Crear una sociedad ca­da vez más hu­ma­na

La con­sig­na del Pa­pa a los es­tu­dian­tes y do­cen­tes de la Sop­hia Uni­ver­sity en la con­clu­sión del via­je a Ja­pón

La Razón (Madrid) - L Osservatore - - NEWS -

El Pa­pa Francisco con­clu­yó el día 26 de no­viem­bre el via­je a Ja­pón, que ini­ció el sá­ba­do 23 de no­viem­bre, des­pués de la vi­si­ta a Tai­lan­dia. La ma­ña­na del mar­tes 26, an­tes de lle­gar al ae­ro­puer­to de To­kio pa­ra la ce­re­mo­nia de des­pe­di­da, el Pontífice se di­ri­gió a la Sop­hia Uni­ver­sity, don­de pro­nun­ció en es­pa­ñol el dis­cur­so que pu­bli­ca­mos a con­ti­nua­ción. Que­ri­dos her­ma­nos y her­ma­nas:

MeMe ale­gra mu­cho po­der es­tar unos mi­nu­tos con us­te­des al fi­nal de mi vi­si­ta apos­tó­li­ca, po­co an­tes de de­jar Ja­pón y re­gre­sar a Ro­ma. Es el adiós. Mi es­ta­día en es­te país ha si­do bre­ve pe­ro in­ten­sa. Agra­dez­co a Dios y a to­do el pue­blo ni­pón por la opor­tu­ni­dad de po­der vi­si­tar es­te país, que de­jó una gran hue­lla en la vi­da de san Francisco Ja­vier, y don­de tan­tos már­ti­res die­ron tes­ti­mo­nio de su fe cris­tia­na. A pe­sar de que los cris­tia­nos son una mi­no­ría, su pre­sen­cia se sien­te. Yo mis­mo he si­do tes­ti­go de la es­ti­ma ge­ne­ral que se tie­ne ha­cia la Igle­sia Ca­tó­li­ca, y es­pe­ro que es­te res­pe­to mu­tuo pue­da au­men­tar en el fu­tu­ro. Tam­bién he ob­ser­va­do que, a pe­sar de la efi­cien­cia y el or­den que ca­rac­te­ri­zan la sociedad ja­po­ne­sa, se per­ci­be que se desea y se bus­ca al­go más: un hon­do an­he­lo por crear una sociedad ca­da vez más hu­ma­na, más com­pa­si­va, más mi­se­ri­cor­dio­sa.

El es­tu­dio y la me­di­ta­ción son par­te de to­da cul­tu­ra, y vues­tra cul­tu­ra ja­po­ne­sa es­tá, en es­te sen­ti­do, or­gu­llo­sa de su he­ren­cia an­ti­gua y ri­ca. Ja­pón ha po­di­do in­te­grar el pen­sa­mien­to y las re­li­gio­nes de Asia en su con­jun­to y crear una cul­tu­ra con iden­ti­dad de­fi­ni­da. La Es­cue­la As­hi­ka­ga, que tan­to im­pre­sio­nó a san Francisco Ja­vier, es un ejem­plo de la ca­pa­ci­dad de la cul­tu­ra ja­po­ne­sa pa­ra ab­sor­ber y trans­mi­tir el co­no­ci­mien­to. Los cen­tros de es­tu­dio, me­di­ta­ción, in­ves­ti­ga­ción, si­guen desem­pe­ñan­do un pa­pel im­por­tan­te en la cul­tu­ra ac­tual. Por es­ta ra­zón, es ne­ce­sa­rio que con­ser­ven su au­to­no­mía y su li­ber­tad, en aras de un fu­tu­ro me­jor. Pues­to que las uni­ver­si­da­des si­guen sien­do el lu­gar prin­ci­pal en el que se ca­pa­ci­tan los lí­de­res fu­tu­ros, es ne­ce­sa­rio que el co­no­ci­mien­to y la cul­tu­ra en to­da su am­pli­tud ins­pi­re to­dos los as­pec­tos de las ins­ti­tu­cio­nes edu­ca­ti­vas vol­vién­do­se ca­da vez más in­clu­si­vas y ge­ne­ra­do­ras de opor­tu­ni­dad y de pro­mo­ción so­cial.

Sop­hia. Siem­pre el hom­bre, pa­ra ad­mi­nis­trar sus re­cur­sos de ma­ne­ra cons­truc­ti­va y efi­cien­te, ne­ce­si­tó de la ver­da­de­ra Sop­hia, de la ver­da­de­ra Sa­bi­du­ría. En una sociedad tan com­pe­ti­ti­va y tec­no­ló­gi­ca­men­te orien­ta­da, es­ta uni­ver­si­dad de­be­ría ser un cen­tro no só­lo de for­ma­ción in­te­lec­tual, sino tam­bién un lu­gar don­de pue­da ir to­man­do for­ma una sociedad me­jor, un fu­tu­ro más lleno de es­pe­ran­za. En el es­pí­ri­tu de la en­cí­cli­ca Lau­da­to si’, aña­di­ría que el amor por la na­tu­ra­le­za, tan tí­pi­co de las cul­tu­ras asiá­ti­cas, aquí de­be­ría ex­pre­sar­se en una in­quie­tud in­te­li­gen­te y pre­vi­so­ra por la pro­tec­ción de la tie­rra, nues­tra ca­sa co­mún. In­quie­tud que pue­de amal­ga­mar­se con la pro­mo­ción de una nue­va epis­te­me ca­paz de am­pliar y cues­tio­nar to­do in­ten­to re­duc­cio­nis­ta de par­te del pa­ra­dig­ma tec­no­crá­ti­co (cf. nn. 106-114). No per­da­mos de vis­ta que «la au­tén­ti­ca hu­ma­ni­dad, que in­vi­ta a una nue­va sín­te­sis, pa­re­ce ha­bi­tar en me­dio de la ci­vi­li­za­ción tec­no­ló­gi­ca, ca­si im­per­cep­ti­ble­men­te, co­mo la nie­bla que se fil­tra ba­jo la puer­ta ce­rra­da. ¿Se­rá una pro­me­sa per­ma­nen­te, a pe­sar de to­do, bro­tan­do co­mo una em­pe­ci­na­da re­sis­ten­cia de lo au­tén­ti­co?» (ibíd., 112).

La Sop­hia Uni­ver­sity ha es­ta­do siem­pre mar­ca­da por una iden­ti­dad hu­ma­nis­ta, cris­tia­na, in­ter­na­cio­nal. Des­de su fun­da­ción, la Uni­ver­si­dad se ha en­ri­que­ci­do con la pre­sen­cia de pro­fe­so­res de va­rios paí­ses, in­clu­so a ve­ces de paí­ses en con­flic­to en­tre sí. Sin em­bar­go, to­dos es­ta­ban uni­dos por el de­seo de dar lo me­jor a los jó­ve­nes de Ja­pón. Ese mis­mo es­pí­ri­tu per­du­ra tam­bién en las mu­chas for­mas en las que us­te­des brin­dan ayu­da a quie­nes más lo ne­ce­si­tan, aquí y en el ex­tran­je­ro. Es­toy se­gu­ro de que es­te as­pec­to de la iden­ti­dad de vues­tra Uni­ver­si­dad se for­ta­le­ce­rá ca­da vez más, de mo­do que los gran­des avan­ces tec­no­ló­gi­cos de hoy pue­dan po­ner­se al ser­vi­cio de una edu­ca­ción más hu­ma­na, más jus­ta y eco­ló­gi­ca­men­te res­pon­sa­ble. La tra­di­ción ig­na­cia­na, en la que se ba­sa Sop­hia, de­be im­pul­sar a pro­fe­so­res y es­tu­dian­tes por igual a crear una at­mós­fe­ra que fo­men­te la re­fle­xión y el dis­cer­ni­mien­to. Nin­gún es­tu­dian­te de es­ta uni­ver­si­dad de­be­ría gra­duar­se sin ha­ber apren­di­do có­mo ele­gir, res­pon­sa­ble y li­bre­men­te, lo que en con­cien­cia sa­be que es lo me­jor. Que en ca­da si­tua­ción, in­clu­so en las más com­ple­jas, se in­tere­sen por lo que en su con­duc­ta es jus­to y hu­mano, ca­bal y res­pon­sa­ble, de­ci­di­dos de­fen­so­res de los vul­ne­ra­bles, y sean co­no­ci­dos por esa in­te­gri­dad que tan­to se ne­ce­si­ta en es­tos mo­men­tos en que las pa­la­bras y las ac­cio­nes a me­nu­do son o fal­sas o en­ga­ño­sas.

Las Pre­fe­ren­cias Apos­tó­li­cas Uni­ver­sa­les que pro­pu­so la Com­pa­ñía de Je­sús de­jan cla­ro que el acom­pa­ña­mien­to de los jó­ve­nes es una reali­dad im­por­tan­te en to­do el mun­do, y que to­das las ins­ti­tu­cio­nes ig­na­cia­nas de­ben fo­men­tar ese acom­pa­ña­mien­to. Co­mo lo de­mues­tra el Sí­no­do so­bre los jó­ve­nes y sus do­cu­men­tos, la Igle­sia uni­ver­sal tam­bién mi­ra con es­pe­ran­za e in­te­rés a los jó­ve­nes de to­do el mun­do. Vues­tra Uni­ver­si­dad en su con­jun­to de­be cen­trar­se en los jó­ve­nes, que no só­lo han de ser re­cep­to­res de una edu­ca­ción pre­pa­ra­da, sino tam­bién par­te de esa edu­ca­ción, ofre­cien­do sus ideas, com­par­tien­do su vi­sión y es­pe­ran­zas pa­ra el fu­tu­ro. Que vues­tra Uni­ver­si­dad sea co­no­ci­da por ese mo­de­lo de in­ter­cam­bio y por el en­ri­que­ci­mien­to y vi­ta­li­dad que es­to ge­ne­ra.

La tra­di­ción cris­tia­na y hu­ma­nis­ta de Sop­hia

Uni­ver­sity es­tá to­tal­men­te en con­so­nan­cia con otra de las pre­fe­ren­cias que men­cio­né, la de ca­mi­nar con los po­bres y los mar­gi­na­dos de nues­tro mun­do. La Uni­ver­si­dad, en­fo­ca­da en su mi­sión, de­be­ría es­tar abier­ta siem­pre a crear un ar­chi­pié­la­go ca­paz de in­ter­co­nec­tar lo que so­cial y cul­tu­ral­men­te pue­de lle­gar a con­ce­bir­se co­mo se­pa­ra­do. Los mar­gi­na­dos se­rán crea­ti­va­men­te in­vo­lu­cra­dos e in­cor­po­ra­dos en el cu­rrícu­lo uni­ver­si­ta­rio, bus­can­do po­si­bi­li­tar las con­di­cio­nes pa­ra que es­to se tra­duz­ca en la pro­mo­ción de un es­ti­lo edu­ca­ti­vo ca­paz de achi­car bre­chas y dis­tan­cias. El es­tu­dio uni­ver­si­ta­rio de ca­li­dad, más que ser con­si­de­ra­do el pri­vi­le­gio de unos po­cos, tie­ne que ir acom­pa­ña­do por la con­cien­cia de sa­ber­se ser­vi­do­res de la jus­ti­cia y del bien co­mún; ser­vi­cio a im­ple­men­tar­se en el área que a ca­da uno le to­que desa­rro­llar. Una cau­sa que nos com­pe­te a to­dos; el con­se­jo de Pedro a Pa­blo si­gue sien­do cier­to hoy: no ol­vi­de­mos a los po­bres (cf. Ga 2, 10).

Que­ri­dos jó­ve­nes, que­ri­dos pro­fe­so­res, que­ri­dos to­dos los que tra­ba­jan en la Sop­hia Uni­ver­sity: Que es­tas re­fle­xio­nes y nues­tro en­cuen­tro de hoy den fru­to en sus vi­das y en las de es­ta co­mu­ni­dad aca­dé­mi­ca. El Se­ñor y su Igle­sia cuen­tan con us­te­des pa­ra que par­ti­ci­pen en la mi­sión de bus­car, ha­llar y ex­pan­dir la Sa­bi­du­ría di­vi­na y ofre­cer ale­gría y es­pe­ran­za a la sociedad ac­tual. Por fa­vor, no se ol­vi­den tam­bién de re­zar por mí y por to­dos los que más ne­ce­si­tan de nues­tra ayu­da.

Y aho­ra, mien­tras me dis­pon­go a de­jar Ja­pón, les agra­dez­co, y a tra­vés de us­te­des a to­do el pue­blo ja­po­nés, por la ama­ble aco­gi­da y bien­ve­ni­da que me han brin­da­do du­ran­te es­ta vi­si­ta. Les ase­gu­ro que los ten­dré pre­sen­tes en mi co­ra­zón y en mi ora­ción. Mu­chas gra­cias.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.