El den­tis­ta de Sán­chez y Ayu­so

La Razón (1ª Edición) - - OPINIÓN - Jesús Ri­va­sés

«El Gru­po Co­vid de Sán­chez y Ayu­so só­lo es una tre­gua en la ba­ta­lla de Ma­drid»

Pe­droPe­dro Sán­chez lo quie­re to­do. Acos­tum­bra­do a los ór­da­gos –que sue­le ga­nar– , aguan­ta el ti­po. So­lo los que me­jor le co­no­cen atis­ban en su len­gua­je cor­po­ral sig­nos de ner­vios, co­mo en va­rias de sus úl­ti­mas apa­ri­cio­nes pú­bli­cas. Ayer, el pre­si­den­te, con la asig­na­tu­ra pen­dien­te de go­ber­nar en la Co­mu­ni­dad de Ma­drid, es­ce­ni­fi­có –has­ta don­de fue po­si­ble– una po­lí­ti­ca de cier­ta cor­dia­li­dad con la pre­si­den­ta Isa­bel Díaz Ayu­so. La ti­rria es mu­tua, pe­ro am­bos ne­ce­si­tan elu­dir un cho­que fron­tal con la pan­de­mia de fon­do. Por eso in­ter­pre­ta­ron su pro­pia ver­sión de la es­ce­na del den­tis­ta, en la que el pa­cien­te, en la si­lla de tor­tu­ra, aga­rra a su in­ter­lo­cu­tor por sal­va sea la par­te y le ad­vier­te: «Doc­tor, ¿ver­dad que no nos va­mos a ha­cer da­ño?» Ayer, Sán­chez y Ayu­so, que ca­da uno por su par­te acu­mu­lan erro­res –unos más de bul­to que otros– en la lu­cha con­tra la pan­de­mia, op­ta­ron por el gam­bi­to de la crea­ción de un «Gru­po Co­vid». «Si quie­res que un pro­ble­ma per­du­re, nom­bra un co­mi­té» de­cía Na­po­león.

Sán­chez per­si­gue dos gran­des ob­je­ti­vos. Arre­ba­tar el po­der al PP en Ma­drid, al­go que de­ja­ría to­da­vía más des­va­li­do al par­ti­do de Ca­sa­do, y alum­brar los Pre­su­pues­tos. Tie­ne prisa en am­bos ca­sos, pe­ro tam­bién sa­be es­pe­rar. Apro­ve­cha­rá cual­quier tras­piés de Díaz Ayu­so pa­ra des­es­ta­bi­li­zar­la, con la co­la­bo­ra­ción de sus so­cios de Go­bierno de Uni­das Po­de­mos que ya agi­tan la ca­lle con­tra las úl­ti­mas –es cier­to que dis­cu­ti­bles– me­di­das del Go­bierno de la Co­mu­ni­dad en la que el vi­ce­pre­si­den­te, Ig­na­cio Agua­do, de Ciu­da­da­nos, jue­ga a dos ba­ra­jas, co­mo re­ve­la­ría la lis­ta de lla­ma­das de mó­vil. El «Gru­po Co­vid» ape­nas es una tre­gua mí­ni­ma en la ba­ta­lla de Ma­drid. En pa­ra­le­lo, los pac­tos pre­su­pues­ta­rios dis­cu­rren por ca­mi­nos retorcidos. Na­die sa­be si de ver­dad Sán­chez pre­fie­re los apo­yos ra­di­ca­les de la in­ves­ti­du­ra o los mo­de­ra­dos de Arri­ma­das. Igle­sias pre­sio­na por la op­ción mas ex­tre­ma, por­que lo su­yo es avan­zar por la sen­da de la de­mo­li­ción del ré­gi­men del 78, y él, con la ba­za en su mano de las mo­vi­li­za­cio­nes po­pu­la­res, tam­bién su­su­rra al pre­si­den­te: «¿Ver­dad que no nos ha­re­mos da­ño?».

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.