El vi­rus del con­su­mis­mo me­nos­ca­ba la fe y ha­ce cre­cer el odio

En la ba­sí­li­ca Va­ti­ca­na el Pon­tí­fi­ce ce­le­bra la mi­sa con la co­mu­ni­dad con­go­le­ña

La Razón (Madrid) - L Osservatore - - L’OSSERVATOR­E ROMANO -

El con­su­mis­mo es «un vi­rus que me­nos­ca­ba la fe en las raí­ces» y ge­ne­ra «ra­bia y ga­nas de bus­car un enemi­go a to­da cos­ta». Lo di­jo el Pa­pa en la ho­mi­lía de la mi­sa ce­le­bra­da pa­ra la co­mu­ni­dad con­go­le­ña el do­min­go por la mañana, 1 de di­ciem­bre, en la ba­sí­li­ca Va­ti­ca­na. Pa­pa Fran­cis­co: Bo­bo­to [paz] Asam­blea: Bon­de­ko [fra­ter­ni­dad] Pa­pa Fran­cis­co: Bon­de­ko Asam­blea: Esen­go [ale­gría]

EnEn las lec­tu­ras de hoy apa­re­ce a me­nu­do un ver­bo, ve­nir, pre­sen­te tres ve­ces en la pri­me­ra lec­tu­ra, mien­tras que el Evan­ge­lio con­clu­ye di­cien­do que «ven­drá el Hi­jo del Hom­bre» (Ma­teo 24, 44). Je­sús vie­ne: el Ad­vien­to nos re­cuer­da es­ta cer­te­za ya des­de el nom­bre, por­que la pa­la­bra Ad­vien­to sig­ni­fi­ca ve­ni­da. El Se­ñor vie­ne: es­ta es la raíz de nues­tra es­pe­ran­za, la cer­te­za de que en­tre las tri­bu­la­cio­nes del mun­do vie­ne a no­so­tros el con­sue­lo de Dios, un con­sue­lo que no es­tá he­cho de pa­la­bras, sino de pre­sen­cia, de su pre­sen­cia que vie­ne en­tre no­so­tros. El Se­ñor vie­ne; hoy, pri­mer día del año li­túr­gi­co, es­te anun­cio mar­ca nues­tro pun­to de par­ti­da: sa­be­mos que, más allá de cual­quier acon­te­ci­mien­to fa­vo­ra­ble o con­tra­rio, el Se­ñor no nos de­ja so­los. Vino ha­ce dos mil años y ven­drá de nue­vo al fi­nal de los tiem­pos, pe­ro vie­ne tam­bién hoy en mi vi­da, en tu vi­da. Sí, es­ta vi­da nues­tra, con todos sus pro­ble­mas, sus an­sie­da­des e in­cer­ti­dum­bres, es vi­si­ta­da por el Se­ñor. He aquí la fuen­te de nues­tra ale­gría: el Se­ñor no se ha can­sa­do y no se can­sa­rá nun­ca de no­so­tros, desea ve­nir, vi­si­tar­nos. Hoy el ver­bo ve­nir no se con­ju­ga so­lo pa­ra Dios, sino tam­bién pa­ra no­so­tros. De he­cho, en la pri­me­ra lec­tu­ra Isaías pro­fe­ti­za: «Acu­di­rán pue­blos nu­me­ro­sos. Di­rán: “Ve­nid, su­ba­mos al mon­te de Yah­veh» (2, 3). Mien­tras que el mal en la tie­rra se de­ri­va del he­cho de que ca­da uno si­gue su pro­pio ca­mino sin los otros, el pro­fe­ta ofre­ce una vi­sión ma­ra­vi­llo­sa: todos van jun­tos al mon­te del Se­ñor. En el mon­te es­ta­ba el tem­plo, la ca­sa de Dios. Isaías nos trans­mi­te, pues, una in­vi­ta­ción de Dios a su ca­sa. So­mos los in­vi­ta­dos de Dios, y el que es in­vi­ta­do es es­pe­ra­do, desea­do. “Ve­nid, -di­ce Dios- por­que en mi ca­sa hay lugar pa­ra todos. Ve­nid, por­que en mi co­ra­zón no hay un so­lo pue­blo, sino todos los pue­blos”. Que­ri­dos her­ma­nos y her­ma­nas, ha­béis ve­ni­do de le­jos. Ha­béis de­ja­do vues­tros ho­ga­res, ha­béis de­ja­do afec­tos y co­sas que­ri­das. Lle­ga­dos aquí, en­con­tras­teis aco­gi­da jun­to con di­fi­cul­ta­des e im­pre­vis­tos. Pe­ro pa­ra Dios, siem­pre sois bien­ve­ni­dos. Pa­ra Él nun­ca so­mos ex­tra­ños, sino hi­jos es­pe­ra­dos. Y la Igle­sia es la ca­sa de Dios: aquí, por tan­to, sen­tíos siem­pre en ca­sa. Aquí ve­ni­mos pa­ra ca­mi­nar jun­tos ha­cia el Se­ñor y rea­li­zar las pa­la­bras con las que ter­mi­na la pro­fe­cía de Isaías: «Va­ya­mos, ca­mi­ne­mos a la luz de yah­veh» (v. 5).

Pe­ro a la luz del Se­ñor, se pue­den pre­fe­rir las ti­nie­blas del mun­do. Al Se­ñor que vie­ne y a su in­vi­ta­ción a ir a Él se le pue­de res­pon­der “no, no voy”. A me­nu­do no se tra­ta de un “no” di­rec­to, des­ca­ra­do pe­ro tai­ma­do. Es el no del que Je­sús nos ad­vier­te en el Evan­ge­lio, ex­hor­tán­do­nos a no ha­cer co­mo en los «días de Noé» (Ma­teo 24, 37). ¿Qué pasaba en los días de Noé? Su­ce­día que, mien­tras al­go nue­vo y per­tur­ba­dor es­ta­ba a pun­to de lle­gar, na­die ha­cía ca­so, por­que todos pen­sa­ban só­lo en co­mer y be­ber (cf. v. 38). En otras pa­la­bras, todos ellos li­mi­ta­ban sus vi­das a sus pro­pias ne­ce­si­da­des, se con­ten­ta­ban con una vi­da pla­na, ho­ri­zon­tal, sin im­pul­so. No se es­pe­ra­ba a na­die, só­lo la pre­ten­sión de te­ner al­go pa­ra uno mis­mo, pa­ra con­su­mir. Es­pe­ra del Se­ñor que vie­ne, y no pre­ten­sión de te­ner no­so­tros al­go que con­su­mir. Es­to es el con­su­mis­mo. El con­su­mis­mo es un vi­rus que me­nos­ca­ba la fe en las raí­ces, por­que te ha­ce creer que la vi­da de­pen­de só­lo de lo que tie­nes, y así te ol­vi­das de Dios que vie­ne a tu en­cuen­tro y al de los que te ro­dean. El Se­ñor vie­ne, pe­ro tú si­gues los ape­ti­tos que te vie­nen; el her­mano lla­ma a tu puer­ta, pe­ro te mo­les­ta por­que tras­to­ca tus pla­nes y es­ta es la ac­ti­tud egoís­ta del con­su­mis­mo. En el Evan­ge­lio, cuan­do Je­sús se­ña­la los pe­li­gros de la fe, no se preo­cu­pa de los enemi­gos po­de­ro­sos, de la hos­ti­li­dad y de las per­se­cu­cio­nes. To­do es­to ha exis­ti­do, exis­te y exis­ti­rá, pe­ro no de­bi­li­ta la fe. El ver­da­de­ro pe­li­gro, en cam­bio, es lo que anes­te­sia el co­ra­zón: es de­pen­der del con­su­mo, es que el co­ra­zón se ha­ga pe­sa­do y se ale­je de las ne­ce­si­da­des. (cf. Lu­cas 21, 34). En­ton­ces se vi­ve de co­sas y no se sa­be pa­ra qué; se tie­nen mu­chos bie­nes pe­ro ya no se ha­ce el bien; las ca­sas se lle­nan de co­sas pe­ro se va­cían de ni­ños. Es­te es el dra­ma de hoy: ca­sas lle­nas de co­sas pe­ro va­cías de ni­ños, el in­vierno de­mo­grá­fi­co que es­ta­mos su­frien­do. El tiem­po se des­per­di­cia con pa­sa­tiem­pos, pe­ro no hay tiem­po pa­ra Dios ni pa­ra los de­más. Y cuan­do se vi­ve pa­ra las co­sas, las co­sas nun­ca son su­fi­cien­tes, la co­di­cia cre­ce y los de­más se vuel­ven obs­tácu­los en la ca­rre­ra y así se ter­mi­na por sen­tir­se ame­na­za­do y, siem­pre in­sa­tis­fe­chos y en­fa­da­dos, sube el ni­vel de odio. “Quie­ro más, quie­ro más, quie­ro más...”. Lo ve­mos hoy allí don­de rei­na el con­su­mis­mo: ¡cuán­ta vio­len­cia, in­clu­so so­la­men­te ver­bal, cuán­ta ra­bia y de­seo de bus­car un enemi­go a to­da cos­ta! Así, mien­tras el mun­do es­tá lleno de ar­mas que cau­san muer­tes, no nos da­mos cuen­ta de que se­gui­mos armando nues­tros co­ra­zo­nes con la ra­bia. Je­sús quie­re des­per­tar­nos de to­do es­to. Lo ha­ce con un ver­bo: «Ve­lad» (Ma­teo 24, 42). “Es­tad pre­pa­ra­dos, ve­lad”. Ve­lar era ta­rea del cen­ti­ne­la, que vi­gi­la­ba des­pier­to mien­tras todos dor­mían. Ve­lar es no ce­der al sue­ño que en­vuel­ve a todos. Pa­ra po­der ve­lar ne­ce­si­ta­mos te­ner una es­pe­ran­za cier­ta: que la no­che no du­ra­rá siem­pre, que ama­ne­ce­rá pron­to. Es lo mis­mo pa­ra no­so­tros: Dios vie­ne y su luz ilu­mi­na­rá has­ta las ti­nie­blas más es­pe­sas. Pe­ro a no­so­tros hoy nos to­ca vi­gi­lar, ve­lar: su­pe­rar la ten­ta­ción de que el sen­ti­do de la vi­da es acu­mu­lar —es una ten­ta­ción, el sen­ti­do de la vi­da no es acu­mu­lar—, nos to­ca a no­so­tros des­en­mas­ca­rar el engaño de que uno es fe­liz si tie­ne tan­tas co­sas, re­sis­tir a las lu­ces des­lum­bran­tes del con­su­mo, que bri­lla­rán en to­das par­tes du­ran­te es­te mes, y creer que la ora­ción y la ca­ri­dad no son tiem­po per­di­do, sino los te­so­ros más gran­des. Cuan­do abri­mos nues­tro co­ra­zón al Se­ñor y a nues­tros her­ma­nos y her­ma­nas, lle­ga el pre­cio­so bien que las co­sas no nos pue­den dar y que Isaías anun­cia en la pri­me­ra lec­tu­ra, la paz: «For­ja­rán de sus es­pa­das aza­do­nes y de sus lan­zas po­da­de­ras; No le­van­ta­rá es­pa­da na­ción con­tra na­ción, ni se ejer­ci­ta­rán más en la gue­rra» (Isaías 2, 4). Son pa­la­bras que tam­bién nos ha­cen pen­sar en vues­tro país. Hoy re­za­mos por la paz, gra­ve­men­te ame­na­za­da en el Es­te del país, es­pe­cial­men­te en los te­rri­to­rios de Be­ni y Mi­nemb­we, don­de es­ta­llan los con­flic­tos, ali­men­ta­dos tam­bién des­de fue­ra, en el si­len­cio cóm­pli­ce de mu­chos. Con­flic­tos ali­men­ta­dos por los que se en­ri­que­cen ven­dien­do ar­mas. Hoy re­cor­dáis a una be­lla fi­gu­ra, la bea­ta Ma­rie-Clé­men­ti­ne Anua­ri­te Nen­ga­pe­ta, vio­len­ta­men­te ase­si­na­da no sin an­tes de­cir­le a su ver­du­go, co­mo Je­sús: «Te per­dono, por­que no sa­bes lo que ha­ces». Pi­da­mos por su in­ter­ce­sión que, en nom­bre de Dios-Amor y con la ayu­da de las po­bla­cio­nes ve­ci­nas, se re­nun­cie a las ar­mas, por un fu­tu­ro que no sea ya de unos con­tra otros, sino de unos con otros, y se pa­se de una eco­no­mía que se sir­ve de la gue­rra a una eco­no­mía que sir­ve a la paz.

El Pa­pa Fran­cis­co: El que ten­ga oí­dos pa­ra oír.

Asam­blea: Que oi­ga.

El Pa­pa Fran­cis­co: El que ten­ga co­ra­zón pa­ra con­sen­tir.

Asam­blea: Que con­sien­ta.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.