No sím­bo­los sino per­so­nas con los pies en la tie­rra

En el Án­ge­lus de la so­lem­ni­dad del 1 de no­viem­bre el Pon­tí­fi­ce ex­pli­ca quié­nes son los san­tos

La Razón (Madrid) - L Osservatore - - L’OSSERVATOR­E ROMANO -

«Los San­tos y las San­tas... no son sim­ple­men­te sím­bo­los, se­res hu­ma­nos le­ja­nos, inal­can­za­bles», sino «per­so­nas que han vi­vi­do con los pies en la tie­rra; que han ex­pe­ri­men­ta­do la fa­ti­ga co­ti­dia­na de la exis­ten­cia con sus éxi­tos y sus fra­ca­sos, en­con­tran­do en el Se­ñor la fuer­za de vol­ver a le­van­tar­se». Lo sub­ra­yó el Pa­pa a me­dio­día del vier­nes 1 de no­viem­bre, so­lem­ni­dad de To­dos los San­tos, du­ran­te el Án­ge­lus re­za­do con los fie­les pre­sen­tes en la pla­za de San Pe­dro.

Que­ri­dos her­ma­nos y her­ma­nas, ¡bue­nos días!

LaLa so­lem­ni­dad de hoy de To­dos los San­tos nos re­cuer­da que to­dos es­ta­mos lla­ma­dos a la san­ti­dad. Los San­tos y las San­tas de to­dos los tiem­pos, que hoy ce­le­bra­mos to­dos jun­tos, no son sim­ple­men­te sím­bo­los, se­res hu­ma­nos le­ja­nos, inal­can­za­bles. Al con­tra­rio, son per­so­nas que han vi­vi­do con los pies en la tie­rra; que han ex­pe­ri­men­ta­do la fa­ti­ga co­ti­dia­na de la exis­ten­cia con sus éxi­tos y sus fra­ca­sos, en­con­tran­do en el Se­ñor la fuer­za de vol­ver a le­van­tar­se siem­pre y con­ti­nuar el ca­mino. De ahí podemos com­pren­der que la san­ti­dad es una me­ta que no se pue­de al­can­zar só­lo con las pro­pias fuer­zas, sino que es fru­to de la gra­cia de Dios y de nues­tra li­bre res­pues­ta a ella. Por lo tan­to, la san­ti­dad es un don y una lla­ma­da. Co­mo gra­cia de Dios, es de­cir, don su­yo, es al­go que no podemos com­prar ni cam­biar, sino aco­ger, par­ti­ci­pan­do así en la mis­ma vi­da di­vi­na por me­dio del Es­pí­ri­tu San­to que ha­bi­ta en no­so­tros des­de el día de nues­tro Bau­tis­mo. La se­mi­lla de la san­ti­dad es pre­ci­sa­men­te el Bau­tis­mo. Se tra­ta de ma­du­rar ca­da vez más la con­cien­cia de que es­ta­mos in­jer­ta­dos en Cris­to, ya que el sar­mien­to es­tá uni­do a la vid, y por eso podemos y de­be­mos vi­vir con Él y en Él co­mo hi­jos de Dios. Así que la san­ti­dad es vi­vir en ple­na co­mu­nión con Dios, ya aho­ra, du­ran­te es­ta pe­re­gri­na­ción te­rre­nal.

Pe­ro la san­ti­dad, ade­más de un don, es tam­bién una lla­ma­da, es una vo­ca­ción co­mún de to­dos no­so­tros cris­tia­nos, de los discípulos de Cris­to; es el ca­mino de ple­ni­tud que to­do cris­tiano es­tá lla­ma­do a re­co­rrer en la fe, pro­ce­dien­do ha­cia la me­ta fi­nal: la co­mu­nión de­fi­ni­ti­va con Dios en la vi­da eter­na. La san­ti­dad se con­vier­te así en res­pues­ta al don de Dios, por­que se ma­ni­fies­ta co­mo una asun­ción de res­pon­sa­bi­li­dad. Des­de es­te pun­to de vis­ta, es im­por­tan­te asu­mir un com­pro­mi­so co­ti­diano de san­ti­fi­ca­ción en las con­di­cio­nes, en los de­be­res y en las cir­cuns­tan­cias de nues­tra vi­da, tra­tan­do de vi­vir ca­da co­sa con amor, con ca­ri­dad.

Los san­tos que hoy ce­le­bra­mos en la li­tur­gia son her­ma­nos y her­ma­nas que han ad­mi­ti­do en su vi­da que han ne­ce­si­ta­do es­ta luz di­vi­na, aban­do­nán­do­se a ella con con­fian­za. Y aho­ra, fren­te al trono de Dios (cf. Apo­ca­lip­sis 7, 15), can­tan su glo­ria en la eter­ni­dad. Es­tos cons­ti­tu­yen la “Ciu­dad san­ta”, a la que mi­ra­mos con es­pe­ran­za, co­mo a nues­tra me­ta de­fi­ni­ti­va, mien­tras so­mos pe­re­gri­nos en es­ta “ciu­dad te­rre­nal”. Ca­mi­na­mos ha­cia esa “ciu­dad san­ta”, don­de nos es­pe­ran esos her­ma­nos y her­ma­nas san­tos. Es cier­to, no­so­tros es­ta­mos fa­ti­ga­dos por la du­re­za del ca­mino, pe­ro la es­pe­ran­za nos da la fuer­za para con­ti­nuar ha­cia ade­lan­te. Mi­ran­do su vi­da, es­ta­mos in­ci­ta­dos a imi­tar­los. En­tre ellos hay mu­chos tes­ti­mo­nios de una san­ti­dad «de la puer­ta de al la­do, de aque­llos que vi­ven cer­ca de no­so­tros y son un re­fle­jo de la pre­sen­cia de Dios» (Ex­hort. ap. Gau­de­te et ex­sul­ta­te, 7). Her­ma­nos y her­ma­nas, el re­cuer­do de los San­tos nos in­du­ce a ele­var los ojos ha­cia el Cie­lo: no para ol­vi­dar las reali­da­des de la tie­rra, sino para afron­tar­las con más va­lor, con más es­pe­ran­za. Que nos acom­pa­ñe, con su in­ter­ce­sión ma­ter­nal, Ma­ría, nues­tra Ma­dre san­tí­si­ma, se­ñal de con­so­la­ción y de se­gu­ra es­pe­ran­za.

Al fi­na­li­zar la ora­ción ma­ria­na, el Pon­tí­fi­ce re­cor­dó el quin­cua­gé­si­mo aniver­sa­rio de la sec­ción ju­ve­nil de Ac­ción Ca­tó­li­ca y sa­lu­dó a los par­ti­ci­pan­tes de la Ca­rre­ra de los San­tos. Des­pués anun­ció la ce­le­bra­ción de la mi­sa por los fie­les di­fun­tos la tar­de del 2 de no­viem­bre en las ca­ta­cum­bas de Pris­ci­la.

Que­ri­dos her­ma­nos y her­ma­nas:

OsOs sa­lu­do con afec­to a to­dos vo­so­tros, pe­re­gri­nos de Ita­lia y de va­rios paí­ses, en par­ti­cu­lar a los chi­cos de la Ac­ción Ca­tó­li­ca, que han ve­ni­do con sus edu­ca­do­res de mu­chas dió­ce­sis ita­lia­nas, en el 50º aniver­sa­rio de la ACR. Uno, dos, tres .... [los chi­cos de la pla­za can­tan] Sa­lu­do a los jó­ve­nes del De­ca­na­to de Mau­ges, Fran­cia; y a los chi­cos de Ca­ru­ga­te (Mi­lán). Sa­lu­do a los atle­tas que han par­ti­ci­pa­do en la Ca­rre­ra de los San­tos, or­ga­ni­za­da por la Fun­da­ción “Mis­sio­ni Don Bos­co” para sub­ra­yar, in­clu­so en una di­men­sión de fies­ta popular, el va­lor re­li­gio­so del aniver­sa­rio de To­dos los San­tos. Os doy las gra­cias a vo­so­tros y a to­dos los que, en las pa­rro­quias y co­mu­ni­da­des, pro­mo­véis ini­cia­ti­vas de ora­ción en es­tos días para ce­le­brar a To­dos los San­tos y con­me­mo­rar a los di­fun­tos.

Es­tas dos fies­tas cris­tia­nas nos re­cuer­dan el víncu­lo que exis­te en­tre la Igle­sia de la tie­rra -so­mos- y la del cie­lo, en­tre no­so­tros y nues­tros se­res que­ri­dos que han fa­lle­ci­do. Ma­ña­na por la tar­de iré a ce­le­brar la Eu­ca­ris­tía en las Ca­ta­cum­bas de Pris­ci­la, uno de los ce­men­te­rios de los pri­me­ros cris­tia­nos de Roma.

En es­tos días, en los que, des­gra­cia­da­men­te, tam­bién hay men­sa­jes de cultura ne­ga­ti­va so­bre la muer­te y los muer­tos, os in­vi­to a no des­cui­dar, si es po­si­ble, una vi­si­ta y una ora­ción al ce­men­te­rio. Se­rá un ac­to de fe. Y os de­seo a to­dos una fe­liz fies­ta en com­pa­ñía es­pi­ri­tual de los san­tos. Por fa­vor, no os ol­vi­déis de re­zar por mí. Que ten­gáis un buen al­muer­zo y has­ta pron­to.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.