Ma­drid, Ma­drid…

La Razón (1ª Edición) - - OPINIÓN - Abel Her­nán­dez

Si­nSin per­jui­cio de que si­ga sien­do el rompeolas de todas las Es­pa­ñas, o pre­ci­sa­men­te por eso, Ma­drid es por mé­ri­tos pro­pios el ki­ló­me­tro ce­ro del co­ro­na­vi­rus en Eu­ro­pa. Es­to ha obli­ga­do a re­unir­se en la Puer­ta del Sol, epi­cen­tro his­tó­ri­co de todas las re­vuel­tas, a las au­to­ri­da­des na­cio­na­les y re­gio­na­les pa­ra ha­cer fren­te, con evi­den­te re­tra­so, a la pe­no­sa si­tua­ción. Es­to confirma la vi­sión de Ce­la de que Ma­drid es una ex­tra­ña mez­cla de Na­val­car­ne­ro y Kan­sas City po­bla­da por sub­se­cre­ta­rios. Y eso que no co­no­ció al epi­de­mió­lo­go Fer­nan­do Si­món.

Vie­ne a de­cir Lo­pe de Ve­ga que los de Ma­drid na­cen sa­bien­do, lo que pasa es que ca­si to­dos he­mos ve­ni­do de fue­ra. Tir­so de Mo­li­na no se que­da a la za­ga cuan­do ex­cla­ma: «¡Oh Ma­drid, her­mo­so abis­mo de her­mo­su­ra y de va­lor». Pe­ro no to­dos los clá­si­cos son tan en­tu­sias­tas. Gra­cián sa­lió de Ma­drid, co­mo se sue­le, –di­ce– po­bre, en­ga­ña­do, arre­pen­ti­do y me­lan­có­li­co, y Cer­van­tes con­fie­sa que en

Ma­drid va­ció su ta­le­go «por cul­pa –en bo­ca de Rin­co­ne­te– de las co­mo­di­da­des que allí de or­di­na­rio se ofre­cen». Gón­go­ra pre­gun­ta: «Men­ti­de­ro de Ma­drid, ¿de­cid­me quién ma­tó al con­de?». Que­da así de ma­ni­fies­to que los men­ti­de­ros ma­dri­le­ños, que qui­tan y po­nen fa­mas y Go­bier­nos y agi­tan la vi­da so­cial y po­lí­ti­ca vie­nen de an­ti­guo y cons­ti­tu­yen una ca­rac­te­rís­ti­ca esen­cial de la ca­pi­tal del Reino. En los tiem­pos que co­rren los chis­mes ca­pi­ta­li­nos in­va­den, co­mo la pes­te, las re­des so­cia­les so­cia­les y los me­dios de co­mu­ni­ca­ción, has­ta los que pa­re­cían se­rios.

Ju­lio Ca­ro Ba­ro­ja re­fle­ja bien es­ta pre­ven­ción ha­cia Ma­drid cuan­do trae a cuen­to el pen­sa­mien­to de aquel vi­rrey de Pe­rú que de­cía que la úni­ca des­ven­ta­ja que le en­con­tra­ba a Li­ma era que que­da­ba de­ma­sia­do cer­ca de Ma­drid. Aho­ra la per­sis­ten­te pes­te que pa­de­ce­mos abas­te­ce los hos­pi­ta­les y los ta­na­to­rios y hace que los que pue­den hu­yan de aquí. Lo de los ta­na­to­rios re­bo­san­tes per­vier­te y des­fi­gu­ra el le­ma «De Ma­drid, al cie­lo», dán­do­le un sen­ti­do mu­cho más rea­lis­ta y es­ca­to­ló­gi­co, car­ga­do de ma­la uva. La in­quie­tan­te si­tua­ción sa­ni­ta­ria, to­do el mun­do ca­biz­ba­jo y con mas­ca­ri­lla, des­ca­li­fi­ca eso tan co­no­ci­do de Sil­ve­la de que «Ma­drid, en ve­rano, con di­ne­ro y sin fa­mi­lia, Ba­den Ba­den». ¡Qué va! Pe­ro pue­de que en­tre todas las ci­tas fa­mo­sas, la más ajus­ta­da a lo que pasa es la que abre el poe­ma de Dá­ma­so Alonso: «Ma­drid es una ciu­dad de más de un mi­llón de ca­dá­ve­res (se­gún las úl­ti­mas estadístic­as)».

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.