Un ac­to de fi­de­li­dad al Evan­ge­lio y a la his­to­ria

Mo­tu pro­prio so­bre la de­no­mi­na­ción del Ar­chi­vo Va­ti­cano

La Razón (Madrid) - L Osservatore - - L’OSSERVATOR­E ROMANO - JO­SÉ TO­LEN­TINO DE MEND ONÇA* *Car­de­nal Ar­chi­vis­ta y Bi­blio­te­ca­rio de la San­ta Ro­ma­na Igle­sia

ElEl Ar­chi­vo Va­ti­cano tie­ne una his­to­ria se­cu­lar, por­que fue fundado en torno al 1611 por Pa­blo V, cuan­do se­pa­ró, de for­ma más cla­ra, los fon­dos de ar­chi­vo y los fon­dos de li­bros de la Bi­bi­lio­te­ca Va­ti­ca­na. Se tra­ta­ba de una ten­den­cia di­fu­sa en las es­truc­tu­ras es­ta­ta­les eu­ro­peas de la épo­ca, en la que se mul­ti­pli­ca­ban los ar­chi­vos «se­cre­tos», es de­cir, pri­va­dos, a dis­po­si­ción del so­be­rano. Pe­ro, co­mo su­ce­dió con la cer­ca­na Bi­blio­te­ca, re­fun­da­da en la épo­ca hu­ma­nis­ta de Ni­co­lás V, el Ar­chi­vo Va­ti­cano es so­lo el seg­men­to “mo­derno” de una his­to­ria mu­cho más lar­ga, ca­si bi­mi­le­na­ria, que em­pie­za con la his­to­ria de la Igle­sia y con­ti­núa y acom­pa­ña to­do el ca­mino, ca­si des­de los orí­ge­nes apos­tó­li­cos has­ta nues­tros días. En el in­men­so pa­tri­mo­nio do­cu­men­tal que se ha acu­mu­la­do du­ran­te los si­glos se re­fle­ja real­men­te el tran­si­tus Do­mi­ni, el ca­mino del Se­ñor je­sús en la his­to­ria de los hom­bres a tra­vés de las vi­ven­cias de la co­mu­ni­dad de los cre­yen­tes en Él. Vi­ven­cias que inevi­ta­ble­men­te re­fle­jan las lu­ces y las som­bras de las reali­da­des hu­ma­nas pe­ro que so­bre to­do in­di­can el es­fuer­zo de una fi­de­li­dad cons­tan­te, a me­nu­do ex­pre­sa­da en la san­ti­dad y en el mar­ti­rio. León XIII, en 1881, tu­vo el ex­tra­or­di­na­rio va­lor y la pro­fun­da am­pli­tud de mi­ras pa­ra abrir pro­gre­si­va­men­te a los es­tu­dio­sos de to­do el mun­do la con­sul­ta de los do­cu­men­tos guar­da­dos en el Ar­chi­vo

Va­ti­cano. Se tra­tó real­men­te de va­lor y de am­pli­tud de mi­ras, por­que con aque­lla de­ci­sión, su­peran­do tam­bién no po­cas re­sis­ten­cias in­ter­nas, el Pa­pa rom­pió el cli­ma de ase­dio en el que las vi­ci­si­tu­des de la his­to­ria y la cul­tu­ra ha­bían con­fi­na­do a la Igle­sia y a la San­ta Se­de. Y lo hi­zo con un ges­to que nos pa­re­ce hoy de con­fian­za en la in­te­li­gen­cia y en la rec­ti­tud hu­ma­na. Al fi­nal del que fue de­fi­ni­do co­mo «el si­glo de la his­to­ria», el Pa­pa afir­mó con fuer­za, en la cé­le­bre car­ta Sae­pe­nu­me­ro con­si­de­ran­tes (18 agos­to de 1883), la con­vic­ción de que no era ne­ce­sa­rio te­ner mie­do de la bús­que­da, de que no ha­bía que te­mer de­cir la ver­dad ni osar de­cir la men­ti­ra. La sa­bi­du­ría ci­ce­ro­nia­na se con­ju­ga­ba así con la cer­te­za evan­gé­li­ca de que la Ver­dad nos ha­rá li­bres. La his­to­ria “mo­der­na” del Ar­chi­vo Va­ti­cano na­ce de ahí. En el ar­co de po­cas dé­ca­das, lo que ha­bía si­do un ve­ne­ra­ble y va­lio­so de­pó­si­to de car­tas, que ha­bía ser­vi­do al Pa­pa y a la Cu­ria en el go­bierno de la Igle­sia, pe­ro que tam­bién ha­bía ali­men­ta­do con co­pias y trans­crip­cio­nes las ma­yo­res obras his­tó­ri­cas, des­de Ba­ro­nio has­ta los Mo­nu­men­ta Ger­ma­niae His­to­ri­ca, se con­vir­tió tam­bién en un la­bo­rio­so cen­tro de es­tu­dios y de in­ves­ti­ga­ción en el que se reunían y si­guen reunién­do­se ins­ti­tu­tos his­tó­ri­cos e in­ves­ti­ga­do­res de to­do el mun­do, sin ex­clu­sio­nes de fe, de na­cio­na­li­dad ni de cul­tu­ras. La de­ci­sión del Pa­pa Fran­cis­co de cam­biar, en la de­no­mi­na­ción del Ar­chi­vo, el ad­je­ti­vo «se­cre­to» por el de «apos­tó­li­co» es­tá en ple­na con­ti­nui­dad con la de León XIII y la de sus su­ce­so­res. La con­no­ta­ción os­cu­ra y opa­ca que aho­ra acom­pa­ña al tér­mino «se­cre­to» en la sen­si­bi­li­dad y la ima­gi­na­ción ha­cía ne­ce­sa­rio es­te pa­so, ya que se ha per­di­do el va­lor ori­gi­nal de «se­cre­to», es de­cir, sim­ple­men­te co­mo «pri­va­do» (se­cre­tum que se­cre­tar, por lo tan­to, «re­ser­va­do», es de­cir, a dis­po­si­ción del so­be­rano y su go­bierno). Pe­ro el tér­mino «apos­tó­li­co» es­tá his­tó­ri­ca­men­te ates­ti­gua­do ya en el si­glo XVII, el si­glo del na­ci­mien­to del Ar­chi­vo Va­ti­cano mo­derno. A me­nu­do con­tri­bu­ye al ad­je­ti­vo que en­ton­ces pre­va­le­ció his­tó­ri­ca­men­te y que de al­gu­na ma­ne­ra ex­pre­sa el mis­mo con­cep­to, es más, lo ele­va y lo for­ta­le­ce. El Ar­chi­vo Va­ti­cano es el Ar­chi­vo del Pa­pa, de su Cu­ria; por tan­to, es ple­na y ver­da­de­ra­men­te «apos­tó­li­co», es de­cir, ne­ce­sa­rio e in­dis­pen­sa­ble pa­ra el su­ce­sor del Após­tol Pe­dro en su ser­vi­cio a la Igle­sia uni­ver­sal. Pe­ro es­te Ar­chi­vo, pro­fun­da­men­te “ca­tó­li­co” por­que en él se re­fle­ja la vi­da de la Igle­sia uni­ver­sal y de to­do el mun­do, se com­par­te, sin mie­do, con los es­tu­dio­sos de to­do el mun­do, con un ges­to de con­fian­za y de aper­tu­ra que es la apo­lo­gía más cier­ta y con­vin­cen­te de nues­tra fe.

La elec­ción del Pa­pa Fran­cis­co tie­ne otra fe­liz y sig­ni­fi­ca­ti­va con­se­cuen­cia. Des­de es­te mo­men­to, el pri­mer ad­je­ti­vo que con­no­ta la de­no­mi­na­ción del Ar­chi­vo y de la Bi­blio­te­ca es el mis­mo. Am­bas ins­ti­tu­cio­nes son «apos­tó­li­cas», en el sen­ti­do de que es­tán en el co­ra­zón de la mi­sión de la Igle­sia de anun­ciar al mun­do la sal­va­ción de Je­su­cris­to. Ar­chi­vo y Bi­blio­te­ca no son una jo­ya y un lu­jo del pa­sa­do sino que son siem­pre un re­cur­so pa­ra el fu­tu­ro, pa­ra com­pren­der e in­ter­pre­tar la his­to­ria de los hom­bres, de la que son un es­pe­jo in­com­pa­ra­ble y fiel. Co­mo di­jo el Pa­pa Fran­cis­co en una vi­si­ta al Ar­chi­vo el 4 de di­ciem­bre de 2018, el Ar­chi­vo no es so­la­men­te un lu­gar en el que cus­to­diar el pa­sa­do, sino una opor­tu­ni­dad pa­ra fre­cuen­tar el fu­tu­ro. El Mo­tu pro­prio es, por lo tan­to, un ac­to de fi­de­li­dad al Evan­ge­lio y, al mis­mo tiem­po, a la his­to­ria y de­be­mos es­tar agra­de­ci­dos al Pa­pa Fran­cis­co por ello.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.