Fin de una era

La Razón (1ª Edición) - - OPINIÓN - Jo­sé Ma­ría Mar­co

«‘‘Le Dé­bat’’ ha op­ta­do por ce­rrar. Se aca­ba así una eta­pa bri­llan­te de la in­te­li­gen­cia eu­ro­pea»

«Le«Le Dé­bat» ha si­do de las gran­des revistas in­te­lec­tua­les de los úl­ti­mos cua­ren­ta años. Du­ran­te es­te tiem­po, sus res­pon­sa­bles, en par­ti­cu­lar el his­to­ria­dor Pie­rre No­ra y el pen­sa­dor Mar­cel Gau­chet, han man­te­ni­do vi­vo un in­ter­cam­bio cons­tan­te de pa­re­ce­res fun­da­dos y ar­gu­men­ta­dos so­bre muy di­ver­sos asun­tos. Los reunía la vo­lun­tad co­mún de acla­rar, en la me­di­da de lo po­si­ble, una reali­dad en cam­bio per­ma­nen­te, y la de su­mi­nis­trar ideas so­bre el pre­sen­te. Al lle­gar a su nú­me­ro 210, el equi­po di­rec­ti­vo de «Le Dé­bat» ha de­ci­di­do echar el cie­rre. Y no por­que no ha­ya ma­te­ria pa­ra re­fle­xio­nar, más bien al con­tra­rio, ni por­que ha­ya fa­lla­do un pú­bli­co que se ha man­te­ni­do fiel. Se tra­ta más bien, co­mo ex­pli­ca No­ra, de un cam­bio en la for­ma en la que se ha em­pe­za­do a leer des­de el triunfo de lo di­gi­tal: por tex­tos suel­tos, sin te­ner en cuen­ta el con­jun­to de ca­da nú­me­ro. El pú­bli­co hu­ma­nis­ta, in­tere­sa­do por el con­jun­to, sin pre­jui­cios ideo­ló­gi­cos, no se re­du­ce, pe­ro tam­po­co cre­ce. Evi­den­te­men­te, se han im­pues­to otras for­mas de abor­dar la in­for­ma­ción y el sa­ber, for­mas que to­da­vía es­tán por de­fi­nir.

Re­la­cio­na­do con cam­bio, hay otro, aún más de fon­do. A di­fe­ren­cia de lo que ocu­rría hace cua­ren­ta años, hoy la so­cie­dad se re­la­cio­na con la po­lí­ti­ca de una for­ma que no re­si­de ya en la eva­lua­ción de ele­men­tos ra­cio­na­les, ni si­quie­ra en la con­si­de­ra­ción de cues­tio­nes de leal­tad o de sen­ti­mien­tos. Aho­ra to­do eso ha que­da­do sus­ti­tui­do por la ex­pre­sión de uno mis­mo: de la ex­pe­rien­cia pro­pia, de la pro­pia iden­ti­dad, de la me­mo­ria de lo vi­vi­do, de lo que se es­pe­ra en fun­ción de los pro­pios de­re­chos, con­si­de­ra­dos co­mo al­go in­dis­cu­ti­ble, in­ne­go­cia­ble. Una re­vis­ta tan clá­si­ca co­mo «Le Dé­bat» es ca­paz de diag­nos­ti­car la nue­va si­tua­ción, pe­ro ca­re­ce de ins­tru­men­tos pa­ra in­ter­ve­nir en ella.

Los agen­tes so­cia­les se en­cuen­tran en una si­tua­ción pa­re­ci­da. Los hay que han he­cho su­ya –co­mo si fue­ra na­tu­ral– la nue­va si­tua­ción y apar­tan las cues­tio­nes de ges­tión pa­ra cen­trar­se en la ac­ti­tud tes­ti­mo­nial de de­nun­cia, por­que ahí re­si­de la cla­ve de to­do: son mu­chos los par­ti­dos, de uno u otro signo, que han com­pren­di­do lo que ha ocu­rri­do y se han rein­ven­ta­do, más o me­nos trau­má­ti­ca­men­te. Los hay, co­mo lo que los fran­ce­ses lla­man la «ma­cro­nie», que han crea­do de nue­vas, de arri­ba aba­jo, otra for­ma de es­tar en po­lí­ti­ca. Pre­ci­sa­men­te por ser nue­vos, tie­nen la opor­tu­ni­dad, que Ma­cron ha sa­bi­do apro­ve­char en Fran­cia, de re­la­cio­nar­se de un mo­do pro­pio con el pa­sa­do. En Fran­cia, por se­guir en el mis­mo país –tam­bién po­dría­mos ha­blar de Es­ta­dos Uni­dos–, han des­apa­re­ci­do la iz­quier­da y la de­re­cha tra­di­cio­na­les. Y hay par­ti­dos que si­guen sin dar­se cuen­ta de que vi­vi­mos hace ya tiem­po en ese otro mun­do de la iden­ti­dad, de la de­nun­cia y la reivin­di­ca­ción per­ma­nen­te, el de la cons­truc­ción de una me­mo­ria y una his­to­ria. An­te es­to, «Le Dé­bat» ha op­ta­do por ce­rrar. Se aca­ba así una eta­pa bri­llan­te de la in­te­li­gen­cia eu­ro­pea. Es­pe­re­mos que em­pie­ce otra.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.