Pro­te­ger a mu­je­res y ni­ños de to­da for­ma de ex­plo­ta­ción, es­cla­vi­tud, violencia y abu­so

La Razón (Madrid) - L Osservatore - - L’OSSERVATOR­E ROMANO -

El pri­mer even­to pú­bli­co del Pa­pa en Tai­lan­dia fue con las au­to­ri­da­des y con los re­pre­sen­tan­tes de la so­cie­dad ci­vil y del cuer­po di­plo­má­ti­co. Fran­cis­co los en­con­tró la ma­ña­na del jue­ves, 21 de no­viem­bre en la Go­vern­men­tal Hou­se di Bang­kok. A con­ti­nua­ción, pu­bli­ca­mos el dis­cur­so pro­nun­cia­do por el Pa­pa en es­pa­ñol. Se­ñor Pri­mer Mi­nis­tro,

Miem­bros del Go­bierno y del Cuer­po Di­plo­má­ti­co, Dis­tin­gui­dos lí­de­res po­lí­ti­cos, ci­vi­les y re­li­gio­sos, Se­ño­ras y se­ño­res:

Agra­dez­coA­gra­dez­co la opor­tu­ni­dad de es­tar en­tre us­te­des y po­der vi­si­tar es­ta tie­rra ri­ca de tan­tas ma­ra­vi­llas na­tu­ra­les, y es­plén­di­da­men­te cus­to­dia de tra­di­cio­nes es­pi­ri­tua­les y cul­tu­ra­les an­ces­tra­les, co­mo la de la hos­pi­ta­li­dad, que hoy vi­vo en pri­me­ra per­so­na y de la cual qui­sie­ra ha­cer­me car­go pa­ra pro­pa­gar y acre­cen­tar la­zos de mayor amis­tad en­tre los pue­blos. Mu­chas gra­cias, se­ñor Pri­mer Mi­nis­tro, por su aco­gi­da y por las pa­la­bras de bien­ve­ni­da y por su ges­to de hu­mil­dad res­pon­sa­ble. Gra­cias por­que es­ta tar­de ten­dré la opor­tu­ni­dad de rea­li­zar una vi­si­ta de cortesía a Su Ma­jes­tad el Rey Ra­ma X y a la fa­mi­lia real. Rei­te­ro mi agra­de­ci­mien­to a Su Ma­jes­tad por su ama­ble in­vi­ta­ción a vi­si­tar Tai­lan­dia y re­nue­vo mis mejores de­seos por su rei­na­do, acom­pa­ñán­do­los con un sin­ce­ro ho­me­na­je a la me­mo­ria de su di­fun­to pa­dre. Me com­pla­ce po­der sa­lu­dar­los y en­con­trar­me con us­te­des, lí­de­res del go­bierno, re­li­gio­sos y de la so­cie­dad ci­vil en los que sa­lu­do es­pe­cial­men­te a todo el pue­blo tai­lan­dés. Mis res­pe­tos tam­bién al Cuer­po Di­plo­má­ti­co. En es­ta ocasión, no pue­do de­jar de ma­ni­fes­tar mis mejores au­gu­rios des­pués de las re­cien­tes elec­cio­nes, que han sig­ni­fi­ca­do un re­torno al nor­mal pro­ce­so de­mo­crá­ti­co.

Gra­cias a to­dos los que han tra­ba­ja­do pa­ra la rea­li­za­ción de es­ta vi­si­ta. Sa­be­mos que hoy los pro­ble­mas que nues­tro mun­do en­fren­ta son, de he­cho, pro­ble­mas glo­ba­les; abar­can a to­da la fa­mi­lia hu­ma­na y exi­gen desa­rro­llar un firme com­pro­mi­so con la jus­ti­cia in­ter­na­cio­nal y la so­li­da­ri­dad en­tre los pue­blos. Creo re­le­van­te sub­ra­yar que, en es­tos días, Tai­lan­dia ter­mi­na­rá la pre­si­den­cia de la ASEAN, signo de su com­pro­mi­so hi­sa­que­llos tó­ri­co con los pro­ble­mas más am­plios que en­fren­tan los pue­blos de to­da la re­gión del sud­es­te asiá­ti­co y tam­bién de su con­ti­nuo in­te­rés en fa­vo­re­cer la coope­ra­ción po­lí­ti­ca, eco­nó­mi­ca y cul­tu­ral en la re­gión.

Co­mo na­ción mul­ti­cul­tu­ral y ca­rac­te­ri­za­da por la di­ver­si­dad, Tai­lan­dia re­co­no­ce, desde ha­ce tiem­po, la im­por­tan­cia de cons­truir la armonía y la co­exis­ten­cia pa­cí­fi­ca en­tre sus nu­me­ro­sos gru­pos ét­ni­cos, mos­tran­do res­pe­to y apre­cio por las di­fe­ren­tes cul­tu­ras, gru­pos re­li­gio­sos, pen­sa­mien­tos e ideas. La épo­ca ac­tual es­tá mar­ca­da por la glo­ba­li­za­ción, con­si­de­ra­da con de­ma­sia­da fre­cuen­cia en tér­mi­nos es­tric­ta­men­te eco­nó­mi­cos-fi­nan­cie­ros y pro­cli­ve a can­ce­lar las no­tas esen­cia­les que con­fi­gu­ran y ges­tan la be­lle­za y el al­ma de nues­tros pue­blos; en cam­bio, la ex­pe­rien­cia con­cre­ta de una uni­dad que res­pe­te y al­ber­gue las di­fe­ren­cias sir­ve de ins­pi­ra­ción y es­tí­mu­lo a to­dos que se preo­cu­pan por el ti­po de mun­do que desea­mos le­gar a las ge­ne­ra­cio­nes fu­tu­ras.

Ce­le­bro la ini­cia­ti­va de crear una “Co­mi­sión Éti­co-So­cial”, en la que in­vi­ta­ron a par­ti­ci­par a las re­li­gio­nes tra­di­cio­na­les del país, a fin de re­ci­bir sus apor­tes y man­te­ner vi­va la me­mo­ria es­pi­ri­tual de vues­tro pue­blo. En es­te sen­ti­do, ten­dré la opor­tu­ni­dad de en­con­trar­me con el Su­pre­mo Pa­triar­ca Bu­dis­ta, co­mo signo de la im­por­tan­cia y la ur­gen­cia de pro­mo­ver la amis­tad y el diá­lo­go in­ter­re­li­gio­so, y co­mo ser­vi­cio ade­más a la armonía so­cial en la cons­truc­ción de so­cie­da­des jus­tas, sen­si­bles e in­clu­yen­tes. Quie­ro com­pro­me­ter per­so­nal­men­te to­dos los es­fuer­zos de la pe­que­ña pe­ro vi­va co­mu­ni­dad ca­tó­li­ca, pa­ra man­te­ner y pro­mo­ver esas ca­rac­te­rís­ti­cas tan es­pe­cia­les de los

Thai, pre­sen­tes en vues­tro himno na­cio­nal: pa­cí­fi­cos y ca­ri­ño­sos, pe­ro no co­bar­des; y con el pro­pó­si­to firme de en­fren­tar todo aque­llo que ig­no­re el gri­to de tan­tos her­ma­nos y her­ma­nas nues­tros que an­he­lan ser li­be­ra­dos del yu­go de la po­bre­za, la violencia y la in­jus­ti­cia. Es­ta tie­rra tie­ne co­mo nom­bre “li­ber­tad”. Sa­be­mos que es­ta só­lo es po­si­ble si so­mos ca­pa­ces de sentirnos co­rres­pon­sa­bles unos de otros y su­pe­rar cual­quier for­ma de desigualda­d. Es ne­ce­sa­rio en­ton­ces tra­ba­jar pa­ra que las per­so­nas y las co­mu­ni­da­des pue­dan te­ner ac­ce­so a la edu­ca­ción, a un tra­ba­jo digno, a la asis­ten­cia sa­ni­ta­ria, y de es­te mo­do al­can­zar los mí­ni­mos in­dis­pen­sa­bles de sus­ten­ta­bi­li­dad que po­si­bi­li­ten un desa­rro­llo hu­mano in­te­gral. A es­te res­pec­to, quie­ro de­te­ner­me bre­ve­men­te en los mo­vi­mien­tos de mi­gra­ción, que son uno de los sig­nos ca­rac­te­rís­ti­cos de nues­tro tiem­po. No tan­to por la mo­vi­li­dad en sí, sino por las con­di­cio­nes en que es­ta se desa­rro­lla, lo que re­pre­sen­ta uno de los prin­ci­pa­les pro­ble­mas mo­ra­les que en­fren­ta nues­tra ge­ne­ra­ción. La cri­sis mi­gra­to­ria mun­dial no pue­de ser ig­no­ra­da. La pro­pia Tai­lan­dia, co­no­ci­da por la aco­gi­da que ha brin­da­do a los mi­gran­tes y re­fu­gia­dos, ha en­fren­ta­do es­ta cri­sis de­bi­do a la trá­gi­ca fu­ga de re­fu­gia­dos de paí­ses ve­ci­nos. Ha­go vo­tos, una vez más, pa­ra que la co­mu­ni­dad in­ter­na­cio­nal ac­túe con res­pon­sa­bi­li­dad y pre­vi­sión, pue­da re­sol­ver los pro­ble­mas que lle­van a es­te éxo­do trá­gi­co, y pro­mue­va una mi­gra­ción se­gu­ra, or­de­na­da y re­gu­la­da. Oja­lá que ca­da na­ción ela­bo­re me­ca­nis­mos efec­ti­vos a fin de pro­te­ger la dig­ni­dad y los de­re­chos de los mi­gran­tes y re­fu­gia­dos que en­fren­tan pe­li­gros, in­cer­ti­dum­bres y ex­plo­ta­ción en la bús­que­da de li­ber­tad y una vi­da dig­na pa­ra sus fa­mi­lias. No se tra­ta só­lo de mi­gran­tes, se tra­ta tam­bién del ros­tro que que­re­mos plas­mar en nues­tras so­cie­da­des.

Y, en es­te sen­ti­do, pien­so en todas aque­llas mu­je­res y ni­ños de nues­tro tiem­po que son par­ti­cu­lar­men­te vul­ne­ra­dos, vio­len­ta­dos y ex­pues­tos a to­da for­ma de ex­plo­ta­ción, es­cla­vi­tud, violencia y abu­so. Ma­ni­fies­to mi re­co­no­ci­mien­to al go­bierno tai­lan­dés por sus es­fuer­zos pa­ra ex­tir­par es­te fla­ge­lo, así co­mo a todas aque­llas per­so­nas y or­ga­ni­za­cio­nes que tra­ba­jan in­can­sa­ble­men­te pa­ra erra­di­car es­te mal y ofre­cer un ca­mino de dig­ni­dad. Es­te año, en el que se ce­le­bra el tri­gé­si­mo aniver­sa­rio de la Con­ven­ción so­bre los De­re­chos del Ni­ño, se nos in­vi­ta a re­fle­xio­nar y a tra­ba­jar con de­ci­sión, cons­tan­cia y ce­le­ri­dad en la ne­ce­si­dad de pro­te­ger el bie­nes­tar de nues­tros ni­ños, su desa­rro­llo so­cial e in­te­lec­tual, el ac­ce­so a la edu­ca­ción, así co­mo su cre­ci­mien­to fí­si­co, psi­co­ló­gi­co y es­pi­ri­tual (cf. Dis­cur­so al Cuer­po Di­plo­má­ti­co ,7 enero 2019). El fu­tu­ro de nues­tros pue­blos es­tá uni­do, en gran me­di­da, al mo­do co­mo le ga­ran­ti­ce­mos a nues­tros ni­ños un fu­tu­ro en dig­ni­dad.

Se­ño­ras y se­ño­res: Hoy más que nun­ca nues­tras so­cie­da­des ne­ce­si­tan “ar­te­sa­nos de la hos­pi­ta­li­dad”, hom­bres y mu­je­res com­pro­me­ti­dos con el desa­rro­llo in­te­gral de to­dos los pue­blos den­tro de una fa­mi­lia hu­ma­na que se com­pro­me­ta a vi­vir en la jus­ti­cia, la so­li­da­ri­dad y la armonía fra­ter­na. Us­te­des, ca­da uno desde su lu­gar, de­di­can sus vi­das a ayu­dar pa­ra que el ser­vi­cio al bien co­mún pue­da al­can­zar to­dos los rin­co­nes de es­ta na­ción; es­ta es una de las ta­reas más ex­cel­sas de una per­so­na. Con es­tos sen­ti­mien­tos y desean­do que pue­dan lle­var ade­lan­te la mi­sión en­co­men­da­da in­vo­co la abun­dan­cia de las ben­di­cio­nes di­vi­nas so­bre es­ta na­ción, so­bre sus lí­de­res y sus ha­bi­tan­tes. Y pi­do al Se­ñor que guíe a ca­da uno de us­te­des y a sus fa­mi­lias por los caminos de la sa­bi­du­ría, la jus­ti­cia y de la paz. Mu­chas gra­cias.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.