El pi­lar de Pue­bla

Fran­cis­co en el 40º aniver­sa­rio de la III Co­ne­fe­ren­cia Ge­ne­ral del Epis­co­pa­do La­ti­noa­me­ri­cano Pa­so fun­da­men­tal en el ca­mino de la Igle­sia latinoamer­icana ha­cia su ma­du­rez

La Razón (Madrid) - L Osservatore - - L’OSSERVATOR­E ROMANO -

«Pue­bla pu­so fun­da­men­tos muy se­rios pa­ra ir ade­lan­te» res­pec­to a la «evan­ge­li­za­ción de la cul­tu­ra» y ha re­pre­sen­ta­do «un pa­so más ade­lan­te en el ca­mino de la Igle­sia latinoamer­icana ha­cia su ma­du­rez». Así re­cor­dó el Pon­tí­fi­ce la III Con­fe­ren­cia Ge­ne­ral del Epis­co­pa­do La­ti­noa­me­ri­cano que se ce­le­bró en la ciu­dad me­xi­ca­na en 1979. Fran­cis­co ha­bló la ma­ña­na del jue­ves 3 de oc­tu­bre, du­ran­te la au­dien­cia a los par­ti­ci­pan­tes del con­gre­so or­ga­ni­za­do en Ro­ma por la Pon­ti­fi­cia co­mi­sión pa­ra Amé­ri­ca La­ti­na jun­to al Pon­ti­fi­cio co­mi­té de cien­cias his­tó­ri­cas con oca­sión del 40º aniver­sa­rio del en­cuen­tro his­tó­ri­co. Her­ma­nos y her­ma­nas, bien­ve­ni­dos:

Agra­dez­coA­gra­dez­co al Re­ve­ren­do Pa­dre Ber­nard Ar­du­ra, Pre­si­den­te del Co­mi­té Pon­ti­fi­cio de Cien­cias His­tó­ri­cas, sus ama­bles pa­la­bras —y vién­do­lo así pa­re­ce el vi­ce-pa­pa— me con­gra­tu­lo con el Co­mi­té y con la Co­mi­sión Pon­ti­fi­cia pa­ra Amé­ri­ca La­ti­na de ha­ber que­ri­do con­me­mo­rar, con el Con­gre­so que tie­ne lu­gar aho­ra en Ro­ma, los 40 años de la III Con­fe­ren­cia Ge­ne­ral del Epis­co­pa­do La­ti­noa­me­ri­cano en Pue­bla de los Án­ge­les.

Me ale­gra po­der en­con­trar­me, aun­que sea bre­ve­men­te, con los re­la­to­res y or­ga­ni­za­do­res de es­te even­to. Les ase­gu­ro que me hu­bie­ra gus­ta­do te­ner más tiem­po y com­par­tir tan­tas vi­ven­cias y ex­pe­rien­cias con us­te­des.

Si me per­mi­ten al­gún re­cuer­do per­so­nal, por en­ton­ces era Pro­vin­cial de la Com­pa­ñía de Je­sús en Ar­gen­ti­na, y se­guí con mu­cha aten­ción e in­te­rés to­do el in­ten­so y apasionado pro­ce­so de pre­pa­ra­ción de esa ter­ce­ra Con­fe­ren­cia. Tu­ve pre­sen­te tres he­chos so­bre­sa­lien­tes que, sin du­da, iban a en­ca­mi­nar el even­to. El pri­me­ro de ellos fue la de­ci­sión de San Juan Pa­blo II de rea­li­zar su pri­mer via­je apos­tó­li­co pre­ci­sa­men­te a Mé­xi­co y de pro­nun­ciar el dis­cur­so inau­gu­ral de la Con­fe­ren­cia, que in­di­có con cla­ri­dad los ca­mi­nos pa­ra su desa­rro­llo. Fue co­mo la inau­gu­ra­ción de su lar­go, iti­ne­ran­te y fe­cun­do pon­ti­fi­ca­do mi­sio­ne­ro. El se­gun­do he­cho que me pa­re­ció fun­da­men­tal des­de el prin­ci­pio de la pre­pa­ra­ción de la Con­fe­ren­cia fue to­mar la Ex­hor­ta­ción apos­tó­li­ca Evan­ge­lii nun­tian­di de San Pa­blo VI co­mo te­lón de fon­do y fuen­te de re­fe­ren­cia pa­ra to­da su rea­li­za­ción. Evan­ge­lii nun­tian­di es el me­jor do­cu­men­to pas­to­ral del post-con­ci­lio y hoy to­da­vía tie­ne vi­gen­cia. Y una co­sa per­so­nal: cuan­do me tu­ve que que­dar en Ro­ma, por ra­zo­nes aje­nas a mi vo­lun­tad, pe­dí que me tra­je­ran muy po­cos li­bros, muy po­cos, no más de sie­te, y en­tre ellos es­ta­ba el tex­to pri­me­ro que yo tu­ve de Evan­ge­lii nun­tian­di sub­ra­ya­do, Re­dem­pto­ris Ma­ter de san Juan Pa­blo II con to­dos los pa­pe­les que yo ha­bía to­ma­do pa­ra dar re­ti­ros es­pi­ri­tua­les, y el do­cu­men­to de Pue­bla to­tal­men­te evi­den­cia­do en di­ver­sos co­lo­res. Es­to pa­ra de­cir­les co­mo se­guí de cer­ca en aquel mo­men­to to­do es­to. No po­cas ve­ces he re­pe­ti­do que, pa­ra mí, la Evan­ge­lii nun­tian­di es un do­cu­men­to de­ci­si­vo, de gran ri­que­za, en el ca­mino post-con­ci­liar de la Igle­sia.

Más aún Evan­ge­lii gau­dium es un ele­gan­te pla­gio de Evan­ge­lii nun­tian­di y del do­cu­men­to de Apa­re­ci­da. Sa­ben, sal­to de ahí. Si­guien­do su es­te­la y jun­to con el Do­cu­men­to de Apa­re­ci­da, vino la Ex­hor­ta­ción apos­tó­li­ca Evan­ge­lii gau­dium. El ter­cer he­cho im­por­tan­te fue to­mar co­mo pun­to de par­ti­da las in­tui­cio­nes y op­cio­nes pro­fé­ti­cas de la Con­fe­ren­cia de Me­de­llín pa­ra, en Pue­bla, dar un pa­so más ade­lan­te en el ca­mino de la Igle­sia latinoamer­icana ha­cia su ma­du­rez.

Sé que us­te­des es­tán es­tu­dian­do con pro­yec­ción los con­te­ni­dos de la Con­fe­ren­cia de Pue­bla. Re­cuer­do al­gu­nos de los más sig­ni­fi­ca­ti­vos: la no­ve­dad de una au­to­con­cien­cia his­tó­ri­ca de la Igle­sia en Amé­ri­ca La­ti­na; una bue­na ecle­sio­lo­gía que re­to­ma la ima­gen y el ca­mino del pue­blo de Dios en el Con­ci­lio Va­ti­cano II; una ma­rio­lo­gía bien in­cul­tu­ra­da; los ca­pí­tu­los más ri­cos y crea­ti­vos so­bre la evan­ge­li­za­ción de la cul­tu­ra y de la pie­dad po­pu­lar en Amé­ri­ca La­ti­na; es­to de la evan­ge­li­za­ción de las cul­tu­ras, Pue­bla pu­so fun­da­men­tos muy se­rios pa­ra ir ade­lan­te: la crí­ti­ca va­lien­te del des­co­no­ci­mien­to de los de­re­chos hu­ma­nos y li­ber­ta­des en aque­llos tiem­pos que se vi­vían en la re­gión y las op­cio­nes por los jó­ve­nes, los po­bres y los cons­truc­to­res de la so­cie­dad. Mu­chos de us­te­des lo vi­vie­ron de cer­ca, y te­ne­mos a “l’en­fant te­rri­ble” de aque­lla épo­ca que su­po pro­fe­ti­zar y lle­var ade­lan­te las co­sas.

Se pue­de de­cir que Pue­bla sen­tó las ba­ses y abrió ca­mi­nos ha­cia Apa­re­ci­da. Cu­rio­so que de Pue­bla se sal­ta a Apa­re­ci­da. San­to Do­min­go, que tie­ne sus mé­ri­tos, pe­ro que­dó ahí. Por­que San­to Do­min­go es­tu­vo muy con­di­cio­na­da por los com­pro­mi­sos. Y el san­to Obis­po de Ma­ria­na, que fue el re­dac­tor ahí, tu­vo que ne­go­ciar con to­dos pa­ra que sa­lie­ra; al­go sir­ve, que es bueno, pe­ro no tie­ne la con­vo­ca­to­ria ni de Pue­bla ni de Apa­re­ci­da. Bueno, son los vai­ve­nes de la his­to­ria, sin dis­mi­nuir la ca­li­dad de San­to Do­min­go, pe­ro Pue­bla fue un pi­lar y sal­ta a Apa­re­ci­da. Bas­ta­ría afir­mar só­lo es­to pa­ra des­ta­car la bue­na opor­tu­ni­dad de con­me­mo­rar sus 40 años, no só­lo mi­ran­do ha­cia atrás, sino pro­yec­tán­do­la has­ta nues­tros días ecle­sia­les.

Y si­gan tra­ba­jan­do por fa­vor en es­tas co­sas, en es­tos do­cu­men­tos del epis­co­pa­do la­ti­noa­me­ri­cano que tie­nen mu­cho ju­go, mu­cho meo­llo, mu­cho ju­go. Y que son ca­pa­ces de lle­var ade­lan­te ri­que­zas muy gran­des de Amé­ri­ca la­ti­na, so­bre to­do su pie­dad po­pu­lar. Al­gu­nos en Ar­gen­ti­na pre­gun­ta­ban: pe­ro ¿por qué es tan ri­ca la pie­dad po­pu­lar? Por­que no fue cle­ri­ca­li­za­da. Co­mo a los cu­ras no les im­por­ta­ba, el pue­blo se or­ga­ni­zó a su ma­ne­ra. Es ver­dad que san Pa­blo VI, en el nú­me­ro 48 de Evan­ge­lii nun­tian­di, tie­ne que de­cir: “bueno, al­gu­nas co­sas hay que pu­ri­fi­car”, pe­ro des­pués de ala­bar el mo­vi­mien­to y de cam­biar el nom­bre. An­tes era re­li­gio­si­dad po­pu­lar, aho­ra es pie­dad po­pu­lar, él cam­bió el nom­bre, Apa­re­ci­da va más allá y ha­bla de es­pi­ri­tua­li­dad po­pu­lar.

Gra­cias por to­do lo que es­tán ha­cien­do. Jun­tos los in­vi­to a re­zar a la Vir­gen de Gua­da­lu­pe y pe­dir su ben­di­ción.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.