Una cultura que ol­vi­da la muer­te em­pie­za a mo­rir por den­tro

La Razón (Madrid) - L Osservatore - - L’OSSERVATOR­E ROMANO -

Del 28 al 31 de oc­tu­bre se ce­le­bró en Ciu­dad de Mé­xi­co el IV En­cuen­tro mun­dial de jó­ve­nes pro­mo­vi­do por la Fun­da­ción “Scho­las Oc­cu­rren­tes” y por World Ort, re­des edu­ca­ti­vas que son, res­pec­ti­va­men­te, ex­pre­sión de los va­lo­res del ca­to­li­cis­mo y del ju­daís­mo. En la con­clu­sión de los tra­ba­jos, el jue­ves 31, el Pa­pa Fran­cis­co en­vió a los par­ti­ci­pan­tes el ví­deo­men­sa­je que pu­bli­ca­mos a con­ti­nua­ción.

Que­ri­dos jó­ve­nes de Scho­las Oc­cu­rren­tes reuni­dos de tan­tas na­cio­nes del mun­do, ce­le­bro con us­te­des el fi­nal de es­te en­cuen­tro. Quie­ro que­dar­me allí, quie­ro de­mo­rar­me allí, en el fi­nal.

¿Qué se­ría de es­te en­cuen­tro si no tu­vie­ra un fi­nal? Qui­zás no se­ría un en­cuen­tro. ¿Y qué se­ría de es­ta vi­da sino tu­vie­ra tam­bién su fi­nal? Sé que al­guno va a de­cir: “Pa­dre, no se pon­ga fú­ne­bre”. Pe­ro pen­se­mos bien es­to. Sé de bue­na fuen­te que man­tu­vie­ron en­cen­di­da, du­ran­te to­da la ex­pe­rien­cia, la pre­gun­ta por la muer­te. Allí ju­ga­ron, pen­sa­ron y crea­ron des­de sus di­fe­ren­cias. Bueno, lo ce­le­bro y les agra­dez­co por es­to. Por­que, ¿Sa­ben una co­sa? La pre­gun­ta por la muer­te es la pre­gun­ta por la vi­da, y man­te­ner abier­ta la pre­gun­ta por la muer­te, qui­zás, es la ma­yor res­pon­sa­bi­li­dad hu­ma­na para man­te­ner abier­ta la pre­gun­ta por la vi­da. Así co­mo las pa­la­bras na­cen del si­len­cio y allí ter­mi­nan, per­mi­tién­do­nos es­cu­char sus sig­ni­fi­ca­dos, lo mis­mo su­ce­de con la vi­da. Qui­zás es­to sue­ne un tan­to pa­ra­dó­ji­co, pe­ro... ¡es la muer­te la que per­mi­te que la vi­da per­ma­nez­ca viva! Es el fin lo que per­mi­te que un cuen­to se es­cri­ba, que un cua­dro se pin­te, que dos cuer­pos se abra­cen. Pe­ro ojo, el fin no es­tá so­lo al fi­nal. Qui­zás de­ba­mos pres­tar aten­ción a ca­da pe­que­ño fin de lo co­ti­diano. No só­lo al fi­nal del cuen­to, que no sa­be­mos nun­ca cuan­do se termina, sino al fi­nal de ca­da pa­la­bra, al fi­nal de ca­da si­len­cio, de ca­da pá­gi­na que se va escribiend­o. So­lo una vi­da cons­cien­te de es­te ins­tan­te se aca­ba, lo­gra que es­te ins­tan­te sea eterno. Por otro la­do, la muer­te nos re­cuer­da la im­po­si­bi­li­dad de ser, com­pren­der y abar­car­lo to­do. Es una bo­fe­ta­da a nues­tra ilu­sión de om­ni­po­ten­cia. Nos en­se­ña en la vi­da a re­la­cio­nar­nos con el mis­te­rio.

La con­fian­za de sal­tar al va­cío y dar­nos cuen­ta de que no cae­mos, que no nos hun­di­mos; que des­de siem­pre y para siem­pre hay al­guien allí que nos sos­tie­ne. An­tes y des­pués del fin. Es el “no sa­ber” de es­ta pre­gun­ta el lu­gar de la fra­gi­li­dad que nos abre a la es­cu­cha y el en­cuen­tro del otro; es ese sur­gir de la con­mo­ción que nos lla­ma a crear; y del sen­ti­do que nos reúne a ce­le­brar­lo. Por úl­ti­mo, en la pre­gun­ta por la muer­te se for­ma­ron des­de siem­pre —a lo lar­go de las épo­cas y a lo an­cho de las tie­rras— las di­fe­ren­tes co­mu­ni­da­des, pue­blos y cul­tu­ras. Los di­fe­ren­tes re­la­tos que lu­chan en tan­tos rin­co­nes por man­te­ner­se vi­vos, y otros, que aún no na­cie­ron. Por eso hoy, qui­zás co­mo nun­ca, de­ba­mos to­car es­ta pre­gun­ta. El mun­do ya es­tá con­fi­gu­ra­do, don­de to­do es­tá ex­pli­ca­do, no hay lu­gar a la pre­gun­ta abier­ta. ¿Es ver­dad eso? Es ver­dad pe­ro no es ver­dad. Ese es nues­tro mun­do. Se ha con­fi­gu­ra­do y no hay lu­gar para la pre­gun­ta abier­ta. En un mun­do que le rin­de cul­to a la au­to­no­mía, la au­to­su­fi­cien­cia y la au­to-rea­li­za­ción, pa­re­ce que no hay lu­gar para lo otro. El mun­do de los pro­yec­tos y la ace­le­ra­ción in­fi­ni­ta, de la ra­pi­da­ción, no per­mi­te in­te­rrup­cio­nes, y por eso, la cultura mun­da­na que es­cla­vi­za tra­ta de anes­te­siar­nos para ol­vi­dar lo que sig­ni­fi­ca de­te­ner­nos al fin.

Pe­ro el ol­vi­do de la muer­te es tam­bién su co­mien­zo, y tam­bién, una cultura que ol­vi­da la muer­te co­mien­za a mo­rir por den­tro. El que ol­vi­da la muer­te ya em­pe­zó a mo­rir. ¡Por eso les agra­dez­co tan­to! ¡Por­que tu­vie­ron el co­ra­je de abrir es­ta pre­gun­ta y pa­sar por el cuer­po las tres muer­tes que va­cián­do­nos lle­nan la vi­da! La muer­te de ca­da ins­tan­te. La muer­te del ego. Y la muer­te de un mun­do que da pa­so a otro nue­vo.

Re­cuer­den, si la muer­te no tie­ne la úl­ti­ma pa­la­bra, Es por­que en vi­da apren­di­mos a mo­rir por otro.

Fi­nal­men­te quie­ro agra­de­cer muy es­pe­cial­men­te a ORT Mun­dial y a ca­da una de las per­so­nas e ins­ti­tu­cio­nes que hi­cie­ron po­si­ble es­ta ac­ti­vi­dad en la que se ha­ce pal­pa­ble la cultura del en­cuen­tro.

Y le pi­do por fa­vor a ca­da uno de us­te­des, ca­da cual a su ma­ne­ra, ca­da cual acor­de a sus con­vic­cio­nes: no se ol­vi­den de re­zar por mi. Gra­cias.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.