El Mundo Nacional - Weekend Int - La Otra Cronica Int

VUELVE A VOLAR EN EL AVIÓN QUE VIGILÓ HACIENDA

La normalizac­ión de sus viajes pasa por volver a utilizar los vuelos de la compañía Vistajet, los mismos que pagaba Álvaro de Orleans y cuya flota pertenece a Thomas Flohr, suegro de Felipe de Grecia.

- POR MARINA PINA

EL REY JUAN CARLOS SE DEJA MECER por las frías aguas atlánticas. Con la mano derecha lleva el timón del Bribón. El viento mueve las velas del velero y él, capitán, lo desafía para que su barco vaya donde él quiere. Don Juan Carlos compite hasta mañana en la regata Desafío Barceló, la última del calendario oficial de este 2023. Aspira a volver a ser campeón de su categoría y disfruta de la normalidad que ya hay en sus viajes a España. Es la sexta vez que pisa el país en el que reinó durante 39 años, y parece que las visitas van a ser casi mensuales a partir de ahora. Así lo advirtió Don

Juan Carlos a través de un comunicado el pasado octubre, cuando la Corte británica desestimó la demanda de Corinna Larsen por acoso. Entonces, sus abogados afirmaron que ya no había escollos para normalizar del todo su presencia en España. Sin deudas judiciales, se “restablece­n las condicione­s necesarias para nuevas comparecen­cias públicas”, afirmaban.

Y Don Juan Carlos piensa aplicar en su vida la literalida­d de esa frase para continuar residiendo en Abu Dhabi pero con más viajes por el mundo. Y para llevar a cabo la nueva filosofía del Rey Padre, el ex Jefe del Estado ha vuelto a recurrir a su compañía de aviones privados de confianza: Vistajet. Se trata de la empresa de alquiler de aeronaves que Don Juan Carlos utilizaba en sus desplazami­entos privados en los últimos años de reinado y cuyas facturas pagó Álvaro de Orleans.

Pariente lejano del Rey y amigo gracias a su cercanía con Constantin­o de Grecia, hermano de Doña Sofía y por tanto cuñado de Don Juan Carlos, Álvaro registró en 2003 en Liechtenst­ein la Fundación Zagatka. Durante diez años abonó ocho millones de euros en facturas de vuelos privados de DonJuanCar­los.Y en2011 pagó576.310 euros en tres facturas a Vistajet, como publicó El Confidenci­al.

Con sus viajes en el punto de mira, Don Juan Carlos decidió que la primera vezque viniera a España lo haría con un avión prestado por los jeques saudíes. Así, en mayo de 2022, el Rey Emérito volvió a pisar territorio nacional tras un viaje desde Abu Dhabi. Llegó en un avión Gulfstream G450 con matrícula de Aruba y operado por la aerolínea angolesa Bestfly. Aquel primer viaje fue el de la exposición pública, las declaracio­nes a los medios y que terminó en Zarzuela con un “tiempo amplio de conversaci­ón” con Felipe VI en el que el Rey le expuso el perjuicio que ese tipo de exposición causaba a la Corona.

Don Juan Carlos hizo examen de conciencia y se contuvo. Y tuvieron que pasar once meses más para que regresara de nuevo a España. Lo hizo en un avión privado de la compañía Royal Jet, una aeronave modelo Bombardier Global 5000. Y ese viaje, que fue el de la privacidad y en el que el Emérito decidió no exponerse, consiguió tranquiliz­ar a Zarzuela. El Rey Padre logró un acuerdo para seguir viajando con perfil bajo, y también para volver a usar los aviones que parecen sus favoritos.

En julio y en septiembre viajó a Sanxenxo en aviones de Vistajet. La misma compañía que contrató para visitar Madrid el pasado 31 de octubre, cuando celebraron en El Pardo el cumpleaños de la Princesa Leonor. Y es en uno de los caracterís­ticos aviones plateados de Vistajet con los que volvió a España el pasado lunes. Don Juan Carlos ha aumentado además el número de vuelos que toma. Así, el pasado 2 de octubre requirió los servicios de dos jets para que salieran desde Vigo:

uno le llevó a él con Pedro Campos hasta Niza y el otro se marchó a Ginebra. Quién iba a bordo es un misterio. Ahora, en el último viaje a España, el avión de Don Juan Carlos hizo viaje de Ginebra a Vitoria. Y de ahí, hasta Sanxenxo. Al cierre de esta edición, mientras Don Juan Carlos regateaba en Sanxenxo, el avión estaba en el aeropuerto de Kalamata, en Grecia. Porque la conexión con el país heleno la comparten Vistajet y Don Juan Carlos. El dueño de la compañía es Thomas Flohr, padre de Nina, esposa de Felipe de Grecia, hijo pequeño de Constantin­o y Ana María.

En 2011, Vistajet facturó 576.310 euros en vuelos de Don Juan Carlos

 ?? ??
 ?? GTRES ?? Don Juan Carlos embarca en un vuelo de la compañía de Thomas Flohr.
GTRES Don Juan Carlos embarca en un vuelo de la compañía de Thomas Flohr.
 ?? GTRES ?? Thomas Flohr casó a su hija con Felipe de Grecia.
GTRES Thomas Flohr casó a su hija con Felipe de Grecia.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain