La Fis­ca­lía se po­ne al ser­vi­cio del Go­bierno

La Razón (1ª Edición) - - EDITORIAL -

«El te­nien­te fis­cal Na­va­jas, a la or­den de Del­ga­do, ahon­da la cri­sis en el Mi­nis­te­rio Pú­bli­co»

EnEn no­viem­bre de 2019, sien­do pre­si­den­te del Go­bierno en fun­cio­nes, Pe­dro Sán­chez di­jo aque­llo que hoy pa­re­ce es­tar cin­ce­la­do en la fron­tis­pi­cio del Mi­nis­te­rio Fis­cal: la Fis­ca­lía Ge­ne­ral de Es­ta­do de­pen­de del Go­bierno. Di­cho y he­cho. El pa­sa­do 26 de fe­bre­ro, el BOE pu­bli­ca­ba el nom­bra­mien­to de la ex mi­nis­tra de Jus­ti­cia, Do­lo­res Del­ga­do, co­mo Fis­cal Ge­ne­ral del Es­ta­do. La de­ci­sión fue cri­ti­ca­da des­de to­dos los es­ta­men­tos ju­rí­di­cos por in­cum­plir los cri­te­rios de ido­nei­dad e im­par­cia­li­dad exi­gi­dos. Só­lo des­de es­te fra­gan­te in­cum­pli­mien­to de las nor­mas de in­de­pen­den­cia del ór­gano que tie­ne co­mo mi­sión constituci­onal (ar­tícu­lo 124) «pro­mo­ver la ac­ción de la Jus­ti­cia en defensa de la le­ga­li­dad, de los de­re­chos de los ciu­da­da­nos y del in­te­rés pú­bli­co» pue­de en­ten­der­se que el te­nien­te fis­cal del Tribunal Su­pre­mo –y nú­me­ro uno de la Ca­rre­ra Fis­cal–, Luis Na­va­jas, lan­za­se un ata­que tan des­me­di­do con­tra cua­tro fis­ca­les del jui­cio del 1-O y a la ex fis­cal ge­ne­ral Con­sue­lo Ma­dri­gal. Ha si­do una de­cla­ra­ción pú­bli­ca –rea­li­za­da en On­da Ce­ro– que no ha re­que­ri­do mu­cha más ex­pli­ca­ción: evi­den­cia un mal de fon­do que se arras­tra des­de que el Go­bierno in­ter­vi­nie­se de ma­ne­ra di­rec­ta en el pro­ce­so abier­to con­tra los ins­ti­ga­do­res del gol­pe con­tra la le­ga­li­dad de­mo­crá­ti­ca, pa­ra que la fis­ca­lía re­ba­ja­se la acu­sa­ción de re­be­lión, lo que con­si­guió de la Abo­ga­cía del Es­ta­do, pe­ro no en el ca­so de los fis­ca­les Ja­vier Za­ra­go­za, Con­sue­lo Ma­dri­gal, Fi­del Ca­de­na y Jai­me Mo­reno. Na­va­jas ad­mi­tió te­ner du­das so­bre que lo su­ce­di­do el 1-O me­re­cie­se la ca­li­fi­ca­ción de re­be­lión has­ta que el Su­pre­mo «les pin­chó el glo­bo». La ma­ne­ra de des­pre­ciar el tra­ba­jo de sus com­pa­ñe­ros es no­to­ria al de­cir que era una acu­sa­ción hin­cha­da –sin fun­da­men­to, por lo tan­to– y que se po­dría des­in­flar. La cri­sis abier­ta, ade­más de la de­pen­den­cia que Del­ga­do man­tie­ne con el Eje­cu­ti­vo, es­tá en el in­for­me que la Fis­ca­lía ela­bo­ró y en la que des­car­ta­ba que fue­ran acep­ta­das las que­re­llas con­tra Sán­chez y sus mi­nis­tros –en con­tra de la ten­den­cia en otros paí­ses eu­ro­peos–, va­lo­ra­ción que reali­zó el pro­pio Na­va­jas, sin te­ner en cuen­ta a la Jun­ta de Fis­ca­les de Sa­la y de­jan­do al mar­gen a fis­ca­les de pres­ti­gio. Acu­sar que al­gu­nos de sus com­pa­ñe­ro es­tán «con­ta­mi­na­dos ideo­ló­gi­ca­men­te» y que in­ten­ta­ron in­fluen­ciar­le es sem­brar el des­cré­di­to y des­pres­ti­gio de los que afron­ta­ron el pro­ce­so más gra­ve con­tra la de­mo­cra­cia es­pa­ño­la. Es­ta de­ci­sión da un car­pe­ta­zo a las 21 que­re­llas y más de 40 de­nun­cias, pe­ro no re­suel­ve el pro­ble­ma. El te­nien­te fis­cal Na­va­jas, cer­cano ya su ju­bi­la­ción, se­gun­do je­rár­qui­co del Mi­nis­te­rio Fis­cal, ha he­cho un fla­co fa­vor co­mo co­lo­fón de su ca­rre­ra a un ór­gano que con la lle­ga­da de Do­lo­res Del­ga­do se ha con­ver­ti­do en un apa­ra­to más al ser­vi­cio del Go­bierno.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.