Ama­zo­nía: nue­vos ca­mi­nos pa­ra la Igle­sia y pa­ra una eco­lo­gía in­te­gral

La Razón (Madrid) - L Osservatore - - L’OSSERVATOR­E ROMANO -

106. El pro­gra­ma de es­tu­dios (cu­rrí­cu­lum) pa­ra la for­ma­ción del dia­co­na­do per­ma­nen­te, ade­más de las asig­na­tu­ras obli­ga­to­rias, de­be in­cluir te­mas que fa­vo­rez­can el diá­lo­go ecu­mé­ni­co, in­ter­re­li­gio­so e in­ter­cul­tu­ral, la his­to­ria de la Igle­sia en la Ama­zo­nía, el afec­to y la se­xua­li­dad, la cos­mo­vi­sión in­dí­ge­na, la eco­lo­gía in­te­gral y otros te­mas trans­ver­sa­les que son tí­pi­cos del mi­nis­te­rio dia­co­nal. El equi­po de for­ma­do­res es­ta­rá con­for­ma­do por mi­nis­tros or­de­na­dos y lai­cos com­pe­ten­tes que es­tén en lí­nea con el di­rec­to­rio de dia­co­na­do per­ma­nen­te apro­ba­do en ca­da país. Que­re­mos alen­tar, apo­yar y acom­pa­ñar per­so­nal­men­te, el pro­ce­so vo­ca­cio­nal y la for­ma­ción de fu­tu­ros diá­co­nos per­ma­nen­tes en las co­mu­ni­da­des ri­be­re­ñas e in­dí­ge­nas, con la par­ti­ci­pa­ción de pá­rro­cos, re­li­gio­sos y re­li­gio­sas. Fi­nal­men­te, que ha­ya un pro­gra­ma de se­gui­mien­to pa­ra la for­ma­ción con­ti­nua (es­pi­ri­tua­li­dad, for­ma­ción teo­ló­gi­ca, asun­tos pas­to­ra­les, ac­tua­li­za­cio­nes de do­cu­men­tos de la igle­sia, etc.), ba­jo la guía del obis­po.

e. Iti­ne­ra­rios de for­ma­ción in­cul­tu­ra­da

107. “Yo les da­ré pas­to­res se­gún mi co­ra­zón” (Jer 3,15). Es­ta pro­me­sa, sien­do di­vi­na, es vá­li­da pa­ra to­dos los tiem­pos y con­tex­tos; por lo tan­to, tam­bién es vá­li­da pa­ra la Ama­zo­nía. Des­ti­na­da a con­fi­gu­rar al pres­bí­te­ro a Cris­to, la for­ma­ción pa­ra el mi­nis­te­rio or­de­na­do de­be ser una es­cue­la co­mu­ni­ta­ria de fra­ter­ni­dad, ex­pe­rien­cial, es­pi­ri­tual, pas­to­ral y doc­tri­nal, en con­tac­to con la reali­dad de las per­so­nas, en ar­mo­nía con la cul­tu­ra lo­cal y la re­li­gio­si­dad, cer­ca de los po­bres. Ne­ce­si­ta­mos pre­pa­rar bue­nos pas­to­res que vi­van la Bue­na No­ti­cia del Reino, co­noz­can las le­yes ca­nó­ni­cas, sean com­pa­si­vos, tan pa­re­ci­dos a Je­sús co­mo sea po­si­ble, cu­ya prác­ti­ca sea ha­cer la vo­lun­tad del Pa­dre, ali­men­ta­dos por la Eu­ca­ris­tía y la Sa­gra­da Es­cri­tu­ra. Es de­cir, una for­ma­ción más bí­bli­ca en el sen­ti­do de una asi­mi­la­ción a Je­sús co­mo se mues­tra en los Evan­ge­lios: cer­ca de las per­so­nas, ca­paz de es­cu­char, sa­nar, con­so­lar, pa­cien­te­men­te, no bus­can­do so­li­ci­tar sino ma­ni­fes­tar la ter­nu­ra del co­ra­zón de su Pa­dre.

108. En vis­ta a ofre­cer a los fu­tu­ros pres­bí­te­ros de las igle­sias en la Ama­zo­nía una for­ma­ción con ros­tro ama­zó­ni­co, in­ser­ta y adap­ta­da en la reali­dad, con­tex­tua­li­za­da y ca­paz de res­pon­der a los nu­me­ro­sos desafíos pas­to­ra­les y mi­sio­ne­ros, pro­po­ne­mos un plan de for­ma­ción en lí­nea con los desafíos de las igle­sias lo­ca­les y la reali­dad de la Ama­zo­nía. Ha de in­cluir en los con­te­ni­dos aca­dé­mi­cos dis­ci­pli­nas que abor­den la eco­lo­gía in­te­gral, la eco teo­lo­gía, la teo­lo­gía de la crea­ción, las teo­lo­gías indias, la es­pi­ri­tua­li­dad eco­ló­gi­ca, la his­tó­ri­ca de la Igle­sia en la Ama­zo­nía, la an­tro­po­lo­gía cul­tu­ral ama­zó­ni­ca, etc. Los cen­tros de for­ma­ción a la vi­da pres­bi­te­ral y con­sa­gra­da de­ben in­ser­tar­se, pre­fe­ren­cial­men­te, en la reali­dad ama­zó­ni­ca, en vis­ta a fa­vo­re­cer el con­tac­to del jo­ven ama­zó­ni­co en for­ma­ción con su reali­dad, mien­tras se pre­pa­ra pa­ra su fu­tu­ra mi­sión, ga­ran­ti­zan­do así que el pro­ce­so de for­ma­ción no se dis­tan­cie del con­te­ni­do vi­tal de las per­so­nas y su cul­tu­ra, co­mo tam­bién ofre­cien­do a otros jó­ve­nes no ama­zó­ni­cos la opor­tu­ni­dad de ha­cer par­te de su for­ma­ción en la Ama­zo­nía, fo­men­tan­do así las vo­ca­cio­nes mi­sio­ne­ras.

f. La Eu­ca­ris­tía fuente y cul­men de co­mu­nión si­no­dal

109. Se­gún el Con­ci­lio Va­ti­cano II, la par­ti­ci­pa­ción en la Eu­ca­ris­tía es la fuente y el cul­men de to­da vi­da cris­tia­na; es sím­bo­lo de esa uni­dad del Cuer­po Mís­ti­co; es el cen­tro y la cul­mi­na­ción de to­da la vi­da de la co­mu­ni­dad cris­tia­na. La Eu­ca­ris­tía con­tie­ne to­do el bien es­pi­ri­tual de la Igle­sia; es la fuente y la cul­mi­na­ción de to­da to­da evan­ge­li­za­ción. Ha­ga­mos eco de la fra­se de San Juan Pa­blo II: «La Igle­sia vi­ve de la Eu­ca­ris­tía» (Ec­cle­sia de Eu­cha­ris­tia, 1). La Ins­truc­ción de la Con­gre­ga­ción pa­ra el Cul­to Di­vino Re­dem­pto­ris sa­cra­men­tum (2004) in­sis­te en que los fie­les dis­fru­ten del de­re­cho a te­ner la ce­le­bra­ción eu­ca­rís­ti­ca tal co­mo se es­ta­ble­ce en los li­bros y nor­mas li­túr­gi­cas. Pe­ro pa­re­ce ex­tra­ño ha­blar del de­re­cho a ce­le­brar una Eu­ca­ris­tía se­gún lo pres­cri­to, por no ha­blar del de­re­cho más fun­da­men­tal de ac­ce­so a la Eu­ca­ris­tía pa­ra to­dos: «En la Eu­ca­ris­tía la ple­ni­tud ya se ha rea­li­za­do, y es el cen­tro vi­tal del uni­ver­so, el cen­tro lleno de amor y vi­da inago­ta­ble. Uni­do al Hi­jo en­car­na­do, pre­sen­te en la Eu­ca­ris­tía, to­do el cos­mos da gra­cias a Dios. En efec­to, la Eu­ca­ris­tía es en sí mis­ma un ac­to de amor cós­mi­co» (LS 236).

110. Exis­te un de­re­cho de la co­mu­ni­dad a la ce­le­bra­ción, que de­ri­va de la esen­cia de la Eu­ca­ris­tía y de su lu­gar en la eco­no­mía de la sal­va­ción. La vi­da sa­cra­men­tal es la in­te­gra­ción de las di­ver­sas di­men­sio­nes de la vi­da hu­ma­na en el Mis­te­rio Pas­cual, que nos for­ta­le­ce. Por eso las co­mu­ni­da­des vi­vas cla­man ver­da­de­ra­men­te por la ce­le­bra­ción de la Eu­ca­ris­tía. Ella es, sin du­da, pun­to de lle­ga­da (cul­men y con­su­ma­ción) de la co­mu­ni­dad; pe­ro es, a la vez, pun­to de par­ti­da: de en­cuen­tro, de re­con­ci­lia­ción, de apren­di­za­je y ca­te­que­sis, de cre­ci­mien­to co­mu­ni­ta­rio.

111. Mu­chas de las co­mu­ni­da­des ecle­sia­les del te­rri­to­rio ama­zó­ni­co tie­nen enor­mes di­fi­cul­ta­des pa­ra ac­ce­der a la Eu­ca­ris­tía. En oca­sio­nes pa­san no só­lo me­ses sino, in­clu­so, va­rios años an­tes de que un sa­cer­do­te pue­da re­gre­sar a una co­mu­ni­dad pa­ra ce­le­brar la Eu­ca­ris­tía, ofre­cer el sa­cra­men­to de la re­con­ci­lia­ción o un­gir a los en­fer­mos de la co­mu­ni­dad. Apre­cia­mos el ce­li­ba­to co­mo un don de Dios (Sa­cer­do­ta­lis Cae­li­ba­tus, 1) en la me­di­da que es­te don per­mi­te al dis­cí­pu­lo mi­sio­ne­ro, or­de­na­do al pres­bi­te­ra­do, de­di­car­se ple­na­men­te al ser­vi­cio del Pue­blo San­to de Dios. Es­ti­mu­la la ca­ri­dad pas­to­ral y re­za­mos pa­ra que ha­ya mu­chas vo­ca­cio­nes que vi­van el sa­cer­do­cio cé­li­be. Sa­be­mos que es­ta dis­ci­pli­na “no es exi­gi­da por la na­tu­ra­le­za mis­ma del sa­cer­do­cio… aun­que tie­ne mu­chas ra­zo­nes de con­ve­nien­cia con el mis­mo” (PO 16). En su en­cí­cli­ca so­bre el ce­li­ba­to sa­cer­do­tal san Pa­blo VI man­tu­vo es­ta ley y ex­pu­so mo­ti­va­cio­nes teo­ló­gi­cas, es­pi­ri­tua­les y pas­to­ra­les que la sus­ten­tan. En 1992, la ex­hor­ta­ción pos­tsi­no­dal de san Juan Pa­blo II so­bre la for­ma­ción sa­cer­do­tal con­fir­mó es­ta tra­di­ción en la Igle­sia la­ti­na (PDV 29). Con­si­de­ran­do que la le­gí­ti­ma di­ver­si­dad no da­ña la co­mu­nión y la uni­dad de la Igle­sia, sino que la ma­ni­fies­ta y sir­ve (LG 13; OE 6) lo que da tes­ti­mo­nio de la plu­ra­li­dad de ri­tos y dis­ci­pli­nas exis­ten­tes, pro­po­ne­mos es­ta­ble­cer cri­te­rios y dis­po­si­cio­nes de par­te de la au­to­ri­dad com­pe­ten­te, en el mar­co de la Lu­men Gen­tium 26, de or­de­nar sa­cer­do­tes a hom­bres idó­neos y re­co­no­ci­dos de la co­mu­ni­dad, que ten­gan un dia­co­na­do per­ma­nen­te fe­cun­do y re­ci­ban una for­ma­ción ade­cua­da pa­ra el pres­bi­te­ra­do, pu­dien­do te­ner fa­mi­lia le­gí­ti­ma­men­te cons­ti­tuí­da y es­ta­ble, pa­ra sos­te­ner la vi­da de la co­mu­ni­dad cris­tia­na me­dian­te la pre­di­ca­ción de la Pa­la­bra y la ce­le

Pu­bli­ca­mos, a con­ti­nua­ción, la úl­ti­ma en­tre­ga del Do­cu­men­to fi­nal de la Asam­blea es­pe­cial del Sí­no­do de los obis­pos pa­ra la Ama­zo­nía, que se ce­le­bró del 6 al 27 de oc­tu­bre en el Va­ti­cano, so­bre el te­ma: «Ama­zo­nía: nue­vos ca­mi­nos pa­ra la Igle­sia y pa­ra la eco­lo­gía in­te­gral». El do­cu­men­to re­co­ge las pro­pues­tas de los par­ti­ci­pan­tes en las reunio­nes apro­ba­das una a una por los pa­dres si­no­da­les

bra­ción de los Sa­cra­men­tos en las zo­nas más re­mo­tas de la re­gión ama­zó­ni­ca. A es­te res­pec­to, al­gu­nos se pro­nun­cia­ron por un abor­da­je uni­ver­sal del te­ma.

Nue­vos ca­mi­nos pa­ra la si­no­da­li­dad ecle­sial a. Es­truc­tu­ras si­no­da­les re­gio­na­les en la Igle­sia ama­zó­ni­ca

112. La ma­yo­ría de las Dió­ce­sis, Pre­la­tu­ras y Vi­ca­ria­tos de la Ama­zo­nía tie­nen ex­ten­sos te­rri­to­rios, po­cos mi­nis­tros or­de­na­dos y es­ca­sez de re­cur­sos fi­nan­cie­ros, pa­san­do por di­fi­cul­ta­des pa­ra sos­te­ner la mi­sión. El “cos­to ama­zó­ni­co” re­per­cu­te se­ria­men­te so­bre la evan­ge­li­za­ción. An­te es­ta reali­dad es ne­ce­sa­rio re­plan­tear­se la for­ma de or­ga­ni­zar las igle­sias lo­ca­les, re­pen­sar las es­truc­tu­ras de co­mu­nión en los ni­ve­les pro­vin­cia­les, re­gio­na­les, na­cio­na­les y, tam­bién, des­de la Pa­na­ma­zo­nía. Por ello, es ne­ce­sa­rio ar­ti­cu­lar es­pa­cios si­no­da­les y ge­ne­rar re­des de apo­yo so­li­da­rio. Ur­ge su­pe­rar las fron­te­ras que la geo­gra­fía im­po­ne y tra­zar puen­tes que unan. El do­cu­men­to de Apa­re­ci­da ya in­sis­tía que las Igle­sias lo­ca­les ge­ne­ren for­mas de aso­cia­ción in­ter­dio­ce­sa­na en ca­da na­ción o en­tre paí­ses de una re­gión y que ali­men­te una ma­yor coo­pe­ra­ción en­tre las igle­sias her­ma­nas (cf. DAp 182). En mi­ras a una Igle­sia pre­sen­te, so­li­da­ria y sa­ma­ri­ta­na pro­po­ne­mos: re­di­men­sio­nar las ex­ten­sas áreas geo­grá­fi­cas de las dió­ce­sis, vi­ca­ria­tos y “pre­la­zias”; crear un fon­do Ama­zó­ni­co pa­ra el sos­te­ni­mien­to de la evan­ge­li­za­ción; sen­si­bi­li­zar y es­ti­mu­lar a las agencias in­ter­na­cio­na­les de coo­pe­ra­ción ca­tó­li­ca pa­ra que apo­yen más allá de los pro­yec­tos so­cia­les a las ac­ti­vi­da­des de evan­ge­li­za­ción.

113. En el 2015, al con­me­mo­rar el 50º aniver­sa­rio de la Ins­ti­tu­ción del Sí­no­do de los Obis­pos por par­te de san Pa­blo VI, el Pa­pa Fran­cis­co in­vi­tó a re­no­var la co­mu­nión si­no­dal en los dis­tin­tos ni­ve­les de la vi­da de la Igle­sia: lo­cal, re­gio­nal y uni­ver­sal. La Igle­sia es­tá desa­rro­llan­do una re­no­va­da com­pren­sión de la si­no­da­li­dad a es­ca­la re­gio­nal. Apo­ya­da en la tra­di­ción, la Co­mi­sión Teo­ló­gi­ca In­ter­na­cio­nal ex­pre­sa: “El ni­vel re­gio­nal en el ejer­ci­cio de la si­no­da­li­dad es el que se da en re­agru­pa­cio­nes de Igle­sias par­ti­cu­la­res pre­sen­tes en una mis­ma re­gión: una pro­vin­cia -co­mo su­ce­día so­bre to­do en los pri­me­ros si­glos de la Igle­sia- o un país, un con­ti­nen­te o par­te de él” (Do­cu­men­to “La si­no­da­li­dad en la vi­da y en la mi­sión de la Igle­sia”, Va­ti­cano, 2018, 85). El ejer­ci­cio de la si­no­da­li­dad en es­te ni­vel re­fuer­za los víncu­los es­pi­ri­tua­les e ins­ti­tu­cio­na­les, fa­vo­re­ce el in­ter­cam­bio de do­nes y ayu­da a pro­yec­tar cri­te­rios pas­to­ra­les co­mu­nes. La la­bor con­jun­ta en la pas­to­ral so­cial de las dió­ce­sis si­tua­das en las fron­te­ras de los paí­ses de­be ser for­ta­le­ci­da pa­ra afron­tar pro­ble­mas co­mu­nes que su­pe­ran lo lo­cal, co­mo la ex­plo­ta­ción de las per­so­nas y del te­rri­to­rio, el nar­co­trá­fi­co, la co­rrup­ción, el trá­fi­co de per­so­nas, etc. El pro­ble­ma mi­gra­to­rio ne­ce­si­ta ser afron­ta­do de for­ma coor­di­na­da por las igle­sias de las fron­te­ras.

b. Uni­ver­si­da­des y nue­vas es­truc­tu­ras si­no­da­les ama­zó­ni­cas

114. Pro­po­ne­mos que sea es­ta­ble­ci­da una Uni­ver­si­dad Ca­tó­li­ca Ama­zó­ni­ca ba­sa­da en la in­ves­ti­ga­ción in­ter­dis­ci­pli­na­ria (in­clu­yen­do es­tu­dios de cam­po), en la in­cul­tu­ra­ción y en el diá­lo­go in­ter­cul­tu­ral; que la teo­lo­gía in­cul­tu­ra­da in­clu­ya la for­ma­ción con­jun­ta pa­ra mi­nis­te­rios lai­ca­les y for­ma­ción de sa­cer­do­tes, ba­sa­da prin­ci­pal­men­te en la Sa­gra­da Es­cri­tu­ra. Las ac­ti­vi­da­des de in­ves­ti­ga­ción, edu­ca­ción y ex­ten­sión de­ben in­cluir pro­gra­mas de es­tu­dio am­bien­ta­les (co­no­ci­mien­to teó­ri­co am­bien­ta­do con la sa­bi­du­ría de los pue­blos que vi­ven en la re­gión ama­zó­ni­ca) y es­tu­dios ét­ni­cos (des­crip­ción de los di­fe­ren­tes idio­mas, etc.). La for­ma­ción de do­cen­tes, la en­se­ñan­za y la pro­duc­ción de ma­te­rial di­dác­ti­co de­be res­pe­tar las cos­tum­bres y tra­di­cio­nes de los pue­blos in­dí­ge­nas, ela­bo­ran­do ma­te­rial di­dác­ti­co in­cul­tu­ra­do y rea­li­zan­do ac­ti­vi­da­des de ex­ten­sión en di­fe­ren­tes paí­ses y re­gio­nes. Pe­di­mos a las uni­ver­si­da­des ca­tó­li­cas de Amé­ri­ca La­ti­na que ayu­den a la crea­ción de la Uni­ver­si­dad Ca­tó­li­ca Ama­zó­ni­ca y acom­pa­ñen su desa­rro­llo.

c. Or­ga­nis­mo Ecle­sial Re­gio­nal Pos­tsi­no­dal pa­ra la re­gión ama­zó­ni­ca

115. Pro­po­ne­mos crear un or­ga­nis­mo epis­co­pal que pro­mue­va la si­no­da­li­dad en­tre las igle­sias de la re­gión, que ayu­de a de­li­near el ros­tro ama­zó­ni­co de es­ta Igle­sia y que con­ti­núe la ta­rea de en­con­trar nue­vos ca­mi­nos pa­ra la mi­sión evan­ge­li­za­do­ra, en es­pe­cial in­cor­po­ran­do la pro­pues­ta de la eco­lo­gía in­te­gral, afian­zan­do así la fi­so­no­mía de la Igle­sia ama­zó­ni­ca. Se tra­ta­ría de un or­ga­nis­mo epis­co­pal per­ma­nen­te y re­pre­sen­ta­ti­vo que pro­mue­va la si­no­da­li­dad en la re­gión ama­zó­ni­ca, ar­ti­cu­la­do con el CELAM, con su es­truc­tu­ra pro­pia, en una or­ga­ni­za­ción sim­ple y tam­bién ar­ti­cu­la­do ar­ti­cu­la­do con la REPAM. De es­ta ma­ne­ra pue­de ser el cau­ce efi­caz pa­ra asu­mir, des­de el te­rri­to­rio de la Igle­sia la­ti­noa­me­ri­ca­na y ca­ri­be­ña, mu­chos de las pro­pues­tas sur­gi­das en es­te Sí­no­do. Se­ría el ne­xo que ar­ti­cu­le re­des e ini­cia­ti­vas ecle­sia­les y so­cio - am­bien­ta­les a ni­vel con­ti­nen­tal e in­ter­na­cio­nal.

d. Ri­to pa­ra los pue­blos ori­gi­na­rios

116. El Con­ci­lio Va­ti­cano II abrió es­pa­cios pa­ra el plu­ra­lis­mo li­túr­gi­co “pa­ra va­ria­cio­nes y adap­ta­cio­nes le­gí­ti­mas pa­ra los di­ver­sos gru­pos y pue­blos” (SC 38). En es­te sen­ti­do, la li­tur­gia de­be res­pon­der a la cul­tu­ra pa­ra que sea fuente y cul­men de la vi­da cris­tia­na (cf. SC 10) y pa­ra que se sien­ta li­ga­da a los su­fri­mien­tos y a las ale­grías del pue­blo. De­be­mos dar una res­pues­ta au­tén­ti­ca­men­te ca­tó­li­ca a la pe­ti­ción de las co­mu­ni­da­des ama­zó­ni­cas de adap­tar la li­tur­gia va­lo­ran­do la cos­mo­vi­sión, las tra­di­cio­nes, los sím­bo­los y los ri­tos ori­gi­na­rios que in­clu­yan di­men­sio­nes tras­cen­den­tes, co­mu­ni­ta­rias y eco­ló­gi­cas.

117. En la Igle­sia Ca­tó­li­ca hay 23 Ri­tos di­fe­ren­tes, signo cla­ro de una tra­di­ción que des­de los pri­me­ros si­glos ha in­ten­ta­do in­cul­tu­rar los con­te­ni­dos de la fe y su ce­le­bra­ción a tra­vés de un len­gua­je lo más cohe­ren­te po­si­ble con el mis­te­rio que se quie­re ex­pre­sar. To­das es­tas tra­di­cio­nes tie­nen su ori­gen en fun­ción de la mi­sión de la Igle­sia: "Las Igle­sias de un mis­mo ám­bi­to geo­grá­fi­co y cul­tu­ral han ve­ni­do a ce­le­brar el mis­te­rio de Cris­to con ex­pre­sio­nes par­ti­cu­la­res, ca­rac­te­ri­za­das cul­tu­ral­men­te: en la tra­di­ción del "de­pó­si­to de la fe", en el sim­bo­lis­mo li­túr­gi­co, en la or­ga­ni­za­ción de la co­mu­nión fra­ter­na, en la com­pren­sión teo­ló­gi­ca de los mis­te­rios y en las di­ver­sas for­mas de san­ti­dad" (CIC 1202; cf. tam­bién CIC 1200-1206).

118. Es ne­ce­sa­rio que la Igle­sia, en su in­can­sa­ble la­bor evan­ge­li­za­do­ra, tra­ba­je pa­ra que el pro­ce­so de in­cul­tu­ra­ción de la fe, se ex­pre­se en las for­mas más cohe­ren­tes, a fin de que tam­bién pue­da ce­le­brar­se y vi­vir­se se­gún las len­guas pro­pias de los pue­blos ama­zó­ni­cos. Ur­ge for­mar co­mi­tés de tra­duc­cio­nes y re­dac­ción de tex­tos bí­bli­cos y li­túr­gi­cos en las len­guas pro­pias de los di­fe­ren­tes lu­ga­res, con los re­cur­sos ne­ce­sa­rios, pre­ser­van­do la ma­te­ria de los sa­cra­men­tos y adap­tán­do­los a la for­ma, sin per­der de vis­ta lo que sea esen­cial. En es­te sen­ti­do es pre­ci­so fo­men­tar la mú­si­ca y el can­to, to­do lo cual es acep­ta­do y fo­men­ta­do por la li­tur­gia.

119. El nue­vo or­ga­nis­mo de la Igle­sia en la Ama­zo­nía de­be cons­ti­tuir una co­mi­sión com­pe­ten­te pa­ra es­tu­diar y dia­lo­gar, se­gún usos y cos­tum­bres de los pue­blos an­ces­tra­les, la ela­bo­ra­ción de un ri­to ama­zó­ni­co, que ex­pre­se el pa­tri­mo­nio li­túr­gi­co, teo­ló­gi­co, dis­ci­pli­na­rio y es­pi­ri­tual ama­zó­ni­co, con es­pe­cial re­fe­ren­cia a lo que la Lu­men Gen­tium afir­ma pa­ra las Igle­sias orien­ta­les (cf. LG 23). Es­to se su­ma­ría a los ri­tos ya pre­sen­tes en la Igle­sia, en­ri­que­cien­do la obra de evan­ge­li­za­ción, la ca­pa­ci­dad de ex­pre­sar la fe en una cul­tu­ra pro­pia y el sen­ti­do de des­cen­tra­li­za­ción y de co­le­gia­li­dad que pue­de ex­pre­sar la ca­to­li­ci­dad de la Igle­sia.Tam­bién po­dría es­tu­diar y pro­po­ner có­mo en­ri­que­cer ri­tos ecle­sia­les con el mo­do en que es­tos pue­blos cui­dan su te­rri­to­rio y se re­la­cio­nan con sus aguas.

CON­CLU­SIÓN

120. Con­clui­mos ba­jo el am­pa­ro de Ma­ría, Ma­dre de la Ama­zo­nía, ve­ne­ra­da con di­ver­sas ad­vo­ca­cio­nes en to­da la re­gión. Con su in­ter­ce­sión, pe­di­mos que es­te Sí­no­do sea una ex­pre­sión con­cre­ta de la si­no­da­li­dad, pa­ra que la vi­da ple­na que Je­sús vino a traer al mun­do (cf. Jn 10, 10) lle­gue a to­dos, es­pe­cial­men­te a los po­bres, y con­tri­bu­ya al cui­da­do de la “ca­sa co­mún”. Que Ma­ría, Ma­dre de la Ama­zo­nía, acom­pa­ñe nues­tro ca­mi­nar; a San Jo­sé, cus­to­dio fiel de Ma­ría y de su hi­jo Je­sús, le con­sa­gra­mos nues­tra pre­sen­cia ecle­sial en la Ama­zo­nía, Igle­sia con ros­tro ama­zó­ni­co y en sa­li­da mi­sio­ne­ra.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.