Es­cu­cha, diá­lo­go y dis­cer­ni­mien­to pa­ra re­sol­ver los con­flic­tos

El Pa­pa con­ti­núa las ca­te­que­sis de­di­ca­das a los He­chos de los após­to­les

La Razón (Madrid) - L Osservatore - - L’OSSERVATOR­E ROMANO -

Que­ri­dos her­ma­nos y her­ma­nas, ¡bue­nos días!

ElEl li­bro de los He­chos de los Após­to­les nos di­ce que san Pa­blo, des­pués de ese en­cuen­tro trans­for­ma­dor con Je­sús, es aco­gi­do por la Igle­sia de Je­ru­sa­lén gra­cias a la me­dia­ción de Ber­na­bé y co­mien­za a anun­ciar a Cris­to. Pe­ro, da­da la hos­ti­li­dad de al­gu­nos, se ve obli­ga­do a tras­la­dar­se a Tar­so, su ciu­dad na­tal, don­de Ber­na­bé se une a él pa­ra in­vo­lu­crar­lo en el lar­go via­je de la Pa­la­bra de Dios. Del li­bro de los He­chos de los Após­to­les, que es­ta­mos co­men­tan­do en es­tas ca­te­que­sis, pue­de de­cir­se que es el li­bro del lar­go ca­mino de la Pa­la­bra de Dios: la Pa­la­bra de Dios de­be ser anun­cia­da, y anun­cia­da en to­das par­tes.

Es­te via­je co­mien­za des­pués de una fuer­te per­se­cu­ción (cf. He­chos 11, 19); pe­ro es­ta per­se­cu­ción, en vez de ser un re­vés pa­ra la evan­ge­li­za­ción, se con­vier­te en una opor­tu­ni­dad pa­ra am­pliar el cam­po don­de sem­brar la bue­na se­mi­lla de la Pa­la­bra. Los cris­tia­nos no se asus­tan. De­ben huir, pe­ro hu­yen con la Pa­la­bra, y la di­fun­den por to­das par­tes.

Pa­blo y Ber­na­bé lle­ga­ron pri­me­ro a An­tio­quía de Si­ria, don­de se que­dan un año en­te­ro pa­ra en­se­ñar y ayu­dar a la co­mu­ni­dad a echar raí­ces (He­chos 11, 26). Anun­cia­ban a la co­mu­ni­dad ju­día, a los ju­díos. An­tio­quía se con­vier­te así en el cen­tro de pro­pul­sión mi­sio­ne­ra, gra­cias a la pre­di­ca­ción con la que los dos evan­ge­li­za­do­res -Pa­blo y Ber­na­bé- llegan a los co­ra­zo­nes de los cre­yen­tes, que aquí, en An­tio­quía, son lla­ma­dos por pri­me­ra vez “cris­tia­nos” (cf. He­chos 11, 26). El li­bro de los He­chos re­ve­la la na­tu­ra­le­za de la Igle­sia, que no es una for­ta­le­za, sino una tien­da ca­paz de ex­ten­der su es­pa­cio (cf. Isaías 54, 2) y de dar ca­bi­da a to­dos.

La Igle­sia o es «en sa­li­da» o no es Igle­sia, o es­tá en ca­mino, ex­pan­dien­do siem­pre su es­pa­cio pa­ra que to­dos pue­dan en­trar, o no es Igle­sia. «Una Igle­sia con las puer­tas abier­tas» (Ex­hor­ta­ción Apos­tó­li­ca Evan­ge­lii Gau­dium, 46), siem­pre con las puer­tas abier­tas. Cuan­do veo una igle­si­ta aquí, en es­ta ciu­dad, o cuan­do la veía en la otra dió­ce­sis de dón­de ven­go, con las puer­tas ce­rra­das, creo que es una ma­la se­ñal.

Las igle­sias siem­pre de­ben te­ner las puer­tas abier­tas por­que son el símbolo de lo que es una igle­sia: siem­pre abier­ta. La Igle­sia es­tá «lla­ma­da a ser siem­pre la ca­sa abier­ta del Pa­dre […] De ese mo­do, si al­guien quie­re se­guir una mo­ción del Es­pí­ri­tu y se acer­ca bus­can­do a Dios, no se en­con­tra­rá con la frial­dad de unas puer­tas ce­rra­das» (ibíd., 47).

¿Pe­ro es­ta no­ve­dad de las puer­tas abier­tas a quién? A los pa­ga­nos, por­que los após­to­les pre­di­ca­ban a los ju­díos, pe­ro tam­bién los pa­ga­nos ve­nían a lla­mar a la puer­ta de la Igle­sia; y es­ta no­ve­dad de las puer­his­to­ria

«El mé­to­do ecle­sial pa­ra la re­so­lu­ción de con­flic­tos se ba­sa en el diá­lo­go cons­trui­do a ba­se de es­cu­cha aten­ta y pa­cien­te y en el dis­cer­mi­ni­en­to que se lle­va a ca­bo a la luz del Es­pí­ri­tu». Lo sub­ra­yó el Pa­pa en la au­dien­cia ge­ne­ral del miér­co­les, 23 de oc­tu­bre en la pla­za de San Pe­dro. Con­ti­nuan­do con las ca­te­que­sis so­bre los He­chos de los Após­to­les, el Pon­tí­fi­ce re­cor­dó en par­ti­cu­lar que la Igle­sia «no es una for­ta­le­za sino una tien­da ca­paz de ex­ten­der su es­pa­cio y de dar ac­ce­so a to­dos».

tas abier­tas a los pa­ga­nos des­en­ca­de­na una con­tro­ver­sia muy ani­ma­da. Al­gu­nos ju­díos afir­man la ne­ce­si­dad de ha­cer­se ju­díos me­dian­te la cir­cun­ci­sión pa­ra sal­var­se y lue­go re­ci­bir el bau­tis­mo. Di­cen: «Si no os cir­cun­ci­dáis con­for­me a la cos­tum­bre mo­sai­ca no po­déis sal­va­ros» (He­chos 15, 1), es de­cir, no po­dréis re­ci­bir el bau­tis­mo más tar­de. Pri­me­ro el ri­to ju­dío y lue­go el bau­tis­mo: es­ta era su pos­tu­ra. Y pa­ra re­sol­ver la cues­tión, Pa­blo y Ber­na­bé con­sul­tan al con­se­jo de los Após­to­les y de los an­cia­nos en Je­ru­sa­lén, y tie­ne lu­gar lo que se con­si­de­ra el pri­mer con­ci­lio en la de la Igle­sia, el con­ci­lio o asam­blea de Je­ru­sa­lén, al que Pa­blo se re­fie­re en la Car­ta a los Gá­la­tas (2, 1-10).

Se abor­da una cues­tión teo­ló­gi­ca, es­pi­ri­tual y dis­ci­pli­na­ria muy de­li­ca­da: es de­cir, la re­la­ción en­tre la fe en Cris­to y la ob­ser­van­cia de la Ley de Moi­sés. En el cur­so de la asam­blea son de­ci­si­vos los dis­cur­sos de Pe­dro y San­tia­go, “co­lum­nas” de la Igle­sia Ma­dre (cf. He­chos 15, 7-21; Gá­la­tas 2, 9). In­vi­tan a no im­po­ner la cir­cun­ci­sión a los pa­ga­nos, sino só­lo a pe­dir­les que re­cha­cen la ido­la­tría y to­das sus ex­pre­sio­nes. De la dis­cu­sión vie­ne el ca­mino co­mún, y esa de­ci­sión, ra­ti­fi­ca­da con la lla­ma­da car­ta apos­tó­li­ca en­via­da a An­tio­quía.

La asam­blea de Je­ru­sa­lén arro­ja una luz sig­ni­fi­ca­ti­va so­bre có­mo tra­tar las di­fe­ren­cias y bus­car la “ver­dad en la ca­ri­dad” (Efe­sios 4, 15). Nos re­cuer­da que el mé­to­do ecle­sial pa­ra la re­so­lu­ción de con­flic­tos se ba­sa en el diá­lo­go cons­trui­do a ba­se de es­cu­cha aten­ta y pa­cien­te y en el dis­cer­mi­ni­en­to que se lle­va a ca­bo a la luz del Es­pí­ri­tu. En efec­to, es el Es­pí­ri­tu el que ayu­da a su­pe­rar los cie­rres y las ten­sio­nes y ac­túa en los co­ra­zo­nes pa­ra que al­can­cen la ver­dad y la bon­dad, pa­ra que lle­guen a la unidad. Es­te tex­to nos ayu­da a com­pren­der la si­no­da­li­dad. Es in­tere­san­te, co­mo es­cri­ben la Car­ta: los Após­to­les em­pie­zan di­cien­do: “El Es­pí­ri­tu San­to y no­so­tros pen­sa­mos que...”. Es pro­pio de la si­no­da­li­dad, de la pre­sen­cia del Es­pí­ri­tu San­to, de lo con­tra­rio no es si­no­da­li­dad, es par­la­to­rio, par­la­men­to, otra co­sa..

Pi­da­mos al Se­ñor que for­ta­lez­ca en to­dos los cris­tia­nos, es­pe­cial­men­te en los obis­pos y sa­cer­do­tes, el de­seo y la res­pon­sa­bi­li­dad de la co­mu­nión. Que nos ayu­de a vi­vir el diá­lo­go, la es­cu­cha y el en­cuen­tro con nues­tros her­ma­nos y her­ma­nas en la fe y con los que es­tán le­jos, pa­ra gus­tar y ma­ni­fes­tar la fe­cun­di­dad de la Igle­sia, lla­ma­da a ser en to­dos los tiem­pos «ma­dre de hi­jos ju­bi­lo­sa» (cf. Sal­mo 113, 9).

Un lla­ma­mien­to pa­ra «po­ner fin a las vio­len­tas ma­ni­fes­ta­cio­nes» que des­de el vier­nes han pro­vo­ca­do muer­tos, he­ri­dos y de­vas­ta­ción en Chi­le fue lan­za­do por el Pon­tí­fi­ce al fi­na­li­zar la au­dien­cia ge­ne­ral. En los sa­lu­dos a los gru­pos pre­sen­tes, Fran­cis­co deseó que «a tra­vés del diá­lo­go se ac­túe pa­ra en­con­trar so­lu­cio­nes a la cri­sis y ha­cer fren­te a las di­fi­cul­ta­das que la han ge­ne­ra­do, pa­ra el bien de to­da la po­bla­ción» del país la­ti­noa­me­ri­cano.

Sa­lu­do cor­dial­men­te a los pe­re­gri­nos de lengua es­pa­ño­la. Pi­do al Se­ñor que re­fuer­ce en no­so­tros y en to­dos los cris­tia­nos, es­pe­cial­men­te en los obis­pos y pres­bí­te­ros, el de­seo y la res­pon­sa­bi­li­dad por la co­mu­nión, el diá­lo­go y el en­cuen­tro con to­dos los her­ma­nos, sin ex­cep­ción, pa­ra ma­ni­fes­tar la fe­cun­di­dad de la Igle­sia, lla­ma­da a ser Ma­dre fe­liz de mu­chos hi­jos.

Que Dios los ben­di­ga.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.