El Tea­tro Real es­tu­dia­rá «al­ter­na­ti­vas» tras el mo­tín en el «ga­lli­ne­ro»

Las pro­tes­tas de un gru­po de es­pec­ta­do­res por unas me­di­das de se­gu­ri­dad que con­si­de­ra­ban in­su­fi­cien­tes pro­vo­ca­ron una sus­pen­sión inau­di­ta y un alu­vión de crí­ti­cas a la ins­ti­tu­ción

La Razón (1ª Edición) - - PORTADA - Matías G. Re­bo­lle­do - Ma­drid

«No se tra­ta de una cues­tión de cla­se». Así de ro­tun­do ce­rró ayer su in­ter­ven­ción y la po­lé­mi­ca Gre­go­rio Marañón, di­rec­tor del pa­tro­na­to del Tea­tro Real, en la rue­da de Pren­sa de ur­gen­cia que la ins­ti­tu­ción ofre­cía pa­ra acla­rar los in­ci­den­tes del do­min­go por la no­che, que obli­ga­ron a la sus­pen­sión de la ópera «Un ba­llo in mas­che­ra». Marañón, que di­jo sen­tir­se «pro­fun­da­men­te tris­te» por el desa­rro­llo de los acon­te­ci­mien­tos y que apro­ve­chó pa­ra pe­dir per­dón tan­to a los afec­ta­dos que pre­fi­rie­ron reaco­mo­dar­se co­mo a los que no, hi­zo es­pe­cial hin­ca­pié en la igual­dad en­tre los asis­ten­tes «más allá del ti­po de en­tra­da que hu­bie­ran com­pra­do».

Quejas del ga­lli­ne­ro

La pro­gra­ma­ción, que ha­bían inau­gu­ra­do en la no­che del vier­nes los Reyes sin nin­gún ti­po de con­tra­tiem­po, es­ta­ba agen­da­da a las ocho de la tar­de. Pa­ra cuan­do lle­gó la ho­ra de le­van­tar el te­lón, la pro­tes­ta de un gru­po de asis­ten­tes de la zo­na de­no­mi­na­da Pa­raí­so (co­mún­men­te, «el ga­lli­ne­ro ») im­pi­dió que la nue­va nor­ma­li­dad pu­die­ra ha­cer ac­to de pre­sen­cia. Pri­me­ro con un co­ro de aplau­sos y lue­go con al­gún que otro abu­cheo, mu­chos ocu­pan­tes de la zo­na más eco­nó­mi­ca (15 eu­ros) veían un agra­vio com­pa­ra­ti­vo en­tre las dis­tan­cias de se­gu­ri­dad es­ta­ble­ci­das pa­ra con sus asien­tos y las del pa­tio de bu­ta­cas, mu­cho más es­pa­cia­das y con en­tra­das con­si­de­ra­ble­men­te más ca­ras (229).

Tras la sa­li­da del re­cin­to de va­rios asis­ten­tes, a los que se re­cor­dó por me­ga­fo­nía que po­dían so­li­ci­tar la de­vo­lu­ción de sus en­tra­das, pa­re­cía que po­dría re­to­mar­se la obra con la me­dia ho­ra de re­tra­so co­rres­pon­dien­te. A par­tir de aquí es don­de las con­tra­dic­cio­nes y so­la­pa­mien­tos com­pli­can el re­la­to. La ver­sión del Tea­tro Real re­za que, des­pués del pri­mer in­ci­den­te, «un gru­po mi­no­ri­ta­rio» de asis­ten­tes si­guió con la pro­tes­ta, des­me­re­cien­do los in­ten­tos del di­rec­tor Ni­co­la Lui­sot­ti con el fin de «boi­co­tear la re­pre­sen­ta­ción». «Es la pri­me­ra vez que ocu­rre y es­tu­dia­re­mos me­di­das al­ter­na­ti­vas, echán­do­le ima­gi­na­ción y es­fuer­zo pa­ra las pró­xi­mas fun­cio­nes», afir­mó Marañón ex­pli­can­do la sus­pen­sión de­fi­ni­ti­va de la ópera cuan­do pa­sa­ban diez mi­nu­tos de las nue­ve. Si bien el man­tra, re­pe­ti­do has­ta la sa­cie­dad, de que el vi­rus no en­tien­de de cla­ses so­cia­les atien­de a cri­te­rios me­ra­men­te cien­tí­fi­cos y epi­de­mio­ló­gi­cos, lo cier­to es que la sus­pen­sión de un Ver­di en el Real le­van­tó reac­cio­nes de to­do ti­po. Así, Ro­sa Mon­te­ro, allí du­ran­te el co­na­to de re­pre­sen­ta­ción, es­cri­bió en re­des so­cia­les: «Me te­mo que ha si­do más com­ple­ta in­com- pe­ten­cia que dis­cri­mi­na­ción». El Tea­tro Real jus­ti­fi­ca las dis­tan­cias con la pre­sen­cia de la Po­li­cía Mu­ni­ci­pal, que dio su vis­to bueno, y tam­bién con la nor­ma­ti­va de la Co­mu­ni­dad de Ma­drid: «El afo­ro del Tea­tro Real era in­fe­rior al 75% es­ta­ble­ci­do en la nor­ma­ti­va del Art. 34.1 de la Or­den 668/2020, en el que ade­más se in­ci­de en una dis­tan­cia de se­gu­ri­dad de 1,5 me­tros o, en su de­fec­to, el uso de mas­ca­ri­lla obli­ga­to­rio», re­pli­ca­ban sis­te­má­ti­ca­men­te an­te el alu­vión de crí­ti­cas en re­des. Lo cier­to es que en la me­di­da, pro­mul­ga­da por la Con­se­je­ría de Sa­ni­dad, el or­den del «o en su de­fec­to» co­bra una im­por­tan­cia ca­pi­tal, ya que se usa pa­ra dar a ele­gir en­tre la sa­cro­san­ta dis­tan­cia de me­tro y me­dio o, y es­to es cla­ve, «la uti­li­za­ción de me­di­das

El sis­te­ma de abo­na­dos del Tea­tro Real no per­mi­te blo­quear las en­tra­das co­lin­dan­tes, lo que sí ocu­rre en los ci­nes Ex­per­tos co­mo Mar­tí­nez de Te­ja­da creen que el pro­to­co­lo es «co­rrec­to» pe­ro de­pen­de «mu­cho de su apli­ca­ción real»

al­ter­na­ti­vas de pro­tec­ción fí­si­ca con uso de mas­ca­ri­lla». Así pues, aun­que el Real no ha­ya ex­ce­di­do en nin­gún mo­men­to el afo­ro per­mi­ti­do e in­clu­so lo ha­ya re­du­ci­do de bue­na fe en ca­si 25 pun­tos por­cen­tua­les, di­cho afo­ro se apli­ca al to­tal de las lo­ca­li­da­des y no a la se­gre­ga­ción por zo­nas que mar­can las en­tra­das. La ex­pli­ca­ción de una de­ci­sión así sin con­tex­to sien­do ya el es­tán­dar, tal y co­mo ex­pli­có Marañón en la rue­da de Pren­sa, vie­ne por la re­ser­va de abo­nos de la pa­rro­quia ha­bi­tual. Fren­te al sis­te­ma de ci­nes y otros tea­tros en los que la com­pra de uno o dos asien­tos blo­quea los co­lin­dan­tes, la ins­ti­tu­ción ex­pli­có que ello es in­via­ble con el sis­te­ma de abo­na­dos del Real y que es­tos «tie­nen de­re­cho a sen­tar­se en su asien­to com­pra­do pre­via­men­te».

¿Es­tá en­ton­ces el pro­ble­ma en el pro­pio pro­to­co­lo de la Co­mu­ni­dad de Ma­drid y en lo que per­mi­te? No. Mi­cro­bió­lo­gos co­mo Guillermo Mar­tí­nez de Te­ja­da, de la Uni­ver­si­dad de Na­va­rra, creen que es «co­rrec­to» pe­ro que «de­pen­de mu­cho de la apli­ca­ción real». Así, opi­na que «el ries­go tie­ne mu­cho más que ver con fac­to­res co­mo la ven­ti­la­ción o la pro­pia co­lo­ca­ción de la mas­ca­ri­lla que con la dis­tan­cia en­tre las per­so­nas». «Qui­zá», con­ti­núa el ex­per­to, «es más efec­ti­vo con­tro­lar que se cum­ple el pro­to­co­lo a en­du­re­cer­lo o cam­biar­lo». No en vano, los 1,5 me­tros que mar­ca la Con­se­je­ría de Sa­ni­dad no son alea­to­rios y ha­cen re­fe­ren­cia a la ve­lo­ci­dad a la que via­ja el vi­rus por el ai­re.

«Tam­po­co po­de­mos de­jar­nos lle­var por la psi­co­sis y por la apli­ca­ción de me­di­das que va­yan en con­tra del pro­pio dis­fru­te del es­pec­tácu­lo», de­ta­lla, que, por otro la­do, no es­tá de acuer­do con el uso de mam­pa­ras o se­pa­ra­cio­nes fí­si­cas que, de no ser co­rrec­ta­men­te ins­ta­la­das o de­sin­fec­ta­das, po­drían «ser un ele­men­to más no­ci­vo que útil», ex­pli­ca.

Es­pac­tácu­los se­gu­ros

Sin un pro­nun­cia­mien­to ofi­cial por par­te del Mi­nis­te­rio de Cul­tu­ra y De­por­te ni de la Con­se­je­ría au­to­nó­mi­ca, la es­ce­na ha re­ci­bi­do la no­ti­cia en lo que de­fi­nen co­mo «el peor mo­men­to po­si­ble». Des­pués de ma­ni­fes­ta­cio­nes co­mo la de la se­ma­na pa­sa­da, que agru­pa­ba a los tra­ba­ja­do­res de la cul­tu­ra ba­jo el mo­vi­mien­to Aler­ta Ro­ja, las re­fle­xio­nes van en la lí­nea de Ana Belén San­tia­go, res­pon­sa­ble de coor­di­na­ción ar­tís­ti­ca del Tea­tro del Ba­rrio: «No pue­de dar­se la ima­gen de que acu­dir a es­pec­tácu­los en vi­vo es pe­li­gro­so. La nor­ma­ti­va del 75% hace que la ima­gen del ga­lli­ne­ro sea más co­mún de lo que pa­re­ce, pe­ro si es lo que re­co­mien­dan los ex­per­tos es por­que es via­ble pa­ra te­ner sa­lud so­cial y sa­lud cul­tu­ral». «Creo (re­ma­ta San­tia­go) que ese caos obe­de­ce tam­bién a que a mu­chos el mie­do nos es­tá cer­cano por pri­me­ra vez».

En el pa­tio de bu­ta­cas (aba­jo) se man­te­nía la dis­tan­cia, al­go im­po­si­ble en la zo­na Pa­raí­so (arri­ba)

EFE

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.