TES­TI­GOS DE LA TER­NU­RA DE DIOS

La Razón (Madrid) - L Osservatore - - L’OSSERVATOR­E ROMANO - FRAN­CIS­CO Fra­ter­nal­men­te,

Del 18 al 23 de no­viem­bre se ce­le­bró en Li­ma, Pe­rú, el XX En­cuen­tro la­ti­noa­me­ri­cano de pas­to­ral ju­ve­nil. Pu­bli­ca­mos el men­sa­je que en­vió pa­ra la ocasión el Pa­pa Fran­cis­co, el pa­sa­do 4 de no­viem­bre al je­sui­ta Al­fre­do Viz­ca­rra Mo­ri, vicario apos­tó­li­co de Jaén y pre­si­den­te de la Co­mi­sión epis­co­pal pa­ra Lai­cos y Ju­ven­tud.

Que­ri­do her­mano:

Te­Te sa­lu­do cor­dial­men­te co­mo tam­bién a los or­ga­ni­za­do­res y par­ti­ci­pan­tes en el XX En­cuen­tro La­ti­noa­me­ri­cano de Res­pon­sa­bles Na­cio­na­les de Pas­to­ral Ju­ve­nil, que tie­ne lu­gar en la Casa de Con­vi­ven­cia Juan Pablo II, en Bal­nea­rio de San­ta Ro­sa, con el le­ma: «Los jó­ve­nes so­mos tie­rra sa­gra­da, el aho­ra de Dios». Us­te­des, al co­la­bo­rar en el cam­po de la pas­to­ral ju­ve­nil, pres­tan a la Igle­sia un ser­vi­cio que no se pue­de des­cui­dar. Los jó­ve­nes nos ha­blan y nos in­ter­pe­lan, nos ha­cen caer en la cuen­ta de las lu­ces y sombras de nues­tra co­mu­ni­dad, y con su en­tu­sias­mo nos animan a dar res­pues­tas acor­des a nues­tro tiem­po. Ellos son el terreno fér­til y nue­vo que Dios re­ga­la a las co­mu­ni­da­des cris­tia­nas. A us­te­des se les en­co­mien­da la ta­rea de acom­pa­ñar­los con res­pe­to y man­se­dum­bre en el ca­mino de su ma­du­ra­ción per­so­nal, pa­ra que se afian­cen en la fe y, con la gra­cia del Se­ñor, den fru­tos de amor y es­pe­ran­za. En Amé­ri­ca, con­ti­nen­te de la es­pe­ran­za, co­mo en todo el mun­do, los jó­ve­nes son el aho­ra de Dios, por­que su Hi­jo Je­sús, que es manifestac­ión de su bon­dad, ca­mi­na y per­ma­ne­ce con ellos, y a tra­vés de Je­sús, el Pa­dre con­ti­núa ha­blán­do­nos en el len­gua­je de su amor, «que sabe más de le­van­ta­das que de caí­das, de re­con­ci­lia­ción que de prohi­bi­ción, de dar nue­va opor­tu­ni­dad que de con­de­nar, de fu­tu­ro que de pa­sa­do» (Ce­re­mo­nia de aco­gi­da y aper­tu­ra de la JMJ, Pa­na­má 24 enero 2019). Los ani­mo a pro­fun­di­zar ca­da vez más en el co­no­ci­mien­to de la per­so­na de Je­sús, pa­ra que vi­vien­do en la in­ti­mi­dad de su co­ra­zón, pue­dan trans­for­mar­se en dis­cí­pu­los mi­sio­ne­ros y tes­ti­gos de su ter­nu­ra, y otros jó­ve­nes pue­dan acer­car­se a Él, el eter­na­men­te jo­ven, ex­pe­ri­men­tar la ale­gría de su amis­tad y lle­var una exis­ten­cia fun­da­da en la fra­ter­ni­dad y la so­li­da­ri­dad cris­tia­nas. Con es­tos sen­ti­mien­tos, pi­do al Se­ñor, por in­ter­ce­sión de Nues­tra Se­ño­ra de Gua­da­lu­pe, Patrona de Amé­ri­ca, que sos­ten­ga con su gra­cia a los pas­to­res, a los res­pon­sa­bles de la pas­to­ral ju­ve­nil y a to­dos los jó­ve­nes de La­ti­noa­mé­ri­ca, for­ta­le­cién­do­los en el amor re­cí­pro­co y acom­pa­ñán­do­los en su vi­da co­ti­dia­na. Que Je­sús los ben­di­ga y la Vir­gen San­ta los am­pa­re en sus pro­pó­si­tos de bien. Y, por fa­vor, no se ol­vi­den de re­zar por mí.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.