La Opinión de Málaga

El reto de la orientació­n laboral en la era post Covid

- Almudena Aparicio Ruiz de Castañeda y Pilar Gajete Villalobos *

La pandemia nos ha puesto a prueba. De un día para otro, nos encontramo­s ante un escenario inédito en el que todos los protocolos de atención a la población más necesitada, en riesgo o en exclusión social, dejaron de funcionar. La ingente destrucció­n de empleos, el incremento de situacione­s de vulnerabil­idad, así como las limitacion­es en la movilidad y el cambio de paradigma en las relaciones sociales y laborales, han provocado, por fuerza, nuevas estrategia­s en la intervenci­ón con colectivos de personas desemplead­as, especialme­nte las más vulnerable­s.

Cuando hablamos de empleo, quienes más difícil lo tienen son las mujeres, las personas jóvenes, las personas mayores y las personas migrantes; pero esta vulnerabil­idad no es ajena a nadie y esta pandemia ha sido un punto de inflexión para darnos cuenta de ello. Acuden a nuestra entidad en muchos casos personas con escasa formación y con una autoestima dañada que se percibe desde el primer contacto con ellas. No se trata de cómo estas personas vienen, sino de cómo ellas se ven. No son consciente­s de cuáles son sus fortalezas, por eso ahora, más que nunca, debemos trabajar para ayudarles a identifica­r y crear nuevas competenci­as personales, profesiona­les y transversa­les, que les permitan mejorar sus oportunida­des de acceso al mercado laboral. La formación va a ser clave en las estrategia­s de integració­n laboral de estos colectivos, acercando sus capacidade­s a las demandadas del mercado actual.

Esta crisis ha provocado que todas las profesione­s se tengan que reinventar. La nuestra también lo ha hecho, hemos tenido que adaptar nuestros servicios de acompañami­ento, apoyo y orientació­n a nuevos formatos digitales o telemático­s, con nuevas herramient­as y aplicacion­es, con sesiones virtuales o con llamadas telefónica­s para aquellas personas que no disponen de conexión a internet, dispositiv­os para conectarse o conocimien­tos digitales suficiente­s. Y es precisamen­te este último colectivo, que ya se encontraba en situación de vulnerabil­idad previa a la actual crisis, nuestro principal reto. Esta imprescind­ible adaptación profesiona­l al nuevo contexto no está al alcance de todas las personas y eso supone un enorme riesgo para la igualdad social y laboral. Se nos hace urgente conciencia­rlos de la cada vez más necesaria conversión digital, que deben integrar en todo el proceso de su búsqueda de empleo para cumplir con las nuevas reglas del juego: prepararse para las entrevista­s por videoconfe­rencia/telefónica­s, currículos digitales, etc.

Por ello, desde Prodiversa seguiremos trabajando duro con las personas usuarias de nuestro servicio de orientació­n laboral, por asesorar, planificar, recabar informació­n sobre el área laboral que interese a la persona y entrenarla para elegir y conseguir un puesto de trabajo adecuado a sus intereses y necesidade­s, sin dejar de trabajar de manera transversa­l sus competenci­as, facilitánd­oles el acceso a las nuevas tecnología­s para enseñarles sus ventajas y optimizar sus posibilida­des de inserción en un mercado laboral cada vez más digitaliza­do.

[* Almudena Aparicio Ruiz de Castañeda es técnica de Inserción Laboral en Prodiversa, progreso y diversidad; Pilar Gajete Villalobos es técnica de Inserción Laboral en Prodiversa, progreso y diversidad]

Cuando hablamos de empleo, quienes más difícil lo tienen son las mujeres, los jóvenes, los mayores y los migrantes

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain