Tre­gua en Sol pa­ra fre­nar al co­ro­na­vi­rus

Sán­chez y la pre­si­den­ta de la Co­mu­ni­dad de Ma­drid acuer­dan crear gru­pos de tra­ba­jo pa­ra ha­cer fren­te a la pan­de­mia. Re­fuer­zo de sa­ni­ta­rios, con­trol en Ba­ra­jas y apo­yo del Ejér­ci­to so­bre la me­sa

La Razón (1ª Edición) - - PORTADA - A. Mar­tí­nez / P. Gómez -

La reunión en­tre Pe­dro Sán­chez e Isa­bel Díaz Ayu­so su­po­ne pa­ra Mon­cloa un «punto de in­fle­xión» en su en­ra­re­ci­da re­la­ción. Una suer­te de tre­gua mo­ti­va­da por las cir­cuns­tan­cias que vi­ve la Co­mu­ni­dad de Ma­drid y que les ha obli­ga­do a am­bos a aban­do­nar la pug­na par­ti­dis­ta pa­ra lo­grar el ob­je­ti­vo co­mún de «do­ble­gar la cur­va». «Am­bos so­mos cons­cien­tes de que es­ta es una lu­cha epi­de­mio­ló­gi­ca, no ideo­ló­gi­ca», ver­ba­li­zó Sán­chez. Los da­tos de Ma­drid no son bue­nos y Díaz Ayu­so re­co­no­ció con­tem­plar la posibilida­d de ex­ten­der las li­mi­ta­cio­nes a la mo­vi­li­dad y las res­tric­cio­nes en ca­so de que la evo­lu­ción si­ga em­peo­ran­do. El po­si­cio­na­mien­to del Go­bierno cen­tral es de es­tar «al la­do» de la CAM, en un per­fil sub­si­dia­rio si el es­ce­na­rio se agra­va­ra.

El PSOE con­vo­ca una ma­ni­fes­ta­ción con­tra Ayu­so mien­tras se ce­le­bra­ba la reunión

La reunión en­tre Pe­dro Sán­chez e Isa­bel Díaz Ayu­so su­po­ne pa­ra Mon­cloa un «punto de in­fle­xión» en la en­ra­re­ci­da re­la­ción en­tre am­bos. Una suer­te de tre­gua mo­ti­va­da por las cir­cuns­tan­cias, por ese «mo­men­to crí­ti­co» que vi­ve la Co­mu­ni­dad de Ma­drid y que les ha obli­ga­do a am­bos a aban­do­nar la pug­na par­ti­dis­ta pa­ra lo­grar el ob­je­ti­vo co­mún de «do­ble­gar la cur­va». «Am­bos so­mos cons­cien­tes de que es­ta es una lu­cha epi­de­mio­ló­gi­ca, no ideo­ló­gi­ca», ver­ba­li­zó Sán­chez tras un en­cuen­tro que de­fi­nió co­mo «fruc­tí­fe­ro y cons­truc­ti­vo». cons­truc­ti­vo». Lo «im­por­tan­te y ne­ce­sa­rio» de la ci­ta que­dó pa­ten­te en la for­ma: con una es­ce­no­gra­fía cui­da­da al de­ta­lle y do­ta­da de la má­xi­ma ins­ti­tu­cio­na­li­dad, y en el tras­fon­do po­lí­ti­co de un acuer­do que, aun­que va­cío de con­te­ni­do es­pe­cí­fi­co –no se avan­za­ron me­di­das con­cre­tas en él–, sí su­po­ne una de­cla­ra­ción de in­ten­cio­nes, con la crea­ción de un «es­pa­cio de co­la­bo­ra­ción» que am­bas ad­mi­nis­tra­cio­nes abri­rán en el futuro. Es­te pac­to ru­bri­ca­do en­tre Mon­cloa y Sol era prác­ti­ca­men­te obli­ga­do pa­ra cer­ti­fi­car el éxi­to de la ci­ta y en él ha­bían tra­ba­ja­do los ga­bi­ne­tes de sen­dos pre­si­den­tes du­ran­te el fin de se­pue­da ma­na. To­do es­ta­ba lis­to pa­ra que Sán­chez y Ayu­so le pu­sie­ran el bro­che fi­nal. No en vano, se anun­ció an­tes de ha­ber­se ago­ta­do la pri­me­ra de las dos ho­ras de reunión.

Con el en­cuen­tro, Sán­chez quie­re vi­sua­li­zar que la de­man­da de «arri­mar el hom­bro» que exi­ge al PP em­pie­za por él mis­mo, fren­te a lo que con­si­de­ra un «no a to­do» de Pa­blo Ca­sa­do. En es­te sen­ti­do, su vocación de po­ner «a dis­po­si­ción de la Co­mu­ni­dad de Ma­drid» to­dos los re­cur­sos que pue­dan ne­ce­si­tar pa­ra ha­cer fren­te al avan­ce del vi­rus, pre­ten­de des­ba­ra­tar el ar­gu­men­to con el que le ata­can des­de el prin­ci­pal par­ti­do de la opo­si­ción, acu­sán­do­le de ha­ber­se de­sen­ten­di­do de la ges­tión de la cri­sis, in­hi­bién­do­se de su res­pon­sa­bi­li­dad en fa­vor de las Co­mu­ni­da­des Au­tó­no­mas. Sin em­bar­go, en Mon­cloa son cau­te­lo­sos en es­te as­pec­to y se cui­dan mu­cho de dar cual­quier pa­so que

Rea­li­za­ron avances en el re­fuer­zo sa­ni­ta­rio y de ras­trea­do­res y en la ayu­da de las Fuer­zas de Se­gu­ri­dad

ha­cer­les co­rres­pon­sa­bles de la ges­tión que es­tá ha­cien­do Díaz Ayu­so. Mar­can dis­tan­cias por­que no con­si­de­ran que las me­di­das que se han to­ma­do has­ta aho­ra sean su­fi­cien­tes, co­mo ase­gu­ran miem­bros del Eje­cu­ti­vo en pri­va­do. Es­to se de­du­ce tam­bién de las pa­la­bras del pro­pio Pe­dro Sán­chez du­ran­te la com­pa­re­cen­cia pos­te­rior a la reunión, en la que evi­tó res­pal­dar ex­plí­ci­ta­men­te las res­tric­cio­nes del Go­bierno re­gio­nal. «Desea­mos de co­ra­zón que sean su­fi­cien­tes pa­ra re­ver­tir es­ta ten­den­cia», se li­mi­tó a se­ña­lar.

La pre­si­den­ta ma­dri­le­ña in­sis­tió en la ne­ce­si­dad de que el Go

bierno cen­tral se im­pli­que en la lu­cha de es­ta re­gión con­tra el vi­rus. Y re­cla­mó en va­rias oca­sio­nes «el pa­ra­güas na­cio­nal». Tam­bién pi­dió en pre­sen­cia de Sán­chez apar­car el «ac­ti­vis­mo». Plan­teó es­ta exi­gen­cia al tiem­po que los so­cia­lis­tas de Ma­drid se su­ma­ban a la con­vo­ca­to­ria de una ma­ni­fes­ta­ción con­tra el Go­bierno de Ma­drid pa­ra el pró­xi­mo do­min­go.

Los da­tos de Ma­drid no son bue­nos y Díaz Ayu­so re­co­no­ció con­tem­plar en las pró­xi­mas se­ma­nas la posibilida­d de ex­ten­der las li­mi­ta­cio­nes a la mo­vi­li­dad y las res­tric­cio­nes en las ac­ti­vi­da­des a otras zo­nas de la re­gión, dis­tin­tas de las 37 áreas de sa­lud en las que han en­tra­do hoy en vi­gor, en el ca­so de que se de­mues­tren efi­ca­ces du­ran­te es­tas dos pró­xi­mas se­ma­nas y en el ca­so de que otros ba­rrios de la ca­pi­tal y otros mu­ni­ci­pios ex­pe­ri­men­ten un in­cre­men­to preo­cu­pan­te de los ca­sos. De he­cho, hoy mis­mo se ac­tua­li­za­rá el in­for­me epi­de­mio­ló­gi­co so­bre la evo­lu­ción de los con­ta­gios en los 21 dis­tri­tos de la ca­pi­tal y en sus 131 ba­rrios así co­mo en el res­to de mu­ni­ci­pios de la re­gión y todas las pre­vi­sio­nes pa­re­cen apun­tar a que ha­brá zo­nas bá­si­cas de sa­lud que su­peren el um­bral de los 1.000 ca­sos por ca­da 100.000 ha­bi­tan­tes en los úl­ti­mos 14 días. Fuen­tes de la Con­se­je­ría de Sa­ni­dad, sin em­bar­go, re­co­no­cen que un in­cre­men­to de las zo­nas con un al­to ni­vel de con­ta­gios ma­ña­na no im­pli­ca­ría una ex­ten­sión in­me­dia­ta de las li­mi­ta­cio­nes.

Des­de el en­torno de la pre­si­den­ta ma­dri­le­ña sí re­co­no­cen que en la reunión de la ma­ña­na con Sán­chez se pro­du­je­ron avances im­por­tan­tes en lo que tie­ne que ver con la co­la­bo­ra­ción de las Fuer­zas y Cuer­pos de Se­gu­ri­dad del Es­ta­do y tam­bién en el re­fuer­zo sa­ni­ta­rio y de los ras­trea­do­res en la Co­mu­ni­dad de Ma­drid. Am­bas cues­tio­nes de­be­rán con­cre­tar­se en los pró­xi­mos días en el gru­po de tra­ba­jo y las uni­da­des de apo­yo crea­das a es­te efec­to.

El po­si­cio­na­mien­to del Go­bierno cen­tral es de es­tar «al la­do» de la CAM, ca­si de­trás, en un per­fil sub­si­dia­rio en ca­so de que se re­quie­ra me­di­das agra­va­das. «Es­ta­mos lis­tos pa­ra con­tem­plar otros es­ce­na­rios, si fue­ra pre­ci­so», ad­vir­tió el pre­si­den­te, en la lí­nea de apli­car más res­tric­cio­nes en el te­rri­to­rio, den­tro del ca­tá­lo­go re­co­gi­do en el Plan de Res­pues­ta Tem­pra­na que se apro­bó en un con­se­jo in­ter­te­rri­to­rial an­tes del ve­rano. Sán­chez re­co­no­ció que «se­rá la evo­lu­ción del vi­rus la que mar­que los pa­sos a dar» y que, en cual­quier ca­so, siem­pre se­rán «pro­por­cio­na­les a la en­ver­ga­du­ra del desafío». ¿Ca­bría en­ton­ces la de­cla­ra­ción de un nue­vo es­ta­do de alar­ma? En Mon­cloa ase­gu­ran que Sán­chez no se lo ofre­ció a Díaz Ayu­so más allá del pro­nun­cia­mien­to ya ex­pli­ci­ta­do por el pre­si­den­te del Go­bierno hace días des­de Mon­cloa, en el que em­pla­za­ba a cual­quier pre­si­den­te re­gio­nal que lo re­qui­rie­se a pe­dir­lo. Una petición que el Go­bierno re­gio­nal re­cha­za por asi­mi­lar­lo al «desas­tre eco­nó­mi­co».

En el Eje­cu­ti­vo cen­tral se pa­ra­pe­tan en las «com­pe­ten­cias» de la Co­mu­ni­dad de Ma­drid, pa­ra des­pe­jar el li­de­raz­go de la cri­sis ha­cia Díaz Ayu­so. «Es quien tie­ne que to­mar las de­ci­sio­nes por­que es a quien le com­pe­ten», re­suel­ven. La la­bor de Mon­cloa se ba­sa en una «vo­lun­tad de ayu­dar y co­la­bo­rar y no de eva­luar, va­lo­rar o en­jui­ciar» la ges­tión de la Co­mu­ni­dad de Ma­drid. «Es­toy aquí pa­ra traer el apo­yo y el res­pal­do a Ma­drid del con­jun­to de to­da la ciu­da­da­nía de España», des­ta­có el pre­si­den­te, apun­tan­do que «Ma­drid exi­ge un plan es­pe­cial por su idio­sin­cra­sia». No obs­tan­te, aun­que no se quie­ra par­ti­ci­par en la ges­tión, sí se apun­ta ha­cia dón­de de­ben ir los re­cur­sos que se pon­gan a dis­po­si­ción des­de el Es­ta­do: más cen­tra­dos en «ro­bus­te­cer la Sa­ni­dad y la Aten­ción Pri­ma­ria, así co­mo el ras­treo de ca­sos» y no tan­to en con­tro­lar los mo­vi­mien­tos de los ciu­da­da­nos con­fi­na­dos.

EFE/POOL

El pre­si­den­te del Go­bierno sa­lu­da con la mano en el pe­cho a Díaz Ayu­so tras re­unir­se en la Puer­ta del Sol

EFE

Pe­dro Sán­chez e Isa­bel Díaz Ayu­so, ayer, an­tes de su reunión en la Real Ca­sa de Co­rreos, se­de del Go­bierno de la Co­mu­ni­dad de Ma­drid

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.