Abrir nue­vas vías de diá­lo­go y de co­la­bo­ra­ción

El Pa­pa re­co­mien­da el cui­da­do de la for­ma­ción ecle­sial y pro­fe­sio­nal

La Razón (Madrid) - L Osservatore - - L’OSSERVATOR­E ROMANO -

«El mun­do de hoy es­tá re­cla­man­do nue­va au­da­cia y nue­va ima­gi­na­ción pa­ra abrir otras vías de diá­lo­go y de coope­ra­ción» y «pa­ra fa­vo­re­cer una cul­tu­ra del en­cuen­tro». Lo di­jo el Pon­tí­fi­ce a los par­ti­ci­pan­tes del fo­ro mun­dial de las ONG de ins­pi­ra­ción ca­tó­li­ca, re­ci­bi­dos en au­dien­cia la ma­ña­na del sá­ba­do 7 de di­ciem­bre, en la Sa­la del Con­sis­to­rio.

Que­ri­dos Re­pre­sen­tan­tes de la San­ta Se­de an­te los Or­ga­nis­mos in­ter­na­cio­na­les, Que­ri­dos ami­gos, Res­pon­sa­bles y Di­ri­gen­tes de Or­ga­ni­za­cio­nes no gu­ber­na­men­ta­les de ins­pi­ra­ción ca­tó­li­ca:

Me­Me ale­gro de po­der­les aco­ger en es­ta se­de de Pe­dro, sím­bo­lo de la co­mu­nión con la Igle­sia uni­ver­sal. Gra­cias por ve­nir des­de va­rios paí­ses del mun­do pa­ra com­par­tir ex­pe­rien­cias y re­fle­xio­nes en torno al te­ma de la in­clu­sión. Gra­cias por es­te es­fuer­zo. Con es­to us­te­des quie­ren trans­mi­tir un tes­ti­mo­nio con­cre­to pa­ra fa­vo­re­cer que los más vul­ne­ra­bles sean aco­gi­dos, in­clui­dos, pa­ra ha­cer del mun­do una “ca­sa co­mún”. To­do ello lo realizan con ex­pe­rien­cias so­bre el te­rreno y tam­bién en el ám­bi­to po­lí­ti­co in­ter­na­cio­nal.

Mu­chos de us­te­des se in­tere­san y tra­tan de es­tar pre­sen­tes en los lu­ga­res don­de se de­ba­ten los de­re­chos hu­ma­nos de las per­so­nas, su con­di­ción de vi­da, su há­bi­tat, su edu­ca­ción, su desa­rro­llo y otros pro­ble­mas so­cia­les. De es­ta ma­ne­ra, dan vi­da a cuan­to afir­mó el Con­ci­lio Va­ti­cano II: la Igle­sia «exis­te en es­te mun­do y vi­ve y ac­túa con él» (Const. past. Gau­dium et spes, 40).

Se tra­ta de una “fron­te­ra” pa­ra la Igle­sia en la que pue­den rea­li­zar un pa­pel no­ta­ble, co­mo re­cor­da­ba el mis­mo Con­ci­lio al ha­blar de la coope­ra­ción del cris­tiano en las ins­ti­tu­cio­nes in­ter­na­cio­na­les: «A la crea­ción pa­cí­fi­ca y fra­ter­na de la co­mu­ni­dad de los pue­blos pue­den ser­vir tam­bién de múl­ti­ples ma­ne­ras las va­rias aso­cia­cio­nes ca­tó­li­cas in­ter­na­cio­na­les, que hay que con­so­li­dar au­men­tan­do el nú­me­ro de sus miem­bros bien for­ma­dos, los me­dios que ne­ce­si­tan, y la ade­cua­da coor­di­na­ción de ener­gías. La efi­ca­cia en la ac­ción y la ne­ce­si­dad del diá­lo­go pi­den en nues­tra épo­ca iniLes de equi­po» (ibíd., 90).

Es­ta afir­ma­ción con­ci­liar tie­ne una gran ac­tua­li­dad y qui­sie­ra des­ta­car en ella tres as­pec­tos: 1) for­ma­ción de los miem­bros; 2) te­ner los me­dios ne­ce­sa­rios; 3) com­par­tir ini­cia­ti­vas sa­bien­do tra­ba­jar en “equi­po”.

Pri­me­ro: La for­ma­ción. La com­ple­ji­dad del mun­do y la cri­sis an­tro­po­ló­gi­ca en la que es­ta­mos in­mer­sos hoy exi­gen un tes­ti­mo­nio cohe­ren­te de vi­da pa­ra po­der sus­ci­tar un diá­lo­go y una re­fle­xión po­si­ti­va so­bre la dig­ni­dad hu­ma­na. Es­te tes­ti­mo­nio su­po­ne dos exi­gen­cias: por una par­te, una gran fe y con­fian­za en sa­ber­nos ins­tru­men­tos de la ac­ción de Dios en el mun­do; no es nues­tra efi­ca­cia lo que pri­ma; por otra, es ne­ce­sa­rio te­ner la pre­pa­ra­ción pro­fe­sio­nal ade­cua­da en las ma­te­rias cien­tí­fi­cas y hu­ma­nas pa­ra sa­ber­las pre­sen­tar des­de la pers­pec­ti­va cris­tia­na; en es­te sen­ti­do, la Doc­tri­na Social de la Igle­sia ofre­ce el mar­co de prin­ci­pios ecle­sia­les ade­cua­dos pa­ra ser­vir me­jor a la hu­ma­ni­dad. re­co­mien­do co­no­cer­la, for­mar­se bien en ella, pa­ra lue­go “tra­du­cir­la” en sus pro­yec­tos. La for­ma­ción ade­cua­da y la edu­ca­ción, co­mo di­men­sión trans­ver­sal a los pro­ble­mas de la vi­da so­cio-po­lí­ti­ca, es hoy día un com­pro­mi­so prio­ri­ta­rio pa­ra la Igle­sia. No po­de­mos “ha­blar de me­mo­ria”. Es por es­to, que he que­ri­do lan­zar un lla­ma­mien­to mun­dial, pa­ra re­cons­truir un Pac­to glo­bal so­bre edu­ca­ción, un pa­so ade­lan­te, que for­me pa­ra la paz y la jus­ti­cia, que for­me pa­ra la aco­gi­da en­tre los pue­blos y la so­li­da­ri­dad uni­ver­sal, ade­más de te­ner en cuen­ta el cui­da­do de la “ca­sa co­mún”, en el sen­ti­do ex­pre­sa­do en la En­cí­cli­ca Lau­da­to si’. Por tan­to, los ani­mo a in­cre­men­tar, aún más, su pro­fe­sio­na­li­dad e su iden­ti­dad ecle­sial.

Se­gun­do: te­ner los me­dios ma­te­ria­les ne­ce­sa­rios pa­ra lle­var a ca­bo los fi­nes in­di­ca­dos. Re­cor­de­mos la pa­rá­bo­la de los ta­len­tos. Los me­dios son im­por­tan­tes, son ne­ce­sa­rios, sí, pe­ro pue­de ser que a ve­ces sean in­su­fi­cien­tes pa­ra al­can­zar los ob­je­ti­vos pro­pues­tos. No te­ne­mos que des­co­ra­zo­nar­nos. Hay que re­cor­cia­ti­vas dar que la Igle­sia ha he­cho siem­pre gran­des obras con me­dios po­bres. Hay que pro­cu­rar­los, cier­ta­men­te, y ha­cer ren­dir al má­xi­mo los pro­pios ta­len­tos, pe­ro de­mos­tran­do con ello que to­do po­der nos vie­ne de Dios, que to­do po­der no es nues­tro. Es ahí don­de ra­di­ca su ri­que­za; por el res­to, di­ce san Pa­blo: «Dios tie­ne po­der pa­ra col­mar­los de to­dos sus do­nes, a fin de que siem­pre ten­gan lo que les ha­ce fal­ta, y aún les so­bre pa­ra ha­cer to­da cla­se de bue­nas obras» (2 Co 9, 8). A ve­ces el ex­ce­so de me­dios ma­te­ria­les pa­ra lle­var ade­lan­te una obra es con­tra pro­du­cen­te por­que anes­te­sia la crea­ti­vi­dad. Y eso, des­de la ad­mi­nis­tra­ción de una ama de ca­sa, has­ta las gran­des in­dus­trias o las gran­des ins­ti­tu­cio­nes de be­ne­fi­cen­cia. El te­ner que acei­tar la ca­be­za pa­ra ver có­mo doy de co­mer a seis mil, con por­ción pa­ra cua­tro mil, eso au­men­ta la crea­ti­vi­dad, por po­ner un ejem­plo. Más aún, hay una en­fer­me­dad en es­to de los me­dios ma­te­ria­les en las ins­ti­tu­cio­nes: a ve­ces los re­cur­sos cuan­do son abun­dan­tes no lle­gan a don­de tie­nen que lle­gar. Por­que, co­mo te­ne­mos re­cur­sos, pa­ga­mos una sub­se­cre­ta­ría y una sub sub­se­cre­ta­ría aquí; y, en­ton­ces, el or­ga­ni­gra­ma ad­mi­nis­tra­ti­vo cre­ce tan­to, que el 40, 50, 60% de los apor­tes que se re­ci­ben que­da en el apa­ra­to or­ga­ni­za­ti­vo y no lle­ga a don­de tie­ne que lle­gar. Es­to no in­ven­to, es­to su­ce­de hoy en mu­chas ins­ti­tu­cio­nes de la Igle­sia que us­te­des co­no­cen bien.

Por úl­ti­mo, el com­par­tir ini­cia­ti­vas pa­ra tra­ba­jar en equi­po. La ex­pe­rien­cia de fe, el sa­ber­se por­ta­do­res de la gra­cia del Señor, nos di­ce que es­to es po­si­ble. El co­la­bo­rar en pro­yec­tos co­mu­nes ha­ce res­plan­de­cer aún más el va­lor de las obras, por­que se po­ne en evi­den­cia al­go que es con­na­tu­ral a la Igle­sia, su co­mu­nión, el ca­mi­nar jun­tos en la mis­ma mi­sión (syn-odos) al ser­vi­cio del bien co­mún, me­dian­te la co­rres­pon­sa­bi­li­dad y apor­ta­ción de ca­da uno.

Vues­tro Fo­rum quie­re ser un ejem­plo de ello, por eso, los pro­yec­tos que realizan en ca­da lu­gar, unien­do fuer­zas con otras or­ga­ni­za­cio­nes ca­tó­li­cas, y en co­mu­nión con sus pas­to­res y con los Re­pre­sen­tan­tes de la San­ta Se­de an­te los or­ga­nis­mos in­ter­na­cio­na­les, ten­drán el efec­to mul­ti­pli­ca­dor de la le­va­du­ra del Evan­ge­lio, y la luz y la fuer­za de los pri­me­ros cris­tia­nos. El mun­do de hoy es­tá re­cla­man­do nue­va au­da­cia y nue­va ima­gi­na­ción pa­ra abrir otras vías de diá­lo­go y de coope­ra­ción, pa­ra fa­vo­re­cer una cul­tu­ra del en­cuen­tro, don­de la dig­ni­dad de lo hu­mano, se­gún el plan crea­dor de Dios, se pon­ga en el cen­tro.

Que­ri­dos ami­gos: la Igle­sia y el Pa­pa ne­ce­si­tan de vues­tro tra­ba­jo, de vues­tro com­pro­mi­so y de vues­tro tes­ti­mo­nio en la fron­te­ra del ám­bi­to in­ter­na­cio­nal. La pa­la­bra fron­te­ra pa­ra us­te­des tie­ne que te­ner mu­cho sig­ni­fi­ca­do. Si­gan ade­lan­te con va­len­tía y con la es­pe­ran­za siem­pre re­no­va­da. Gra­cias.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.