La se­ma­na del Pa­pa

La Razón (Madrid) - L Osservatore - - L’OSSERVATOR­E ROMANO -

Apos­to­la­do del mar

Du­ran­teDu­ran­te la aper­tu­ra de los tra­ba­jos de la XI Con­fe­ren­cia Mun­dial de la Aso­cia­ción Ma­rí­ti­ma Cris­tia­na In­ter­na­cio­nal, —con oca­sión del cin­cuen­ta aniver­sa­rio de su fun­da­ción— que tu­vo lu­gar en Kaoh­siung (Tai­wán), el Pa­pa en­vió un men­sa­je en el que des­ta­có el ser­vi­cio de es­te or­ga­nis­mo a la gen­te del mar y les ani­mó a pro­mo­ver el es­pí­ri­tu ecu­mé­ni­co. Fran­cis­co tam­bién sub­ra­yó que la Car­ta Apos­tó­li­ca Ste­lla ma­ris de 1997, en la que san Juan Pa­blo II es­bo­za­ba las lí­neas fun­nue­va da­men­ta­les pa­ra el cui­da­do pas­to­ral de las mu­chas per­so­nas que tra­ba­jan en el mar y de sus fa­mi­lias, así co­mo de los que via­jan por mar, «si­gue sien­do muy re­le­van­te». Y re­cor­dó que en ese do­cu­men­to, su pre­de­ce­sor in­vi­ta­ba a tra­ba­jar «por lo­grar que la gen­te del mar cuen­te en abun­dan­cia con los me­dios ne­ce­sa­rios pa­ra lle­var una vi­da san­ta».

Inau­gu­ra­ción del mu­seo Et­no­ló­gi­co

Fran­cis­coF­ran­cis­co inau­gu­ró per­so­nal­men­te el día 21 de oc­tu­bre el pri­mer sec­tor de la ins­ta­la­ción del Mu­seo Et­no­ló­gi­co de los Mu­seos Va­ti­ca­nos, que re­co­ge tes­ti­mo­nios ar­tís­ti­cos y cul­tu­ra­les de pue­blos no eu­ro­peos, co­lec­cio­na­dos por el Pa­pa Pío XI en 1925, jun­to con co­lec­cio­nes de épo­cas an­te­rio­res. Aho­ra ini­cia una nue­va fa­se de su his­to­ria ba­jo el evo­ca­dor nom­bre de Mu­seo Et­no­ló­gi­co Va­ti­cano Ani­ma mun­di. Pa­ra ma­ni­fes­tar la cer­ca­nía y la par­ti­ci­pa­ción en los tra­ba­jos del Sí­no­do, el even­to coin­ci­dió con la pre­sen­ta­ción de una ex­po­si­ción de­di­ca­da a Amazonía y que lle­va por tí­tu­lo Ma­ter Ama­zo­nia-la res­pi­ra­ción pro­fun­da del mun­do, or­ga­ni­za­da en el pri­mer es­pa­cio re­es­truc­tu­ra­do, de­di­ca­do a Aus­tra­lia y Ocea­nía, del Mu­seo Et­no­ló­gi­co Va­ti­cano Ani­ma mun­di y tu­vo lu­gar en pre­sen­cia de los pa­dres si­no­da­les. Tras un bre­ve sa­lu­do del car­de­nal Giu­sep­pe Ber­te­llo, pre­si­den­te de la Go­ber­na­ción del Es­ta­do de la Ciu­dad del Va­ti­cano, el Pa­pa pro­nun­mien­to, un dis­cur­so en el que sub­ra­yó que los pue­blos de to­do el mun­do sen­ti­rán que su ar­te «tie­ne el mis­mo va­lor» y «es cui­da­do y con­ser­va­do con la mis­ma pa­sión que se re­ser­va a las obras maes­tras del Re­na­ci­mien­to o a las in­mor­ta­les es­cul­tu­ras grie­gas y ro­ma­nas, que atraen a millones de per­so­nas ca­da año». Y agre­gó: «Aquí en­con­tra­rá un es­pa­cio es­pe­cial: el es­pa­cio del diá­lo­go, de la aper­tu­ra al otro, del en­cuen­tro». El Pa­pa tam­bién se­ña­ló: «La be­lle­za nos une. Nos in­vi­ta a vi­vir la fra­ter­ni­dad hu­ma­na, con­tras­tan­do la cul­tu­ra del re­sen­ti­del re­sen­ti­del ra­cis­mo, del na­cio­na­lis­mo, que siem­pre es­tá al ace­cho. Esas son cul­tu­ras selectivas, cul­tu­ras de los nú­me­ros ce­rra­dos». Fran­cis­co ade­más re­cor­dó las ex­po­si­cio­nes iti­ne­ran­tes que han sa­li­do de los Mu­seos va­ti­ca­nos, ha­cia Pe­kín, con al­gu­nas obras de ar­te chino o ha­cia al­gu­nos paí­ses is­lá­mi­cos y des­ta­có: «Cuán­tas bue­nas ini­cia­ti­vas se pue­den ha­cer gra­cias al ar­te, lo­gran­do su­pe­rar tam­bién las ba­rre­ras y las dis­tan­cias».

So­bre la po­bre­za

ElEl Pa­pa Fran­cis­co en­vió un men­sa­je de ví­deo pa­ra pro­mo­ver la par­ti­ci­pa­ción en el “En­cuen­tro Fra­te­llo 2019”, que or­ga­ni­za en Lour­des la Aso­cia­ción Fra­te­llo, com­pro­me­ti­da con la pro­mo­ción de ini­cia­ti­vas a fa­vor de los más po­bres y vul­ne­ra­bles y que se lle­va­rá a ca­bo el pró­xi­mo no­viem­bre, coin­ci­dien­do con la Jor­na­da mun­dial de los po­bres. En su men­sa­je, el Pon­tí­gión fi­ce des­ta­có la im­por­tan­cia de es­ta Jor­na­da, que él es­ta­ble­ció en 2017, co­mo una opor­tu­ni­dad pa­ra ser «más cons­cien­tes de la po­bre­za», la que «Je­sús tam­bién vi­vió», en los mo­men­tos en los que fue de­ja­do de la­do y no fue acep­ta­do.

En­cuen­tro con re­pre­sen­tan­tes in­dí­ge­nas

ElEl día 17 de oc­tu­bre, por la tar­de, el Pa­pa Fran­cis­co en­con­tró a un gru­po de unos cua­ren­ta in­dí­ge­nas que se en­cuen­tran en Ro­ma pa­ra par­ti­ci­par en el Sí­no­do pa­ra la re­ció

Pa­na­ma­zó­ni­ca o en otras ini­cia­ti­vas y que es­ta­ban acom­pa­ña­dos por el car­de­nal Cláu­dio Hum­mes, re­la­tor ge­ne­ral de la asam­blea es­pe­cial del Sí­no­do y por mon­se­ñor Ro­que Pa­los­chi, ar­zo­bis­po de Por­to Vel­ho, Bra­sil. Al ini­cio del en­cuen­tro, que se lle­vó a ca­bo en una de las au­las de los círcu­los me­no­res del Sí­no­do, in­ter­vi­nie­ron una mu­jer y un hom­bre que ex­pre­sa­ron, en nom­bre de to­dos, su agra­de­ci­mien­to al Pa­pa por con­vo­car el Sí­no­do.

Fran­cis­co les di­ri­gió al­gu­nas pa­la­bras com­pa­ran­do el Evan­ge­lio con una se­mi­lla que cae en la tierra que en­cuen­tra y que cre­ce con las ca­rac­te­rís­ti­cas de es­ta. En re­fe­ren­cia a la re­gión Ama­zó­ni­ca, el Pa­pa ha­bló de los pe­li­gros de las nue­vas for­mas de co­lo­ni­za­ción y se re­fi­rió tam­bién a los orí­ge­nes del cris­tia­nis­mo.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.