La tre­gua del Sol

La Razón (1ª Edición) - - ESPAÑA - An­to­nio Martín Beau­mont

El «al­to el fue­go» fir­ma­do es­te lunes en el ki­ló­me­tro ce­ro de la Co­mu­ni­dad de Ma­drid, que an­da es­tos días en bo­ca de to­dos los es­pa­ño­les, ha si­do en reali­dad un no­ta­ble ejer­ci­cio de esa má­xi­ma de «ha­cer de la ne­ce­si­dad vir­tud». Real­po­li­tik.

Ni a Isa­bel Díaz Ayu­so le in­tere­sa­ba ten­sar más la cuer­da con quien tie­ne la lla­ve de los me­jo­res y más nu­me­ro­sos re­cur­sos pa­ra lu­char con­tra la pan­de­mia, ni a Pe­dro Sán­chez le con­ve­nía que em­peo­ra­se la si­tua­ción en el motor y es­ca­pa­ra­te de la cuar­ta eco­no­mía eu­ro­pea. Ya se sa­be que cuan­do Ma­drid es­tor­nu­da, es to­da España la que se res­fría.

La es­ce­no­gra­fía pac­ta­da mos­tró dos ins­ti­tu­cio­nes ca­mi­nan­do de la mano, con Sán­chez y Ayu­so re­ga­lan­do imá­ge­nes de nor­ma­li­dad, de­jan­do a un la­do los re­pro­ches, exa­brup­tos y ata­ques que han mar­ca­do su re­la­ción, so­bre to­do por la ob­se­sión del pre­si­den­te del Go­bierno con una co­mu­ni­dad au­tó­no­ma que es pun­ta de lan­za de su ri­val po­lí­ti­co.

El acuer­do se­lla­do tras la ci­ta plas­ma, al me­nos, una suer­te de ar­mis­ti­cio. Una in­ten­ción de abrir otra eta­pa gra­cias a la pues­ta en mar­cha de me­ca­nis­mos de coor­di­na­ción en­tre ad­mi­nis­tra­cio­nes pa­ra lle­var a ca­bo ac­cio­nes con­jun­tas y ga­ran­ti­zar la apli­ca­ción de me­di­das con­tra la pan­de­mia. Ya se ve­rá.

Por­que, na­die, de­be­ría lla­mar­se a en­ga­ño. Con­fiar en que Sán­chez cum­pla su pa­la­bra, no ma­nio­bre en la os­cu­ri­dad y re­nun­cie a su es­tra­te­gia de «li­qui­dar» a Ayu­so pa­ra da­ñar a Pa­blo Ca­sa­do es un ejer­ci­cio de vo­lun­ta­ris­mo. Co­mo en la an­ti­gua fá­bu­la de la ra­na y el escorpión, to­dos sa­be­mos bien cuál es

El acuer­do se­lla­do es una suer­te de ar­mis­ti­cio, una in­ten­ción de abrir una nue­va eta­pa

la «na­tu­ra­le­za» del lí­der del PSOE. Prue­bas de so­bra hay del va­lor de su pa­la­bra y de cuán­tos ca­dá­ve­res po­lí­ti­cos ha ido amon­to­nan­do a las puer­tas de Fe­rraz.

Es­tá por ver qué ocu­rre cuan­do sur­jan las pri­me­ras di­fe­ren­cias po­lí­ti­cas, di­fí­ci­les de ori­llar, a un la­do u otro de la me­sa, por más que a Sán­chez le gus­te re­pe­tir que las com­pe­ten­cias son au­to­nó­mi­cas. O cuan­do no lle­guen ni las pro­me­sas ni los re­cur­sos que Ma­drid es­pe­ra de La Mon­cloa. «Es­ta­mos pa­ra apo­yar, pa­ra ayu­dar y no pa­ra tu­te­lar ni su­plan­tar», di­jo el pre­si­den­te.

Una bue­na mues­tra de que es­ta vez Sán­chez va en se­rio y de fren­te con Ayu­so se­ría que abor­ta­ra la mi­se­ra­ble cam­pa­ña de su so­cio en el Con­se­jo de Mi­nis­tros, Uni­das Po­de­mos, pa­ra agi­tar las ca­lles con­tra el go­bierno del Par­ti­do Po­pu­lar y Ciu­da­da­nos. Y que con­ven­cie­ra a al­gu­nos de sus pro­pios com­pa­ñe­ros ilus­tres de par­ti­do, co­mo Adria­na Las­tra, de que la sa­lud de los ma­dri­le­ños es mu­cho más im­por­tan­te que las am­bi­cio­nes elec­to­ra­les.

Ya he­mos com­pro­ba­do que la «co­go­ber­nan­za» se an­to­ja un fa­bu­lo­so es­cu­do pro­tec­tor pa­ra que Sán­chez se la­ve las ma­nos y pro­cla­me fra­ses he­chas del es­ti­lo «Es­ta­mos in­mer­sos en una lu­cha epi­de­mio­ló­gi­ca, no ideo­ló­gi­ca». Sin em­bar­go, lle­va vién­do­las ve­nir des­de prin­ci­pios de ve­rano. Por ejem­plo, an­te la so­li­ci­tud de más con­tro­les en la en­tra­da al país por el ae­ro­puer­to de Ba­ra­jas. Ni sí, ni no, sino to­do lo con­tra­rio… aun­que ha evi­den­cia­do todas las re­ti­cen­cias ha­cia las me­di­das que le re­cla­ma­ban en Ma­drid.

Con to­do, la tre­gua, pa­ra­fer­na­lia in­clui­da, de­be­ría ser un aci­ca­te pa­ra que las ins­ti­tu­cio­nes, del co­lor que sean, con­si­gan ata­jar la ex­pan­sión des­con­tro­la­da del vi­rus y evi­ten un con­fi­na­mien­to de la ca­pi­tal. Otra co­sa se­ría la pun­ti­lla pa­ra una eco­no­mía en co­ma.

Sán­chez de­be pa­sar con Ma­drid de las pa­la­bras a los he­chos. Un buen co­mien­zo, se­ría lla­mar a ca­pí­tu­lo a sus so­cios, lan­za­dos des­de es­te vier­nes al «río re­vuel­to ga­nan­cia de pes­ca­do­res», a ver si en­cuen­tran en la ca­lle lo que las ur­nas no les dan.

Si Sán­chez va en se­rio de­be abor­tar la cam­pa­ña de Po­de­mos pa­ra agi­tar las ca­lles

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.