¿PIN­CHA­ZO POR CER­TI­FI­CA­DO?

La Moto - - Large Distancia -

Du­ran­te mi vuelta al mun­do, en­vié la mo­to de Nai­ro­bi a Bom­bay pa­ra sal­tar de Áfri­ca a In­dia. Cuan­do to­có mi turno en el mos­tra­dor de em­bar­que pa­ra to­mar mi vue­lo, la em­plea­da me pi­dió el cer­ti­fi­ca­do de la va­cu­na con­tra la fie­bre ama­ri­lla. Sin él no me da­rían la tar­je­ta de em­bar­que. Ofi­cial­men­te to­dos los via­je­ros que sal­gan de Ke­nia en avión de­ben es­tar va­cu­na­dos. Yo lo es­toy y ten­go mi per­ti­nen­te cer­ti­fi­ca­do, pe­ro lo ha­bía de­ja­do en el equi­pa­je de la mo­to, que con el res­to ha­bía vo­la­do ya co­mo car­ga. An­te mi de­ses­pe­ra­ción, la mis­ma em­plea­da me su­gi­rió que fue­ra a la en­fer­me­ría del ae­ro­puer­to, que allí tal vez me pu­die­ran ayu­dar. En­con­tré allí un pe­que­ño cuar­to al cui­da­do de una en­fer­me­ra ne­gra y oron­da. Le ex­pli­qué que ne­ce­si­ta­ba con ur­gen­cia un nue­vo cer­ti­fi­ca­do La en­fer­me­ra no se ex­tra­ñó de mi pe­ti­ción, sim­ple­men­te me pi­dió dos mil che­li­nes. Le pre­gun­té si te­nía que pin­char­me otra vez, ne­gan­do con la ca­be­za. Ex­ten­dió un nue­vo cer­ti­fi­ca­do y me lo en­tre­gó. Los che­li­nes cambiaron de mano. Lle­gué al mos­tra­dor de sa­li­das cuan­do es­ta­ban a pun­to de ce­rrar la fac­tu­ra­ción. La mis­ma em­plea­da que me ha­bía re­co­men­da­do ir a la en­fer­me­ría com­pro­bó el cer­ti­fi­ca­do, to­mó mi equi­pa­je y me en­tre­gó la tar­je­ta de em­bar­que. Gra­cias a aque­lla co­rrup­te­la pu­de to­mar a tiem­po mi vue­lo. Mien­tras ca­mi­na­ba ha­cia la sa­la de em­bar­que no de­jé de pen­sar en cuán­tos afri­ca­nos ha­brán via­ja­do a Eu­ro­pa tan va­cu­na­dos con­tra la fie­bre ama­ri­lla co­mo lo es­ta­ba yo...

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.