Lo que su­ce­de en la Ama­zo­nía afec­ta a to­do el pla­ne­ta

En­tre­vis­ta con la auditora del Sí­no­do Moema Ma­ria Mar­ques de Mi­ran­da de la REPAM

La Razón (Madrid) - L Osservatore - - PORTADA - SILVINIA PÉ­REZ

Sin du­das, uno de los ma­yo­res desafíos del si­glo XXI es ase­gu­rar la su­fi­cien­te ener­gía y agua pa­ra el bie­nes­tar de la hu­ma­ni­dad, man­te­nien­do, al mis­mo tiem­po, la sa­lud eco­ló­gi­ca, in­te­gri­dad y ca­pa­ci­dad de re­cu­pe­ra­ción de las cuen­cas hi­dro­grá­fi­cas. Moema Ma­ria Mar­ques de Mi­ran­da, lai­ca fran­cis­ca­na, ase­so­ra de la Red Ecle­sial Pa­na­ma­zó­ni­ca, REPAM y de “Igle­sias y Mi­ne­ría” (Bra­sil) lo sa­be bien. Es­te mes es­tá en Ro­ma pa­ra par­ti­ci­par en el Sí­no­do co­mo auditora y, des­de la ex­pe­rien­cia en el te­rreno, sos­tie­ne que: “las se­quías, el au­men­to de la po­bla­ción, la so­bre­ex­plo­ta­ción eco­nó­mi­ca y la ma­la ges­tión de re­cur­sos han con­ver­ti­do la es­ca­sez de agua po­ta­ble en un gra­ve pro­ble­ma pla­ne­ta­rio cu­yo fu­tu­ro se pre­vé aún más fu­nes­to”. En es­ta en­tre­vis­ta con L'Os­ser­va­to­re Ro­mano des­gra­na los pun­tos cla­ve que ex­pli­can el va­lor tras­cen­den­tal de es­te Sí­no­do so­bre el pul­món del pla­ne­ta y su re­per­cu­sión a ni­vel glo­bal.

¿Cuál es la im­por­tan­cia del Sí­no­do pa­ra la Igle­sia y la so­cie­dad de la Pa­na­ma­zo­nia?

Es­ta­mos vi­vien­do un mo­men­to úni­co en la hu­ma­ni­dad no so­la­men­te en Amé­ri­ca la­ti­na , es un mo­men­to cru­cial , un mo­men­to de­ter­mi­na­do por un cru­ce iné­di­to de urgencias. Y es­te Sí­no­do res­pon­de a es­tas urgencias. Hoy la Igle­sia tie­ne con­cien­cia cla­ra de que cui­dar de la ca­sa co­mún, for­ma par­te de nues­tra fe, es una con­se­cuen­cia de nues­tra fe. Uno de los desafíos pa­ra la Igle­sia es mos­trar la vi­da de la

Igle­sia de la Ama­zo­nía y to­do lo que de po­si­ti­vo se ha lle­va­do a ca­bo, así co­mo los sue­ños, as­pi­ra­cio­nes, gri­tos, cla­mo­res y su­fri­mien­tos de sus co­mu­ni­da­des.

¿Có­mo dis­cer­nir el ca­mino que se de­be se­guir?

¡Nues­tra ca­sa es­tá en lla­mas! La sel­va ama­zó­ni­ca no es so­la­men­te de Bra­sil ni de los paí­ses por los que se ex­tien­de, des­de Bo­li­via has­ta Ecua­dor, de Pe­rú a Co­lom­bia. Per­te­ne­ce a la en­te­ra hu­ma­ni­dad. Con­ser­var la Ama­zo­na es obli­ga­ción de to­dos. El co­lo­sal bos­que tro­pi­cal es una de las re­gio­nes más ri­cas en cuan­to a di­ver­si­dad y una im­pres­cin­di­ble fuen­te de oxí­geno. Con­tri­bu­ye de ma­ne­ra de­ci­si­va a re­gu­lar el cli­ma mun­dial, es un gran su­mi­de­ro de dió­xi­do de car­bono e im­pac­ta en la cir­cu­la­ción de las co­rrien­tes oceá­ni­cas. Por lo tan­to la des­truc­ción del pul­món del pla­ne­ta de­be ser abor­da­da co­mo una cri­sis de al­can­ce glo­bal y con el con­cur­so de la co­mu­ni­dad in­ter­na­cio­nal. En los úl­ti­mos 60 años la cuen­ca ama­zó­ni­ca ha per­di­do ya un 20% de su su­per­fi­cie a cau­sa de la de­fo­res­ta­ción. Es­te Sí­no­do ha si­do con­vo­ca­do en el 2017 y es­to de­mues­tra que la Igle­sia hoy y siem­pre ca­mi­na jun­to a los hom­bres que su­fren las con­se­cuen­cias de es­te tiem­po pre­sen­te. La sen­si­bi­li­dad del Pa­pa Fran­cis­co, ade­más , ha en­ten­di­do que las so­lu­cio­nes a los gran­des pro­ble­mas del mun­do pue­den lle­gar tam­bién des­de las pe­ri­fe­rias. Son las pe­ri­fe­rias que traen al cen­tro nue­vos mo­de­los de vi­da más com­pa­ti­bles con los pro­ble­mas ac­tua­les. Ac­tual­men­te la lu­cha por tie­rras y re­cur­sos re­pre­sen­ta una de las prin­ci­pa­les cau­sas de vio­la­ción de de­re­chos hu­ma­nos a ni­vel glo­bal. Ca­da se­ma­na son ase­si­na­dos una me­dia de dos in­dí­ge­nas por opo­ner­se a los des­truc­to­res del me­dio am­bien­te. La Igle­sia mar­ti­rial de Amé­ri­ca la­ti­na es fiel al Pa­pa y a la Igle­sia uni­ver­sal en el tran­si­tar es­te ca­mino.

¿Cuál es la prin­ci­pal ame­na­za pa­ra la Ama­zo­nia en es­te mo­men­to?

La de­fo­res­ta­ción, los in­cen­dios fo­res­ta­les y los ma­cro­pro­yec­tos au­to­ri­za­dos por el Go­bierno que abren pa­so a los gran­des cul­ti­vos, a las ex­plo­ta­cio­nes a gran es­ca­la, co­mo las de so­ja, ca­ña de azú­car o eu­ca­lip­to, jun­to a la ex­plo­ta­ción mi­ne­ra. Ber­go­glio, des­de que fue ele­gi­do Pa­pa en 2013, ha con­ver­ti­do la eco­lo­gía en uno de los pi­la­res de su pon­ti­fi­ca­do. En esa lí­nea, la si­tua­ción de la sel­va ama­zó­ni­ca y de los pue­blos in­dí­ge­nas que la ha­bi­tan son ele­men­tos re­cu­rren­tes de su ma­gis­te­rio.

¿Qué es la Ama­zo­nia pa­ra los pue­blos in­dí­ge­nas?

Es la vi­da. Pe­ro en reali­dad lo que su­ce­de en nues­tro con­ti­nen­te afec­ta a to­do el pla­ne­ta. Un es­tor­nu­do ama­zó­ni­co po­dría sig­ni­fi­car una gri­pe en Eu­ro­pa. Al­go así co­mo el efec­to ma­ri­po­sa del que tan­to se ha­bla. No se pue­den ais­lar los ca­sos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.