No trans­for­mar la re­li­gión en ideo­lo­gía

El Pa­pa in­vi­ta a los cris­tia­nos a ir «al en­cuen­tro» de los de­más y no «con­tra» los de­más

La Razón (Madrid) - L Osservatore - - L’OSSERVATOR­E ROMANO -

Que­ri­dos her­ma­nos y her­ma­nas, ¡bue­nos días!

Apar­ti­rA­par­tir del epi­so­dio de la la­pi­da­ción de Es­te­ban, apa­re­ce una fi­gu­ra que, jun­to a Pe­dro, es la más pre­sen­te e in­ci­si­va de los He­chos de los Após­to­les: la de «un jo­ven lla­ma­do Sau­lo» (He­chos 7, 58). Se le des­cri­be al prin­ci­pio co­mo al­guien que aprue­ba la muer­te de Es­te­ban y quie­re des­truir a la Igle­sia (cf. He­chos 8, 3); pe­ro lue­go se con­ver­ti­rá en el ins­tru­men­to ele­gi­do por Dios pa­ra anun­ciar el Evan­ge­lio a las gen­tes (cf. He­chos 9, 15; 22, 21; 26, 17).

Con el per­mi­so del su­mo sa­cer­do­te, Sau­lo per­si­gue a los cris­tia­nos y los cap­tu­ra. Vo­so­tros, que ve­nís de al­gu­nos pue­blos que han si­do per­se­gui­dos por las dic­ta­du­ras en­ten­déis muy bien lo que sig­ni­fi­ca per­se­guir a la gen­te y cap­tu­rar­la. Y lo ha­ce pen­san­do en ser­vir a la ley del Se­ñor. Lu­cas di­ce que Sau­lo “res­pi­ra­ba” «ame­na­zas y muer­tes con­tra los dis­cí­pu­los del Se­ñor» (He­chos 9, 1): en él hay so­plo de muer­te, no de vi­da.

El jo­ven Sau­lo es re­tra­ta­do co­mo un in­tran­si­gen­te, es de­cir, al­guien que ma­ni­fies­ta in­to­le­ran­cia con los que pien­san di­fe­ren­te a él, ex­tre­ma su pro­pia iden­ti­dad po­lí­ti­ca o re­li­gio­sa y re­du­ce al otro a un enemi­go po­ten­cial con­tra quien com­ba­tir. Un ideó­lo­go. En Sau­lo la re­li­gión se ha­bía trans­for­ma­do en ideo­lo­gía: ideo­lo­gía re­li­gio­sa, ideo­lo­gía so­cial, ideo­lo­gía po­lí­ti­ca. Só­lo des­pués de ser trans­for­ma­do por Cris­to en­se­ña­rá que la ver­da­de­ra lu­cha «no es con­tra la car­ne y la san­gre, sino con­tra [...] los Do­mi­na­do­res de es­te mun­do te­ne­bro­so, con­tra los Es­pí­ri­tus del mal» (Efe­sios 6, 12). En­se­ña­rá que no de­be­mos lu­char con­tra las per­so­nas, sino con­tra el mal que ins­pi­ra sus ac­cio­nes.

La con­di­ción de ra­bia —por­que Sau­lo es­ta­ba ra­bio­so— y de con­flic­to de Sau­lo in­vi­ta a que ca­da uno se pre­gun­te: ¿Có­mo vi­vo mi vi­da de fe? ¿Voy al en­cuen­tro de los de­más o es­toy en con­tra de los de­más? ¿Per­te­nez­co a la Igle­sia uni­ver­sal (bue­nos y ma­los, to­dos) o ten­go una ideo­lo­gía se­lec­ti­va? ¿Ado­ro a Dios o ado­ro las fór­mu­las dog­má­ti­cas? ¿Có­mo es mi vi­da re­li­gio­sa?¿La fe en Dios que pro­fe­so me ha­ce ami­ga­ble u hos­til a los que son di­fe­ren­tes a mí?

Lu­cas nos di­ce que, mien­tras Sau­lo se de­di­ca in­ten­sa­men­te a erra­di­car a la co­mu­ni­dad cris­tia­na, el Se­ñor si­gue sus hue­llas pa­ra lle­gar a su co­ra­zón y con­ver­tir­lo a sí. Es el mé­to­do del Se­ñor: lle­gar al co­ra­zón. El Re­su­ci­ta­do to­ma la ini­cia­ti­va y se ma­ni­fies­ta en Sau­lo en el ca­mino de Da­mas­co, acon­te­ci­mien­to que se na­rra tres ve­ces en el li­bro de los He­chos (cf. He­chos 9, 3-19; 22, 3-21; 26, 4-23). A tra­vés del bi­no­mio de “luz” y “voz”, ca­rac­te­rís­ti­co de las teo­fa­nías, el Re­su­ci­ta­do se le apa­re­ce a Sau­lo y le pi­de cuen­tas de su fu­ria fra­tri­ci­da: «Saúl, Saúl, ¿por qué me per­si­gues? “(He­chos 9, 4). Aquí el Re­su­ci­ta­do ma­ni­fies­ta su ser una so­la co­sa con los que creen en Él: ¡ata­car a un miem­bro de la Igle­sia es ata­car al mis­mo Cris­to! Tam­bién los que son ideó­lo­gos por­que quie­ren el “pu­ris­mo” —en­tre co­mi­llas— de la Igle­sia, ata­can a Cris­to.

La voz de Je­sús di­ce a Sau­lo: «Le­ván­ta­te, en­tra en la ciu­dad, y se te di­rá lo que de­bes ha­cer» (He­chos 9, 6). Sin em­bar­go, cuan­do se le­van­ta, Sau­lo no ve na­da, se ha vuel­to cie­go, y de hom­bre fuer­te, au­to­ri­ta­rio e in­de­pen­dien­te se vuel­ve dé­bil, ne­ce­si­ta­do y de­pen­dien­te de los de­más por­que no ve. La luz de Cris­to lo ha des­lum­bra­do y ce­ga­do: «Así, se pre­sen­ta tam­bién ex­te­rior­men­te lo que era su reali­dad in­te­rior, su ce­gue­ra res­pec­to de la ver­dad, de la luz que es Cris­to. Y des­pués su “sí” de­fi­ni­ti­vo a Cris­to en el bau­tis­mo abre de nue­vo sus ojos, lo ha­ce ver real­men­te» (Be­ne­dic­to XVI, Au­dien­cia ge­ne­ral, 3 de sep­tiem­bre de 2008).

De es­te “cuer­po a cuer­po” en­tre Sau­lo y el Re­su­ci­ta­do, co­mien­za una trans­for­ma­ción que mues­tra la “pas­cua per­so­nal” de Sau­lo, su pa­so de la muer­te a la vi­da: lo que una vez fue glo­ria se con­vier­te en «ba­su­ra» que hay que re­cha­zar pa­ra ad­qui­rir la ver­da­de­ra ga­nan­cia que es Cris­to y la vi­da en él (cf. Fi­li­pen­ses 3, 7-8).

Pa­blo re­ci­be el bau­tis­mo. El bau­tis­mo mar­ca así pa­ra Sau­lo, co­mo pa­ra ca­da uno de no­so­tros, el co­mien­zo de una nue­va vi­da, y se acom­pa­ña de una nue­va mi­ra­da ha­cia Dios, ha­cia sí mis­mo y ha­cia los de­más, que de enemi­gos se con­vier­ten en her­ma­nos en Cris­to.

Pi­da­mos al Pa­dre que nos ha­ga ex­pe­ri­men­tar, co­mo a Sau­lo, el im­pac­to con su amor que só­lo pue­de ha­cer de un co­ra­zón de pie­dra un co­ra­zón de car­ne (cf. Eze­quiel 11, 19), ca­paz de aco­ger en sí «los mis­mos sen­ti­mien­tos que Cris­to» (Fi­li­pen­ses 2, 5).

Al fi­na­li­zar la au­dien­cia, sa­lu­dan­do a los di­fe­ren­tes gru­pos de fie­les pre­sen­tes, el Pon­tí­fi­ce re­cor­dó el Mes mi­sio­ne­ro ex­tra­or­di­na­rio en cur­so e in­vi­tó a to­dos a «res­pon­der con va­lor a la vo­ca­ción di­vi­na».

Sa­lu­do cor­dial­men­te a los pe­re­gri­nos de len­gua es­pa­ño­la. A to­dos los in­vi­to a ex­pe­ri­men­tar, co­mo Sau­lo, el im­pac­to del amor de Dios en nues­tra vi­da, que trans­for­ma nues­tro co­ra­zón de pie­dra en un co­ra­zón de car­ne, ca­paz de aco­ger los sen­ti­mien­tos de Cris­to y ha­cer­los lle­gar a los que nos ro­dean.

Que Dios los ben­di­ga.

«¿Có­mo vi­vo mi vi­da de fe? ¿Voy al en­cuen­tro de los de­más o es­toy con­tra los de­más?»: a es­tas pre­gun­tas es­tá lla­ma­do a res­pon­der to­do cris­tiano a la luz de la ex­pe­rien­cia de con­ver­sión de Sau­lo. Lo sub­ra­yó el Pa­pa Fran­cis­co en la au­dien­cia ge­ne­ral del miér­co­les, 9 de oc­tu­bre, en la pla­za de San Pe­dro, con­ti­nuan­do el ci­clo de ca­te­que­sis so­bre los He­chos de los Após­to­les.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.