CON­CLU­SIÓN

La Moto - - Vintage Medias -

Si de for­ma ha­bi­tual una mo­to te iden­ti­fi­ca, en es­te ca­so el víncu­lo es to­da­vía su­pe­rior. Du­ca­ti con su Scram­bler Match 2.0 nos lle­va al pa­sa­do con la mi­ra­da pues­ta en aque­llos mo­to­ris­tas nor­te­ame­ri­ca­nos de la cos­ta oes­te don­de, ya sea por cli­ma o ca­rác­ter, de­ci­dían mo­ver­se en mo­to adap­tán­do­las a sus de­seos con al­tos ma­ni­lla­res, an­chas rue­das de ta­cos y, lle­ga­do el ca­so, un so­por­te pa­ra lle­var la ta­bla de surf has­ta la pla­ya... El ca­so de la V7 III Car­bon es di­fe­ren­te, al me­nos en for­ma, te­nien­do en cuen­ta que el fon­do es re­cor­dar vie­jos tiem­pos en los que mon­tar en mo­to era me­jor, o peor, se­gún se mi­re. Mo­to Guz­zi lan­za una edi­ción li­mi­ta­da de la V7 III car­gán­do­la de pie­zas en ne­gro, pa­ra des­car­gar­la con cier­tas par­tes de la mo­to en ro­jo. Pe­cu­liar con­tras­te que, te pue­do ase­gu­rar, no pa­sa des­aper­ci­bi­do allá don­de va­yas. Con la Triumph tam­po­co, aun­que su as­pec­to de "ni­ña bue­na" no de­ja de sor­pren­der a to­do aquél que se sube a ella y la prue­ba. No es una bes­tia ni mu­cho me­nos, pe­ro cuan­do bus­cas di­ver­sión en for­ma de ca­rre­te­ra per­tre­cha de cur­vas, la ra­bia que lle­va den­tro se po­ne de tu par­te pa­ra tum­bar la Street Twin has­ta el lí­mi­te. Sus­pen­sio­nes y fre­nos acom­pa­ñan por su ar­mo­nio­so tra­ba­jo, mien­tras que la po­si­ción a los man­dos per­mi­te dis­fru­tar tan­to aquí co­mo en tus des­pla­za­mien­tos ur­ba­nos, así co­mo tran­qui­las ru­tas has­ta don­de tú quie­ras, por­que ade­más de gas­tar po­co, es de­li­cio­sa de con­du­cir.

Ya­maha tam­bién tie­ne su rin­cón de his­to­ria en el que ins­pi­rar­se. De ahí na­ce la sa­ga XSR de la mano de la co­rrien­te Fas­ter Sons, don­de la ima­gen de las pri­me­ras mo­tos de­por­ti­vas con mo­to­res de mez­cla de la fir­ma de los dia­pa­so­nes se en­cuen­tra muy pre­sen­te en sus tra­zos. Lo me­jor de con­tar con la ba­se de la MT-07 es su des­ca­ro y de­por­ti­vi­dad, con un mo­tor tan dul­ce co­mo ra­bio­so. Tú lo de­ci­des. A cam­bio, la par­te ci­clo es tal vez de­ma­sia­do jus­ta si eres exi­gen­te en tu pi­lo­ta­je. En ca­so de bus­car pla­ce­res en un ro­dar li­ge­ro pe­ro ar­mo­nio­so, po­cas mo­tos de es­ti­lo vin­ta­ge te da­rán esa sua­vi­dad ge­ne­ral pre­ten­di­da.

De cual­quier for­ma, un es­ti­lo clá­si­co no de­be equi­pa­rar­se con cier­ta apa­tía en la con­duc­ción. Del mis­mo mo­do que es­tas mo­tos obe­de­cen a una ten­den­cia, son mu­cho más que me­ros es­ca­pa­ra­tes pa­ra usua­rios preo­cu­pa­dí­si­mos por su as­pec­to...

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.