LA DO­BLE SIN­GU­LA­RI­DAD DE AN­TO­NIO LÓ­PEZ

La Razón (1ª Edición) - - TRIBUNA - Tomás Llo­rens Tomás Llo­rens es his­to­ria­dor del Ar­te

LaLa fi­gu­ra de An­to­nio Ló­pez es di­fí­cil de en­ca­jar en la his­to­ria del ar­te mo­derno. Tam­bién en la del es­pa­ñol. Pa­ra caer en ello bas­ta vi­si­tar la co­lec­ción per­ma­nen­te del Rei­na So­fía, don­de su obra se pre­sen­ta al pú­bli­co, des­de hace un cuar­to de si­glo, co­mo una sin­gu­la­ri­dad ais­la­da. Creo que la ma­yo­ría de los ar­tis­tas, crí­ti­cos, e his­to­ria­do­res que nos ocu­pa­mos del ar­te del si­glo XX es­ta­mos con­ven­ci­dos de que las co­sas son así: An­to­nio Ló­pez es una sin­gu­la­ri­dad. Yo tam­bién lo es­toy, pe­ro creo que es ne­ce­sa­rio dis­tin­guir, en esa sin­gu­la­ri­dad, dos ver­tien­tes opues­tas: una, que po­dría­mos de­no­mi­nar in­trín­se­ca, an­cla­da en la esen­cia de su obra, y otra so­bre­ve­ni­da, de­for­ma­do­ra y fal­sea­do­ra

Em­pe­za­ré por la se­gun­da. De­ri­va de un pa­ra­dig­ma his­to­rio­grá­fi­co se­gún el cual el ar­te mo­derno del si­glo XX na­ce­ría de una rup­tu­ra ra­di­cal con el rea­lis­mo del si­glo XIX. A par­tir de esa rup­tu­ra, su his­to­ria con­sis­ti­ría en un as­cen­so es­ca­lo­na­do ha­cia ni­ve­les ca­da vez más des­ma­te­ria­li­za­dos, más «abs­trac­tos», más «con­cep­tua­les». Al fi­nal, co­mo se afir­ma­ba en el tí­tu­lo de una ex­po­si­ción rea­li­za­da en Ber­na en 1969 y de la que se si­gue ha­blan­do en abun­dan­cia, la for­ma (ob­je­ti­va) de la obra del ar­te se di­sol­ve­ría en la ac­ti­tud (in­ma­te­rial y sub­je­ti­va) de su crea­dor. Ese pro­ce­so, por otra par­te, se aso­cia­ría a otro pa­ra­le­lo en el que la obra y el ar­tis­ta se ve­rían eti­que­ta­dos y en­ca­ja­dos en una es­pe­cie de es­ca­le­ra en la que ca­da es­ca­lón su­pon­dría una rup­tu­ra y es­ta­ría ocu­pa­do por una «van­guar­dia», vá­li­da du­ran­te unos años, e in­vá­li­da a par­tir de la apa­ri­ción de la si­guien­te «van­guar­dia», más abs­trac­ta, más in­ma­te­rial que la an­te­rior. En el flu­jo de ese mo­vi­mien­to, co­mo en el de un río es­ca­lo­na­do por una se­rie de cas­ca­das, se for­ma­rían de vez en cuan­do re­mo­li­nos re­gre­si­vos, bur­bu­jas des­co­nec­ta­das de la co­rrien­te ge­ne­ral. Ese se­ría el lu­gar de los ar­tis­tas «sin­gu­la­res». Ar­tis­tas co­mo Hop­per, Mo­ran­di, Gia­co­met­ti, Ba­con o An­to­nio Ló­pez. Hay que de­cir que esa na­rra­ción, que se im­pu­so glo­bal­men­te en el mun­do del ar­te a lo lar­go de la se­gun­da mi­tad del si­glo XX y, en España, par­tir de los años 1980, es­tá per­dien­do fuer­za. Lo ates­ti­gua, por ejem­plo, la nue­va pre­sen­ta­ción de las co­lec­cio­nes del MOMA de Nue­va York. Lo cu­rio­so es que en España si­gue to­tal­men­te vi­gen­te. Es más, po­dría de­cir­se que se ha con­ver­ti­do en doc­tri­na ofi­cial, tan­to en el ám­bi­to de los cen­tros de en­se­ñan­za, co­mo en el de los mu­seos y de las po­lí­ti­cas pú­bli­cas.

Co­mo his­to­ria­dor, es­toy con­ven­ci­do de que esa doc­tri­na dis­tor­sio­na la reali­dad de los pro­ce­sos que con­fi­gu­ra­ron real­men­te la mo­der­ni­za­ción del ar­te a lo lar­go del si­glo pa­sa­do. El pa­ra­dig­ma de una es­ca­le­ra cons­trui­da co­mo una su­ce­sión de rup­tu­ras van­guar­dis­tas de­ja en la os­cu­ri­dad lo prin­ci­pal del ar­te del si­glo XX. Si Pi­cas­so pro­ta­go­ni­zó le­gí­ti­ma­men­te la mo­der­ni­dad só­lo en tan­to que par­tí­ci­pe de la van­guar­dia cu­bis­ta, y esa van­guar­dia que­dó in­va­li­da­da a par­tir de la apa­ri­ción del da­daís­mo en los úl­ti­mos años de la Pri­me­ra Gue­rra Mun­dial, ¿ca­be de­du­cir que el res­to de su obra, in­clu­yen­do el Guer­ni­ca, no es más que una su­ce­sión de re­mo­li­nos re­gre­si­vos,? ¿Y qué de­cir de Ma­tis­se, Bra­que, De Chi­ri­co, Beck­mann, Mi­ró, Klee...? ¿Y qué de­cir del ar­te es­pa­ñol de la se­gun­da mi­tad del si­glo XX? Las su­pues­tas ex­cep­cio­nes se con­vier­ten en el cuer­po prin­ci­pal de la his­to­ria del ar­te mo­derno.

Al tiem­po que se va di­sol­vien­do la car­ca­sa de­for­ma­do­ra del pa­ra­dig­ma vanguardis­ta, nos va­mos da­mos cuen­ta de la im­por­tan­cia del pa­pel del rea­lis­mo en la mo­der­ni­dad. De­be­ría­mos ha­ber­lo vis­to an­tes. Al fin y al ca­bo, si pen­sa­mos en otros cam­pos co­mo, por ejem­plo, la li­te­ra­tu­ra ¿ca­bría con­ce­bir una his­to­ria de la no­ve­la mo­der­na en la que Flau­bert, Tols­toy, Tho­mas Mann, Scott Fitz­ge­rald, He­ming­way, Faulk­ner, Ta­ni­za­ki... se vie­ran re­du­ci­dos al pa­pel de sin­gu­la­ri­da­des ac­ci­den­ta­les? ¿O, si nos tras­la­da­mos a la España con­tem­po­rá­nea de An­to­nio Ló­pez, de­fen­diér­mos que las no­ve­las de De­li­bes, Gar­cía Már­quez, Var­gas Llo­sa, Juan Mar­sé o Ra­fael Chir­bes son bur­bu­jas mar­gi­na­les, re­gre­si­vas res­pec­to del gran flu­jo de la cul­tu­ra de su tiem­po y de su en­torno? Cla­ro que, cuan­do ha­bla­mos de rea­lis­mo no es­ta­mos ha­blan­do de una «van­guar­dia», co­mo cuan­do ha­bla­mos, por ejem­plo, de mi­ni­ma­lis­mo. El rea­lis­mo no es una eti­que­ta abs­trac­ta, que se su­per­po­ne a la obra del ar­tis­ta pa­ra ca­ni­ba­li­zar­la. Y es aquí cuan­do po­de­mos ver la se­gun­da sin­gu­la­ri­dad de An­to­nio Ló­pez. La ge­nui­na. La ver­dad es que la gran tra­di­ción rea­lis­ta de la mo­der­ni­dad es­tá pro­ta­go­ni­za­da por crea­do­res, ma­yo­res o me­no­res, pe­ro, in­di­vi­dua­les, di­fe­ren­tes y sin­gu­la­res. Lo que les une no es el so­me­ti­mien­to a una eti­que­ta aca­dé­mi­ca. Es, más bien lo que el úl­ti­mo Witt­gens­tein des­cri­bió co­mo un «pa­re­ci­do de fa­mi­lia». Y, si nos pre­gun­ta­mos por la na­tu­ra­le­za de ese pa­re­ci­do, lle­ga­mos a una con­clu­sión que pue­de pa­re­cer sor­pren­den­te. La raíz más pro­fun­da de las gran­des poé­ti­cas rea­lis­tas del si­glo XX, en­tre ellas la de An­to­nio Ló­pez, re­si­de pre­ci­sa­men­te en la vo­lun­tad de ha­blar de su pro­pio tiem­po y de ser fie­les a su pro­pia ex­pe­rien­cia per­so­nal. Es de­cir, la vo­lun­tad que Ma­net y Bau­de­lai­re de­fi­nie­ron co­mo ras­go esen­cial de la mo­der­ni­dad.

«Su obra en el Rei­na Sofia si­gue sien­do una sin­gu­la­ri­dad ais­la­da»

«La tra­di­ción rea­lis­ta de la mo­der­ni­dad es la de los crea­do­res ma­yo­res»»

BA­RRIO

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.