Na­va­jas in­cen­dia la Fis­ca­lía: «Ha de­mos­tra­do ser obe­dien­te y ser­vil»

Su­ble­va a sus com­pa­ñe­ros tras acu­sar a Ma­dri­gal y Ca­de­na de in­ten­tar «pre­sio­nar­le». «No es ne­ce­sa­rio que re­ci­ban ins­truc­cio­nes: ya sa­be lo que quie­re la je­fa», ase­gu­ran

La Razón (1ª Edición) - - ESPAÑA - F. Ve­las­co

Las de­cla­ra­cio­nes del te­nien­te fis­cal del Tribunal Su­pre­mo, Luis Na­va­jas, en la en­tre­vis­ta rea­li­za­da por Car­los Al­si­na en su pro­gra­ma «Más de uno» de On­da Ce­ro, han le­van­ta­do un re­gue­ro de crí­ti­cas des­de la Ca­rre­ra Fis­cal con­tra el nú­me­ro 2 de la Fis­ca­lía, des­pués de que arre­me­tie­ra con­tra los fis­ca­les de Sa­la Con­sue­lo Ma­dri­gal y Fi­del Ca­de­na –a es­te úl­ti­mo no lo ci­tó ex­pre­sa­men­te pe­ro se des­pren­día cla­ra­men­te del con­te­ni­do– de in­ten­tar «pre­sio­nar­le» pa­ra que in­for­ma­ra a fa­vor de in­ves­ti­ga­ra en el Su­pre­mo los prin­ci­pa­les he­chos a los que ha­cían re­fe­ren­cia la vein­te­na de que­re­llas por la ges­tión del Co­vid-19 por par­te del Go­bierno, cu­ya inad­mi­sión so­li­ci­tó en su in­for­me: «Tra­ta­ron de in­fluen­ciar­me y acon­se­jar­me di­cién­do­me que en tu hom­bro ra­di­ca el pres­ti­gio de la Ca­rre­ra». Se la cir­cuns­tan­cia de que el man­da­to de Luis Na­va­jas ven­ció en oc­tu­bre del pa­sa­do año, pe­ro ni Ma­ría Jo­sé Se­ga­rra ni Do­lo­res Del­ga­do han con­vo­ca­do su pla­za y per­ma­ne­ce­rá en la mis­ma has­ta que se ju­bi­le.

Na­va­jas no aho­rró ca­li­fi­ca­ti­vos res­pec­to a Ma­dri­gal y al «otro fis­cal»: «Yo con esa tro­pa no po­día ir a la gue­rra», se jus­ti­fi­có pa­ra no con­vo­car la Jun­ta de Fis­ca­les de Sa­la, to­da vez que les ten­dría que ex­cluir por­que «son es­cla­vos de su ideo­lo­gía» y pe­se a que son «fis­ca­les de al­tí­si­ma con­si­de­ra­ción, en es­te sen­ti­do es­tán con­ta­mi­na­dos ideo­ló­gi­ca­men­te».

Pe­ro no se que­dó ahí y ya ade­lan­to, pa­ra que na­die es­pe­re nin­gu­na sor­pre­sa, que ese mis­mo cri­te­rio man­ten­drá res­pec­to a las 40 de­nun­cias pre­sen­ta­das igual­men­te con­tra miem­bros del Eje­cu­ti­vo por he­chos si­mi­la­res.

Y por si no ha­bía le­van­ta­do ya su­fi­cien­te po­lé­mi­ca, es­bo­zó por don­de pu­de ir la. In­ves­ti­ga­ción al Rey emé­ri­to «La con­duc­ta (del emé­ri­to) pa­re­ce re­pro­ba­ble. Va­mos a ver en qué aca­ba to­do. Ha he­cho da­ño al Es­ta­do, un da­ño a la Ins­ti­tu­ción y nos ha de­cep­cio­na­do a to­dos los que creía­mos ver en él una fi­gu­ra in­to­ca­ble» y ca­li­fi­có de «es­can­da­lo­sas» las in­for­ma­cio­nes que han apa­re­ci­do so­bre el su­pues­to co­bro de de­ter­mi­na­das can­ti­da­des de di­ne­ro re­la­cio­na­das con el AVE La Me­ca-me­di­na.

Esas du­ras crí­ti­cas con­tra Ma­dri­gal y Ca­de­nas le­van­ta­ron a bue­na par­te de la Ca­rre­ra Fis­cal, quie­nes las con­si­de­ra­ron del to­do in­jus­ta y con ca­li­fi­ca­ti­vos na­da apro­pia­dos pa­ra el nú­me­ro 2 de la Fis­ca­lía, no só­lo por lo que ma­ni­fes­tó res­pec­to a los fis­ca­les alu­di­dos di­rec­ta­men­te sino por el da­ñó cau­sa­do a la ima­gen de la Fis­ca­lía Ge­ne­ral y a él mis­mo: «Se ha re­ba­ja­do a sí mis­mo y al car­go que desem­pe­ña, por­que un te­nien­te fis­cal no pue­de hace ese ti­po de co­men­ta­rios. Ha de­mos­tra­do que es muy obe­dien­te y ser­vil», ase­gu­ra­ron al res­pec­to fuen­tes fis­ca­les con­sul­ta­das por LA RA­ZÓN. Todas esas ma­ni­fes­ta­cio­nes, aña­die­ron ha­rán que ten­ga «un fi­nal muy tris­te en su ca­rre­ra». Y es que, se des­ta­ca, «Luis es una bue­na per­so­na, pe­ro ha lle­va­do ga­la que siem­pre apo­ya al fis­cal ge­ne­ral».

En cuan­to al he­cho que ma­ni­fes­ta­se que se apo­yó es la Se­cre­ta­ría Ge­ne­ral Téc­ni­ca pa­ra rea­li­zar su dic­ta­men so­bre las que­re­llas «es un frau­de de Ley, por­que ya sa­be­mos que es el ór­gano de má­xi­ma con­fian­za de la fis­cal ge­ne­ral y sa­ben lo que ella

El man­da­to del te­nien­te fis­cal del TS ca­du­có en 2019 pe­ro la fis­cal ge­ne­ral le man­ten­drá has­ta que se ju­bi­le, en di­ciem­bre

pien­sa,, y por eso no es ni si­quie­ra ne­ce­sa­rio que dé ins­truc­cio­nes, por­que no es ne­ce­sa­rio, ya que sa­ben lo quie­re la je­fa», afir­ma al res­pec­to uno de los com­po­nen­tes de la Jun­ta de Fis­ca­les de Sa­la.

En el fon­do, bue­na par­te de los fis­ca­les no du­dan de que de­trás de to­do lo su­ce­di­do es­tá la elec­ción de Do­lo­res Del­ga­do co­mo fis­cal ge­ne­ral, «que ha su­pues­to una ima­gen de pér­di­da en la ima­gen de im­par­cia­li­dad y neu­tra­li­dad de la Fis­ca­lía, ca­si irre­ver­si­ble. Es un in­sul­to que la ca­be­za del Mi­nis­te­rio Fis­cal es­té en ma­nos de una po­lí­ti­ca».

La aso­cia­ción de Fis­ca­les con­si­de­ró «po­co pru­den­tes» las de­cla­ra­cio­nes de Na­va­jas pru­den­tes «y no pa­re­ce que se res­pe­te el de­re­cho a la pre­sun­ción de inocen­cia» de los fis­ca­les alu­di­dos.

EFE

Luis Na­va­jas jun­to a Do­lo­res Del­ga­do, quien le man­ten­drá en su car­go has­ta que se ju­bi­le, en di­ciem­bre

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.