La ur­gen­cia de la paz y de la jus­ti­cia

En­cuen­tro con los obis­pos en la nun­cia­tu­ra apos­tó­li­ca de To­kio

La Razón (Madrid) - L Osservatore - - NEWS -

A su lle­ga­da a Ja­pón, el sá­ba­do 23 de no­viem­bre, el Pa­pa en­con­tró a los obis­pos del país en la nun­cia­tu­ra apos­tó­li­ca de To­kio. A con­ti­nua­ción pu­bli­ca­mos el dis­cur­so que pro­nun­ció en es­pa­ñol.

Que­ri­dos her­ma­nos Obis­pos:

Pri­me­roP­ri­me­ro de to­do ten­go que ex­cu­sar­me y pe­dir dis­cul­pas por­que en­tré sin sa­lu­dar a na­die. ¡Qué mal edu­ca­dos que so­mos los ar­gen­ti­nos! Dis­cul­pen por eso. Es un gus­to es­tar aquí en­tre us­te­des. Y, los ja­po­ne­ses, tie­nen fa­ma de ser me­tó­di­cos y tra­ba­ja­do­res, y la prue­ba es es­ta: ¡El Pa­pa ba­ja del avión y lo ha­cen tra­ba­jar en­se­gui­da! Mu­chas gra­cias.

Y es­toy con­ten­to por el don de vi­si­tar Ja­pón y por la bien­ve­ni­da que me han brin­da­do. Agra­dez­co es­pe­cial­men­te al Ar­zo­bis­po Ta­ka­mi por sus pa­la­bras en nom­bre de to­da la co­mu­ni­dad ca­tó­li­ca de es­te país. Es­tan­do aquí con us­te­des, en es­te pri­mer en­cuen­tro ofi­cial, quie­ro sa­lu­dar a ca­da una y a to­das vues­tras co­mu­ni­da­des, lai­cos, ca­te­quis­tas, sa­cer­do­tes, re­li­gio­sos, per­so­nas con­sa­gra­das, se­mi­na­ris­tas. Y tam­bién quie­ro ex­ten­der el abra­zo y mis ora­cio­nes a to­dos los ja­po­ne­ses en es­te pe­río­do mar­ca­do por la en­tro­ni­za­ción del nue­vo Em­pe­ra­dor y el ini­cio de la era Rei­wa.

No sé si sa­brán, pe­ro des­de jo­ven sen­tía sim­pa­tía y ca­ri­ño por es­tas tie­rras. Han pa­sa­do mu­chos años de aquel im­pul­so mi­sio­ne­ro cu­ya rea­li­za­ción se hi­zo es­pe­rar. Hoy, el Se­ñor me re­ga­la la opor­tu­ni­dad de es­tar en­tre us­te­des co­mo pe­re­grino mi­sio­ne­ro tras los pa­sos de gran­des tes­ti­gos de la fe. Se cum­plen 470 años de la lle­ga­da de san Francisco Ja­vier al Ja­pón, quien mar­có el co­mien­zo de la di­fu­sión del cris­tia­nis­mo en es­ta tie­rra. En su me­mo­ria, quie­ro unir­me a us­te­des pa­ra dar gra­cias al Se­ñor por to­dos aque­llos que, a lo lar­go de los si­glos, se de­di­ca­ron a sem­brar el Evan­ge­lio y a ser­vir al pue­blo ja­po­nés con gran un­ción y amor; es­ta en­tre­ga le dio un ros­tro muy par­ti­cu­lar a la Igle­sia ni­po­na. Pien­so en los már­ti­res san Pa­blo Mi­ki y sus com­pa­ñe­ros y en el bea­to Jus­to Ta­ka­ya­ma Ukon, que en me­dio de tan­tas prue­bas dio tes­ti­mo­nio has­ta su muer­te. Es­ta en­tre­ga pa­ra man­te­ner vi­va la fe a tra­vés de la per­se­cu­ción ayu­dó a la pe­que­ña co­mu­ni­dad cris­tia­na a cre­cer, con­so­li­dar­se y dar fru­to. Tam­bién pen­se­mos en los “cris­tia­nos ocul­tos”, de la re­gión de Na­ga­sa­ki, que man­tu­vie­ron la fe por ge­ne­ra­cio­nes a tra­vés del bau­tis­mo, la ora­ción y la ca­te­que­sis; au­tén­ti­cas Igle­sias do­més­ti­cas que res­plan­de­cían en es­ta tie­rra, qui­zás sin sa­ber­lo, co­mo es­pe­jo de la fa­mi­lia de Na­za­ret.

El ca­mino del Se­ñor nos mues­tra có­mo su pre­sen­cia se “jue­ga” en la vi­da co­ti­dia­na del pue­blo fiel, que bus­ca la ma­ne­ra de se­guir ha­cien­do pre­sen­te su me­mo­ria; una pre­sen­cia si­len­cio­sa, me­mo­ria vi­va que re­cuer­da que don­de dos o más es­tén reuni­dos en su Nom­bre ahí es­ta­rá Él, con la fuer­za y la ter­nu­ra de su Es­pí­ri­tu (cf. Mt 18, 20). El ADN de vues­tras co­mu­ni­da­des es­tá mar­ca­do por es­te tes­ti­mo­nio, an­tí­do­to

con­tra to­da de­s­es­pe­ran­za, que nos se­ña­la el ca­mino ha­cia don­de po­ner la mi­ra­da. Us­te­des son una Igle­sia vi­va, que se ha man­te­ni­do pro­nun­cian­do el Nom­bre del Se­ñor y con­tem­plan­do có­mo Él los guia­ba en me­dio de la per­se­cu­ción.

La siem­bra con­fia­da, el tes­ti­mo­nio de los már­ti­res y la pa­cien­te ex­pec­ta­ti­va de los fru­tos que el Se­ñor re­ga­la a su tiem­po, ca­rac­te­ri­za­ron la mo­da­li­dad apos­tó­li­ca con la que han sa­bi­do acom­pa­ñar la cul­tu­ra ja­po­ne­sa. Co­mo re­sul­ta­do, for­ja­ron a lo lar­go de es­tos años un ros­tro ecle­sial muy apre­cia­do, en ge­ne­ral, por la sociedad ni­po­na, gra­cias a sus nu­me­ro­sas apor­ta­cio­nes al bien co­mún. Es­te im­por­tan­te ca­pí­tu­lo de la his­to­ria del país y de la Igle­sia uni­ver­sal, ha si­do aho­ra re­co­no­ci­do con la de­sig­na­ción de las igle­sias y pue­blos de Na­ga­sa­ki y Ama­ku­sa co­mo lu­ga­res de Pa­tri­mo­nio Cul­tu­ral Mun­dial; pe­ro, so­bre to­do, co­mo me­mo­ria vi­va del al­ma de vues­tras co­mu­ni­da­des, es­pe­ran­za fe­cun­da de to­da evan­ge­li­za­ción.

Es­te via­je apostólico es­tá mar­ca­do por el le­ma «pro­te­ger to­da vi­da», que bien pue­de sim­bo­li­zar nues­tro mi­nis­te­rio epis­co­pal. El obis­po es aquel a quien el Se­ñor lla­mó de en me­dio de su pue­blo, pa­ra de­vol­ver­lo co­mo pas­tor ca­paz de pro­te­ger to­da vi­da, lo que de­ter­mi­na en cier­ta me­di­da el es­ce­na­rio a don­de de­be­mos apun­tar.

La mi­sión en es­tas tie­rras es­tu­vo mar­ca­da por una fuer­te bús­que­da de in­cul­tu­ra­ción y diá­lo­go, que per­mi­tió el desa­rro­llo de nue­vas mo­da­li­da­des in­de­pen­dien­tes a las desa­rro­lla­das en Eu­ro­pa. Sa­be­mos que, des­de el ini­cio, se usa­ron es­cri­tos, el tea­tro, la mú­si­ca y to­do ti­po de me­dios, en su gran ma­yo­ría en idio­ma ja­po­nés. Es­te he­cho de­mues­tra el amor que los pri­me­ros mi­sio­ne­ros sen­tían por es­tas tie­rras. Pro­te­ger to­da vi­da sig­ni­fi­ca, en pri­mer lu­gar, te­ner esa mi­ra­da con­tem­pla­ti­va ca­paz de amar la vi­da de to­do el pue­blo que les fue con­fia­do, pa­ra re­co­no­cer en él an­te to­do un don del Se­ñor. «Por­que só­lo lo que se ama pue­de ser sal­va­do. Só­lo lo que se abra­za pue­de ser trans­for­ma­do» (XXXIV Jor­na­da Mun­dial de la Ju­ven­tud, Pa­na­má, Vi­gi­lia de ora­ción, 26 enero 2019). Prin­ci­pio de en­car­na­ción ca­paz de ayu­dar a po­si­cio­nar­nos an­te to­da vi­da co­mo un don gra­tui­to, por so­bre otras con­si­de­ra­cio­nes, vá­li­das pe­ro se­cun­da­rias. Pro­te­ger to­da vi­da y anun­ciar el Evan­ge­lio no son dos co­sas se­pa­ra­das ni con­tra­pues­tas: se re­cla­man, se ne­ce­si­tan. Am­bas sig­ni­fi­can es­tar aten­tos, ve­lar an­te to­do aque­llo que hoy pue­da es­tar im­pi­dien­do, en es­tas tie­rras, el desa­rro­llo in­te­gral de las per­so­nas con­fia­das a la luz del Evan­ge­lio de Je­sús.

Sa­be­mos que la Igle­sia en Ja­pón es pe­que­ña y los ca­tó­li­cos son una mi­no­ría, pe­ro es­to no de­be res­tar­le va­lor a vues­tro com­pro­mi­so con una evan­ge­li­za­ción que, en vues­tra si­tua­ción par­ti­cu­lar, la pa­la­bra más fuer­te y cla­ra que pue­dan brin­dar es la de un tes­ti­mo­nio hu­mil­de, co­ti­diano y de diá­lo­go con otras tra­di­cio­nes re­li­gio­sas. La hos­pi­ta­li­dad y el cui­da­do que mues­tran a los nu­me­ro­sos tra­ba­ja­do­res ex­tran­je­ros, que re­pre­sen­tan más de la mi­tad de los ca­tó­li­cos de Ja­pón, no só­lo sir­ve co­mo tes­ti­mo­nio del Evan­ge­lio en me­dio de la sociedad ja­po­ne­sa, sino que tam­bién cer­ti­fi­ca la uni­ver­sa­li­dad de la Igle­sia, de­mos­tran­do que nues­tra unión con Cris­to es más fuer­te que cual­quier otro víncu­lo o iden­ti­dad, y es ca­paz de lle­gar y al­can­zar a to­das las reali­da­des.

Una Igle­sia mar­ti­rial pue­de ha­blar con ma­yor li­ber­tad, es­pe­cial­men­te al abor­dar cues­tio­nes ur­gen­tes de paz y jus­ti­cia en nues­tro mun­do. Ma­ña­na vi­si­ta­ré Na­ga­sa­ki e Hi­ros­hi­ma don­de re­za­ré por las víc­ti­mas del bom­bar­deo ca­tas­tró­fi­co de eso­frez­ca tas dos ciu­da­des, y me ha­ré eco de vues­tros pro­pios lla­ma­dos pro­fé­ti­cos al desar­me nu­clear. De­seo en­con­trar a aque­llos que aún su­fren las he­ri­das de es­te trá­gi­co epi­so­dio de la his­to­ria hu­ma­na, así co­mo a las víc­ti­mas del “tri­ple desas­tre”. Su su­fri­mien­to con­ti­nua­do es un re­cor­da­to­rio elo­cuen­te a nues­tro de­ber hu­mano y cris­tiano de ayu­dar a los que su­fren en el cuer­po y en el es­pí­ri­tu, y de ofre­cer a to­dos el men­sa­je evan­gé­li­co de es­pe­ran­za, cu­ra­ción y re­con­ci­lia­ción. Re­cor­de­mos que el mal no ha­ce acep­ción de per­so­nas y no pre­gun­ta so­bre per­te­nen­cias; sim­ple­men­te irrum­pe con su vehe­men­cia des­truc­to­ra, co­mo ha su­ce­di­do re­cien­te­men­te con el de­vas­ta­dor ti­fón que ha pro­vo­ca­do tan­tas víc­ti­mas y da­ños ma­te­ria­les. En­co­men­de­mos a la mi­se­ri­cor­dia del Se­ñor a los que han muer­to, a sus fa­mi­lia­res, y a to­dos los que han per­di­do sus ca­sas y bie­nes ma­te­ria­les. Que no ten­ga­mos mie­do a desa­rro­llar siem­pre, aquí y en to­do el mun­do, una mi­sión ca­paz de le­van­tar la voz y de­fen­der to­da vi­da co­mo un don pre­cia­do del Se­ñor. Los ani­mo, pues, en sus es­fuer­zos pa­ra ga­ran­ti­zar que la co­mu­ni­dad ca­tó­li­ca en Ja­pón un tes­ti­mo­nio cla­ro del Evan­ge­lio en me­dio de to­da la sociedad. El apre­cia­do apos­to­la­do edu­ca­ti­vo de la Igle­sia re­pre­sen­ta un gran re­cur­so pa­ra la evan­ge­li­za­ción, y de­mues­tra el com­pro­mi­so con las más am­plias co­rrien­tes in­te­lec­tua­les y cul­tu­ra­les; la ca­li­dad de su con­tri­bu­ción de­pen­de­rá na­tu­ral­men­te del fo­men­to de su iden­ti­dad y mi­sión.

So­mos cons­cien­tes de que exis­ten di­ver­sos fla­ge­los que aten­tan con­tra la vi­da de al­gu­nas per­so­nas de vues­tras co­mu­ni­da­des, que es­tán mar­ca­das, por di­ver­sas ra­zo­nes, por la so­le­dad, la de­ses­pe­ra­ción y el ais­la­mien­to. El au­men­to del nú­me­ro de sui­ci­dios en vues­tras ciu­da­des, así co­mo el “bu­lis­mo” (iji­me), y di­ver­sas for­mas de au­to exi­gen­cia, es­tán crean­do nue­vos ti­pos de alie­na­ción y des­orien­ta­ción es­pi­ri­tual. ¡Có­mo afec­ta es­to es­pe­cial­men­te a los jó­ve­nes! Los in­vi­to a que les pres­ten es­pe­cial aten­ción a ellos y a sus ne­ce­si­da­des, bus­quen prio­ri­zar es­pa­cios don­de la cul­tu­ra de la efi­ca­cia, el ren­di­mien­to y el éxi­to se vea vi­si­ta­da por la cul­tu­ra de un amor gra­tui­to y de­sin­te­re­sa­do ca­paz de brin­dar a to­dos, y no só­lo a los que “lle­ga­ron”, po­si­bi­li­da­des de una vi­da fe­liz y lo­gra­da. Con su ce­lo, ideas y ener­gías, así co­mo con una bue­na for­ma­ción y bien acom­pa­ña­dos, vues­tros jó­ve­nes pue­den ser una fuen­te im­por­tan­te de es­pe­ran­za pa­ra sus con­tem­po­rá­neos, y dar un tes­ti­mo­nio vi­tal de la ca­ri­dad cris­tia­na. Una bús­que­da crea­ti­va, in­cul­tu­ra­da e in­ge­nio­sa del ke­rig­ma pue­de te­ner mu­cho eco en tan­tas vi­das an­he­lan­tes de com­pa­sión. Sé que la mies es mu­cha y los obre­ros son po­cos. Los es­ti­mu­lo a bus­car, desa­rro­llar y fo­men­tar una mi­sión ca­paz de in­vo­lu­crar a las fa­mi­lias y a pro­mo­ver una for­ma­ción ca­paz de al­can­zar a las per­so­nas allí don­de se en­cuen­tren, asu­mien­do siem­pre la reali­dad: el pun­to de par­ti­da pa­ra to­do apos­to­la­do na­ce del lu­gar don­de las per­so­nas es­tán en sus ru­ti­nas y queha­ce­res, no en lu­ga­res ar­ti­fi­cia­les. Allí, te­ne­mos que lle­gar al al­ma de las ciu­da­des, de los tra­ba­jos, de las uni­ver­si­da­des pa­ra acom­pa­ñar con el Evan­ge­lio de la com­pa­sión y la mi­se­ri­cor­dia a los fie­les que nos fue­ron con­fia­dos.

Nue­va­men­te gra­cias por la opor­tu­ni­dad que me re­ga­lan de po­der vi­si­tar y ce­le­brar con vues­tras Igle­sias lo­ca­les. Pedro quie­re con­fir­mar­los en la fe, pe­ro Pedro tam­bién vie­ne a to­car y a de­jar­se re­no­var en las hue­llas de tan­tos már­ti­res tes­ti­gos de la fe; re­cen pa­ra que el Se­ñor me re­ga­le es­ta gra­cia. Y pi­do al Se­ñor que los ben­di­ga y, en us­te­des, ben­di­ga a vues­tras co­mu­ni­da­des. Mu­chas gra­cias.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.