El sa­mu­rai cuel­ga la ca­ta­na

La Moto - - Cartas A La Redacción -

Sa­béis de so­bra que no me es­toy re­fi­rien­do ni a un gue­rre­ro ja­po­nés ni a su es­pa­da; tam­po­co me re­fie­ro a la mo­to de Su­zu­ki; ha­blo del gran Da­ni Pe­dro­sa. To­dos sa­be­mos ya la no­ti­cia. Da­ni nos de­ja. Es un pi­lo­to, por en­ci­ma de to­do, que­ri­do, con un club de fans am­plio y muy fie­les. Es un hom­bre dis­cre­to con un pal­ma­rés im­pre­sio­nan­te, tres ve­ces cam­peón del mun­do en ci­lin­dra­das pe­que­ñas y tres ve­ces sub­cam­peón de Mo­toGP. De él di­jo el Maes­tro que con un pal­mo más, hu­bie­ra ga­na­do más tí­tu­los. Él cam­bió la for­ma de pi­lo­tar, le­van­tan­do an­tes la mo­to des­pués de las cur­vas, pa­ra ace­le­rar an­tes, y es­to fue ni más ni me­nos que su adap­ta­ción por pe­so y es­ta­tu­ra pa­ra do­mi­nar bes­tias de más de 260 CV; otros le si­guie­ron en la téc­ni­ca. Se le pue­de con­si­de­rar un pi­lo­to con gran téc­ni­ca que po­nía la mo­to a pun­to con fa­ci­li­dad. Des­de lue­go pue­de ser un pro­ba­dor de lu­jo en cual­quier equi­po.

Echan­do la vis­ta atrás, hay que re­co­no­cer que tu­vo ma­la suer­te al te­ner más de quin­ce le­sio­nes gra­ves a lo lar­go de sus años; no obs­tan­te, siem­pre ga­nó ca­rre­ras en ca­da cam­peo­na­to, con­tri­bu­yen­do, y mu­cho, a que su equi­po ga­na­se el tí­tu­lo de mar­cas.

A la ho­ra de su des­pe­di­da, no sa­bre­mos nun­ca si se mar­cha por su pro­pia ini­cia­ti­va o li­ge­ra­men­te em­pu­ja­do por Al­ber­to Puig (léan­se sus comentarios so­bre la mar­cha de Pe­dro­sa); y es­to no lo sa­bre­mos pre­ci­sa­men­te por la dis­cre­ción de Da­ni.

Yo es­pe­ro que Pe­dro­sa no se va­ya del to­do. Un cam­peón co­mo él es ne­ce­sa­rio en el cam­peo­na­to. Aho­ra en Hon­da les da por jun­tar en el mis­mo equi­po a Már­quez y a Lo­ren­zo. Des­de mi pun­to de vis­ta, tre­men­do error y por dos mo­ti­vos: la adap­ta­ción de Lo­ren­zo a la Hon­da no es­tá ga­ran­ti­za­da, y si no, véa­se lo que le cos­tó adap­tar­se a la Du­ca­ti. “Jun­tar dos ga­llos en el mis­mo co­rral” no es co­sa bue­na y si no véa­se lo que pa­só en Ya­maha en­tre Ros­si y Lo­ren­zo. Me pa­re­ce que la in­for­ma­ción téc­ni­ca en­tre los dos pi­lo­tos no va a ser tan flui­da co­mo cuan­do es­ta­ba Da­ni.

En fin, es­pe­ro que Da­ni no se va­ya del to­do, y es­pe­ro que Hon­da no se equi­vo­que o ter­mi­na­re­mos vien­do a Már­quez en Du­ca­ti...

Ve­re­mos. JA­VIER MO­RENO SAN­JUÁN Co­mo bien di­ces, la re­ti­ra­da de Da­ni Pe­dro­sa es una pé­si­ma no­ti­cia pa­ra nues­tro mo­to­ci­clis­mo. Lle­va sien­do uno de nues­tros ba­luar­tes en el Mun­dial más de una dé­ca­da, y des­de sus ini­cios nun­ca ha de­ja­do de ser uno de los fa­vo­ri­tos pa­ra ga­nar ca­da ca­rre­ra y pa­ra as­pi­rar a ca­da tí­tu­lo. Da­ni no te­nía una mo­to ofi­cial pa­ra la pró­xi­ma tem­po­ra­da, y ha pre­fe­ri­do ba­jar­se del bar­co a man­te­ner­se en él sin po­si­bi­li­da­des de as­pi­rar a to­do. No es pre­ci­sa­men­te un ve­te­rano, es­tá en ple­na for­ma y pue­de se­guir vin­cu­la­do al mun­do de las ca­rre­ras en el pues­to que de­ci­da, pe­ro un cam­peón co­mo él ha com­pe­ti­do só­lo pa­ra ga­nar, y cual­quier co­sa que no sea eso se­gu­ro que se le ha­ce muy di­fí­cil.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.