MONS. MI­GUEL HESAYNE Y EL ECUMENISMO DE LOS DE­RE­CHOS HU­MA­NOS EN AR­GEN­TI­NA

La Razón (Madrid) - L Osservatore - - L’OSSERVATOR­E ROMANO - MAR­CE­LO FIGUEROA

ElEl do­min­go 1 de di­ciem­bre par­tió ha­cia la Ca­sa del Pa­dre Mon­se­ñor Mi­guel E. Hesayne, quien jun­to al Ra­bino Mars­hall Me­yer y obis­pos pro­tes­tan­tes co­mo Car­los Gat­ti­no­ni, fue­ron im­pul­so­res de un ecumenismo de los de­re­chos hu­ma­nos en tiem­pos de la dic­ta­du­ra ar­gen­ti­na.

Mi­guel Es­te­ban Hesayne ha­bía na­ci­do el 26 de di­ciem­bre de 1922 en la ciu­dad de Azul , a 300 km de la ca­pi­tal ar­gen­ti­na. Or­de­na­do sa­cer­do­te muy jo­ven, a los 26 años, fue ele­gi­do obis­po de Azul por el pa­pa Pa­blo VI en abril de 1975 y ese mis­mo año fue el pri­me­ro en de­nun­ciar co­mo ase­si­na­to la muer­te de Mon­se­ñor En­ri­que An­ge­lle­li. Fue asi­mis­mo tem­prano y en­tu­sias­ta di­fu­sor de los vien­tos re­no­va­do­res el Con­ci­lio Va­ti­cano II, es­pe­cial­men­te de la de­cla­ra­ción dog­má­ti­ca Nos­tra ae­ta­te (nues­tro tiem­po) del año 1965 que cam­bió pa­ra siem­pre la re­la­ción de la Igle­sia Ca­tó­li­ca con re­li­gio­nes no cris­tia­nas y muy es­pe­cial­men­te con la ju­día. El mis­mo Mar­sahall Me­yer fe­bre­ro de 1967 y en oca­sión del en­cuen­tro “En­fo­que ju­dío so­bre el mo­vi­mien­to ecu­mé­ni­co cris­tiano” ex­pre­sa­ba: «Si fra­ca­sa­ra el ecumenismo cris­tiano, el mun­do no cris­tiano no po­dría en tér­mi­nos in­te­lec­tua­les, to­mar en se­rio al cris­tia­nis­mo. ¡Cuán­ta san­gre tendrá que ser de­rra­ma­da pa­ra que la hu­ma­ni­dad apren­da que cual­quier sis­te­ma to­ta­li­ta­rio o mo­no­lí­ti­co es­tá des­ti­na­do al fra­ca­so!»

Fue pre­ci­sa­men­te en esos años du­ros de la vi­da po­lí­ti­ca ar­gen­ti­na que los mo­vi­mien­tos ecu­mé­ni­cos e in­ter­re­li­gio­sos tu­vie­ron pun­tos fun­da­cio­na­les y fun­da­men­ta­les de en­cuen­tro en­tre ins­ti­tu­cio­na­les y re­fe­ren­tes en el com­pro­mi­so por los de­re­chos hu­ma­nos. Es­to es así da­do que al ya men­cio­na­do y no­ve­do­so Va­ti­cano II, se su­ce­de la con­tem­po­rá­nea crea­ción del Se­mi­na­rio Ra­bí­ni­co La­ti­noa­me­ri­cano y el afian­za­mien­to de las con­fe­sio­nes pro­tes­tan­tes en el Con­ci­lio Mun­dial de Igle­sias. Co­mo su­ce­de ha­bi­tual­men­te, de lo ins­ti­tu­cio­nal emer­gió el im­pres­cin­di­ble com­pro­mi­so del li­de­raz­go re­li­gio­so in­di­vi­dual. De allí que a las fi­gu­ras ca­tó­li­cas de los obis­pos Mi­guel E. Hesayne, Jai­me de Ne­va­res y Jor­ge No­vak, se de­be in­cor­po­rar la de­ci­si­va par­ti­ci­pa­ción de los Ra­bi­nos Mars­hall Me­yer y Ro­ber­to Graetz y fi­nal­men­te con­si­de­rar la im­por­tan­te par­ti­ci­pa­ción de los obis­pos y pas­to­res pro­tes­tan­tes Car­los Gat­ti­no­ni, Al­do Et­che­go­yen y Fe­de­ri­co Pa­gu­ra. De es­ta im­pres­cin­di­ble y pro­vi­den­cial uni­ci­dad en lo hu­mano en la di­ver­si­dad de fe, na­cen el Mo­vi­mien­to Ecu­mé­ni­co por los De­re­chos Hu­ma­nos (MEDH) y ca­si al mis­mo tiem­po —con la in­cor

po­ra­ción de fi­gu­ras de la cul­tu­ra y la vi­da so­cial co­mo Er­nes­to Sá­ba­to, Adol­fo Pérez Es­qui­vel, Ali­cia Mo­reau de Jus­to—, la Asam­blea Per­ma­nen­te por los De­re­chos Hu­ma­nos (APDH). De es­tos mo­vi­mien­tos y otros si­mi­la­res sur­gió la Co­mi­sión Na­cio­nal so­bre la Des­apa­ri­ción de Per­so­nas (CONADEP), que re­dac­tó un in­for­me so­bre las vio­la­cio­nes de de­re­chos hu­ma­nos lla­ma­do el “Nun­ca más”, nom­bre que fue­ra su­ge­ri­do por el Ra­bino Mars­hall Me­yer y que no so­lo acep­tó la Co­mi­sión, sino que se con­vir­tió en un lema y legado de esos tiem­pos y pa­ra siem­pre.

Ade­más de es­tas ta­reas en co­mi­sio­nes, asam­bleas y mo­vi­mien­tos, el re­cien­te­men­te fa­lle­ci­do obis­po Hesayne pro­si­guió in­di­vi­dual­men­te des­de aque­llos tiem­pos y has­ta sus úl­ti­mos días su com­pro­mi­so per­so­nal por los de­re­chos hu­ma­nos. So­lo co­mo mues­tra de su va­len­tía que­da la muy co­no­ci­da car­ta di­ri­gi­da en el año 1977 al mi­nis­tro del In­te­rior de la dic­ta­du­ra, Al­bano Har­guin­de­guy, de­nun­cian­do las vio­la­cio­nes a los de­re­chos hu­ma­nos en su dió­ce­sis de Vied­ma. En oca­sión a la vi­si­ta de Har­guin­de­guy a Rio Ne­gro, Mon­se­ñor Hesayne es­cri­bía en aque­lla car­ta pú­bli­ca lue­go de ese en­cuen­tro per­so­nal: «Re­gre­sé de di­cha en­tre­vis­ta an­gus­tia­do, ape­na­do y em­bar­ga­do de un gran te­mor por el fu­tu­ro in­me­dia­to de nues­tro país».

Que la ben­di­ta me­mo­ria de Mon­se­ñor Mi­guel E. Hesayne jun­to a la del Ra­bino Mars­hall Me­yer y el obis­po Et­che­go­yen en­tre los ya nom­bra­dos, nos ilu­mi­nen en el en­cuen­tro ecu­mé­ni­co y hu­mano de una fe com­pro­me­ti­da con los de­re­chos hu­ma­nos de Ar­gen­ti­na y de to­do el mun­do.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.