IV Mi­le­nio

La Moto - - Al Límite Kawasaki H2 -

Ha­cien­do me­mo­ria un po­co es­toy re­cor­dan­do que lle­vo en el te­ma de las ca­rre­ras bas­tan­te tiem­po, y he po­di­do ver y ex­pe­ri­men­tar mu­chas co­sas. Aho­ra me pa­sa un po­co co­mo cuan­do ha­cías la mi­li que, pa­sa­do un tiem­po, pa­re­ce que so­lo te acuer­das de lo bueno cuan­do en reali­dad lo que se ve en las ca­rre­ras y lo que pa­sa de puer­tas pa­ra den­tro, es muy di­fe­ren­te, ya que po­ca gen­te sa­be, de puer­tas pa­ra fue­ra, que hay per­so­nas que se que­dan tra­ba­jan­do has­ta las 4 de la ma­ña­na re­pa­ran­do un mo­tor, o cuan­do las pie­zas no lle­gan has­ta la no­che an­te­rior, o cuan­do des­pués de una no­che de tra­ba­jo for­za­do el pi­lo­to se cae la pri­me­ra vuel­ta del pri­mer en­tre­na­mien­to y tie­nes que vol­ver a re­pa­rar to­da la mo­to... Pe­ro tran­qui­lo, que re­cuer­do tam­bién el co­ger una mo­to nue­va un vier­nes a las 8 de la tar­de y, pa­ra ha­cer el ro­da­je, ir a je­rez du­ran­te to­da la no­che mon­ta­do en ella; allí des­mon­tar el fa­ro, los es­pe­jos, ma­trí­cu­la etc, y na­da más ter­mi­nar, que­dar jus­to 5 mi­nu­tos pa­ra el pri­mer en­tre­na­mien­to. Ob­je­ti­vo cum­pli­do. Re­cuer­do tam­bién en Ca­la­fat, cuan­do Ló­pez Me­lla te­nía que ro­dar un mo­tor pa­ra el día si­guien­te, yen­do por la no­che al pea­je con la RC 30 su­bien­do y ba­jan­do de­trás de un co­che pa­ra ha­cer ki­ló­me­tros. Bueno, tam­bién com­pe­tí y ga­né ca­rre­ras y cam­peo­na­tos, pe­ro la ver­dad es que lo que más re­cuer­do es la úl­ti­ma eta­pa con la Co­pa Ka­wa­sa­ki, pri­me­ro Nin­ja Cup y des­pués Z Cup, por­que he te­ni­do opor­tu­ni­dad de co­no­cer a mu­chos pi­lo­tos, me­cá­ni­cos y gen­te es­tu­pen­da y en­can­ta­do­ra de los que guar­do muy bue­nos re­cuer­dos. Hi­ce gran­des ami­gos. Apar­te de los co­men­ta­dos me­ses atrás aquí, te cuen­to otro de­ta­lle, co­mo el de Joan Sar­da, que des­pués de que un pi­lo­to le die­ra rue­da a su pri­mo pa­ra que se pu­die­ra cla­si­fi­car, lle­gó y le dio las gra­cias re­ga­lán­do­le un neu­má­ti­co tra­se­ro, o ha­cien­do co­lec­tas pa­ra la re­cu­pe­ra­ción de Kenny No­yes. En fi n, de es­ta úl­ti­ma eta­pa con Ka­wa­sa­ki os iré con­tan­do pa­ra que veáis qué bue­nas gen­tes hay por ahí.

Le dio rue­da y a cam­bio le re­ga­ló una go­ma tra­se­ra

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.