TE­NER ABIER­TO SIEM­PRE EL CO­RA­ZÓN

La Razón (Madrid) - L Osservatore - - PORTADA -

AlAl fi­nal de la au­dien­cia ge­ne­ral de los miér­co­les, el San­to Pa­dre en­con­tró un gru­po de re­fu­gia­dos lle­ga­dos re­cien­te­men­te des­de la is­la grie­ga Les­bos a tra­vés de los co­rre­do­res hu­ma­ni­ta­rios con la ayu­da de la Li­mos­ne­ría Apos­tó­li­ca y la Co­mu­ni­dad de Sant’Egi­dio el pa­sa­do 2 de di­ciem­bre. En un gesto de cer­ca­nía pa­ra con ellos, ha or­de­na­do co­lo­car una cruz con den­tro un sal­va­vi­das en me­dio en la puer­ta del Pa­la­cio Apos­tó­li­co, en el Pa­tio del Bel­ve­de­re en re­cuer­do de los in­mi­gran­tes y re­fu­gia­dos. “Es pa­ra re­cor­dar­nos que de­be­mos man­te­ner nues­tros ojos abier­tos, man­te­ner nues­tros co­ra­zo­nes abier­tos, pa­ra re­cor­dar­les a to­dos el com­pro­mi­so ab­so­lu­to de sal­var ca­da vi­da hu­ma­na, un de­ber mo­ral que une a los cre­yen­tes y no cre­yen­tes”, in­di­có. Se tra­ta de un cha­le­co sal­va­vi­das el «se­gun­do cha­le­co que re­ci­bo co­mo re­ga­lo», se­ña­ló el Pon­tí­fi­ce en el dis­cur­so que les di­ri­gió. Un sal­va­vi­das «que per­te­ne­ció a un in­mi­gran­te que des­apa­re­ció en el mar el pa­sa­do mes de ju­lio», y aña­dió «es­ta­mos an­te una muer­te cau­sa­da por la in­jus­ti­cia, que les obli­ga a atra­ve­sar de­sier­tos y a pa­de­cer abu­sos y tor­tu­ras en los cam­pos de de­ten­ción». Des­cri­bien­do la cruz di­jo «el sal­va­vi­das “vis­te” una cruz en re­si­na co­lo­ra­da que quie­re ex­pre­sar la ex­pe­rien­cia es­pi­ri­tual que he po­di­do re­co­ger de las pa­la­bras de los so­co­rris­tas». Es una cruz trans­pa­ren­te y «se co­lo­ca co­mo re­to que hay que mi­rar con ma­yor aten­ción y a bus­car siem­pre la ver­dad». Es, tam­bién, con­ti­nuó, «lu­mi­nis­cen­te: quie­re re­cor­dar nues­tra fe en la Re­su­rrec­ción, el triun­fo de Cris­to so­bre la muer­te». A pro­pó­si­to de los so­co­rris­tas Fran­cis­co co­men­tó: «Quie­nes les han so­co­rri­do me han con­ta­do que han apren­di­do de la hu­ma­ni­dad de las per­so­nas que han po­di­do sal­var, re­ve­lán­do­me có­mo en ca­da mi­sión re­des­cu­bran la be­lle­za de ser una úni­ca gran fa­mi­lia hu­ma­na, uni­da en la fra­ter­ni­dad uni­ver­sal». Y ter­mi­nó su dis­cur­so agra­de­cien­do a quie­nes «han de­ci­di­do no per­ma­ne­cer in­di­fe­ren­tes y se han pro­di­ga­do en so­co­rrer al des­ven­tu­ra­do, sin ha­cer­se tan­tas preguntas so­bre có­mo y por qué el po­bre me­dio muerto ha­ya ter­mi­na­do en su ca­mino», no sin an­tes ex­pre­sar que «es ne­ce­sa­rio ayu­dar y sal­var, por­que so­mos to­dos res­pon­sa­bles de la vi­da de nus­tro pró­ji­mo, y el Se­ñor nos pe­di­rá cuen­ta de ello en el mo­men­to del jui­cio».

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.