LA SE­MA­NA DEL PA­PA

La Razón (Madrid) - L Osservatore - - L’OSSERVATOR­E ROMANO -

Por la re­con­ci­lia­ción en Su­dán del Sur

ElEl pa­pa Fran­cis­co, el pri­ma­do de la Iglesia an­gli­ca­na, Jus­tin Welby y el ex mo­de­ra­dor de la Iglesia Pres­bi­te­ria­na de Es­co­cia, John Chal­mers, en­via­ron día 25 de di­ciem­bre un men­sa­je a los lí­de­res po­lí­ti­cos de Su­dán del Sur en el que ani­ma­ron a im­ple­men­tar los Acuer­dos de Paz fir­ma­dos en 2018. «En es­te tiem­po de Na­vi­dad y al co­mien­zo del Año Nue­vo que­re­mos ex­pre­sa­ros, así co­mo al pue­blo de Su­dán del Sur, nues­tros me­jo­res de­seos de paz y pros­pe­ri­dad, y ase­gu­rar nues­tra cer­ca­nía con vues­tros es­fuer­zos pa­ra la rá­pi­da im­ple­men­ta­ción de los Acuer­dos de Paz», se lee en el men­sa­je con­jun­to. Los lí­de­res re­li­gio­sos tam­bién elevan sus ora­cio­nes «por un com­pro­mi­so re­no­va­do en el ca­mino de la re­con­ci­lia­ción y la fra­ter­ni­dad» e in­vo­can abun­dan­tes ben­di­cio­nes pa­ra ca­da uno de los lí­de­res po­lí­ti­cos de Su­dán del Sur y pa­ra to­da la na­ción.

A los ni­ños del dis­pen­sa­rio de San­ta Mar­ta

Fran­cis­coF­ran­cis­co re­ci­bió en au­dien­cia el día 22 de di­ciem­bre a los ni­ños aten­di­dos por el Dis­pen­sa­rio Pediátrico “San­ta Mar­ta” en el Vaticano, con sus fa­mi­lias y vo­lun­ta­rios y les di­ri­gió un sa­lu­do en el que se­ña­ló que «dar ale­gría a los ni­ños es al­go muy gran­de». Tam­bién ha­bló de tres pa­la­bras: es­pe­ran­za, amor y paz. Y sub­ra­yó que «la gue­rra ma­ta la vi­da, ma­ta a los vie­jos, a los jó­ve­nes, a los ni­ños, ma­ta to­do». Y apun­tó: «pa­ra de­rro­tar la gue­rra, ha­ce fal­ta amor».

Con los em­plea­dos de la San­ta Se­de

LaLa ca­li­dad del tra­ba­jo «va de la mano de la ca­li­dad hu­ma­na de las re­la­cio­nes, del es­ti­lo de vi­da». Lo re­cor­dó el Pa­pa Fran­cis­co al re­ci­bir en au­dien­cia el día 21 de di­ciem­bre a los em­plea­dos de la San­ta Se­de, con oca­sión de las fe­li­ci­ta­cio­nes na­vi­de­ñas. Y se­ña­ló que «tam­bién aquí, en el Vaticano y en las di­ver­sas ofi­ci­nas ro­ma­nas de la San­ta Se­de, ne­ce­si­ta­mos siem­pre de­jar­nos re­no­var por la son­ri­sa de Je­sús». El Pa­pa pi­dió que la bon­dad de Je­sús «nos pu­ri­fi­que de las es­co­rias que mu­chas ve­ces se han in­crus­ta­do en nues­tros co­ra­zo­nes, y nos im­pi­den dar lo me­jor de no­so­tros mis­mos». Y agre­gó: «Je­sús es la son­ri­sa de Dios. Vino a re­ve­lar­nos el amor de nues­tro Pa­dre, su bon­dad, y la pri­me­ra ma­ne­ra en que lo hi­zo fue son­rien­do a sus pa­dres, co­mo to­do ni­ño re­cién na­ci­do en es­te mun­do. Y ellos, la Vir­gen Ma­ría y san Jo­sé, por su gran fe, su­pie­ron cap­tar ese men­sa­je, re­co­no­cie­ron en la son­ri­sa de Je­sús la mi­se­ri­cor­dia de Dios con ellos y con to­dos los que es­ta­ban es­pe­ran­do su ve­ni­da, la ve­ni­da del Me­sías, del Hi­jo de Dios, del Rey de Is­rael». Fran­cis­co re­cor­dó que en el be­lén tam­bién «no­so­tros re­vi­vi­mos es­ta ex­pe­rien­cia: mi­rar al Ni­ño Je­sús y sen­tir que allí Dios nos son­ríe, y son­ríe a to­dos los po­bres de la tie­rra, a to­dos los que es­pe­ran la sal­va­ción, que es­pe­ran un mun­do más fra­terno, don­de no ha­ya más gue­rras ni vio­len­cias, don­de ca­da hom­bre y ca­da mu­jer pue­da vi­vir en su dig­ni­dad de hi­jo e hi­ja de D ios».

El Co­le­gio de car­de­na­les

ElEl car­go del de­cano del Co­le­gio Car­de­na­li­cio de­ja­rá de ser vi­ta­li­cio y pa­sa­rá a re­no­var­se ca­da cin­co años. Lo ha es­ta­ble­ci­do el Pa­pa Fran­cis­co con la pu­bli­ca­ción el día 21 de un mo­tu pro­prio so­bre el car­go de De­cano del Co­le­gio Car­de­na­li­cio. Ade­más, el Pon­tí­fi­ce ese día acep­tó la re­nun­cia del car­de­nal An­ge­lo So­dano co­mo De­cano del Co­le­gio car­de­na­li­cio, de 92 años, obis­po y nuncio apos­tó­li­co des­de 1978, Se­cre­ta­rio de Es­ta­do del 1990 al 2005, y que fue el su­ce­sor de Jo­seph Rat­zin­ger co­mo De­cano del Co­le­gio car­de­na­li­cio, de­sig­na­do co­mo pre­vis­to en las nor­mas, por sus her­ma­nos pur­pu­ra­dos de la Or­den de los Obis­pos. «Aho­ra, ha­bien­do acep­ta­do la re­nun­cia al car­go de De­cano del Co­le­gio Car­de­na­li­cio del Emi­nen­tí­si­mo Car­de­nal An­ge­lo So­dano, a quien agra­dez­co vi­va­men­te el al­to ser­vi­cio que ha pres­ta­do al Co­le­gio de los Pur­pu­ra­dos du­ran­te los ca­si quin­ce años de su man­da­to, y te­nien­do en cuen­ta tam­bién el he­cho de que, con el au­men­to del nú­me­ro de car­de­na­les, gra­van ca­da vez más com­pro­mi­sos en la per­so­na del Car­de­nal De­cano, me ha pa­re­ci­do opor­tuno que de aho­ra en ade­lan­te el Car­de­nal De­cano, que se­gui­rá sien­do ele­gi­do en­tre los miem­bros de la Or­den de los Obis­pos en la for­ma es­ta­ble­ci­da por el can. 352 § 2 del Có­di­go de De­re­cho Ca­nó­ni­co, per­ma­nez­ca en su car­go por un lus­tro, re­no­va­ble even­tual­men­te, y al fi­nal de su ser­vi­cio pue­da asu­mir el tí­tu­lo de De­cano emé­ri­to del Co­le­gio Car­de­na­li­cio», es­cri­be el Pa­pa Fran­cis­co en su car­ta apos­tó­li­ca. Y re­cuer­da que «a lo lar­go de los si­glos, los Ro­ma­nos Pon­tí­fi­ces han adap­ta­do a las ne­ce­si­da­des de su tiem­po la com­po­si­ción del Co­le­gio de los Pa­dres Car­de­na­les, que es­tá lla­ma­do pe­cu­liar­men­te a pro­veer a la elec­ción del Su­pre­mo Pas­tor de la Iglesia y a asis­tir­lo en el tra­ta­mien­to de las cues­tio­nes más im­por­tan­tes en el cui­da­do dia­rio de la Iglesia uni­ver­sal».

En de­fen­sa de la dig­ni­dad hu­ma­na

An­tó­nioAn­tó­nio Gu­te­rres, Se­cre­ta­rio Ge­ne­ral de Na­cio­nes Uni­das, fue re­ci­bi­do en au­dien­cia por el Pa­pa Fran­cis­co el día 20 de di­ciem­bre. Con oca­sión de es­te en­cuen­tro, am­bos gra­ba­ron un vi­deo­men­sa­je en el que unie­ron sus vo­ces en la de­fen­sa de la dig­ni­dad hu­ma­na, «tan­tas ve­ces ex­plo­ta­da y pi­so­tea­da». Jun­tos hi­cie­ron un lla­ma­mien­to a tra­ba­jar por la paz, de­te­ner la ca­rre­ra ar­ma­men­tís­ti­ca y el desar­me nu­clear; a la vez que des­ta­ca­ron la im­por­tan­cia de no usar la re­li­gión pa­ra in­ci­tar el odio. «No po­de­mos, no de­be­mos mi­rar pa­ra otro la­do an­te las in­jus­ti­cias, las de­sigual­da­des, el es­cán­da­lo del ham­bre en el mun­do, de la po­bre­za, de los ni­ños que mue­ren por­que no tie­nen agua, co­mi­da, los cui­da­dos ne­ce­sa­rios», se­ña­ló Fran­cis­co. Y agre­gó: «No po­de­mos mi­rar pa­ra otro la­do an­te cual­quier ti­po de abu­so con­tra los más pe­que­ños. De­be­mos com­ba­tir to­dos jun­tos es­ta pla­ga. No po­de­mos ce­rrar los ojos an­te nues­tros her­ma­nos que, por cau­sa de los con­flic­tos y de la vio­len­cia, de la mi­se­ria o de los cam­bios cli­má­ti­cos, de­jan sus paí­ses y, a me­nu­do, van al en­cuen­tro de un tris­te des­tino.No po­de­mos, ni de­be­mos mi­rar a otro la­do cuan­do en mu­chas par­tes del mun­do los cre­yen­tes de dis­tin­tas con­fe­sio­nes re­li­gio­sas son per­se­gui­dos». Tam­bién sub­ra­yó que «cla­ma a Dios el uso de la re­li­gión pa­ra in­ci­tar al odio, a la vio­len­cia, a la opre­sión, al ex­tre­mis­mo y al fa­na­tis­mo cie­go, así co­mo usar­la pa­ra obli­gar al exi­lio o la mar­gi­na­ción». Y agre­gó: «Pe­ro cla­ma a Dios tam­bién la ca­rre­ra ar­ma­men­tís­ti­ca y el rear­me nu­clear. Y es in­mo­ral no só­lo el uso sino tam­bién la po­se­sión de ar­mas nu­clea­res, las cua­les tie­nen una ca­pa­ci­dad des­truc­ti­va tal, que in­clu­so el me­ro pe­li­gro de un ac­ci­den­te re­pre­sen­ta una os­cu­ra ame­na­za pa­ra la hu­ma­ni­dad».

«¿Tú, en tu fa­mi­lia, sa­bes có­mo co­mu­ni­car­te o eres co­mo esos chi­cos de la me­sa, ca­da uno con un te­lé­fono mó­vil, mien­tras es­tán cha­tean­do?»: es la pre­gun­ta que pro­pu­so el Pa­pa Fran­cis­co el do­min­go, 29 de di­ciem­bre du­ran­te el re­zo del Án­ge­lus con los fie­les pre­sen­tes en la pal­za de San Pe­dro en la fies­ta de la san­ta Fa­mi­lia de Na­za­ret. Des­pués del in­te­rro­gan­te, el Pon­tí­fi­ce in­vi­tó a «reanu­dar el diá­lo­go en fa­mi­lia», por­que —ex­pli­có Fran­cis­co— «pa­dres, ma­dres, hi­jos, abue­los y her­ma­nos de­ben co­mu­ni­car­se en­tre sí».

Que­ri­dos her­ma­nos y her­ma­nas, ¡bue­nos días!

Y,Y, real­men­te, hoy es un día her­mo­so... Hoy ce­le­bra­mos la fies­ta de la Sa­gra­da Fa­mi­lia de Na­za­ret. El tér­mino “sa­gra­da” co­lo­ca a es­ta fa­mi­lia en el ám­bi­to de la san­ti­dad, que es un don de Dios pe­ro, al mis­mo tiem­po, es una ad­he­sión li­bre y res­pon­sa­ble al plan de Dios. És­te fue el ca­so de la fa­mi­lia de Na­za­ret: es­ta­ba to­tal­men­te a dis­po­si­ción de la vo­lun­tad de Dios. ¿Có­mo no asom­brar­se, por ejem­plo, de la do­ci­li­dad de Ma­ría a la ac­ción del Es­pí­ri­tu San­to que le pi­de que se con­vier­ta en la ma­dre del Me­sías? Por­que Ma­ría, co­mo to­da jo­ven de su tiem­po, es­ta­ba a pun­to de rea­li­zar su pro­yec­to de vi­da, es de­cir, ca­sar­se con Jo­sé. cia. La pá­gi­na del Evan­ge­lio de hoy (cf. Mateo 2, 13-15, 19-23) nos re­cuer­da tres ve­ces es­ta obe­dien­cia del jus­to Jo­sé, re­fi­rién­do­se a su hui­da a Egip­to y a su re­torno a la tie­rra de Is­rael. Ba­jo la guía de Dios, re­pre­sen­ta­da por el Ángel, Jo­sé ale­ja a su fa­mi­lia de la ame­na­za de He­ro­des y los sal­va. De es­ta ma­ne­ra, la Sa­gra­da Fa­mi­lia se so­li­da­ri­za con to­das las fa­mi­lias del mun­do que se ven obli­ga­das a exi­liar­se, se so­li­da­ri­za con to­dos aque­llos que se ven obli­ga­dos a aban­do­nar su tie­rra a cau­sa de la re­pre­sión, la vio­len­cia, la gue­rra.

Fi­nal­men­te, la ter­ce­ra per­so­na de la Sa­gra­da Fa­mi­lia: Je­sús. Él es la vo­lun­tad del Pa­dre: so­bre Él, di­ce san Pa­blo, no hu­bo “sí” y “no”, sino só­lo “sí” (cf. 2 Co­rin­tios 1, 19). Y es­to se ma­ni­fes­tó en mu­chos mo­men­tos de su vi­da te­rre­nal. Por ejem­plo, el epi­so­dio en el tem­plo en el que, a los pa­dres an­gus­tia­dos que lo bus­ca­ban, les res­pon­dió: «¿No sa­bíais que yo de­bía es­tar en la ca­sa de mi Pa­dre? (Lu­cas 2, 49); o su cons­tan­te re­pe­ti­ción: «Mi ali­men­to es ha­cer la vo­lun­tad del que me ha en­via­do» (Juan 4, 34); su ora­ción en el Huer­to de los Oli­vos: «Pa­dre mío, si es­ta co­pa no pue­de pa­sar sin que yo la be­ba, há­ga­se tu vo­lun­tad» (Mateo 26, 42). To­dos es­tos acon­te­ci­mien­tos son la per­fec­ta rea­li­za­ción de las mis­mas pa­la­bras de Cris­to que di­ce: «Sa­cri­fi­cio y obla­ción nos de­ben co­mu­ni­car­se en­tre sí... Es una ta­rea que hay que ha­cer hoy, pre­ci­sa­men­te en el Día de la Sa­gra­da Fa­mi­lia. Que la Sa­gra­da Fa­mi­lia sea un mo­de­lo pa­ra nues­tras fa­mi­lias, pa­ra que pa­dres e hi­jos se apo­yen mu­tua­men­te en la fi­de­li­dad al Evan­ge­lio, fun­da­men­to de la san­ti­dad de la fa­mi­lia. Con­fie­mos a Ma­ría “Rei­na de la Fa­mi­lia” to­das las fa­mi­lias del mun­do, es­pe­cial­men­te las que su­fren o es­tán en pe­li­gro, e in­vo­que­mos so­bre ellas su pro­tec­ción ma­ter­na.

Al fi­na­li­zar la ora­ción ma­ria­na, el Pa­pa re­cor­dó a las víc­ti­mas del aten­ta­do te­rro­ris­ta de la ca­pi­tal de So­ma­lia el día an­te­rior y des­pués sa­lu­dó a los di­fe­ren­tes gru­pos de fie­les.

Que­ri­dos her­ma­nos y her­ma­nas:

Re­ce­mos al Se­ñor por las víc­ti­mas del ho­rren­do aten­ta­do te­rro­ris­ta de ayer en Mo­ga­dis­cio (So­ma­lia), en el que mu­rie­ron más de 70 per­so­nas en la ex­plo­sión de un co­che bom­ba. Es­toy cer­ca de to­dos los fa­mi­lia­res y de aque­llos que llo­ran su pér­di­da. Re­ce­mos jun­tos: Ave Ma­ría…

Aho­ra sa­lu­do a to­dos los ro­ma­nos, a los pe­re­gri­nos, a los gru­pos pa­rro­quia­les, a las aso­cia­cio­nes y a los jó­ve­nes. Hoy di­ri­jo un sa­lu­do es­pe­cial a las fa­mi­lias aquí pre­sen­tes y a quie­nes es­tán pre­sen­tes des­de sus ho­ga­res a tra­vés de la te­le­vi­sión y la ra­dio. La fa­mi­lia es un te­so­ro pre­cio­so: hay que apo­yar­la siem­pre, pro­te­ger­la: ¡ade­lan­te! Aho­ra quie­ro sa­lu­dar a los es­tu­dian­tes de For­lì, a los chi­cos con­fir­man­tes de Adra­ra San Mar­tino, de Cal­ci­na­te y al gru­po de ado­les­cen­tes de la Pa­rro­quia de San Giu­liano, en Al­bino, Bér­ga­mo. Os sa­lu­do a to­dos y os de­seo un buen do­min­go y un se­reno fin de año. Ter­mi­ne­mos el año en paz, en paz de co­ra­zón: es­to es lo que os de­seo. Y en la fa­mi­lia, co­mu­ni­cán­do­se los unos con los otros. Os agra­dez­co de nue­vo vues­tros bue­nos de­seos y ora­cio­nes. Por fa­vor, se­guid re­zan­do por mí. ¡Qué ten­gáis un buen al­muer­zo y has­ta pron­to!

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.