Edi­to­rial

Eter­nas

La Moto - - Editorial - PE­PE BURGALETA DI­REC­TOR

Hay mo­tos eter­nas, al­gu­nas por­que su di­se­ño las ha con­ver­ti­do en in­mor­ta­les.Otras, co­mo la que po­see nues­tro ami­go ma­dri­le­ño Juan Carlos Gá­mez, por­que pa­re­ce que se­rán ca­pa­ces de ju­bi­lar a sus pro­pie­ta­rios an­tes de ellas des­fa­lle­cer. Él tie­ne una Hon­da CB600F que com­pró en 1992 y con la que ha he­cho ca­si 400.000 km a lo lar­go de un cuar­to de si­glo, y eso que es­tu­vo pa­ra­da un tiem­po. La fi­de­li­dad es una vir­tud, y la ex­pe­rien­cia de Juan Carlos ad­mi­ra­ble, pe­ro más allá de la he­roi­ci­dad que su­po­ne no cam­biar de mo­to en es­te tiem­po, y que tu mon­tu­ra aguan­te sin rom­per­se gra­ve­men­te esa mon­to­ne­ra de ki­ló­me­tros, se­ría un desas­tre que fue­se en vez de la ex­cep­ción, una nor­ma. Des­de que esa CBR vio la luz has­ta nues­tros días, han pa­sa­do mu­chas co­sas en el mun­do, y tam­bién en el de la mo­to. Pue­des pen­sar que uno de es­tos mo­de­los fun­cio­na más o me­nos igual que los ac­tua­les, pe­ro más allá de que to­das y ca­da una de sus pie­zas es­tén des­gas­ta­das, aun­que es­tu­vie­se nue­va no se­ría así. El ha­cer­te vie­jo jun­to a tu mo­to pro­vo­ca que la de­gra­da­ción de am­bos va­ya te­nien­do lu­gar muy poco a poco, sin que te des cuen­ta. Só­lo cuan­do echas la vis­ta atrás un lar­go pe­rio­do de tiem­po, cuan­do te ves en una fo­to de ha­ce dé­ca­das, eres ple­na­men­te cons­cien­te de lo que ha ocu­rri­do. Pe­ro al con­tra­rio que en los hu­ma­nos, que evo­lu­cio­na­mos muy len­ta­men­te, si es que lo ha­ce­mos, las mo­tos si­guen las le­yes dar­wi­nia­nas a to­da ve­lo­ci­dad. La con­ta­mi­na­ción y la se­gu­ri­dad son dos de los pa­rá­me­tros bá­si­cos en los que se mue­ve el di­se­ño ac­tual de las mo­tos, y que de ma­ne­ra ace­le­ra­da tam­bién van a mar­car sus po­si­bi­li­da­des de uso. Los ayun­ta­mien­tos han em­pe­za­do a re­gu­lar el pa­so de los vehícu­los más an­ti­guos y so­me­ti­dos a con­tro­les me­nos ri­gu­ro­sos al cen­tro, y es­ta se­rá una ten­den­cia en ex­pan­sión ace­le­ra­da. Los vehícu­los, in­clui­das las mo­tos, van a te­ner que de­jar de ser eter­nos; no por­que no­so­tros lo desee­mos, no por­que fun­cio­nen mu­cho peor que las nue­vas, no por­que sean me­nos se­gu­ras, sino por­que con­ta­mi­nan más. Es­ta­mos en el des­pe­gue de una nue­va re­vo­lu­ción en la mo­vi­li­dad, y ya te­ne­mos las pri­me­ras vic­ti­mas.

Los ayun­ta­mien­tos han em­pe­za­do a re­gu­lar el pa­so de los vehícu­los más an­ti­guos y so­me­ti­dos a con­tro­les me­nos ri­gu­ro­sos al cen­tro, y es­ta se­rá una ten­den­cia en ex­pan­sión ace­le­ra­da

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.