Ama­zo­nía: nuevos ca­mi­nos pa­ra la Igle­sia y pa­ra una eco­lo­gía in­te­gral

La Razón (Madrid) - L Osservatore - - L’OSSERVATOR­E ROMANO -

b. Es­pi­ri­tua­li­dad de co­mu­nión si­no­dal ba­jo la guía del Es­pí­ri­tu

89. La Igle­sia vi­ve de la co­mu­nión con el Cuer­po de Cris­to por el don del Es­pí­ri­tu San­to. El lla­ma­do “Con­ci­lio apos­tó­li­co de Je­ru­sa­lén” (cf. Hch 15; Gal 2, 1-10) es un acon­te­ci­mien­to si­no­dal en el que la Igle­sia Apos­tó­li­ca, en un mo­men­to de­ci­si­vo de su ca­mino, vi­ve su vo­ca­ción a la luz de la pre­sen­cia del Señor re­su­ci­ta­do en vis­ta de la mi­sión. Es­te acon­te­ci­mien­to se cons­ti­tu­yó en la fi­gu­ra pa­ra­dig­má­ti­ca de los Sí­no­dos de la Igle­sia y de su vo­ca­ción si­no­dal. La de­ci­sión to­ma­da por los Após­to­les, con la com­pa­ñía de to­da la co­mu­ni­dad de Je­ru­sa­lén, fue obra de la ac­ción del Es­pí­ri­tu San­to que guía el ca­mino de la Igle­sia ase­gu­rán­do­le la fi­de­li­dad al Evan­ge­lio de Je­sús: “He­mos de­ci­di­do, el Es­pí­ri­tu San­to y no­so­tros” (Hch 15, 28). To­da la asam­blea re­ci­bió la de­ci­sión y la hi­zo pro­pia (Hch 15, 22); lue­go hi­zo lo mis­mo la co­mu­ni­dad de An­tio­quía (Hch 15, 30-31). Ser ver­da­de­ra­men­te “si­no­dal” es avan­zar en ar­mo­nía ba­jo el im­pul­so del Es­pí­ri­tu vi­vi­fi­ca­dor.

90. La Igle­sia en la Ama­zo­nía es­tá lla­ma­da a ca­mi­nar en el ejer­ci­cio del dis­cer­ni­mien­to, que es el cen­tro de los pro­ce­sos y acon­te­ci­mien­tos si­no­da­les. Se tra­ta de de­ter­mi­nar y de re­co­rrer co­mo Igle­sia, me­dian­te la in­ter­pre­ta­ción teo­lo­gal de los sig­nos de los tiem­pos, ba­jo la guía del Es­pí­ri­tu San­to, el ca­mino a se­guir en el ser­vi­cio del de­sig­nio de Dios. El dis­cer­ni­mien­to co­mu­ni­ta­rio per­mi­te des­cu­brir una lla­ma­da que Dios ha­ce oir en ca­da si­tua­ción his­tó­ri­ca de­ter­mi­na­da. Es­ta Asam­blea es un mo­men­to de gra­cia pa­ra ejer­ciel tar la es­cu­cha re­cí­pro­ca, el dió­lo­go sin­ce­ro y el dis­cer­ni­mein­to co­mu­ni­ta­rio pa­ra el bien co­mún del Pue­blo de Dios en la Re­gión Ama­zó­ni­ca, y lue­go, en la eta­pa de ac­tua­ción de las de­ci­sio­nes, pa­ra se­guir ca­mi­nan­do ba­jo el im­pul­so del Es­pí­ri­tu San­to en las pe­que­ñas co­mu­ni­da­des, las pa­rro­quias, las dió­ce­sis, los vi­ca­ria­tos, las “pre­la­cías”, y en to­da la re­gión.

Pu­bli­ca­mos, a con­ti­nua­ción, la sex­ta en­tre­ga del Do­cu­men­to fi­nal de la Asam­blea es­pe­cial del Sí­no­do de los obis­pos pa­ra la Ama­zo­nía, que se ce­le­bró del 6 al 27 de oc­tu­bre en el Va­ti­cano, so­bre el te­ma: «Ama­zo­nía: nuevos ca­mi­nos pa­ra la Igle­sia y pa­ra la eco­lo­gía in­te­gral». El do­cu­men­to re­co­ge las pro­pues­tas de los par­ti­ci­pan­tes en las reunio­nes.

c. Ha­cia un es­ti­lo si­no­dal de vi­vir y de obrar en la re­gión ama­zó­ni­ca

91. Con au­da­cia evan­gé­li­ca, que­re­mos im­ple­men­tar nuevos ca­mi­nos pa­ra la vi­da de la Igle­sia y su ser­vi­cio a una eco­lo­gía in­te­gral en la Ama­zo­nía. La si­no­da­li­dad mar­ca un es­ti­lo de vi­vir la co­mu­nión y la par­ti­ci­pa­ción en las igle­sias lo­ca­les que se ca­rac­te­ri­za por el res­pe­to a la dig­ni­dad y la igual­dad de to­dos los bau­ti­za­dos y bau­ti­za­das, el com­ple­men­to de los ca­ris­mas y los mi­nis­te­rios, el gus­to de re­unir­se en asam­bleas pa­ra dis­cer­nir jun­tos la voz del Es­pí­ri­tu. Es­te Sí­no­do nos brin­da la oca­sión de re­fle­xio­nar so­bre la for­ma de es­truc­tu­rar las igle­sias lo­ca­les en ca­da re­gión y país, y de avan­zar en una con­ver­sión si­no­dal que se­ña­le ru­tas co­mu­nes en la evan­ge­li­za­ción. La ló­gi­ca de la en­car­na­ción en­se­ña que Dios, en Cris­to, se vin­cu­la a los se­res hu­ma­nos que vi­ven en las “cul­tu­ras pro­pias de los pue­blos” (AG 9) y que la Igle­sia, Pue­blo de Dios in­ser­to en­tre los pue­blos, tie­ne la be­lle­za de un ros­tro plu­ri­for­me por­que arrai­ga en mu­chas cul­tu­ras di­ver­sas (EG 116). Es­to se rea­li­za en la vi­da y la mi­sión de las igle­sias lo­ca­les ra­di­ca­das en ca­da “gran te­rri­to­rio so­cio-cul­tu­ral” (AG 22).

92. Una Igle­sia con ros­tro ama­zó­ni­co ne­ce­si­ta que sus co­mu­ni­da­des es­tén im­preg­na­das de un es­pí­ri­tu si­no­dal, res­pal­da­das por es­truc­tu­ras or­ga­ni­za­ti­vas acor­des a es­ta di­ná­mi­ca, co­mo au­cie­dad tén­ti­cos or­ga­nis­mos de “co­mu­nión”. Las for­mas del ejer­ci­cio de la si­no­da­li­dad son va­ria­das, de­be­rán ser des­cen­tra­li­za­das en sus di­ver­sos ni­ve­les (dio­ce­sano, re­gio­nal, na­cio­nal, uni­ver­sal), res­pe­tuo­sas y aten­tas a los pro­ce­sos lo­ca­les, sin de­bi­li­tar el víncu­lo con las de­más Igle­sias her­ma­nas y con la Igle­sia uni­ver­sal. Las for­mas or­ga­ni­za­ti­vas pa­ra el ejer­ci­cio de la si­no­da­li­dad pue­den ser va­ria­das, ellas es­ta­ble­cen una sin­cro­nía en­tre la co­mu­nión y la par­ti­ci­pa­ción, en­tre la co­rres­pon­sa­bi­li­dad y la mi­nis­te­ria­li­dad de to­dos, pres­tan­do es­pe­cial aten­ción a la par­ti­ci­pa­ción efec­ti­va de los lai­cos en el dis­cer­ni­mien­to y en la to­ma de de­ci­sio­nes, po­ten­cian­do la par­ti­ci­pa­ción de las mu­je­res.

Nuevos ca­mi­nos pa­ra la mi­nis­te­ria­li­dad ecle­sial a. Igle­sia mi­nis­te­rial y nuevos mi­nis­te­rios

93. La re­no­va­ción del Con­ci­lio Va­ti­cano II si­túa los lai­cos en el seno del Pue­blo de Dios, en una Igle­sia to­da ella mi­nis­te­rial, que tie­ne en el sa­cra­men­to del bau­tis­mo la ba­se de la iden­ti­dad y de la mi­sión de to­do cris­tiano. “Los lai­cos son fie­les que por bau­tis­mo fue­ron in­cor­po­ra­dos a Cris­to, cons­ti­tui­dos en el Pue­blo de Dios y, a su mo­do, he­chos par­tí­ci­pes del mu­nus sa­cer­do­tal, pro­fé­ti­co y re­gio de Cris­to, por lo que ejer­cen su rol en la mi­sión de to­do el pue­blo cris­tiano en la Igle­sia y en el mun­do” (LG 31). De es­ta tri­ple re­la­ción, con Cris­to, la Igle­sia y el mun­do, na­ce la vo­ca­ción y la mi­sión del lai­ca­do. La Igle­sia en la Ama­zo­nía, en vis­ta de una so­jus­ta so­jus­ta y so­li­da­ria en el cui­da­do de la “ca­sa co­mún”, quie­re ha­cer de los lai­cos ac­to­res pri­vi­le­gia­dos. Su ac­tua­ción, ha si­do y es vi­tal, sea en la coor­di­na­ción de co­mu­ni­da­des ecle­sia­les, en el ejer­ci­cio de mi­nis­te­rios, así co­mo en su com­pro­mi­so pro­fé­ti­co en un mun­do in­clu­si­vo pa­ra to­dos, que tie­ne en sus már­ti­res un tes­ti­mo­nio que nos in­ter­pe­la.

94. Co­mo expresión de la co­rres­pon­sa­bi­li­dad de to­dos los bau­ti­za­dos en la Igle­sia y del ejer­ci­cio del sen­sus fi­dei de to­do el Pue­blo de Dios, sur­gie­ron las asam­bleas y con­se­jos de pas­to­ral en to­dos los ám­bi­tos ecle­sia­les, así co­mo los equi­pos de coor­di­na­ción de los di­fe­ren­tes ser­vi­cios pas­to­ra­les y los mi­nis­te­rios con­fia­dos a los lai­cos. Re­co­no­ce­mos la ne­ce­si­dad de for­ta­le­cer y am­pliar los es­pa­cios pa­ra la par­ti­ci­pa­ción del lai­ca­do, ya sea en la consulta co­mo en la to­ma de de­ci­sio­nes, en la vi­da y en la mi­sión de la Igle­sia.

95. Aun­que la mi­sión en el mun­do sea ta­rea de to­do bau­ti­za­do, el Con­ci­lio Va­ti­cano II pu­so de re­lie­ve la mi­sión del lai­ca­do: “la es­pe­ran­za de una Nue­va Tie­rra, le­jos de ate­nuar, an­tes de­be im­pul­sar la so­li­ci­tud por el per­fec­cio­na­mien­to de es­ta tie­rra” (GS 39). Pa­ra la Igle­sia ama­zó­ni­ca es ur­gen­te que se pro­mue­van y se con­fie­ran mi­nis­te­rios pa­ra hom­bres y mu­je­res de for­ma equi­ta­ti­va. El te­ji­do de la igle­sia lo­cal, tam­bién en la Ama­zo­nía, es­tá ga­ran­ti­za­do por las pe­que­ñas co­mu­ni­da­des ecle­sia­les mi­sio­ne­ras que cul­ti­van la fe, es­cu­chan la Pa­la­bra y ce­le­bran jun­tos cer­ca de la vi­da de la gen­te. Es la Igle­sia de hom­bres y mu­je­res bau­ti­za­dos que de­be­mos con­so­li­dar pro­mo­vien­do la mi­nis­te­ria­li­dad y, so­bre to­do, la con­cien­cia de la dig­ni­dad bau­tis­mal.

96. Ade­más, el Obis­po pue­da con­fiar, por un man­da­to de tiem­po de­ter­mi­na­do, an­te la au­sen­cia de sa­cer­do­tes en las co­mu­ni­da­des, el ejer­ci­cio de la cu­ra pas­to­ral de la mis­ma a una

per­so­na no in­ves­ti­da del ca­rác­ter sa­cer­do­tal, que sea miem­bro de la co­mu­ni­dad. De­ben evi­tar­se per­so­na­lis­mos y por ello se­rá un car­go ro­ta­ti­vo. El Obis­po po­drá cons­ti­tuir es­te mi­nis­te­rio en re­pre­sen­ta­ción de la co­mu­ni­dad cris­tia­na con un man­da­to ofi­cial me­dian­te un ac­to ri­tual pa­ra que la per­so­na res­pon­sa­ble de la co­mu­ni­dad sea re­co­no­ci­da tam­bién a ni­vel ci­vil y lo­cal. Que­da siem­pre el sa­cer­do­te, con la po­tes­tad y fa­cul­tad del pá­rro­co, co­mo res­pon­sa­ble de la co­mu­ni­dad.

b. La vi­da con­sa­gra­da

97. El tex­to evan­gé­li­co –“El es­pí­ri­tu del Señor es­tá so­bre mí por­que me ha un­gi­do, pa­ra anun­ciar a los po­bres la Bue­na Nue­va” (Lc 4, 18)– ex­pre­sa una con­vic­ción que ani­ma la mi­sión de la vi­da con­sa­gra­da en la Ama­zo­nía, enviada a pro­cla­mar la Bue­na Nue­va en el acom­pa­ña­mien­to cer­cano a los pue­blos in­dí­ge­nas, a los más vul­ne­ra­bles y a los más ale­ja­dos, des­de un diá­lo­go y anun­cio que po­si­bi­li­ten un co­no­ci­mien­to pro­fun­do de la es­pi­ri­tua­li­dad. Una vi­da con­sa­gra­da con ex­pe­rien­cias in­ter­con­gre­ga­cio­na­les e in­te­ri­ns­ti­tu­cio­na­les pue­de per­ma­ne­cer en co­mu­ni­da­des, don­de na­die quie­re es­tar y con quien na­die quie­re es­tar, apren­dien­do y res­pe­tan­do la cul­tu­ra y las len­guas in­dí­ge­nas pa­ra lle­gar al co­ra­zón de los pue­blos.

98. La mi­sión, al mis­mo tiem­po que con­tri­bu­ye a edi­fi­car y con­so­li­dar la Igle­sia, for­ta­le­ce y re­nue­va la vi­da con­sa­gra­da y la lla­ma con más fuer­za a re­to­mar lo más pu­ro de su ins­pi­ra­ción ori­gi­nal. De es­ta suer­te su tes­ti­mo­nio se­rá pro­fé­ti­co y fuen­te de nue­vas vo­ca­cio­nes re­li­gio­sas. Pro­po­ne­mos apos­tar por una vi­da con­sa­gra­da con iden­ti­dad ama­zó­ni­ca, fortalecie­ndo las vo­ca­cio­nes au­tóc­to­nas. Apo­ya­mos la in­ser­ción y la iti­ne­ran­cia de los consagrado­s, jun­to a los más em­po­bre­ci­dos y ex­clui­dos. Los pro­ce­sos for­ma­ti­vos de­ben in­cluir el en­fo­que des­de la in­ter­cul­tu­ra­li­dad, la in­cul­tu­ra­ción y los diá­lo­gos en­tre es­pi­ri­tua­li­da­des y cos­mo­vi­sio­nes ama­zó­ni­cas.

c. La pre­sen­cia y la ho­ra de la mu­jer

99. La Igle­sia en la Ama­zo­nía quie­re “am­pliar los es­pa­cios pa­ra una pre­sen­cia fe­me­ni­na más in­ci­si­va en la Igle­sia” (EG 103). “No re­duz­ca­mos el com­pro­mi­so de las mu­je­res en la Igle­sia, sino que pro­mo­va­mos su par­ti­ci­pa­ción ac­ti­va en la co­mu­ni­dad ecle­sial. Si la Igle­sia pier­de a las mu­je­res en su to­tal y real di­men­sión, la Igle­sia se expone a la es­te­ri­li­dad” (Pa­pa Fran­cis­co, En­cuen­tro con el Epis­co­pa­do bra­si­le­ño, Rio de Ja­nei­ro, 27 de ju­lio de 2013).

100. El Ma­gis­te­rio de la Igle­sia des­de el Con­ci­lio Va­ti­cano II ha re­sal­ta­do el lu­gar pro­ta­gó­ni­co que la mu­jer ocu­pa den­tro de ella: “Lle­ga la ho­ra, ha lle­ga­do la ho­ra en que la vo­ca­ción de la mu­jer se cum­ple en ple­ni­tud, la ho­ra en que la mu­jer ad­quie­re en el mun­do una in­fluen­cia, un pe­so, un po­der ja­más al­can­za­dos has­ta aho­ra. Por eso, en es­te mo­men­to en que la hu­ma­ni­dad co­no­ce una mu­ta­ción tan pro­fun­da, las mu­je­res lle­nas del es­pí­ri­tu del Evan­ge­lio pue­den ayu­dar tan­to a que la hu­ma­ni­dad no de­cai­ga” (Pa­blo VI, 1965; AAS 58, 1966, 13-14).

101. La sa­bi­du­ría de los pue­blos an­ces­tra­les afir­ma que la ma­dre tie­rra tie­ne ros­tro fe­me­nino. En el mun­do in­dí­ge­na y oc­ci­den­tal la mu­jer es la que tra­ba­ja en múl­ti­ples fa­ce­tas, en la ins­truc­ción de los hi­jos, en la trans­mi­sión de la fe y del Evan­ge­lio, son pre­sen­cia tes­ti­mo­nial y res­pon­sa­ble en la pro­mo­ción hu­ma­na, por lo que se pi­de que la voz de las mu­je­res sea oí­da, que ellas sean con­sul­ta­das y par­ti­ci­pen en las tomas de de­ci­sio­nes y, de es­te mo­do, pue­dan con­tri­buir con su sen­si­bi­li­dad pa­ra la si­no­da­li­dad ecle­sial. Va­lo­ra­mos “la fun­ción de la mu­jer, re­co­no­cien­do su pa­pel fun­da­men­tal en la for­ma­ción y con­ti­nui­dad de las cul­tu­ras, en la es­pi­ri­tua­li­dad, en las co­mu­ni­da­des y fa­mi­lias. Es ne­ce­sa­rio que ella asu­ma con ma­yor fuer­za su li­de­raz­go en el seno de la Igle­sia, y que és­ta lo re­co­noz­ca y pro­mue­va re­for­zan­do su par­ti­ci­pa­ción en los con­se­jos pas­to­ra­les de pa­rro­quias y dió­ce­sis, o in­clu­so en ins­tan­cias de go­bierno.

102. An­te la reali­dad que su­fren las mu­je­res víc­ti­mas de vio­len­cia fí­si­ca, mo­ral y re­li­gio­sa, in­clu­so el fe­mi­ni­ci­dio, la Igle­sia se po­si­cio­na en de­fen­sa de sus de­re­chos y las re­co­no­ce co­mo pro­ta­go­nis­tas y guar­dia­nes de la crea­ción y de la “ca­sa co­mún”. Re­co­no­ce­mos la mi­nis­te­ria­li­dad que Je­sús re­ser­vó pa­ra las mu­je­res. Es ne­ce­sa­rio fo­men­tar la for­ma­ción de mu­je­res en es­tu­dios de teo­lo­gía bí­bli­ca, teo­lo­gía sis­te­má­ti­ca, de­re­cho ca­nó­ni­co, va­lo­ran­do su pre­sen­cia en or­ga­ni­za­cio­nes y li­de­raz­go den­tro y fue­ra del en­torno ecle­sial. Que­re­mos for­ta­le­cer los la­zos fa­mi­lia­res, es­pe­cial­men­te a las mu­je­res mi­gran­tes. Ase­gu­ra­mos su lu­gar en los es­pa­cios de li­de­raz­go y ca­pa­ci­ta­ción. Pe­di­mos re­vi­sar el Mo­tu Pro­pio de San Pa­blo VI, Mi­nis­te­ria que­dam, pa­ra que tam­bién mu­je­res ade­cua­da­men­te for­ma­das y pre­pa­ra­das pue­dan re­ci­bir los mi­nis­te­rios del Lec­to­ra­do y el Aco­li­ta­do, en­tre otros a ser desa­rro­lla­dos. En los nuevos con­tex­tos de evan­ge­li­za­ción y pas­to­ral en la Ama­zo­nía, don­de la ma­yo­ría de las co­mu­ni­da­des ca­tó­li­cas son li­de­ra­das por mu­je­res, pe­di­mos sea crea­do el mi­nis­te­rio ins­ti­tui­do de “la mu­jer di­ri­gen­te de la co­mu­ni­dad” y re­co­no­cer es­to, den­tro del ser­vi­cio de las cam­bian­tes exi­gen­cias de la evan­ge­li­za­ción y de la aten­ción a las co­mu­ni­da­des.

103. En las múl­ti­ples con­sul­tas rea­li­za­das en el es­pa­cio ama­zó­ni­co, se re­co­no­ció y se re­cal­có el pa­pel fun­da­men­tal de las mu­je­res re­li­gio­sas y lai­cas en la Igle­sia de la Ama­zo­nía y sus co­mu­ni­da­des, da­dos los múl­ti­ples ser­vi­cios que ellas brin­dan. En un al­to nú­me­ro de di­chas con­sul­tas, se so­li­ci­tó el dia­co­na­do per­ma­nen­te pa­ra la mu­jer. Por es­ta ra­zón el te­ma es­tu­vo tam­bién muy pre­sen­te en el Sí­no­do. Ya en 2016, el Pa­pa Fran­cis­co ha­bía crea­do una “Co­mi­sión de Es­tu­dio so­bre el Dia­co­na­do de las Mu­je­res” que, co­mo Co­mi­sión, lle­gó a un re­sul­ta­do par­cial so­bre có­mo era la reali­dad del dia­co­na­do de las mu­je­res en los pri­me­ros si­glos de la Igle­sia y sus im­pli­ca­cio­nes hoy. Por lo tan­to, nos gus­ta­ría com­par­tir nues­tras ex­pe­rien­cias y re­fle­xio­nes con la Co­mi­sión y es­pe­ra­mos sus re­sul­ta­dos.

d. Dia­co­na­do per­ma­nen­te

104. Pa­ra la Igle­sia Ama­zó­ni­ca es ur­gen­te la pro­mo­ción, for­ma­ción y apo­yo a los diá­co­nos per­ma­nen­tes, por la im­por­tan­cia de es­te mi­nis­te­rio en la co­mu­ni­dad. De un mo­do par­ti­cu­lar, por el ser­vi­cio ecle­sial que re­quie­ren mu­chas co­mu­ni­da­des, es­pe­cial­men­te los pue­blos in­dí­ge­nas. Las ne­ce­si­da­des pas­to­ra­les es­pe­cí­fi­cas de las co­mu­ni­da­des cris­tia­nas ama­zó­ni­cas nos lle­van a una com­pren­sión más am­plia del dia­co­na­do, ser­vi­cio que exis­te ya des­de el ini­cio de la Igle­sia, y res­tau­ra­do co­mo un gra­do au­tó­no­mo y per­ma­nen­te por el Con­ci­lio Va­ti­cano II (LG 29, AG 16, OE 17). El dia­co­na­do hoy de­be tam­bién pro­mo­ver la eco­lo­gía in­te­gral, el desa­rro­llo hu­mano, el tra­ba­jo pas­to­ral social, el ser­vi­cio de los que se en­cuen­tran en si­tua­ción de vul­ne­ra­bi­li­dad y po­bre­za, con­fi­gu­rán­do­lo al Cris­to Ser­vi­dor, ha­cién­do­se Igle­sia mi­se­ri­cor­dio­sa, sa­ma­ri­ta­na, so­li­da­ria y dia­co­nal.

105. Los pres­bí­te­ros han de te­ner en cuen­ta que el diá­cono es­tá al ser­vi­cio de la co­mu­ni­dad por de­sig­na­ción y ba­jo la au­to­ri­dad del obis­po, y que tie­nen la obli­ga­ción de apo­yar a los diá­co­nos per­ma­nen­tes y de ac­tuar en co­mu­nión con ellos. Hay que te­ner pre­sen­te la ma­nu­ten­ción de los diá­co­nos per­ma­nen­tes. Es­to in­clu­ye el pro­ce­so de vo­ca­ción se­gún los cri­te­rios de ad­mi­sión. Las mo­ti­va­cio­nes del can­di­da­to de­ben apun­tar al ser­vi­cio y a la mi­sión del dia­co­na­do per­ma­nen­te en la Igle­sia y en el mun­do de hoy. El pro­yec­to for­ma­ti­vo se in­ter­ca­la en­tre el es­tu­dio aca­dé­mi­co y la prác­ti­ca pas­to­ral, acom­pa­ña­do por un equi­po for­ma­ti­vo y la co­mu­ni­dad pa­rro­quial, con con­te­ni­dos e iti­ne­ra­rios adap­ta­dos a ca­da reali­dad lo­cal. Es desea­ble que la es­po­sa e hi­jos par­ti­ci­pen en el pro­ce­so de for­ma­ción.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.