La se­ma­na del Pa­pa

La Razón (Madrid) - L Osservatore - - L’OSSERVATOR­E ROMANO -

So­bre el fút­bol

Fran­cis­coF­ran­cis­co re­ci­bió en au­dien­cia el día 13 de oc­tu­bre a la se­lec­ción na­cio­nal ita­lia­na de fút­bol y a los di­rec­ti­vos de la Fe­de­ra­ción Ita­lia­na de Fút­bol con mo­ti­vo de las ini­cia­ti­vas del equi­po na­cio­nal con el Hos­pi­tal pe­diá­tri­co Bam­bino Ge­sù en el 150º aniver­sa­rio del na­ci­mien­to de esa ins­ti­tu­ción. El Pon­tí­fi­ce pro­nun­ció un breve dis­cur­so, en el que agra­de­ció a los ju­ga­do­res por vi­si­tar a los ni­ños en el cen­tro mé­di­co y sub­ra­yó, por un la­do, el va­lor de la ter­nu­ra, «esa que to­dos te­ne­mos, pe­ro que a me­nu­do es­con­de­mos» y por otro, «la ale­gría que vie­ne del jue­go», de la pelota, por­que «in­clu­so con una pelota de tra­pos se pue­den ha­cer milagros». El Pa­pa tam­bién com­par­tió re­cuer­dos de su in­fan­cia con los pre­sen­tes: «El ba­lón atrae. Re­cuer­do que ha­bía una pe­que­ña pla­za a po­cos me­tros de mi ca­sa. Allí ju­gá­ba­mos, pe­ro no siem­pre te­nía­mos un ba­lón a dis­po­si­ción, por­que en­ton­ces el ba­lón era de cue­ro, era muy ca­ro. To­da­vía no ha­bía plás­ti­co, to­da­vía no ha­bía ba­lo­nes de go­ma... Ha­bía una pelota de tra­po», re­la­tó. Fran­cis­co tam­bién sub­ra­yó la im­por­tan­cia de la ter­nu­ra a la ho­ra de di­ri­gir­se a los ni­ños. «En el len­gua­je pa­ra com­pren­der a un ni­ño y acer­car­se a él hay ter­nu­ra, siem­pre. Lo úni­co que el ni­ño en­tien­de y que no­so­tros fren­te a un ni­ño em­pe­za­mos a en­ten­der: el len­gua­je de la ter­nu­ra», se­ña­ló. Y agre­gó: «La ter­nu­ra siem­pre sa­le cuan­do te­ne­mos de fren­te a un ni­ño, ¿no?». Tam­bién es­tu­vo pre­sen­te en el en­cuen­tro la Pre­si­den­ta del Hos­pi­tal Pe­diá­tri­co Bam­bino Ge­sù, la Dra. Ma­rie­lla Enoch.

Por la fies­ta de Nues­tra Se­ño­ra de Apa­re­ci­da

Co­nCon oca­sión de la fies­ta li­túr­gi­ca de Nues­tra Se­ño­ra de Apa­re­ci­da, Pa­tro­na de Bra­sil, el Pa­pa en­vió un men­sa­je de ví­deo al pue­blo bra­si­le­ño, du­ran­te una de las pau­sas de las reunio­nes del Sí­no­do de la Ama­zo­nía. «En el día de Nues­tra Se­ño­ra de Apa­re­ci­da, lle­vo en mi co­ra­zón al pue­blo bra­si­le­ro y les man­do un sa­lu­do. Y que Ella, pe­que­ñi­ta, hu­mil­de, los si­ga cu­brien­do y los acom­pa­ñe en su ca­mino: ca­mino de paz, de ale­gría y de jus­ti­cia. Los acom­pa­ñe en sus do­lo­res, cuan­do no pue­den cre­cer por tan­tas li­mi­ta­cio­nes po­lí­ti­cas, o so­cia­les o eco­ló­gi­cas, y de tan­tos lu­ga­res que pro­vie­nen. Que Ella les ayu­de a cre­cer y a li­be­rar­se con­ti­nua­men­te. Que los ben­di­ga», es el de­seo que ex­pre­só Fran­cis­co.

Nues­tra Se­ño­ra de Apa­re­ci­da fue de­cla­ra­da Pa­tro­na de Bra­sil en 1929 por el Pa­pa Pío xi. La his­to­ria cuen­ta que en el año 1717, el go­ber­na­dor del es­ta­do de Sao Pau­lo y Mi­nas Ge­rais pa­só por la vi­lla de Gua­ra­tin­gue­tá ca­mino a vi­lla Ri­ca. Por tal mo­ti­vo, los po­bla­do­res del lu­gar, que­rien­do aga­sa­jar al in­vi­ta­do, so­li­ci­ta­ron a tres pes­ca­do­res, Do­min­go Gar­cia, Fe­li­pe Pe­dro­so e João Al­ves, una pro­vi­sión de pe­ces. Es­tos hom­bres es­ta­ban en el río Pa­raí­ba, arro­jan­do sus re­des en el agua, cuan­do de re­pen­te al le­van­tar una de ellas, en­con­tra­ron una fi­gu­ra ro­ta de te­rra­co­ta de la Vir­gen de la Con­cep­ción. En ese mo­men­to la pes­ca, que has­ta en­ton­ces ha­bía si­do es­ca­sa, se con­vir­tió en abun­dan­te, tan­to que tu­vie­ron que vol­ver a la cos­ta por el pe­so que te­nían sus pe­que­ñas em­bar­ca­cio­nes.

Uno de los pes­ca­do­res lle­vó la ima­gen a su ca­sa y le reali­zó un pe­que­ño al­tar, unos años des­pués crea­ron un ora­to­rio, un lu­gar que era vi­si­ta­do por to­dos los lu­ga­re­ños. El 5 de ma­yo de 1743, se co­men­zó a cons­truir un tem­plo, que se inau­gu­ró el 26 de ju­lio de 1745, ve­ne­ran­do a la Vir­gen ba­jo la in­vo­ca­ción de Nues­tra Se­ño­ra Apa­re­ci­da. En 1955 co­men­zó la cons­truc­ción de la nue­va Ba­sí­li­ca de Nues­tra Se­ño­ra Apa­re­ci­da en Sao Pau­lo. El 4 de ju­lio de 1980, San Juan Pa­blo II, du­ran­te su vi­si­ta a Bra­sil, con­sa­gró la Ba­sí­li­ca y la de­cla­ró el ma­yor San­tua­rio Ma­riano del mun­do.

En­cuen­tro con un gru­po de ca­pu­chi­nos

ElEl Pa­pa Fran­cis­co re­ci­bió a un gru­po de her­ma­nos her­ma­nos ca­pu­chi­nos me­no­res de la Pro­vin­cia ita­lia­na de Las Mar­cas, el jue­ves 10 de oc­tu­bre por la ma­ña­na y man­tu­vo con ellos una con­ver­sa­ción cor­dial mar­ca­da por la fra­ter­ni­dad y la sen­ci­llez, en la que tam­bién hu­bo es­pa­cio pa­ra for­mu­lar al­gu­nas pre­gun­tas al Pon­tí­fi­ce. «La ale­gría es vues­tra for­ta­le­za», les re­cor­dó Fran­cis­co. En su en­cuen­tro con los re­li­gio­sos el Pa­pa ha­bló en pri­mer lu­gar de la lla­ma­da de Dios, y re­cor­dó que Él lla­ma de di­fe­ren­tes ma­ne­ras. Y lo ha­ce in­vi­tan­do en to­do mo­men­to a la con­ver­sión, que es una op­ción fuer­te, «una de­ci­sión que in­vo­lu­cra a la per­so­na con­sa­gra­da y la lle­va ade­lan­te en el ca­mino de la vi­da». Otro te­ma que tra­tó Fran­cis­co fue el de la mi­sio­na­rie­dad, al que aña­dió la fal­ta de vo­ca­cio­nes. «Con la con­sa­gra­ción —di­jo el Pa­pa— ya no hay que pen­sar en uno mis­mo, sino en vi­vir co­mo tes­ti­gos. Cier­ta­men­te, no hay que ha­cer pro­se­li­tis­mo, sino pre­di­car a Je­sús más a tra­vés de la exis­ten­cia que a tra­vés de las pa­la­bras, co­mo el mis­mo Fran­cis­co de Asís re­co­men­da­ba a sus her­ma­nos». Por eso, el Pon­tí­fi­ce in­vi­tó a los ca­pu­chi­nos a ofre­cer es­te tes­ti­mo­nio con man­se­dum­bre, pe­ro so­bre to­do con po­bre­za, que de­be ser vi­vi­da en la prác­ti­ca, sin ol­vi­dar que el dia­blo en­tra pre­ci­sa­men­te por los bol­si­llos, es de­cir, por la fal­ta de cohe­ren­cia con el vo­to de po­bre­za. Fran­cis­co tam­bién ad­vir­tió de la mun­da­ni­dad en la que a ve­ces se des­li­za la Igle­sia. Y se­ña­ló que el es­pí­ri­tu mun­dano las­ti­ma a la Igle­sia, tan­to es así que Je­sús en su ora­ción pi­de al Pa­dre que nos ale­je no del mun­do sino del es­pí­ri­tu del mun­do que lo arrui­na to­do y cau­sa fal­se­da­des. El Pa­pa apun­tó que hu­mil­dad pa­ra con­tra­rres­tar es­te mal. Otra ten­ta­ción pa­ra la Igle­sia es el cle­ri­ca­lis­mo, el hi­jo de la mun­da­ni­dad.

Pé­sa­me por el Car­de­nal Fer­nan­des de Araú­jo

UnUn Car­de­nal «que sir­vió con di­li­gen­cia y que con pa­sión mi­sio­ne­ra hi­zo cre­cer su amor por Je­su­cris­to y por la Igle­sia». Así de­fi­ne el Pa­pa al car­de­nal Se­ra­fim Fer­nan­des de Araú­jo, que fa­lle­ció el 8 de oc­tu­bre, a la edad de 95 años. Fran­cis­co en­vió un te­le­gra­ma de pé­sa­me a mon­se­ñor Wal­mor de Oli­vei­ra Aze­ve­do, Ar­zo­bis­po de Be­lo Ho­ri­zon­te y Pre­si­den­te de la Con­fe­ren­cia Na­cio­nal de los Obis­pos de Bra­sil, en el que ex­pre­só sus con­do­len­cias por el fa­lle­ci­mien­to y afir­mó que se une en la ora­ción a sus fa­mi­lia­res y a to­dos los fie­les de esa Ar­qui­dió­ce­sis en es­te mo­men­to de lu­to.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.