Es in­mo­ral no so­lo el uso sino la po­se­sión de ar­mas ató­mi­cas

La Razón (Madrid) - L Osservatore - - NEWS -

«Por mis her­ma­nos y com­pa­ñe­ros, voy a de­cir: La paz con­ti­go» (Sal 122, 8).

Dna,Dna, la gra­ve in­ca­pa­ci­dad de cui­dar nues­tra ca­sa co­mún, el re­cur­so con­ti­nuo y es­pas­mó­di­co de las ar­mas, co­mo si es­tas pu­die­ran ga­ran­ti­zar un fu­tu­ro de paz. Con con­vic­ción, de­seo reite­rar que el uso de la ener­gía ató­mi­ca con fi­nes de gue­rra es hoy más que nun­ca un cri­men, no só­lo con­tra el hom­bre y su dig­ni­dad sino con­tra to­da po­si­bi­li­dad de fu­tu­ro en nues­tra ca­sa co­mún. El uso de ener­gía ató­mi­ca con fi­nes de gue­rra es in­mo­ral, co­mo asi­mis­mo es in­mo­ral la po­se­sión de las ar­mas ató­mi­cas, co­mo ya lo di­je ha­ce dos años. Se­re­mos juz­ga­dos por es­to. Las nue­vas ge­ne­ra­cio­nes se le­van­ta­rán co­mo jue­ces de nues­tra de­rro­ta si he­mos ha­bla­do de la paz, pe­ro no la he­mos rea­li­za­do con nues­tras ac­cio­nes en­tre los pue­blos de la tie­rra. ¿Có­mo po­de­mos ha­blar de paz mien­tras cons­trui­mos nue­vas for­mi­da­bles ar­mas de gue­rra? ¿Có­mo po­de­mos ha­blar de paz mien­tras jus­ti­fi­ca­mos de­ter­mi­na­das ac­cio­nes es­pu­rias con dis­cur­sos de dis­cri­mi­na­ción y de odio?

Es­toy con­ven­ci­do de que la paz no es más que un “so­ni­do de pa­la­bras” si no se fun­da en la ver­dad, si no se cons­tru­ye de acuer­do con la jus­ti­cia, si no es­tá vi­vi­fi­ca­da y com­ple­ta­da por la ca­ri­dad, y si no se rea­li­za en la li­ber­tad (cf. S. Juan XXIII, Car­ta enc. Pa­cem in te­rris, 37).

La cons­truc­ción de la paz en la ver­dad y en la jus­ti­cia sig­ni­fi­ca re­co­no­cer que «son mu­chas y muy gran­des las di­fe­ren­cias en­tre los hom­bres en cien­cia, vir­tud, in­te­li­gen­cia y bie­nes ma­te­ria­les» (ibíd., 87), lo cual ja­más pue­de jus­ti­fi­car el pro­pó­si­to de im­po­ner a los de­más los pro­pios in­tere­ses par­ti­cu­la­res. Por el con­tra­rio, to­do es­to cons­ti­tu­ye una fuen­te de ma­yor res­pon­sa­bi­li­dad y res­pe­to. Asi­mis­mo, las co­mu­ni­da­des po­lí­ti­cas, que le­gí­ti­ma­men­te pue­den di­fe­mos rir en­tre sí en tér­mi­nos de cul­tu­ra o desa­rro­llo eco­nó­mi­co, es­tán lla­ma­das a com­pro­me­ter­se a tra­ba­jar «por el pro­gre­so co­mún», por el bien de to­dos (ibíd., 88).

De he­cho, si real­men­te que­re­mos cons­truir una sociedad más jus­ta y se­gu­ra, de­be­mos de­jar que las ar­mas cai­gan de nues­tras ma­nos: «No es po­si­ble amar con ar­mas ofen­si­vas en las ma­nos» (S. Pa­blo VI, Dis­cur­so a las Na­cio­nes Uni­das, 4 oc­tu­bre 1965, 10). Cuan­do nos en­tre­ga­mos a la ló­gi­ca de las ar­mas y nos ale­ja­mos del ejer­ci­cio del diá­lo­go, nos ol­vi­da­mos trá­gi­ca­men­te de que las ar­mas, an­tes in­clu­so de cau­sar víc­ti­mas y rui­nas, tie­nen la ca­pa­ci­dad de pro­vo­car pe­sa­di­llas, «exi­gen enor­mes gas­tos, de­tie­nen los pro­yec­tos de so­li­da­ri­dad y de tra­ba­jo útil, al­te­ran la psi­co­lo­gía de los pue­blos» (ibíd.). ¿Có­mo po­de­mos pro­po­ner la paz si fre­cuen­ta­la fre­cuen­ta­la in­ti­mi­da­ción bé­li­ca nu­clear co­mo re­cur­so le­gí­ti­mo pa­ra la re­so­lu­ción de los con­flic­tos? Que es­te abis­mo de do­lor evo­que los lí­mi­tes que ja­más se pue­den atra­ve­sar. La ver­da­de­ra paz só­lo pue­de ser una paz des­ar­ma­da. Ade­más, «la paz no es la me­ra au­sen­cia de la gue­rra […]; sino un per­pe­tuo queha­cer» (Conc. Vat. II, Const. past. Gaudium et spes, 78). Es fru­to de la jus­ti­cia, del desa­rro­llo, de la so­li­da­ri­dad, del cui­da­do de nues­tra ca­sa co­mún y de la pro­mo­ción del bien co­mún, apren­dien­do de las en­se­ñan­zas de la his­to­ria.

Re­cor­dar, ca­mi­nar jun­tos, pro­te­ger. Es­tos son tres im­pe­ra­ti­vos mo­ra­les que, pre­ci­sa­men­te aquí en Hi­ros­hi­ma, ad­quie­ren un sig­ni­fi­ca­do aún más fuer­te y uni­ver­sal, y tie­nen la ca­pa­ci­dad de abrir un ca­mino de paz. Por lo tan­to, no po­de­mos per­mi­tir que las ac­tua­les y nue­vas ge­ne­ra­cio­nes pier­dan la me­mo­ria de lo acon­te­ci­do, esa me­mo­ria que es ga­ran­te y es­tí­mu­lo pa­ra cons­truir un fu­tu­ro más jus­to y más fra­terno; un re­cuer­do ex­pan­si­vo ca­paz de des­per­tar las con­cien­cias de to­dos los hom­bres y mu­je­res, es­pe­cial­men­te de aque­llos que hoy desem­pe­ñan un pa­pel es­pe­cial en el des­tino de las na­cio­nes; una me­mo­ria vi­va que nos ayu­de a de­cir de ge­ne­ra­ción en ge­ne­ra­ción: ¡nun­ca más!

Pre­ci­sa­men­te por es­to es­ta­mos lla­ma­dos a ca­mi­nar jun­tos, con una mi­ra­da de com­pren­sión y de per­dón, abrien­do el ho­ri­zon­te a la es­pe­ran­za y tra­yen­do un ra­yo de luz en me­dio de las nu­me­ro­sas nu­bes que hoy en­som­bre­cen el cie­lo. Abrá­mo­nos a la es­pe­ran­za, con­vir­tién­do­nos en ins­tru­men­tos de re­con­ci­lia­ción y de paz. Es­to se­rá siem­pre po­si­ble si so­mos ca­pa­ces de pro­te­ger­nos y sa­ber­nos her­ma­na­dos en un des­tino co­mún. Nues­tro mun­do, in­ter­co­nec­ta­do no só­lo por la glo­ba­li­za­ción sino des­de siem­pre por una tie­rra co­mún, re­cla­ma más que en otras épo­cas la pos­ter­ga­ción de in­tere­ses ex­clu­si­vos de de­ter­mi­na­dos gru­pos o sec­to­res, pa­ra al­can­zar la gran­de­za de aque­llos que lu­chan co­rres­pon­sa­ble­men­te pa­ra ga­ran­ti­zar un fu­tu­ro co­mún.

En una so­la sú­pli­ca abier­ta a Dios y a to­dos los hom­bres y mu­je­res de bue­na vo­lun­tad, en nom­bre de to­das las víc­ti­mas de los bom­bar­deos y ex­pe­ri­men­tos ató­mi­cos, y de to­dos los con­flic­tos, des­de el co­ra­zón ele­ve­mos con­jun­ta­men­te un gri­to: ¡Nun­ca más la gue­rra, nun­ca más el ru­gi­do de las ar­mas, nun­ca más tan­to su­fri­mien­to! Que ven­ga la paz en nues­tros días, en es­te mun­do nues­tro. Dios, tú nos lo has pro­me­ti­do: «La mi­se­ri­cor­dia y la fi­de­li­dad se en­cuen­tran, la jus­ti­cia y la paz se be­san; la fi­de­li­dad bro­ta de la tie­rra, y la jus­ti­cia mi­ra des­de el cie­lo» (Sal 84, 11-12).

Ven, Se­ñor, que es tar­de y don­de so­bre­abun­dó la des­truc­ción que hoy tam­bién pue­da hoy so­bre­abun­dar la es­pe­ran­za de que es po­si­ble es­cri­bir y rea­li­zar una his­to­ria di­fe­ren­te. ¡Ven, Se­ñor, Prín­ci­pe de la paz, haz­nos ins­tru­men­tos y ecos de tu paz!

«Por mis her­ma­nos y com­pa­ñe­ros, voy a de­cir: La paz con­ti­go» (Sal 122, 8).

El día del do­min­go 24 de no­viem­bre el Pa­pa con­clu­yó la jor­na­da en Hi­ros­hi­ma, —des­pués de via­jar des­de Na­ga­sa­ki—, en el Me­mo­rial de la Paz, don­de en­tre­gó el men­sa­je que pu­bli­ca­mos aquí

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.