La prue­ba de Ju­lián Si­món

La Moto - - Kawasaki H2r Datos Circuito -

Pe­pe Burgaleta me ha­bía avi­sa­do que es­ta Ka­wa­sa­ki Nin­ja H2R no era una mo­to nor­mal, que se sa­lía de los pa­rá­me­tros ha­bi­tua­les por­que te­nía más po­ten­cia que nin­gu­na de las que ha­bía­mos pro­ba­do an­tes, y por­que no era una mo­to di­se­ña­da con los pa­rá­me­tros es­tán­dar de las mo­tos más de­por­ti­vas. Por eso al acer­car­me a ella te­nía mis du­das so­bre si iba a pro­bar un mo­de­lo sport o uno más cer­cano a una mo­to de ca­rre­ras, si iba a po­der apre­tar en las cur­vas de ve­lo­ci­dad al­ta y me­dia, o si iba a te­ner que re­la­jar­me en ellas. No me ha he­cho fal­ta mu­cho tiem­po pa­ra res­pon­der a las pre­gun­tas, por­que la ver­dad es que es­ta mo­to me ha im­pre­sio­na­do mu­cho des­de el prin­ci­pio. Ya es­ta­ba avi­sa­do de que el mo­tor era in­creí­ble, y real­men­te el par mo­tor que tie­ne es im­pre­sio­nan­te. No hay na­da con dos rue­das y una ma­trí­cu­la que se pue­da pa­re­cer, la úni­ca mo­to que me la re­cor­da­ba era una MotoGP so­bre la que tu­ve la oca­sión de rea­li­zar una so­li­ta­ria prue­ba ha­ce ya bas­tan­tes años, en 2011. La Ka­wa­sa­ki me ha im­pre­sio­na­do có­mo ace­le­ra, pe­ro no só­lo en la zo­na su­pe­rior, don­de sue­len ha­cer­lo las mo­tos más po­ten­tes, sino a cual­quier ve­lo­ci­dad de gi­ro del mo­tor. El ré­gi­men me­dio que tie­ne no se pue­de com­pa­rar con na­da, sa­les de las cur­vas con un em­pu­je in­creí­ble gra­cias al com­pre­sor, y el cam­bio, aun­que no es muy rá­pi­do es muy pre­ci­so, con la mo­to em­pu­jan­do cons­tan­te­men­te. Ha si­do to­da una ex­pe­rien­cia, por­que ace­le­ra co­mo una bes­tia, en Al­ba­ce­te las rec­tas se aca­ban en­se­gui­da.

El cha­sis tam­bién me ha sor­pren­di­do, por­que fun­cio­na mu­cho me­jor de lo que el en­tra­ma­do tu­bu­lar pa­re­ce in­di­car. Es cier­to que la iner­cia es más di­fí­cil de con­tro­lar que la de una su­per­de­por­ti­va tra­di­cio­nal por­que pe­sa más, pe­ro los fre­nos vuel­ven a ser in­creí­bles, so­bre to­do el de­lan­te­ro. Las sus­pen­sio­nes son me­jo­ra­bles, con tra­ba­jo por de­lan­te se­gu­ro que me­jo­ran, ya que he pro­ba­do la mo­to con unos re­gla­jes bas­tan­te pa­re­ci­dos a los ori­gi­na­les, y con ellos la mo­to vi­bra­ba un po­qui­to. A es­to hay que su­mar que el tra­ba­jo con el cha­sis se ha­ce com­pli­ca­do por el pe­so, pe­ro la ver­dad es que la mo­to fun­cio­na muy bien, sor­pren­den­te­men­te bien. En cuan­to a la er­go­no­mía, la ver­dad es que me he lle­va­do una sen­sa­ción muy po­si­ti­va, por­que en­se­gui­da me he encontrado muy có­mo­do y muy es­ta­ble. Co­mo siem­pre con los Brid­ges­to­ne V2 la mo­to te­nía muy buen aga­rre. Es­ta mo­to es un ca­pri­cho, es un ju­gue­te muy di­ver­ti­do, di­fe­ren­te a to­do lo que pue­das en­con­trar en una tien­da, has­ta de as­pec­to, con esos enor­mes ale­ro­nes frontales y la es­té­ti­ca fu­tu­ris­ta que tie­ne.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.