Po­le po­si­tion

La Moto - - Cartas A La Redacción -

Soy un vie­jo sus­crip­tor de LA MO­TO y por tan­to un mo­te­ro de los que gas­tan go­ma en la ciu­dad des­de los años 80. De un tiem­po a es­ta par­te ven­go ob­ser­van­do el po­co res­pe­to que hay por la "po­le po­si­tion". A ver, lle­gas con tu mo­to y te co­lo­cas el pri­me­ro en el se­má­fo­ro. A con­ti­nua­ción lle­ga un ti­po arro­gan­te, ge­ne­ral­men­te so­bre un scoo­ter de 125, y po­co me­nos que a co­da­zos se te plan­tan me­dio me­tro por de­lan­te, di­fi­cul­tan­do tu sa­li­da cuan­do cam­bia a ver­de. Es tam­bién bas­tan­te ha­bi­tual que es­te ti­po de mo­te­ro ad­ve­ne­di­zo, que tal vez nun­ca tu­vo car­net de mo­to, te ven­ga achu­chan­do por de­trás, zig­za­guean­do en­tre el trá­fi­co, in­ten­tan­do pa­sar­te por to­dos los me­dios y, en de­fi­ni­ti­va, mo­les­tan­do a to­dos los usua­rios.

Es­toy a fa­vor del uso de la mo­to en la ciu­dad co­mo so­lu­ción de mo­vi­li­dad, pe­ro qui­zás el ha­ber "re­ga­la­do" el car­net a usua­rios de co­che, que nun­ca co­no­cie­ron el tra­to en­tre ca­ba­lle­ros que he­mos te­ni­do siem­pre los mo­te­ros, es­tá ha­cien­do que los des­pla­za­mien­tos por ciu­dad sean más in­có­mo­dos si ca­be, por la fal­ta de so­li­da­ri­dad mo­te­ra. Es co­mo si di­je­ran que, co­mo ten­go mo­to, to­do va­le, y me cue­lo por la de­re­cha, me sal­to las se­ña­les, ata­jo por la ace­ra, en­tro por prohi­bi­do, y me plan­to de­lan­te en el se­má­fo­ro por­que soy más chu­lo que un ocho. No sé si com­par­tís es­ta sen­sa­ción, pe­ro te­ned por se­gu­ro que si nos cru­za­mos por la ca­lle, y vo­so­tros es­táis de­lan­te, es­te mo­te­ro os ce­de­rá el pa­so y res­pe­ta­rá que, in­de­pen­dien­te­men­te del ta­ma­ño de vues­tra mo­to, ha­yáis co­gi­do la po­le.

Un sa­lu­do cor­dial y nos ve­mos por cual­quier se­má­fo­ro de es­tos... PA­BLO MAR­TÍN DE SER­DIO Hom­bre, co­mo vie­jo sus­crip­tor, to­do es­to que co­men­tas tam­po­co se­rá nue­vo pa­ra ti. La ver­dad es que siem­pre ha ha­bi­do “ca­rre­ris­tas” en los se­má­fo­ros y en las ca­lles de las ciu­da­des. Qui­zás lo que no ha­bía eran tan­tos, ni tan­to trá­fi­co de mo­tos. Tam­bién ha cam­bia­do el per­fil del pi­lo­ti­llo en cues­tión, por­que an­tes se tra­ta­ba nor­mal­men­te de un cha­val en una mo­to pe­que­ña que se des­fo­ga­ba en­tre los se­má­fo­ros, y aho­ra, co­mo bien di­ces, se tra­ta en mu­chos ca­sos de una per­so­na de más edad con un scoo­ter. En lo que no es­toy de acuer­do es que sean só­lo los de 125 cc. Hay al­gu­nos mo­de­los de ma­yor ci­lin­dra­da que pa­re­cen es­pe­cial­men­te atrac­ti­vos pa­ra es­te ti­po de per­so­nas, que a ve­ces tam­bién se dis­tin­guen sin lle­gar a ver­los por el rui­do que ha­cen con sus es­ca­pes más abier­tos . El pro­ble­ma lle­ga cuan­do se com­bi­na una si­tua­ción bas­tan­te ha­bi­tual, co­mo un gran nú­me­ro de co­ches, po­co es­pa­cio pa­ra sor­tear­los, y al­guien que va en mo­to al que tam­bién hay que es­tar aten­to. Más que so­li­da­ri­dad mo­te­ra, que tam­bién, lo que de­be­rán pen­sar aque­llos que se me­ten sin con­tem­pla­cio­nes es que su ac­ti­tud, ade­más de mal­edu­ca­da, es tam­bién pe­li­gro­sa, so­bre to­do pa­ra aque­llos que no tie­nen un gran do­mi­nio del me­dio, que los hay en buen nú­me­ro en­tre aque­llos que han lle­ga­do a la mo­to di­rec­ta­men­te con el car­né de co­che.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.