Ka­wa­sa­ki Nin­ja 400

La Moto - - Sumario -

[ 6.185 ¤ | 399 cc | 33 kW | 168 kg ] Des­pués del éxi­to co­se­cha­do por la Nin­ja 300 en­tre los jó­ve­nes del car­né A2, aho­ra lle­ga la Nin­ja 400. Una de­por­ti­va com­ple­ta­men­te nue­va, ins­pi­ra­da en la to­do­po­de­ro­sa Nin­ja H2 en el apar­ta­do es­té­ti­co y en el cha­sis tu­bu­lar de ace­ro. K.O. FO­TOS: JUAN SANZ

Lo pri­me­ro que lla­ma la aten­ción de la nue­va Nin­ja 400 es su pa­re­ci­do con la bru­tal H2, con el afi­la­do y es­ti­li­za­do co­lín y las ale­tas del fron­tal del ca­re­na­do sur­gien­do por de­ba­jo del gru­po óp­ti­co. No ca­be du­da de que es to­da una de­cla­ra­ción de in­ten­cio­nes. Sin em­bar­go, al su­bir­te a ella lo pri­me­ro que per­ci­bes es su li­ge­re­za. Los 170 kg ve­ri­fi­ca­dos en or­den de mar­cha dan la sen­sa­ción de que son in­clu­so me­nos, so­bre to­do una vez en mar­cha.

NO­VE­DAD TO­TAL

El mo­tor es com­ple­ta­men­te nue­vo. Cu­bi­ca 100 cc más y anun­cia una po­ten­cia que su­pera en 6 CV a la de la Nin­ja 300. Sin em­bar­go, es más li­ge­ro y en ta­ma­ño se ase­me­ja al de la Nin­ja 250. A ba­jo ré­gi­men fun­cio­na de ma­ne­ra si­mi­lar al “tres­cien­tos”, pe­ro con al­go más de par, al­go más de em­pu­je y me­jor ace­le­ra­ción, con una es­ti­ra­da más enér­gi­ca has­ta el cor­te de en­cen­di­do que se pro­du­ce 500 rpm an­tes. Es­tá cla­ro que no tie­ne la “pe­ga­da” de los bi­ci­lín­dri­cos de 650 cc, pe­ro ofre­ce la po­ten­cia su­fi­cien­te pa­ra que no te abu­rras. No te que­pa du­da que los in­ge­nie­ros de Ka­wa­sa­ki le po­drían ha­ber sa­ca­do bas­tan­tes más ca­ba­llos a es­te mo­tor, de he­cho mu­chos co­rren ya el mun­dial de SSP 300 con es­ta nue­va mo­to y la po­ten­cia no an­da­rá le­jos de los 60 CV. Pe­ro aquí se ha res­pe­ta­do el lí­mi­te de 35 kW pa­ra adap­tar­se al car­net A2. A cam­bio en­con­tra­mos una mo­to agra­da­ble y fá­cil de lle­var a ba­jas vuel­tas, y ex­ci­tan­te y di­ver­ti­da a par­tir de las 7.000 rpm, don­de se desata su la­do más de­por­ti­vo. Un cam­bio bien es­ca­lo­na­do, sua­ve y pre­ci­so, acom­pa­ña­do de un em­bra­gue con un ac­cio­na­mien­to de man­te­qui­lla, te per­mi­te sa­car las má­xi­mas pres­ta­cio­nes del "pe­que­ño" bi­ci­lín­dri­co. Una nue­va ca­ja de ad­mi­sión de ai­re so­bre­di­men­sio­na­da con ti­ro di­rec­to a las cá­ma­ras de com­bus­tión, jun­to con el au­men­to de ci­lin­dra­da ci­ta­do an­te­rior­men­te, son los res­pon­sa­bles del in­cre­men­to de pres­ta­cio­nes, aun­que tam­bién es cier­to que el cum­pli­mien­to de la nor­ma­ti­va Eu­ro4 se de­ja no­tar y le res­ta al­go de ale­gría en la zo­na al­ta del cuen­ta­rre­vo­lu­cio­nes.

A POR NO­TA

Sen­ta­do a sus man­dos es có­mo­da y na­tu­ral, con se­mi­ma­ni­lla­res por en­ci­ma de la ti­ja, es­tri­bos no ex­ce­si­va­men­te re­tra­sa­dos y un asien­to a so­lo 785 mm del sue­lo. No es una po­si­ción muy ra­di­cal, y si de ver­dad vas a por fae­na se po­drían ha­cer al­gu­nos cam­bios en es­te sen­ti­do, pe­ro es

que es­ta mo­to es pa­ra ir por la ca­lle, por lo que no se pue­de po­ner nin­gu­na pe­ga. El cha­sis tam­bién he­re­da la con­fi­gu­ra­ción de su her­ma­na ma­yor H2, con una es­truc­tu­ra de tu­bos de ace­ro con el mo­tor uti­li­za­do co­mo par­te del mis­mo, es­tu­dia­do al má­xi­mo pa­ra re­du­cir el pe­so y con­se­guir la ri­gi­dez ne­ce­sa­ria pa­ra ob­te­ner un com­por­ta­mien­to óp­ti­mo. Tam­po­co se ha des­cui­da­do el apar­ta­do de fre­nos, mon­tan­do un disco de­lan­te­ro ma­yor de 310 mm mor­di­do por una pin­za de dos pis­to­nes pa­ra­le­los que se mues­tra más que su­fi­cien­te pa­ra ofre­cer una fre­na­da do­si­fi­ca­ble y se­gu­ra. Ade­más, el ABS de úl­ti­ma ge­ne­ra­ción desa­rro­lla­do por Nis­sin fun­cio­na con co­rrec­ción. En la pis­ta pe­que­ña del cir­cui­to del Ja­ra­ma pu­di­mos com­pro­bar su efi­ca­cia y ya os di­go que hay que ti­rar muy fuer­te y muy brus­ca­men­te de la ma­ne­ta pa­ra ha­cer­lo sal­tar y aun así ape­nas se no­ta su in­tru­sión. Con res­pec­to a las sus­pen­sio­nes, de­cir que la hor­qui­lla de­lan­te­ra ha si­do sus­ti­tui­da por una con ba­rras de ma­yor diá­me­tro pa­san­do de 37 a 41 mm.

El do­ble fa­ro de LED in­te­gra­do en el fron­tal del ca­re­na­do con sen­das ale­tas ba­jo él, jun­to al co­lín tra­se­ro afi­la­do y a la de­co­ra­ción KRT Edi­tion (Ka­wa­sa­ki Ra­ci­ng Team), ha­cen que se pa­rez­ca mu­cho a la ZX-10R, aun­que tam­bién es­tá dis­po­ni­ble en co­lor ne­gro y al­go más eco­nó­mi­ca (200 eu­ros me­nos). El cua­dro de ins­tru­men­tos lo com­par­te con la Nin­ja 650 y po­see un di­se­ño atrac­ti­vo y efi­cien­te.

Apar­ca­da so­bre la ace­ra es una mo­to que lla­ma la aten­ción, so­bre to­do la de los más jó­ve­nes, sa­be­do­res de que no so­lo pue­den mi­rar­la, sino su­bir­se a ella y pi­lo­tar­la. Tal vez los éxi­tos de Ana Ca­rras­co a sus man­dos con­si­ga atraer a ese pú­bli­co de cor­ta edad ávi­do de aven­tu­ras de­por­ti­vas en cir­cui­to, lo que po­drá ha­cer con so­lo apun­tar­se a una ro­da­da y com­pro­bar has­ta dón­de es ca­pa­ces de lle­gar, en un en­torno que le fa­vo­re­ce más de lo que ima­gi­nas. Re­sul­ta to­do un re­to ex­pri­mir­la en pa­so por curva; con más ci­lin­dra­da, es aho­ra más sen­ci­llo sa­lir de ca­da án­gu­lo sin lle­var el bi­ci­lín­dri­co tan al­to de vuel­tas. Los tiem­pos te da­rán la ra­zón...

PRÁC­TI­CA

Mien­tras tan­to, en ciu­dad se desen­vuel­ve a las mil ma­ra­vi­llas. Es li­ge­ra, ágil y ma­ne­ja­ble y per­mi­te cir­cu­lar en­tre el trá­fi­co con sol­tu­ra, aun­que tam­bién es cier­to que la an­chu­ra de los re­tro­vi­so­res a ve­ces re­sul­ta ex­ce­si­va al mo­ver­nos por es­pa­cios es­tre­chos. Ade­más, in­clu­ye as­pec­tos prác­ti­cos co­mo gan­chos en la par­te tra­se­ra pa­ra trans­por­tar bul­tos no muy gran­des o un hue­co ba­jo el asien­to del pa­sa­je­ro pa­ra ob­je­tos pe­que­ños. Por otro la­do, el mo­tor nos per­mi­te cir­cu­lar en mar­chas lar­gas sin te­ner que su­bir­lo mu­cho de vuel­tas. Cir­cu­lan­do en ca­rre­te­ra en sex­ta ve­lo­ci­dad a 100 km/ h el mo­tor gi­ra a unas 6.000 rpm y a 120 km/ h a unas 7.000 rpm, que es don­de em­pu­ja con más ga­nas, por lo que la res­pues­ta es su­fi­cien­te­men­te rá­pi­da co­mo pa­ra rea­li­zar ade­lan­ta­mien­tos con sol­tu­ra.

Que­da cla­ro que es­ta nue­va mo­to es una Nin­ja en su más pu­ra esen­cia y, co­mo bue­na de­por­ti­va de Ka­wa­sa­ki, po­see un la­do muy gue­rre­ro que en­con­tra­mos al ex­pri­mir su mo­tor.

La Nin­ja 400 se ha desa­rro­lla­do pa­ra que sea prác­ti­ca en el uso dia­rio y di­ver­ti­da al rea­li­zar una con­duc­ción de­por­ti­va

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.