La hu­ma­ni­dad es la cla­ve dis­tin­ti­va de la re­for­ma

Fran­cis­co re­cuer­da que el cam­bio no es el fin en sí mis­mo sino que exi­ge un ca­mino de trans­for­ma­ción in­te­rior y de con­ver­sión

La Razón (Madrid) - L Osservatore - - L’OSSERVATOR­E ROMANO -

«La hu­ma­ni­dad es la cla­ve dis­tin­ti­va pa­ra leer la re­for­ma» por­que «lla­ma, in­te­rro­ga y pro­vo­ca, es de­cir, lla­ma a sa­lir y no te­mer al cam­bio». Lo di­jo el Pa­pa Fran­cis­co en el dis­cur­so que pro­nun­ció du­ran­te la tra­di­cio­nal au­dien­cia na­vi­de­ña a la Cu­ria ro­ma­na, la ma­ña­na del sá­ba­do 21 de di­ciem­bre, en la Sa­la Cle­men­ti­na.

«Y el Ver­bo se hi­zo car­ne y ha­bi­tó en­tre no­so­tros» (Jn 1, 14).

OQue­ri­do­sOQue­ri­dos her­ma­nos y her­ma­nas: s doy la cor­dial bien­ve­ni­da a to­dos vo­so­tros. Agra­dez­co al Car­de­nal An­ge­lo So­dano las pa­la­bras que me ha di­ri­gi­do, y so­bre to­do de­seo ex­pre­sar­le mi gratitud, tam­bién en nom­bre de los miem­bros del Co­le­gio Car­de­na­li­cio, por el va­lio­so y opor­tuno ser­vi­cio que ha rea­li­za­do co­mo De­cano, du­ran­te tan­tos años, con dis­po­ni­bi­li­dad, de­di­ca­ción, efi­cien­cia y gran ca­pa­ci­dad or­ga­ni­za­ti­va y de coor­di­na­ción. Con esa for­ma de ac­tuar “ras­sa nos­tra­na”, co­mo di­ría Nino Cos­ta [es­cri­tor pia­mon­tés]. Mu­chas gra­cias, Emi­nen­cia. Aho­ra les co­rres­pon­de a los Car­de­na­les Obis­pos ele­gir un nue­vo De­cano. Es­pe­ro que eli­jan a al­guien que se ocu­pe a tiem­po pleno de ese car­go tan im­por­tan­te. Gra­cias. A vo­so­tros aquí pre­sen­tes, a vues­tros co­la­bo­ra­do­res, a to­das las per­so­nas que pres­tan ser­vi­cio en la Cu­ria, co­mo tam­bién a los Re­pre­sen­tan­tes Pon­ti­fi­cios y a cuan­tos co­la­bo­ran con ellos, os de­seo una san­ta y ale­gre Na­vi­dad. Y a es­tos sa­lu­dos aña­do mi agra­de­ci­mien­to por la de­di­ca­ción co­ti­dia­na que ofre­céis al ser­vi­cio de la Iglesia. Mu­chas gra­cias. Tam­bién es­te año el Se­ñor nos ofre­ce la oca­sión de en­con­trar­nos pa­ra es­te ges­to de co­mu­nión, que re­fuer­za nues­tra fra­ter­ni­dad y es­tá en­rai­za­do en la con­tem­pla­ción del amor de Dios que se re­ve­la en la Na­vi­dad. En efec­to, «el na­ci­mien­to de Cris­to —ha es­cri­to un mís­ti­co de nues­tro tiem­po— es el tes­ti­mo­nio más fuer­te y elo­cuen­te de cuán­to Dios ha ama­do al hom­bre. Lo ha ama­do con un amor per­so­nal. Es por eso que ha to­ma­do un cuer­po hu­mano al que se ha uni­do y lo ha he­cho así pa­ra siem­pre. El na­ci­mien­to de Cris­to es en sí mis­mo una “alian­za de amor” es­ti­pu­la­da pa­ra siem­pre en­tre Dios y el hom­bre»1. Y san Cle­men­te de Ale­jan­dría afir­ma: «Por es­ta ra­zón, el Hi­jo en per­so­na vino a la tie­rra, se re­vis­tió de hu­ma­ni­dad y su­frió vo­lun­ta­ria­men­te la con­di­ción hu­ma­na. Qui­so so­me­ter­se a las con­di­cio­nes de de­bi­li­dad de aque­llos a quie­nes ama­ba, por­que que­ría po­ner­nos a no­so­tros a la al­tu­ra de su pro­pia gran­de­za»2. Con­si­de­ran­do tan­ta bon­dad y tan­to amor, el in­ter­cam­bio de sa­lu­dos na­vi­de­ños es ade­más una oca­sión pa­ra aco­ger nue­va­men­te su man­da­mien­to: «Co­mo yo os he ama­do, amaos tam­bién unos a otros. En es­to co­no­ce­rán to­dos que sois dis­cí­pu­los míos: si os amáis unos a otros» (Jn 13, 34-35). Aquí, de he­cho, Je­sús no nos pi­de que lo ame­mos a Él co­mo res­pues­ta a su amor por no­so­tros; más bien nos pi­de que nos ame­mos unos a otros con su mis­mo amor. Nos pi­de, en otras pa­la­bras, que sea­mos se­me­jan­tes a Él, por­que Él se ha he­cho se­me­jan­te a no­so­tros. Que la Na­vi­dad, por tan­to —co­mo ex­hor­ta­ba el san­to Car­de­nal New­man—, «nos en­cuen­tre ca­da vez más pa­re­ci­dos a quien, en es­te tiem­po, se ha he­cho ni­ño por amor a no­so­tros; que ca­da nue­va Na­vi­dad nos en­cuen­tre más sen­ci­llos, más hu­mil­des, más san­tos, más ca­ri­ta­ti­vos, más re­sig­na­dos, más ale­gres, más lle­nos de Dios»3. Y aña­de: «Es­te es el tiem­po de la inocen­cia, de la pu­re­za, de la ter­nu­ra, de la ale­gría, de la paz»4. El nom­bre de New­man tam­bién nos re­cuer­da una afir­ma­ción su­ya muy co­no­ci­da, ca­si un afo­ris­mo, que se en­cuen­tra en su obra El desa­rro­llo de la doc­tri­na cris­tia­na, que his­tó­ri­ca y es­pi­ri­tual­men­te se co­lo­ca en la en­cru­ci­ja­da de su in­gre­so en la Iglesia Ca­tó­li­ca. Di­ce así: «Aquí so­bre la tie­rra vi­vir es cam­biar, y la per­fec­ción es el re­sul­ta­do de mu­chas trans­for­ma­cio­nes»5.

No se tra­ta ob­via­men­te de bus­car el cam­bio por el cam­bio, o de se­guir las mo­das, sino de te­ner la con­vic­ción de que el desa­rro­llo y el cre­ci­mien­to son la ca­rac­te­rís­ti­ca de la vi­da te­rre­na y hu­ma­na, mien­tras, des­de la pers­pec­ti­va del cre­yen­te, en el cen­tro de to­do es­tá la es­ta­bi­li­dad de Dios6. Pa­ra New­man el cam­bio era con­ver­sión, es de­cir, una trans­for­ma­ción in­te­rior7. La vi­da cris­tia­na, en reali­dad, es un ca­mino, una pe­re­gri­na­ción. La his­to­ria bí­bli­ca es to­do un ca­mino, mar­ca­do por ini­cios y nue­vos co­mien­zos; co­mo pa­ra Abrahán; co­mo pa­ra cuan­tos, dos mil años atrás, en Ga­li­lea, se pu­sie­ron en ca­mino pa­ra se­guir a Je­sús: «Sa­ca­ron las bar­cas a tie­rra y, de­ján­do­lo to­do, lo si­guie­ron» (Lc 5,11). Des­de en­ton­ces, la his­to­ria del pue­blo de Dios —la his­to­ria de la Iglesia— es­tá mar­ca­da siem­pre por par­ti­das, des­pla­za­mien­tos, cam­bios. El ca­mino, ob­via­men­te, no es pu­ra­men­te geo­grá­fi­co, sino so­bre to­do sim­bó­li­co: es una in­vi­ta­ción a des­cu­brir el mo­vi­mien­to del co­ra­zón que, pa­ra­dó­ji­ca­men­te, ne­ce­si­ta par­tir pa­ra po­der per­ma­ne­cer, cam­biar pa­ra po­der ser fiel8. To­do es­to tie­ne una par­ti­cu­lar im­por­tan­cia en nues­tro tiem­po, por­que no es­ta­mos vi­vien­do sim­ple­men­te una épo­ca de cam­bios, sino un cam­bio de épo­ca. Por tan­to, es­ta­mos en uno de esos mo­men­tos en que los cam­bios no son más li­nea­les, sino de pro­fun­da trans­for­ma­ción; cons­ti­tu­yen elec­cio­nes que trans­for­man ve­loz­men­te el mo­do de vi­vir, de in­ter­ac­tuar, de co­mu­ni­car y ela­bo­rar el pen­sa­mien­to, de re­la­cio­nar­se en­tre las ge­ne­ra­cio­nes hu­ma­nas, y de com­pren­der y vi­vir la fe y la cien­cia. A me­nu­do su­ce­de que se vi­ve el cam­bio li­mi­tán­do­se a usar un nue­vo ves­tua­rio, y des­pués en reali­dad se que­da co­mo era an­tes. Re­cuer­do la ex­pre­sión enig­má­ti­ca, que se lee en una fa­mo­sa no­ve­la ita­lia­na: “Si que­re­mos que to­do si­ga co­mo es­tá, es pre­ci­so que to­do cam­bie” (en Il Gat­to­par­do de Giu­sep­pe To­ma­si di Lam­pe­du­sa).

La ac­ti­tud sa­na es, más bien, la de de­jar­se in­te­rro­gar por los desafíos del tiem­po pre­sen­te y com­pren­der­los con las vir­tu­des del dis­cer­ni­mien­to, de la pa­rre­sia y de la hy­po­mo­né. El cam­bio, en es­te ca­so, asu­mi­ría otro as­pec­to: de ele­men­to de con­torno, de con­tex­to o de pre­tex­to, de pai­sa­je ex­terno… se vol­ve­ría ca­da vez más hu­mano, y tam­bién más cris­tiano. Se­ría siem­pre un cam­bio ex­terno, pe­ro rea­li­za­do a par­tir del cen­tro mis­mo del hom­bre, es de­cir, una con­ver­sión an­tro­po­ló­gi­ca9.

No­so­tros de­be­mos ini­ciar pro­ce­sos y no ocu­par es­pa­cios: «Dios se ma­ni­fies­ta en una re­ve­la­ción his­tó­ri­ca, en el tiem­po. El tiem­po da ini­cio a los pro­ce­sos, el es­pa­cio los cris­ta­li­za. Dios se en­cuen­tra en el tiem­po, en los pro­ce­sos en cur­so. No es ne­ce­sa­rio pri­vi­le­giar los es­pa­cios de po­der res­pec­to a los tiem­pos, in­clu­so lar­gos, de los pro­ce­sos. No­so­tros de­be­mos ini­ciar pro­ce­sos, más que ocu­par es­pa­cios. Dios se ma­ni­fies­ta en el tiem­po y es­tá pre­sen­te en los pro­ce­sos de la his­to­ria. Es­to ha­ce pri­vi­le­giar las ac­cio­nes que ge­ne­ran di­ná­mi­cas nue­vas. Y re­cla­ma pa­cien­cia, es­pe­ra»10. Por es­to, ur­ge que lea­mos los sig­nos de los tiem­pos con los ojos de la fe, pa­ra que la di­rec­ción de es­te cam­bio «des­pier­te nue­vas y vie­jas pre­gun­tas con las cua­les es jus­to y ne­ce­sa­rio con­fron­tar­se»11.

Afron­tan­do hoy el te­ma del cam­bio que se fun­da prin­ci­pal­men­te en la fi­de­li­dad al de­po­si­tum fi­dei y a la Tra­di­ción, de­seo vol­ver so­bre la ac­tua­ción de la re­for­ma de la Cu­ria ro­ma­na, reite­ran­do que di­cha re­for­ma no ha te­ni­do nun­ca la pre­sun­ción de ha­cer co­mo si an­tes no hu­bie­se exis­ti­do; al con­tra­rio, se ha apun­ta­do a va­lo­ri­zar to­do lo bueno que se ha he­cho en la com­ple­ja his­to­ria de la Cu­ria. Es pre­ci­so va­lo­ri­zar la his­to­ria pa­ra cons­truir un fu­tu­ro que ten­ga ba­ses só­li­das, que ten­ga raí­ces y por ello pue­da ser fe­cun­do. Ape­lar a la me­mo­ria no quie­re de­cir an­clar­se en la au­to­con­ser­va­ción, sino se­ña­lar la vi­da y la vi­ta­li­dad de un re­co­rri­do en con­ti­nuo desa­rro­llo. La me­mo­ria no es es­tá­ti­ca, es di­ná­mi­ca. Por su na­tu­ra­le­za, im­pli­ca mo­vi­mien­to. Y la tra­di­ción no es es­tá­ti­ca, es di­ná­mi­ca, co­mo di­jo ese gran hom­bre [G. Mah­ler to­man­do una me­tá­fo­ra de Jean Jau­rès]: la tra­di­ción es la ga­ran­tía del fu­tu­ro y no la cus­to­dia de las ce­ni­zas.

Que­ri­dos her­ma­nos y her­ma­nas: En nues­tros an­te­rio­res en­cuen­tros na­ta­li­cios, os ha­blé de los cri­te­rios que han ins­pi­ra­do es­te tra­ba­jo de re­for­ma. Alen­té tam­bién al­gu­nas ac­tua­cio­nes que ya se han rea­li­za­do, sea de­fi­ni­ti­va­men­te, sea ad ex­pe­ri­men­tum 12. En el año 2017, evi­den­cié al­gu­nas no­ve­da­des de la or­ga­ni­za­ción cu­rial, co­mo, por ejem­plo, la Ter­ce­ra Sec­ción de la Se­cre­ta­ría de Es­ta­do, que lo es­tá ha­cien­do muy bien; o las re­la­cio­nes en­tre la Cu­ria ro­ma­na y las Igle­sias par­ti­cu­la­res, re­cor­dan­do tam­bién la an­ti­gua pra­xis de las Vi­si­tas ad li­mi­na Apos­to­lo­rum; o la es­truc­tu­ra de al­gu­nos Di­cas­te­rios, par­ti­cu­lar­men­te el de las Igle­sias Orien­ta­les y otros pa­ra el diá­lo­go ecu­mé­ni­co o pa­ra el in­ter­re­li­gio­so, en mo­do par­ti­cu­lar con el Ju­daís­mo. En el en­cuen­tro de hoy, qui­sie­ra de­te­ner­me en al­gu­nos de los otros Di­cas­te­rios par­tien­do des­de el nú­cleo de la re­for­ma, es de­cir de la pri­me­ra y más im­por­tan­te ta­rea de la Iglesia: la evan­ge­li­za­ción. San Pa­blo VI afir­mó: «Evan­ge­li­zar cons­ti­tu­ye, en efec­to, la di­cha y vo­ca­ción pro­pia de la Iglesia, su iden­ti­dad más 13 pro­fun­da. Ella exis­te pa­ra evan­ge­li­zar» . Evan­ge­lii nun­tian­di, que si­gue sien­do el do­cu­men­to pas­to­ral más im­por­tan­te des­pués del Con­ci­lio y que es ac­tual. En reali­dad, el ob­je­ti­vo ac­tual de la re­for­ma es que «las cos­tum­bres, los es­ti­los, los ho­ra­rios, el len­gua­je y to­da es­truc­tu­ra ecle­sial se con­vier­ta en un cau­ce ade­cua­do pa­ra la evan­ge­li­za­ción del mun­do ac­tual más que pa­ra la au­to­pre­ser­va­ción. La re­for­ma de es­truc­tu­ras que exi­ge la con­ver­sión pas­to­ral só­lo pue­de en­ten­der­se en es­te sen­ti­do: pro­cu­rar que to­das ellas se vuel­van más mi­sio­ne­ras» (Ex­hort. ap. Evan­ge­lii gau­dium, 27). Y en­ton­ces, ins­pi­rán­do­se pre­ci­sa­men­te en es­te ma­gis­te­rio de los Su­ce­so­res de Pe­dro des­de el Con­ci­lio Vaticano II has­ta hoy, se con­si­de­ró pro­po­ner pa­ra la nue­va Cons­ti­tu­ción Apos­tó­li­ca que se es­tá pre­pa­ran­do so­bre la re­for­ma de la Cu­ria ro­ma­na el tí­tu­lo de Prae­di­ca­te evan­ge­lium. Es de­cir, una ac­ti­tud mi­sio­ne­ra.

Por eso, mi pen­sa­mien­to se di­ri­ge hoy a al­gu­nos de los Di­cas­te­rios de la Cu­ria ro­ma­na que ex­plí­ci­ta­men­te se re­fie­ren a es­ta cues­tión en su de­no­mi­na­ción: la Con­gre­ga­ción pa­ra la Doc­tri­na de la Fe, la Con­gre­ga­ción pa­ra la Evan­ge­li­za­ción de los pue­blos; pien­so tam­bién en el Di­cas­te­rio pa­ra la Co­mu­ni­ca­ción y el Di­cas­te­rio pa­ra el Ser­vi­cio del Desa­rro­llo Hu­mano In­te­gral.

Cuan­do es­tas dos pri­me­ras Con­gre­ga­cio­nes ci­ta­das fue­ron ins­ti­tui­das, es­tá­ba­mos en una épo­ca don­de era más sen­ci­llo dis­tin­guir en­tre dos ver­tien­tes bas­tan­te bien de­fi­ni­das: un mun­do cris­tiano por un la­do y un mun­do to­da­vía por evan­ge­li­zar por el otro. Aho­ra es­ta si­tua­ción ya no exis­te. No se pue­de de­cir que las po­bla­cio­nes que no han re­ci­bi­do el anun­cio del Evan­ge­lio vi­ven só­lo en los con­ti­nen­tes no oc­ci­den­ta­les, sino que se en­cuen­tran en to­das par­tes, es­pe­cial­men­te en las enor­mes con­glo­me­ra­cio­nes ur­ba­nas, que re­quie­ren una pas­to­ral es­pe­cí­fi­ca.

En las gran­des ciu­da­des ne­ce­si­ta­mos otros “ma­pas”, otros pa­ra­dig­mas que nos ayu­den a re­po­si­cio­nar nues­tros mo­dos de pen­sar y nues­tras ac­ti­tu­des. Her­ma­nos y her­ma­nas: No es­ta­mos más en la cris­tian­dad. Hoy no so­mos los úni­cos que pro­du­cen cul­tu­ra, ni los pri­me­ros, ni los más es­cu­cha­dos14. Por tan­to, ne­ce­si­ta­mos un cam­bio de men­ta­li­dad pas­to­ral, que no quie­re de­cir pa­sar a una pas­to­ral re­la­ti­vis­ta. No es­ta­mos ya en un ré­gi­men de cris­tia­nis­mo por­que la fe —es­pe­cial­men­te en Eu­ro­pa, pe­ro in­clu­so en gran par­te de Oc­ci­den­te— ya no cons­ti­tu­ye un pre­su­pues­to ob­vio de la vi­da co­mún; de he­cho, fre­cuen­te­men­te es in­clu­so ne­ga­da, bur­la­da, mar­gi­na­da y ri­di­cu­li­za­da. Es­to fue evi­den­cia­do por Be­ne­dic­to XVI cuan­do, al con­vo­car el Año de la Fe (2012), es­cri­bió: «Mien­tras que en el pa­sa­do era po­si­ble re­co­no­cer un te­ji­do cul­tu­ral uni­ta­rio, am­plia­men­te acep­ta­do en su re­fe­ren­cia al con­te­ni­do de la fe y a los va­lo­res ins­pi­ra­dos por ella, hoy no pa­re­ce que sea ya así en vas­tos sec­to­res de la so­cie­dad, a cau­sa de una pro­fun­da cri­sis de fe que afec­ta a mu­chas per­so­nas»15.

Y por eso fue ins­ti­tui­do en el año 2010 el Pon­ti­fi­cio Con­se­jo pa­ra la Pro­mo­ción de la Nue­va Evan­ge­li­za­ción, pa­ra «pro­mo­ver una re­no­va­da evan­ge­li­za­ción en los paí­ses don­de ya re­so­nó el pri­mer anun­cio de la fe y es­tán pre­sen­tes Igle­sias de an­ti­gua fun­da­ción, pe­ro que es­tán vi­vien­do una pro­gre­si­va se­cu­la­ri­za­ción de la so­cie­dad y una es­pe­cie de “eclip­se del sen­ti­do de Dios”, que cons­ti­tu­yen un desafío a en­con­trar me­dios ade­cua­dos pa­ra vol­ver a pro­po­ner la pe­ren­ne ver­dad del Evan­ge­lio de Cris­to»16. A ve­ces he ha­bla­do de es­to con al­gu­nos de vo­so­tros. Pien­so en cin­co paí­ses que han lle­na­do el mun­do de mi­sio­ne­ros —os di­je los que son—, y hoy no tie­nen re­cur­sos vo­ca­cio­na­les pa­ra pa­ra se­guir ade­lan­te. Es­te es el mun­do ac­tual. La per­cep­ción de que el cam­bio de épo­ca po­ne se­rios in­te­rro­gan­tes a la iden­ti­dad de nues­tra fe no ha lle­ga­do, por cier­to, im­pro­vi­sa­men­te17. En tal cua­dro se in­ser­ta­rá tam­bién la ex­pre­sión “nue­va evan­ge­li­za­ción” adop­ta­da por san Juan Pa­blo II, quien en la En­cí­cli­ca Re­dem­pto­ris mis­sio es­cri­bió: «Hoy la Iglesia de­be afron­tar otros desafíos, pro­yec­tán­do­se ha­cia nue­vas fron­te­ras, tan­to en la pri­me­ra mi­sión ad gen­tes, co­mo en la nue­va evan­ge­li­za­ción de pue­blos que han re­ci­bi­do ya el anun­cio de Cris­to» (n. 30). Es ne­ce­sa­ria una nue­va evan­ge­li­za­ción, o re­evan­ge­li­za­ción (cf. n. 33). To­do es­to com­por­ta ne­ce­sa­ria­men­te cam­bios y puntos de aten­ción dis­tin­tos tan­to en los men­cio­na­dos Di­cas­te­rios, co­mo en la Cu­ria en ge­ne­ral18. Qui­sie­ra re­ser­var tam­bién al­gu­nas con­si­de­ra­cio­nes al Di­cas­te­rio pa­ra la Co­mu­ni­ca­ción, crea­do re­cien­te­men­te. Es­ta­mos en la pers­pec­ti­va del cam­bio de épo­ca, en cuan­to «am­plias fran­jas de la hu­ma­ni­dad es­tán in­mer­sas en él de ma­ne­ra or­di­na­ria y con­ti­nua. Ya no se tra­ta so­la­men­te de “usar” ins­tru­men­tos de co­mu­ni­ca­ción, sino de vi­vir en una cul­tu­ra am­plia­men­te di­gi­ta­li­za­da, que afec­ta de mo­do muy pro­fun­do la no­ción de tiem­po y de es­pa­cio, la per­cep­ción de uno mis­mo, de los de­más y del mun­do, el mo­do de co­mu­ni­car, de apren­der, de in­for­mar­se, de en­trar en re­la­ción con los de­más. Una ma­ne­ra de acer­car­se a la reali­dad que sue­le pri­vi­le­giar la ima­gen res­pec­to a la es­cu­cha y a la lec­tu­ra in­ci­de en el mo­do de apren­der y en el desa­rro­llo del sen­ti­do crí­ti­co» (Ex­hort. ap. pos­tsin. Ch­ris­tus vi­vit, 86). Por lo tan­to, al Di­cas­te­rio pa­ra la Co­mu­ni­ca­ción se le ha con­fia­do el en­car­go de re­unir en una nue­va ins­ti­tu­ción a los nue­ve organismos que, an­te­rior­men­te, se ocu­pa­ron, de di­ver­sas ma­ne­ras y con di­fe­ren­tes ta­reas, de la co­mu­ni­ca­ción: el Pon­ti­fi­cio Con­se­jo pa­ra las Co­mu­ni­ca­cio­nes So­cia­les, la Sa­la de Pren­sa de la San­ta Se­de, la Ti­po­gra­fía Va­ti­ca­na, la Li­bre­ría Edi­tri­ce Va­ti­ca­na, L’Os­ser­va­to­re Ro­mano, la Ra­dio Va­ti­ca­na, el Cen­tro Te­le­vi­si­vo Vaticano, el Ser­vi­cio de In­ter­net Vaticano y el Ser­vi­cio Fo­to­grá­fi­co. Sin em­bar­go, es­ta uni­fi­ca­ción, en lí­nea con lo que se ha di­cho, no pro­yec­ta­ba una sim­ple agru­pa­ción “coor­di­na­ti­va”, sino una ar­mo­ni­za­ción de los di­fe­ren­tes com­po­nen­tes pa­ra pro­po­ner una me­jor ofer­ta de ser­vi­cios y tam­bién pa­ra te­ner una lí­nea edi­to­rial cohe­ren­te.

La nue­va cul­tu­ra, mar­ca­da por fac­to­res de con­ver­gen­cia y mul­ti­me­dia­li­dad, ne­ce­si­ta una res­pues­ta ade­cua­da por par­te de la Se­de Apos­tó­li­ca en el área de la co­mu­ni­ca­ción. Hoy, con res­pec­to a los ser­vi­cios di­ver­si­fi­ca­dos, pre­va­le­ce la for­ma mul­ti­me­dia, y es­to tam­bién in­di­ca la ma­ne­ra de con­ce­bir­los, pen­sar­los e im­ple­men­tar­los. To­do es­to im­pli­ca, jun­to con el cam­bio cul­tu­ral, una con­ver­sión ins­ti­tu­cio­nal y per­so­nal pa­ra pa­sar de un tra­ba­jo de de­par­ta­men­tos ce­rra­dos —que en el me­jor de los ca­sos ofre­cía una cier­ta coor­di­na­ción— a un tra­ba­jo in­trín­se­ca­men­te co­nec­ta­do, en si­ner­gia.

Que­ri­dos her­ma­nos y her­ma­nas: Mu­cho de lo di­cho has­ta aho­ra tam­bién es vá­li­do, en prin­ci­pio, pa­ra el Di­cas­te­rio pa­ra el Ser­vi­cio del Desa­rro­llo Hu­mano In­te­gral. Tam­bién es­te se ins­ti­tu­yó re­cien­te­men­te pa­ra res­pon­der a los cam­bios sur­gi­dos a ni­vel glo­bal, reunien­do cua­tro Pon­ti­fi­cios Con­se­jos an­te­rio­res: Jus­ti­cia y paz, Cor Unum, Pas­to­ral pa­ra Mi­gran­tes y Ope­ra­do­res de la Sa­lud. La cohe­ren­cia de las ta­reas en­co­men­da­das a es­te Di­cas­te­rio se re­cuer­da bre­ve­men­te en el exor­dio del Mo­tu Pro­prio Hu­ma­nam pro­gres­sio­nem que lo es­ta­ble­ció: «En to­do su ser y obrar, la Iglesia es­tá lla­ma­da a pro­mo­ver el desa­rro­llo in­te­gral del hom­bre a la luz del Evan­ge­lio.

Es­te desa­rro­llo se lle­va a ca­bo me­dian­te el cui­da­do de los in­con­men­su­ra­bles bie­nes de la jus­ti­cia, la paz y la pro­tec­ción de la crea­ción». Se lle­va a ca­bo en el ser­vi­cio a los más dé­bi­les y mar­gi­na­dos, es­pe­cial­men­te a los mi­gran­tes for­za­dos, que en es­te mo­men­to re­pre­sen­tan un gri­to en el de­sier­to de nues­tra hu­ma­ni­dad. Por lo tan­to, la Iglesia es­tá lla­ma­da a re­cor­dar a to­dos que no se tra­ta só­lo de cues­tio­nes so­cia­les o mi­gra­to­rias, sino de per­so­nas hu­ma­nas, her­ma­nos y her­ma­nas que hoy son el sím­bo­lo de to­dos los des­car­ta­dos de la so­cie­dad glo­ba­li­za­da. Es­tá lla­ma­da a tes­ti­mo­niar que pa­ra Dios na­die es “ex­tran­je­ro” o “ex­clui­do”.

Es­tá lla­ma­da a des­per­tar las con­cien­cias ador­me­ci­das en la in­di­fe­ren­cia an­te la reali­dad del mar Me­di­te­rrá­neo, que se ha con­ver­ti­do pa­ra mu­chos, de­ma­sia­dos, en un ce­men­te­rio. Me gus­ta­ría re­cor­dar la im­por­tan­cia del ca­rác­ter de in­te­gra­li­dad del desa­rro­llo. San Pa­blo VI afir­mó que «el desa­rro­llo no se re­du­ce al sim­ple cre­ci­mien­to eco­nó­mi­co. Pa­ra ser au­tén­ti­co, de­be ser in­te­gral, es de­cir, pro­mo­ver a to­dos los hom­bres y a to­do el hom­bre» (Car­ta enc. Po­pu­lo­rum pro­gres­sio, 14). En otras pa­la­bras, arrai­ga­da en su tra­di­ción de fe y re­mi­tién­do­se en las úl­ti­mas dé­ca­das a las en­se­ñan­zas del Con­ci­lio Vaticano II, la Iglesia siem­pre ha afir­ma­do la gran­de­za de la vo­ca­ción de to­dos los se­res hu­ma­nos, que Dios creó a su ima­gen y se­me­jan­za pa­ra que for­ma­ran una úni­ca fa­mi­lia; y al mis­mo tiem­po ha pro­cu­ra­do abra­zar lo hu­mano en to­das sus di­men­sio­nes. Es pre­ci­sa­men­te es­ta exi­gen­cia de in­te­gra­li­dad la que vuel­ve a pro­po­ner­nos hoy la hu­ma­ni­dad que nos reúne co­mo hi­jos de un úni­co Pa­dre. «En to­do su ser y obrar, la Iglesia es­tá lla­ma­da a pro­mo­ver el desa­rro­llo in­te­gral del hom­bre a la luz del Evan­ge­lio»

(M.P. Hu­ma­nam pro­gres­sio­nem). El Evan­ge­lio lle­va siem­pre a la Iglesia a la ló­gi­ca de la en­car­na­ción, a Cris­to que ha asu­mi­do nues­tra his­to­ria, la his­to­ria de ca­da uno de no­so­tros. Es­to es lo que nos re­cuer­da la Na­vi­dad. En­ton­ces, la hu­ma­ni­dad es la cla­ve dis

“La Cu­ria ro­ma­na no es un edi­fi­cio o un ar­ma­rio lleno de tra­jes que po­ner­se pa­ra jus­ti­fi­car un cam­bio. La Cu­ria ro­ma­na es un cuer­po vi­vo, y lo es tan­to más cuan­to más vi­ve la in­te­gra­li­dad del Evan­ge­lio

tin­ti­va pa­ra leer la re­for­ma. La hu­ma­ni­dad lla­ma, in­te­rro­ga y pro­vo­ca, es de­cir, lla­ma a sa­lir y no te­mer al cam­bio. No ol­vi­de­mos que el Ni­ño re­cos­ta­do en el pe­se­bre tie­ne el ros­tro de nues­tros her­ma­nos y her­ma­nas más ne­ce­si­ta­dos, de los po­bres que «son los pri­vi­le­gia­dos de es­te mis­te­rio y, a me­nu­do, aque­llos que son más ca­pa­ces de re­co­no­cer la pre­sen­cia de Dios en me­dio de no­so­tros» (Car­ta ap. Ad­mi­ra­bi­le sig­num, 1 di­ciem­bre 2019, 6).

Que­ri­dos her­ma­nos y her­ma­nas: Se tra­ta, por lo tan­to, de gran­des desafíos y equi­li­brios ne­ce­sa­rios, a me­nu­do di­fí­ci­les de lo­grar, por el sim­ple he­cho de que, en la ten­sión en­tre un pa­sa­do glo­rio­so y un fu­tu­ro crea­ti­vo y en mo­vi­mien­to, se en­cuen­tra el pre­sen­te en el que hay per­so­nas que irre­me­dia­ble­men­te ne­ce­si­tan tiem­po pa­ra ma­du­rar; hay cir­cuns­tan­cias his­tó­ri­cas que se de­ben ma­ne­jar en la co­ti­dia­ni­dad, pues­to que du­ran­te la re­for­ma el mun­do y los even­tos no se de­tie­nen; hay cues­tio­nes ju­rí­di­cas e ins­ti­tu­cio­na­les que se de­ben re­sol­ver gra­dual­men­te, sin fór­mu­las má­gi­cas ni ata­jos.

Por úl­ti­mo, es­tá la di­men­sión del tiem­po y el error hu­mano, con los que no es po­si­ble, ni co­rrec­to, no li­diar por­que for­man par­te de la his­to­ria de ca­da uno. No te­ner­los en cuen­ta sig­ni­fi­ca ha­cer las co­sas pres­cin­dien­do de la his­to­ria de los hom­bres. Vin­cu­la­da a es­te di­fí­cil pro­ce­so his­tó­ri­co, siem­pre es­tá la tentación de re­ple­gar­se en el pa­sa­do —in­clu­so uti­li­zan­do nue­vas for­mu­la­cio­nes—, por­que es más tran­qui­li­za­dor, co­no­ci­do y, se­gu­ra­men­te, me­nos con­flic­ti­vo. Sin em­bar­go, tam­bién es­to for­ma par­te del pro­ce­so y el ries­go de ini­ciar cam­bios sig­ni­fi­ca­ti­vos19. Aquí es ne­ce­sa­rio aler­tar con­tra la tentación de asu­mir la ac­ti­tud de la ri­gi­dez.

La ri­gi­dez que pro­vie­ne del mie­do al cam­bio y ter­mi­na di­se­mi­nan­do con lí­mi­tes y obs­tácu­los el te­rreno bien co­mún, con­vir­tién­do­lo en un cam­po mi­na­do de in­co­mu­ni­ca­bi­li­dad y odio. Re­cor­de­mos siem­pre que de­trás de to­da ri­gi­dez hay un des­equi­li­brio. La ri­gi­dez y el des­equi­li­brio se ali­men­tan en­tre sí, en un círcu­lo vi­cio­so. Y, en es­te mo­men­to, es­ta tentación de ri­gi­dez es muy ac­tual. Que­ri­dos her­ma­nos y her­ma­nas: La Cu­ria ro­ma­na no es un cuer­po des­co­nec­ta­do de la reali­dad —aun cuan­do el ries­go siem­pre es­té pre­sen­te—, sino que de­be ser en­ten­di­da y vi­vi­da en el hoy del ca­mino re­co­rri­do por to­dos los hom­bres y las mu­je­res, en la ló­gi­ca del cam­bio de épo­ca. La Cu­ria ro­ma­na no es un edi­fi­cio o un ar­ma­rio lleno de tra­jes que po­ner­se pa­ra jus­ti­fi­car un cam­bio. La Cu­ria ro­ma­na es un cuer­po vi­vo, y lo es tan­to más cuan­to más vi­ve la in­te­gra­li­dad del Evan­ge­lio. El Car­de­nal Mar­ti­ni, en la úl­ti­ma en­tre­vis­ta con­ce­di­da po­cos días an­tes de su muer­te, pro­nun­ció pa­la­bras que nos de­ben ha­cer pen­sar:

«La Iglesia se ha que­da­do dos­cien­tos años atrás. ¿Por qué no se sa­cu­de? ¿Te­ne­mos mie­do? ¿Mie­do en lu­gar de va­len­tía? Sin em­bar­go, el ci­mien­to de la Iglesia es la fe. La fe, la con­fian­za, la va­len­tía. [...] Só­lo el amor ven­ce el can­san­cio»20. La Na­vi­dad es la fies­ta del amor de Dios por no­so­tros. El amor di­vino que ins­pi­ra, di­ri­ge y co­rri­ge la trans­for­ma­ción, y de­rro­ta el mie­do hu­mano de de­jar “lo se­gu­ro” pa­ra lan­zar­se ha­cia el “mis­te­rio”. ¡Fe­liz Na­vi­dad pa­ra to­dos! Co­mo pre­pa­ra­ción pa­ra la Na­vi­dad, he­mos es­cu­cha­do las pre­di­ca­cio­nes so­bre la San­ta Ma­dre de Dios. Di­ri­ja­mos a ella an­tes de la ben­di­ción.

[Ave Ma­ría y ben­di­ción] Aho­ra me gus­ta­ría da­ros un re­ga­lo, un re­cuer­do: dos li­bros. El pri­me­ro es el “do­cu­men­to”, di­gá­mos­lo así, que desea­ba rea­li­zar pa­ra el mes mi­sio­ne­ro ex­traor­di­na­rio [oc­tu­bre 2019], y lo hi­ce co­mo en­tre­vis­ta: Sin Él no po­de­mos ha­cer na­da. Me ins­pi­ró una fra­se, no sé de quién, que de­cía que cuan­do el mi­sio­ne­ro lle­ga a un lu­gar ya es­tá es­pe­rán­do­lo el Es­pí­ri­tu San­to.

Es­ta es la ins­pi­ra­ción de es­te do­cu­men­to. Y el se­gun­do es un re­ti­ro pa­ra sa­cer­do­tes rea­li­za­do ha­ce po­co tiem­po por D. Lui­gi Maria Epi­co­co; un re­ti­ro pa­ra sa­cer­do­tes: Al­guien a quien mi­rar. Los doy de co­ra­zón pa­ra que sir­van a to­da la co­mu­ni­dad. Gra­cias.

No­tas

1 Mat­ta El Mes­kin, L’uma­ni­tà di Dio, Qi­qa­jon-Bo­se, Mag­nano 2015, 170171.

2 Quis di­ves sal­ve­tur 37, 1-6.

3 Ser­món “La en­car­na­ción, mis­te­rio de gra­cia”, en Pa­ro­chial and Plain Ser­mons V, 7.

4 Ibíd. V, 97-98.

5 Me­di­ta­zio­ni e preg­hie­re, G. Ve­loc­ci, Mi­lán 2002, 75.

6 En una ora­ción su­ya, New­man afir­ma­ba: «No hay na­da es­ta­ble fue­ra de ti, Dios mío. Tú eres el cen­tro y la vi­da de to­dos los que, sien­do mu­da­bles, con­fían en ti co­mo en un Pa­dre, y vuel­ven a ti los ojos, con­ten­tos de po­ner­se en tus ma­nos. Sé, Dios mío, que de­be ope­rar­se en mí un cam­bio, si quie­ro lle­gar a con­tem­plar tu ros­tro» (ibíd., 112).

7 New­man lo des­cri­be así: «En el mo­men­to de la con­ver­sión, yo mis­mo no me da­ba cuen­ta del cam­bio in­te­lec­tual y mo­ral que ha­bía te­ni­do lu­gar en mi men­te… te­nía la im­pre­sión de en­trar en el puer­to des­pués de una tra­ve­sía agi­ta­da; por eso mi fe­li­ci­dad, des­de en­ton­ces y has­ta hoy, ha per­del ma­ne­ci­do inal­te­ra­ble» (Apo­lo­gia pro vi­ta sua, A. Bo­si, ed. Tu­rín 1988, 360; cf. J. Ho­no­ré, Gli afo­ris­mi di New­man, LEV, Ciu­dad del Vaticano 2010, 167).

8 Cf. J. M. Ber­go­glio, Men­sa­je de cua­res­ma a los sa­cer­do­tes y con­sa­gra­dos, 21 fe­bre­ro 2007.

9 Cf. Const. ap. Ve­ri­ta­tis gau­dium (27 di­ciem­bre 2017), 3: «Se tra­ta, en de­fi­ni­ti­va, de cam­biar el mo­de­lo de desa­rro­llo glo­bal y re­de­fi­nir el pro­gre­so: El pro­ble­ma es que no dis­po­ne­mos to­da­vía de la cul­tu­ra ne­ce­sa­ria pa­ra en­fren­tar es­ta cri­sis y ha­ce fal­ta cons­truir li­de­raz­gos que mar­quen ca­mi­nos». 10 En­tre­vis­ta con­ce­di­da al P. An­to­nio Spa­da­ro: La Ci­vil­tà Cat­to­li­ca, 19 sep­tiem­bre 2013, p. 468.

11 Car­ta al Pue­blo de Dios que pe­re­gri­na en Ale­ma­nia, 29 ju­nio 2019. 12 Cf. Dis­cur­so a la Cu­ria, 22 di­ciem­bre 2016.

13 Ex­hort. ap. Evan­ge­lii nun­tian­di (8 di­ciem­bre 1975), 14. San Juan Pa­blo II es­cri­bió que «la evan­ge­li­za­ción mi­sio­ne­ra es que és­ta cons­ti­tu­ye el pri­mer ser­vi­cio que la Iglesia pue­de pres­tar a ca­da hom­bre y a la hu­ma­ni­dad en­te­ra en el mun­do ac­tual, el cual es­tá co­no­cien­do gran­des con­quis­tas, pe­ro pa­re­ce ha­ber per­di­do el sen­ti­do de las reali­da­des úl­ti­mas y de la mis­ma exis­ten­cia» (Car­ta enc. Re­dem­pto­ris mis­sio, 7 di­ciem­bre 1990, 2).

14 Cf. Dis­cur­so a los par­ti­ci­pan­tes en el Con­gre­so In­ter­na­cio­nal de la Pas­to­ral de las Gran­des Ciu­da­des, Sa­la del Con­sis­to­rio, 27 no­viem­bre 2014.

15 Car­ta ap. M.P. Por­ta fi­dei, 2.

16 Be­ne­dic­to XVI, Ho­mi­lía, 28 ju­nio 2010; cf. Car­ta ap. M.P. Ubi­cum­que et sem­per, 17 oc­tu­bre 2010.

17 El cam­bio de épo­ca fue tam­bién ad­ver­ti­do en Fran­cia por el Card. Suhard (pién­se­se en su car­ta pas­to­ral Es­sor ou dé­clin de l’Égli­se, 1947) y por el en­ton­ces Ar­zo­bis­po de Mi­lán, G.B. Mon­ti­ni. Tam­bién él se pre­gun­ta­ba si Ita­lia fue­se to­da­vía una na­ción ca­tó­li­ca (cf. Pro­lu­sio­ne alla VIII Set­ti­ma­na na­zio­na­le di ag­gior­na­men­to pas­to­ra­le, 22 sep­tiem­bre 1958, en Dis­cor­si e Scrit­ti mi­la­ne­si 1954-1963, vol. II, Bres­cia-Ro­ma 1997, 2328).

18 San Pa­blo VI, ha­ce apro­xi­ma­da­men­te cin­cuen­ta años, pre­sen­tan­do a los fie­les el nue­vo Mi­sal Ro­mano, evo­có la ecua­ción en­tre la ley de la ora­ción (lex oran­di) y la ley de la fe (lex cre­den­di), y des­cri­bió el Mi­sal co­mo “de­mos­tra­ción de fi­de­li­dad y vi­ta­li­dad”. Con­clu­yen­do su re­fle­xión afir­mó: «No de­ci­mos por tan­to “nue­va Mi­sa”, sino más bien “nue­va épo­ca” de la vi­da de la Iglesia» (Au­dien­cia ge­ne­ral, 19 no­viem­bre 1969). Es cuan­to, análo­ga­men­te, se po­dría de­cir tam­bién en nues­tro ca­so: no una nue­va Cu­ria ro­ma­na, sino más bien una nue­va épo­ca.

19 Evan­ge­lii gau­dium enun­cia la re­gla de «pri­vi­le­giar las ac­cio­nes que ge­ne­ran di­na­mis­mos nue­vos en la so­cie­dad e in­vo­lu­cran a otras per­so­nas y gru­pos que las desa­rro­lla­rán, has­ta que fruc­ti­fi­quen en im­por­tan­tes acon­te­ci­mien­tos his­tó­ri­cos. Na­da de an­sie­dad, pe­ro sí con­vic­cio­nes cla­ras y te­na­ci­dad» (n. 223).

20 En­tre­vis­ta a Georg Spors­chill, S.J., y a Fe­de­ri­ca Ra­di­ce Fos­sa­ti Con­fa­lo­nie­ri: “Co­rrie­re de­lla Se­ra”, 1 sep­tiem­bre 2012.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.