Ro­ma no es so­lo co­rrup­ción

En el Te Deum de agra­de­ci­mien­to por la clau­su­ra del año ci­vil el Pa­pa re­cuer­da a los pe­que­ños y a los po­bres que ha­bi­tan la ciu­dad

La Razón (Madrid) - L Osservatore - - L’OSSERVATOR­E ROMANO -

«Ro­ma no es so­lo co­rrup­ción y ten­sio­nes so­cia­les sino que es una ciu­dad ca­paz de crear puen­tes»: es una in­vi­ta­ción a los ro­ma­nos pa­ra que ten­gan con­fian­za en el fu­tu­ro y en sus ca­pa­ci­da­des de re­den­ción la que di­ri­gió el Pa­pa Fran­cis­co du­ran­te la ce­le­bra­ción de las pri­me­ras vís­pe­ras de la so­lem­ni­dad de Ma­ría San­tí­si­ma Ma­dre de Dios, del can­to del Te Deum y de la ado­ra­ción y de la ben­di­ción eu­ca­rís­ti­ca, pre­si­di­das el mar­tes por la tar­de, 31 de di­ciem­bre, en la ba­sí­li­ca va­ti­ca­na. En el re­zo de las pri­me­ras vís­pe­ras, des­pués del Pa­dre Nues­tro, se ex­pu­so el San­tí­si­mo Sa­cra­men­to en el os­ten­so­rio co­lo­ca­do en el al­tar de la Con­fe­sión. El Pon­tí­fi­ce se de­tu­vo du­ran­te al­gu­nos mi­nu­tos en ado­ra­ción y des­pués del can­to del «Te Deum» y del «Tan­tum er­go» im­par­tió la ben­di­ción eu­ca­rís­ti­ca. En la li­tur­gia par­ti­ci­pa­ron die­ci­nue­ve car­de­na­les, en­tre los que se en­con­tra­ban el se­cre­ta­rio de Es­ta­do, Pie­tro Pa­ro­lin. Con ellos es­ta­ban el ar­zo­bis­po Paw­lows­ki, de­le­ga­do pa­ra las Re­pre­sen­ta­cio­nes Pon­ti­fi­cias y nu­me­ro­sos pre­la­dos de la Cu­ria ro­ma­na. En­tre los pre­sen­tes, tam­bién es­ta­ban el ar­zo­bis­po Gäns­wein, pre­fec­to de la Ca­sa pon­ti­fi­cia, mon­se­ñor Sa­pien­za, re­gen­te de la Pre­fec­tu­ra y pres­bí­te­ros, re­li­gio­sos y re­li­gio­sas y lai­cos, ade­más de los re­pre­sen­tan­tes de la ad­mi­nis­tra­ción ci­vil de Ro­ma, guia­dos por la al­cal­de­sa Vir­gi­nia Rag­gi. Pres­ta­ron ser­vi­cio li­túr­gi­co co­mo mo­na­gui­llos los alum­nos del co­le­gio in­ter­na­cio­nal Se­des Sa­pien­tiae y tres se­mi­na­ris­tas de la diócesis de Bér­ga­mo. La li­tur­gia se con­clu­yó des­pués del can­to de la an­tí­fo­na ma­ria­na «Al­ma Re­dem­pto­ris Ma­ter» y del «Ades­te fi­de­les» por par­te de la Ca­pi­lla Six­ti­na. A con­ti­nua­ción, pu­bli­ca­mos la ho­mi­lía pro­nun­cia­da por el Pon­tí­fi­ce.

«Al lle­gar la ple­ni­tud de los tiem­pos, en­vió Dios a su hi­jo» (Gá­la­tas 4, 4).

ElEl Hi­jo en­via­do por el Pa­dre pu­so su tien­da en Be­lén de Efra­tá, «la me­nor en­tre las fa­mi­lias de ju­dá» (Mi­queas 5, 1); vi­vió en Na­za­ret, una ciu­dad nun­ca men­cio­na­da en la Es­cri­tu­ra, ex­cep­to pa­ra de­cir: «¿De Na­za­ret pue­de ha­ber co­sa bue­na?» (Juan 1, 46), y mu­rió des­car­ta­do de la gran ciu­dad, de Jerusalén, cru­ci­fi­ca­do fue­ra de sus mu­ros. La de­ci­sión de Dios es clara: pa­ra re­ve­lar su amor eli­ge la pe­que­ña ciu­dad y la ciu­dad des­pre­cia­da, y cuan­do lle­ga a Jerusalén se une al pue­blo de los pe­ca­do­res y de los des­car­ta­dos. Nin­guno de los ha­bi­tan­tes de la ciu­dad se da cuen­ta de que el Hi­jo de Dios he­cho hom­bre ca­mi­na por sus ca­lles, pro­ba­ble­men­te ni si­quie­ra sus dis­cí­pu­los, que com­pren­de­rán só­lo por la re­su­rrec­ción ple­na­men­te el Mis­te­rio pre­sen­te en Je­sús.

Las pa­la­bras y los sig­nos de sal­va­ción que Él lle­va a ca­bo en la ciu­dad des­pier­tan asom­bro y en­tu­sias­mo mo­men­tá­neo, pe­ro no son re­ci­bi­dos en su pleno sig­ni­fi­ca­do: pron­to ya no se­rán re­cor­da­dos, cuan­do el go­ber­na­dor ro­mano pre­gun­te: “¿Que­réis que que­de li­bre Je­sús o Ba­rra­bás?” Fue­ra de la ciu­dad Je­sús se­rá cru­ci­fi­ca­do, en lo al­to del Gól­go­ta, pa­ra ser con­de­na­do por la mi­ra­da de to­dos los ha­bi­tan­tes y bur­la­do por sus co­men­ta­rios sar­cás­ti­cos. Pe­ro des­de allí, des­de la cruz, el nue­vo ár­bol de la vi­da, el po­der de Dios atrae­rá a to­dos ha­cia Él. Y tam­bién la Ma­dre de Dios, que ba­jo la cruz es Nues­tra Se­ño­ra de los Do­lo­res, es­tá a pun­to de ex­ten­der su ma­ter­ni­dad a to­dos los hom­bres.

La Ma­dre de Dios es la Ma­dre de la Iglesia y su ter­nu­ra ma­ter­na lle­ga a to­dos los hom­bres. En la ciu­dad Dios ha pues­to su tien­da... ¡y de allí no ha sa­li­do nun­ca! Su pre­sen­cia en la ciu­dad, in­clu­so en es­ta nues­tra ciu­dad de Ro­ma, «no de­be ser fa­bri­ca­da, sino des­cu­bier­ta, re­ve­la­da» (Ex­hor­ta­ción Apos­tó­li­ca Evan­ge­lii gau­dium, 71). So­mos no­so­tros los que de­be­mos pe­dir a Dios la gra­cia de unos ojos nue­vos, ca­pa­ces de «una mi­ra­da con­tem­pla­ti­va, es­to es, una mi­ra­da de fe que des­cu­bra al Dios que ha­bi­ta en sus ho­ga­res, en sus ca­lles, en sus pla­zas» (ibíd., 71). Los pro­fe­tas, en la Es­cri­tu­ra, ad­vier­ten con­tra la tentación de li­gar la pre­sen­cia de Dios só­lo al tem­plo (Je­re­mías 7, 4):

Él ha­bi­ta en me­dio de su pue­blo, ca­mi­na con ellos y vi­ve su vi­da. Su fi­de­li­dad es con­cre­ta, es­tá cer­ca de la exis­ten­cia co­ti­dia­na de sus hi­jos. De he­cho, cuan­do Dios quie­re ha­cer nue­vas to­das las co­sas por me­dio de su Hi­jo, no em­pie­za des­de el tem­plo, sino des­de el vien­tre de una pe­que­ña y po­bre mu­jer de su Pue­blo.

Es­ta elec­ción de Dios es ex­tra­or­di­na­ria. No cam­bia la his­to­ria a tra­vés de los hom­bres po­de­ro­sos de las ins­ti­tu­cio­nes ci­vi­les y re­li­gio­sas, sino de las mu­je­res de la pe­ri­fe­ria del im­pe­rio, co­mo Ma­ría, y de sus vien­tres es­té­ri­les, co­mo el de Isa­bel. En el Sal­mo 147, que he­mos re­za­do ha­ce po­co, el sal­mis­ta in­vi­ta a Jerusalén a glo­ri­fi­car a Dios, por­que Él «en­vía a la tie­rra su men­sa­je, a to­da pri­sa co­rre su pa­la­bra» (v. 15). Por me­dio de su Es­pí­ri­tu, que pro­nun­cia su Pa­la­bra en ca­da co­ra­zón hu­mano, Dios ben­di­ce a sus hi­jos y los ani­ma a tra­ba­jar por la paz en la ciu­dad. Es­ta no­che me gus­ta­ría que nues­tra mi­ra­da so­bre la ciu­dad de Ro­ma cap­ta­ra las co­sas des­de el pun­to de vis­ta de la mi­ra­da de Dios. El Se­ñor se ale­gra de ver cuán­tas reali­da­des de bien se rea­li­zan ca­da día, cuán­to es­fuer­zo y de­di­ca­ción en la pro­mo­ción de la fra­ter­ni­dad y la solidarida­d. Ro­ma no só­lo es una ciu­dad com­pli­ca­da, con mu­chos pro­ble­mas, de­sigual­da­des, co­rrup­ción y ten­sio­nes so­cia­les. Ro­ma es una ciu­dad en la que Dios en­vía su Pa­la­bra, que ace­cha por me­dio del Es­pí­ri­tu en los co­ra­zo­nes de sus ha­bi­tan­tes y los im­pul­sa a creer, a es­pe­rar a pe­sar de to­do, a amar lu­chan­do por el bien de to­dos.

Pien­so en mu­chas per­so­nas va­lien­tes, cre­yen­tes y no cre­yen­tes por igual, que he co­no­ci­do a lo lar­go de los años y que re­pre­sen­tan el “co­ra­zón pal­pi­tan­te” de Ro­ma. Ver­da­de­ra­men­te Dios nun­ca ha de­ja­do de cam­biar la his­to­ria y el ros­tro de nues­tra ciu­dad a tra­vés del pue­blo de los pe­que­ños y de los po­bres que vi­ven allí: los eli­ge, los ins­pi­ra, los mo­ti­va a la ac­ción, los ha­ce so­li­da­rios, los im­pul­sa a ac­ti­var re­des, a crear la­zos vir­tuo­sos, a cons­truir puen­tes y no mu­ros. Es pre­ci­sa­men­te por me­dio de es­tos mil arro­yos de agua vi­va del Es­pí­ri­tu co­mo la Pa­la­bra de Dios fe­cun­da la ciu­dad y la con­vier­te en una «ma­dre de hi­jos ju­bi­lo­sa» (Sal­mos 113, 9).

¿Y qué le pi­de el Se­ñor a la Iglesia de Ro­ma? Nos con­fía su Pa­la­bra y nos ins­ta a lan­zar­nos a la lu­cha, a im­pli­car­nos en el en­cuen­tro y en la re­la­ción con los ha­bi­tan­tes de la ciu­dad pa­ra que “su pa­la­bra co­rra a to­da pri­sa”. Es­ta­mos lla­ma­dos a en­con­trar­nos con los de­más y a es­cu­char so­bre su exis­ten­cia, su gri­to de ayu­da. Es­cu­char ya es un ac­to de amor. Te­ner tiem­po pa­ra los de­más, pa­ra dia­lo­gar, pa­ra re­co­no­cer con una mi­ra­da con­tem­pla­ti­va la pre­sen­cia y la ac­ción de Dios en sus vi­das, pa­ra dar tes­ti­mo­nio con he­chos y no con pa­la­bras de la nue­va vi­da del Evan­ge­lio, es ver­da­de­ra­men­te un ser­vi­cio de amor que cam­bia la reali­dad. Al ha­cer­lo, de he­cho, cir­cu­la un aire nue­vo en la ciu­dad y tam­bién en la Iglesia, el de­seo de vol­ver a po­ner­se en mar­cha, de su­pe­rar la vie­ja ló­gi­ca de la opo­si­ción y de las va­llas, de co­la­bo­rar jun­tos, cons­tru­yen­do una ciu­dad más jus­ta y fra­ter­na.

No de­be­mos te­ner mie­do o sen­tir­nos inade­cua­dos pa­ra una mi­sión tan im­por­tan­te. Re­cor­dé­mos­lo: Dios no nos eli­ge por nues­tra “pe­ri­cia”, sino pre­ci­sa­men­te por­que so­mos y nos sen­ti­mos pe­que­ños. Le agra­de­ce­mos por su gra­cia que nos ha sos­te­ni­do en es­te año y con ale­gría le ele­va­mos el can­to de ala­ban­za.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.