis he­cho to­do lo que os fue man­da­do, de­cid: “So­mos sier­vos inú­ti­les; he­mos he­cho lo que de­bía­mos ha­cer”» (v. 10). Sier­vos inú­ti­les; es de­cir, sin re­cla­mar agra­de­ci­mien­tos, sin pre­ten­sio­nes. “So­mos sier­vos inú­ti­les” es una ex­pre­sión de hu­mil­dad y dis­po­ni­bi­li­dad que ha­ce mu­cho bien a la Igle­sia y re­cuer­da la ac­ti­tud ade­cua­da pa­ra tra­ba­jar en ella: el ser­vi­cio hu­mil­de, cu­yo ejem­plo nos dio Je­sús, la­van­do los pies a los dis­cí­pu­los (cf. Juan 13, 3-17).

Que la Vir­gen Ma­ría, mu­jer de fe, nos ayu­de a an­dar por es­ta sen­da. Nos di­ri­gi­mos a ella en la vi­gi­lia de la fies­ta de Nues­tra Se­ño­ra del Ro­sa­rio, en co­mu­nión con los fie­les reuni­dos en Pom­pe­ya pa­ra la tra­di­cio­nal Sú­pli­ca.

Des­pués de la ora­ción y la ben­di­ción, el Pa­pa Fran­cis­co in­vi­tó, en par­ti­cu­lar, a re­zar por el Sí­no­do que se aca­ba­ba de ini­ciar y des­pués sa­lu­dó a los di­fe­ren­tes gru­pos de pe­re­gri­nos

¡Que­ri­dos her­ma­nos y her­ma­nas!

Aca­ba de con­cluir la ce­le­bra­ción eu­ca­rís­ti­ca en la Ba­sí­li­ca de San Pe­dro con la que he­mos ini­cia­do la Asam­blea Es­pe­cial del Sí­no­do de los Obis­pos pa­ra la re­gión Pa­na­ma­zó­ni­ca. Du­ran­te tres se­ma­nas los Pa­dres si­no­da­les, reuni­dos en torno al Su­ce­sor de Pe­dro, re­fle­xio­na­rán so­bre la mi­sión de la Igle­sia en la Ama­zo­nía, so­bre la evan­ge­li­za­ción y so­bre la pro­mo­ción de una eco­lo­gía in­te­gral. Os pi­do que acom­pa­ñéis es­te acon­te­ci­mien­to ecle­sial con la ora­ción, pa­ra que pue­da ser vi­vi­do en co­mu­nión fra­ter­na y en obe­dien­cia al Es­pí­ri­tu San­to, que siem­pre in­di­ca los ca­mi­nos ha­cia el tes­ti­mo­nio del Evan­ge­lio.

Os doy las gra­cias a to­dos vo­so­tros, pe­re­gri­nos que ha­béis ve­ni­do en gran nú­me­ro des­de Ita­lia y des­de mu­chas otras par­tes del mun­do. Sa­lu­do a los fie­les de Hei­del­berg, Ale­ma­nia, y Ro­zła­zino, Po­lo­nia; a los es­tu­dian­tes de Di­lin­ga, tam­bién en Ale­ma­nia, y a los del Ins­ti­tu­to San Al­fon­so de Be­lla Vis­ta, Ar­gen­ti­na.

Sa­lu­do al gru­po de Fa­ra Vi­cen­tino y Zu­gliano, a las fa­mi­lias de Al­ta Val Ti­do­ne, a los pe­re­gri­nos de los Cas­te­lli Ro­ma­ni que han mar­cha­do por la paz y a los de Ca­mi­sano Vi­cen­tino que han re­co­rri­do la Vía Fran­cí­ge­na por una ini­cia­ti­va so­li­da­ria.

Os de­seo a to­dos un fe­liz do­min­go.

Y, por fa­vor, no os ol­vi­déis de re­zar por mí.

¡Qué ten­gáis un buen al­muer­zo y has­ta pron­to!

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.